RSS

Teatros y Teatreros

Alonso Alegría

Alonso Alegría

Tengo 51 años de teatrero, soy hijo de novelista y de pianista y padre de un músico y de un artista plástico. Estudié muy en serio, y sigo estudiando y enseñando teatro, en Artes Escénicas de la PUCP y en mi taller personal.

Escribo teatro lo más que puedo, soy buen amigo de mis buenos amigos, hago caminata por las mañanas, me encanta la conversación inteligente, hago bromas y escribo piezas sobre la muerte, trato de ser justo, me compro pleitos cual kamikaze, caiga quien caiga —y con frecuencia quien cae soy yo – y en este blog diré lo que pienso y todos harán lo mismo.

CARNE Y SANGRE de CLAUDIA SACHA llega a la médula

Compartir:
En un montaje intenso y concentrado, dirigido por la creativa y segura diestra de Kathy Serrano -- excelente directora teatral peruana formada en Moscú--  vi CARNE Y SANGRE, un drama descarnado lleno de verdad que ha estrenado hace poco Claudia Sacha, uno de los tres o cuatro más productivos y confiables dramaturgos (hombres o mujeres) que tenemos.  

No hay obra de Sacha en la que ella no nos enfrente a un tema importante de manera eficaz e inspirada.  Esta pieza no es una excepción.  Es que Sacha no pontifica, ni se cree dueña de ninguna alta verdad incuestionable.  Para ella la vida es misteriosa, los seres humanos son misteriosos, y por ello prefiere presentarnos preguntas inteligentes para que nosotros nos hagamos preguntas inteligentes, y eso --y el respeto que eso entraña-- se lo agradecemos de todo corazón. 

CARNE Y SANGRE le sigue la pista minuto a minuto a una reunión obligada entre cuatro recientes huérfanos de padre: tres hermanos de padre y madre y una joven hermana de padre venida de la Sierra para el entierro. Ella es 'hija natural reconocida' (como se decía antes) del hombre que acaba de morir, y que les ha heredado a los cuatro una tarea peligrosísima: definir quién se queda con qué, dentro de los parámetros de un testamento que parece, a primera vista, caprichoso. 

Repartirse los bienes del padre no sería tan difícil si no fuera porque los tres hijos 'legítimos' (dos mujeres y un hombre ya grandes) parecen ser, y efectivamente terminan demostrando ser, unos hideputas que sin el menor escrúpulo se enfrentan muy cruelmente entre sí, y atacan también, sin piedad ni cuartel, la presencia --tanto en la vida como en el testamento-- de la honesta cuarta hija provinciana.  

¿Es éste un tema apropiado para un dramón a la manera de Alejandro Casona?  Por cierto, pero ese antiguo español no nos hubiera puesto, con la fuerza con que lo hace Sacha, ante una interrogante que todos nos hemos hecho y nos seguiremos haciendo: ¿es que una persona es mala porque ha sido 'malograda' por la vida, o será que la maldad es una condición genética, una semilla hereditaria que sólo hace falta regar para que retoñe?  ¿Es que hay grupos familiares malvados por naturaleza?  

Este es el interrogante mayor que poco a poco va abriendo Sacha, y que, al final de la obra,  nos deja con la sensación de haber percibido una importante pregunta nueva.  

¿Qué más se le puede pedir a una obra de teatro?  No mucho más, salvo buenas actuaciones --me gustaron particularmente Giselle Collao y Juan Carlos Pastor-- y un montaje al servicio de su desarrollo y su temática.  Esto es lo que por cierto logra Kathy Serrano con tanta pericia, eficacia dramática y buen gusto que nos obliga a reclamarle una mayor presencia en nuestros escenarios. 

CARNE Y SANGRE, de la experimentada dramaturga peruana Claudia Sacha va de jueves a sábados a las 8 pm en el TEATRO RACIONAL de Barranco.  Y está de verse.  
3 comentarios

Con tanto teatro ligero, puestas que te hagan pensar sobre la naturaleza humana, caen muy bien. Felicito a Claudia Sacha, que apuesta por este tipo de teatro, y seguramente no lo hace para llenarse los bolsillos.

ALONSO ALEGRÍA COMENTA: Son muy pocos quienes hacen teatro para llenarse los bolsillos. La última experiencia notoria de esto fue una empresa teatral comercial que, después de producir algunos éxitos, contra todo pronóstico acabó quebrando y retirándose del mercado (a fines del año pasado). Adivino sin saber nada que esos capitales se fueron a invertir en la bolsa o en bienes raíces. Porque no eran artistas.

Muy otra cosa hacen los artistas como Claudia. Ella es una mujer de teatro de la más pura estirpe: hija de Orlando Sacha (estupendo actor argentino radicado en el Perú) y Elvira de la Puente, maravillosa actriz peruana. Claudia comenzó en el teatro muy pequeña y está llevando su carrera con gran sabiduría. Y por supuesto que Claudia no hace teatro para llenarse sino quizás para vaciarse los bolsillos pero llenarse el alma. No deje de escribirnos siempre! AA

He asistido a ver la obra en dos oportunidades, y está última vez lo hice con mi madre. Como era un tema de herencias y esas cosas pensè que le llamaría la atención por el tema, pero bueno, la primera vez que la vì fue una experiencia muy intensa. Es como ser parte de la obra, como ser "la vecina de al lado" tanto así que te involucras con los personajes, y en tu mente imaginas las cosas tal cual va transcurriendo la obra, es impactante!!!... Estuve al borde las lágrimas por la historia contada por los protagonistas, cada quien con sus experiencias, en realidad muy bien transmitidas, súper bien en actuación!! Lo máximo!!! Salí como se dice "movida" y, como le dije a Claudia, me falto un pañuelo para soltar algunas lágrimas y que por eso no lo hice.

Ayer volví a verla junto con mi madre, y la sensación fue la misma, como si fuera la primera vez, y me sorprendió mucho la reacción de mi madre: me miraba durante la obra como con un nudo en la garganta, y me decía "que fuerte"!.... cuando por ejemplo se reflejaba en la historia el acercamiento de los hermanos menores, era como la historia de mi hermano mayor con sus hijos, pero al final fue todo un conjunto de sensaciones, porque después me dì cuenta de que también se había visto reflejada ella, su vida, su familia, sus hermanos, y cuando estuvimos fuera del teatro soltó el llanto!...

Esto un ejemplo de cuan profunda y tan bien dirigida está la obra. Mis felicitaciones al gran equipo de la obra "Carne y Sangre" y mis felicitaciones Claudita!


ALONSO ALEGRÍA COMENTA: Usted revela muy bien aquello para lo que sirve el teatro: para expresar la realidad de tal forma que parezca verdadera, y que por ello mismo conmueva, vale decir encuentre un eco fuerte en las personas --que les provoque pensamientos y sentimientos que ayuden ver las cosas de la vida con más claridad y, gracias a ello, vivir la vida mejor. La obra de Claudia Sacha ha logrado esto en ustedes dos, y yo me alegro por ella y también por usted y su madre, quienes ahorita conocen cómo es la vida un poquitito más que antes. Con ese poquitito a los buenos teatreros nos basta. No deje de ir al teatro, y por favor no deje de escribirnos! AA

Estimado Sr. Alegría: Ayer por la noche fui con mis hijos a ver la obra y fue muy fuerte, muy cruda y dura. Realmente tocan fibras muy profundas de las relaciones familiares y en lo personal, me sentí muy movida por las diferentes situaciones que transcurren en la obra. Creo que esta puesta en escena, junto con El Lenguaje de las Sirenas, se disputan el lugar de la mejor obra de este año. A usted, que le parece? Me encantaría leer su opinión ya que la aprecio mucho. Saludos como siempre.

ALONSO ALEGRÍA COMENTA: Efectivamente, la obra de Claudia es tal y como usted la describe. Sin embargo, y corriéndome un riesgo grande al ponerme a distinguir entre las dos autoras --que es como ponerme a distinguir entre dos hijas-- debo decir que la pieza de Mariana me resulta más importante. El gran drama de Claudia es personal, mientras que el de Mariana trasciende lo personal y se interna con éxito en el comentario social. La obra de Claudia es realista y nos conmueve, y la de Mariana trasciende lo realista para meternos en un mundo fantástico y también nos conmueve. En fin, las dos obras cumplen sus cometidos de manera excelente pero la obra de Mariana es más ambiciosa, y alcanzar esa ambición mayor le presta un mayor mérito. Gracias por su comentario (y su difícil pregunta)! Hasta pronto, no deje de escribirnos! AA

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.