RSS

Teatros y Teatreros

Alonso Alegría

Alonso Alegría

Tengo 51 años de teatrero, soy hijo de novelista y de pianista y padre de un músico y de un artista plástico. Estudié muy en serio, y sigo estudiando y enseñando teatro, en Artes Escénicas de la PUCP y en mi taller personal.

Escribo teatro lo más que puedo, soy buen amigo de mis buenos amigos, hago caminata por las mañanas, me encanta la conversación inteligente, hago bromas y escribo piezas sobre la muerte, trato de ser justo, me compro pleitos cual kamikaze, caiga quien caiga —y con frecuencia quien cae soy yo – y en este blog diré lo que pienso y todos harán lo mismo.

PREGUNTITAS: ¿SE PUEDE SOBRE-ENSAYAR?

Compartir:

Por supuesto que se puede sobre-ensayar.  Y de tanto ensayo una obra se pueda pasmar.  Se han visto casos.  

En Nueva York se ensaya apenas cinco semanas (semanas de seis días).  Durante cuatro de estas semanas se ensaya ocho horas al día, repartidas dentro de un día de diez horas --las dos horas de descanso se reparten entre breaks y la hora del almuerzo (una hora).  Este régimen se llama "eight out of ten".  La última semana, la del estreno, se ensaya diez horas al día (esto se llama "ten out of twelve").  Parece poco tiempo, parece muy extraño, pero es apropiado para un elenco profesional.  

En Lima ensayamos dos o tres meses, y hasta cuatro, y hasta un año entero (se han visto casos) pero lo hacemos bastante menos horas por día y menos días por semana.  


1 comentarios

Querido Alonso,
parece que en Nueva York, el arte se ha disciplinado con horarios que parecen de empresa. Pero si lo que he visto en Broadway es casi perfección en dialogos y humor corporal casi acrobático tan bueno que uno se pone a pensar como lo hacen.
Pero quería preguntarte por lo opuesto: Improvisación (no la "impro" sino los casos en que los actores improvisan), supongo que se han dado casos en que un actor por ejemplo se resbala y cae en frente del auditorio y tal vez con algún comentario pueda "mantener al personaje". Conoces casos meritorios?
Te lo pregunto porque supongo que si bien el teatro se basa en la disciplina de quienes lo practican tambien debe haber un margen a la creatividad de último segundo. Y seguro que los espectadores nunca nos daremos cuenta.

ALONSO ALEGRÍA COMENTA: Bueno, es que el teatro SÍ es una empresa y merece que se lo tome con seriedad de tal. Cuando hay varios millones de dólares en juego --o varios miles, en el caso de Lima, para tal caso-- lo menos que se puede hacer es tener y cumplir un horario de ensayos!

Cuando hay accidentes el actor hace todo lo posible por incorporarlo dentro de la acción de la obra con una improvisación que considera apropiada. El público igual se dará cuenta del esfuerzo si el accidente es tan grande como el que describes y el público no tiene forma de imaginar que la acción de la obra lo incluiría. He visto a muchos actores improvisar en estas circunstancias, pero --salvo casos muy benignos-- ninguno se ha enorgullecido de haber tenido esa oportunidad.

Hay, sin embargo, actores cuya especialidad es improvisar dentro de un texto fijo. Lola Vilar era una experta en esto, improvisando tanto, y tan bien, que uno podía pensar que el público iba para verla 'morcillar' (los teatreros llamamos 'morcilla' al texto improvisado alrededor del texto fijo). Pero morcillar no es normalmente una buena idea más allá de una interjección o un frase de uso común. Muchas gracias por su pregunta y hasta pronto! AA

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.