RSS

Resistencia21

Franco Boggiano & Mario Zapata

Franco Boggiano & Mario Zapata

Dos generaciones se unen para instalar la trinchera del metal peruano en Perú21. Resistencia21 ofrecerá información y opinión sobre el pasado y presente de este género extremo que se mantiene activo en nuestro país desde hace 30 años. El periodista Franco Boggiano y el fotógrafo Mario Zapata estarán a cargo del blog, donde también podrás encontrar información sobre el acontecer del metal mundial.

Los ritos infernales de Hostil

Compartir:
Hostil portada.jpg


Banda nacional de thrash metal lanza contundente álbum debut 

Por Franco Boggiano de las Casas

Foto: No Mercy Producciones

Tenía 15 años cuando la música me atrapó. El heavy metal con sus guitarras trepidantes, ritmos galopantes, imagen provocadora y letras idealistas me conquistaron.

Pero fueron meses después cuando descubrí el thrash metal, el que me voló el cerebro. Y fue ese ritmo agresivo, acelerado, contestatario, que me llevó a pararme sobre un escenario a vociferar mis ideas y posturas frente a la vida.

Primero fue con Presagio (1991-1993), luego Agresión Extrema (1996-2000) hasta que recalé en Hostil (2001-2005).

Por eso, antes de hacer este review lo primero que debo admitir es que se me es difícil ser totalmente objetivo porque fui miembro original de la banda, inclusive le puse el nombre y escribí algunas letras.

Dada la confesión de parte, estamos ante un contundente álbum de thrash metal, parejo y arrollador de principio a fin.


Hostil band.jpg

Los guitarristas Luis Lizárraga y José Grados nos ametrallan con riffs asesinos, punteos lacerantes y melódicos a la vez, bien complementados por una base rítmica sólida conformada por Yesid Aranda en la batería y Jesús Gómez en el bajo.

Bajo una voz corrosiva, el thrash metal ochentero de Hostil fluye con mucha naturalidad e invita al headbanging constante, sin saturar.

De la primera etapa de la banda (2001-2005) han quedado plasmados tres temas: Despertar, El Usurpador y Alone. Los dos primeros tienen una temática muy distinta al resto del disco: político/social e histórico. Mientras que el tercero es introspectivo.

Las composiciones de la segunda de la banda (Infernal Rites, Hell, Never mind, never more, Murder y Trial) están más emparentadas con temáticas más típicas del metal como infiernos, juicios, asesinatos, etc.

Son 34 minutos de thrash metal que valen la pena escuchar.

Por último, debo resaltar que este álbum debut ve la luz gracias a la persistencia de Luis Lizárraga que a lo largo de 17 años nunca dio su brazo a torcer. Valió la pena mi amigo.

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.