RSS

Resistencia21

Franco Boggiano & Mario Zapata

Franco Boggiano & Mario Zapata

Dos generaciones se unen para instalar la trinchera del metal peruano en Perú21. Resistencia21 ofrecerá información y opinión sobre el pasado y presente de este género extremo que se mantiene activo en nuestro país desde hace 30 años. El periodista Franco Boggiano y el fotógrafo Mario Zapata estarán a cargo del blog, donde también podrás encontrar información sobre el acontecer del metal mundial.

Sobreviviendo al underground

Compartir:
hostil1.jpg

Review del concierto de presentación del álbum debut de Hostil en el Salón Imperial.

Textos: Franco Boggiano de las Casas

Fotos: No Mercy Producciones *


Sábado 9, dos de la madrugada y pico en el Salón Imperial de la hedionda Cailloma. Arsenal canta "No hay futuro" y el título del tema no puede ser más preciso para lo que se vive en la escena metal local. Es el concierto de presentación del álbum debut de la banda Hostil y no hay más de 80 personas (incluyendo los músicos de las bandas del cartel, los invitados y los pagantes (¿?)).

Es la crónica repetida de casi todos los conciertos locales (salvo muy honrosas excepciones) y por eso no quiero ser reiterativamente pesimista (realista diría yo) y crítico hasta el hartazgo, pero ¿dónde mierda están los metaleros?

Está claro que son una horda underground y NUNCA serán masivos -ni lo quieren ser en muchos casos-. Está claro también que han sufrido los cambios  generacionales naturales (músicos, zines y sellos), pero que a nivel de público parecen extinguirse cada año que pasa, o en su defecto, las nuevas generaciones parecen estar solo interesadas en las propuestas foráneas y le son indiferentes los grupos locales.

Miremos hacia adentro entonces. ¿Hay ofertas interesantes que merezcan mayor atención en la escena local? Yo creo que sí y hay para todos los gustos. Desde los históricos M.A.S.A.C.R.E, Mortem, Hadez, Kranium, Sepulcro, Necropsya, pasando por la segunda generación (llámese 90s) Anal Vomit, Estigma, Arsenal, Psicorragia, Disinter, Mudra, hasta llegar a bandas del nuevo milenio como Reino Ermitaño, Chaska, Cobra, Nautiluz, Contracara, Fallen Symmetry, Mandrágora, Metal Crucifier, por citar algunas.

El cartel del sábado era bastante variado y las atracciones centrales -por decirlo de algún modo- eran Estigma, que viene promocionando su excelente disco Revenge, y la reaparición de Arsenal con nuevo disco bajo el brazo, El Precio de la Libertad. Es decir, no era poca cosa.

En cuanto al sonido, fue bueno y se dejaron entender todas las propuestas, unas más pro que otras. ¿Cuál es el problema, entonces, para tan baja asistencia? 10 soles por 11 bandas, un precio más que accesible.

Algunas respuestas: faltan marketearse mejor -dentro del under claro está-, falta mayor difusión y exposición (sobre todo en los medios masivos), pero también veo mucha desidia y apatía por parte del público. ¿El Salón Imperial ahuyenta a un sector de bangers?

El concierto

Tenebria.jpg

Cuando ingresé al concierto empezaba a tocar TENEBRIA. De ellos tenía grabado en la memoria cuando compartimos escenario en Villa El Salvador con M.A.S.A.C.R.E a finales de los 90s. Yo fungía de vocalista de Agresión Extrema y ellos tenían su casete el Umbral al Infinito (1998). De esa época, solo quedan en la alineación actual el guitarrista Martín Jiménez y el vocalista Oscar Fuertes.

Su propuesta se ha radicalizado pero siempre manteniéndose en ese espíritu oscuro y tratando de imprimirle esa cuota de originalidad, sobre todo por el estilo de su cantante. Continúan promocionado su álbum Hierática Tenebrarum (2016) que ha recibido buenas críticas. Se presentaron frente a 30 personas, un pena.


Black Heaven.jpg

Luego le tocó el turno a BLACK HEAVEN, que coincidió con el ingreso de un poco más de gente (entre 60 a 80 personas). Thrash pilero, melódico, parejo. Tocaron temas de su primer disco Blast the Mankind (2014) y la Balada de Sangre que se remonta a sus inicios.

Contracara.jpg

Después subió al escenario CONTRACARA, banda que acaba de realizar una gira por el interior del país. Su puesta en escena más pro que sus antecesoras, desempeñándose bien sobre la tarima (actitud e interpretación) además de un mejor sonido. Se nota cuando una banda cree en lo que hace y sale al escenario a demostrarlo.

Tocaron temas de su primera producción ENDM (2016) como Maniático, En Nombre del Mal, Más que ellos y canciones que vendrán en su segundo álbum como Sangre de Serpiente y Manipulados.

Todos muy buenos ejecutantes (sobre todo las guitarras y batería) que la viven sobre el escenario, destacando Teddy en la batería (muy preciso y contundente) y la vocalista Sara Monzón -con un look a la frontwoman de Arch Enemy-, aunque debería controlar un poco su voz ya que a veces grita más de lo necesario.


estigma.jpg

Siguió ESTIGMA que arrancaron demoledores con Point de su disco Revenge. Acto seguido tocaron dos temas antiguos empalmados Hatred Land (con dedicatoria a esos jóvenes que no vivieron la época del terrorismo y que tienen una idea errónea del asunto) y Sordid Tale que me transportaron a los 90s, a conciertos en la Concha Acústica de San Miguel, en el Más allá de Barranco, en fin...no quiero ponerme nostálgico. Otros temas que tocaron fueron Vil ser Humano y terminaron con Revenge.

Pese a no contar con Paul Pinto en la batería -se está recuperando de una lesión- Estigma sonó contundente y arrollador, provocando uno de los pocos pogos de la noche. A ello hay que sumarle, que de un tiempo acá, Gustavo García Godos ha cambiado su forma de vociferar a un tono más agudo, amalgamándose mejor con la música. Sin duda, Estigma fue lo mejor de la velada que pude apreciar junto a Contracara.

Luego subió HOSTIL para presentar su álbum debut Infernal Rites que -por problemas con la fábrica de CDs- recién estará listo para la venta desde esta semana.

Tuvieron una performance mucho más suelta que la vez pasada y movieron en algo a la poca gente que había. Tocaron temas como Trial, Never mind, never more, Hell, Muder y Alone, este último con letra de mi autoría.

Posteriormente tocó ARSENAL, que reapareció en los escenarios para presentar su segundo álbum El Precio de la Libertad. Tocaron temas como Entre el Bien y el Mal, Cabeza de León, Redención y canciones del primer disco como No hay Futuro.

Tuvieron una buena presentación e intentaron encender al poco público que había. La frase de Rafael Contreras (voz/guitarra), Perú al mundial, Keiko y Alan al penal, arrancó algunos aplausos y risas a los bangers.

 Siendo más de las dos de la mañana, y cuando tocaba la banda black metal TWO FACE SINNER, opté por irme del concierto, con la satisfacción de haberme reencontrado con los amigos de siempre y de ver buenas bandas, pero también con el sinsabor de la paupérrima asistencia que no hace más que echar por los suelos el esfuerzo de las bandas por presentar un buen show y sacar cada vez mejores producciones.

Lo único reprochable para todos los grupos que vi, es que no pueden hacer la prueba de sonido frente al público. Una falta de respeto no solo para los bangers sino para ellos mismos.

* Fotos de No Mercy Producciones

La foto de Tenebria y Black Heaven (Franco Boggiano)

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.