RSS

Resistencia21

Franco Boggiano & Mario Zapata

Franco Boggiano & Mario Zapata

Dos generaciones se unen para instalar la trinchera del metal peruano en Perú21. Resistencia21 ofrecerá información y opinión sobre el pasado y presente de este género extremo que se mantiene activo en nuestro país desde hace 30 años. El periodista Franco Boggiano y el fotógrafo Mario Zapata estarán a cargo del blog, donde también podrás encontrar información sobre el acontecer del metal mundial.

Los 50 del 'Lemmy' peruano

Compartir:

Coco Cortes.jpg

Coco Cortés, bajista, vocalista y compositor de piedras angulares del rock pesado y metal peruano -Oxido y Mazo-, cumple medio siglo de vida.

Por Franco Boggiano de las Casas

Nunca tuve héroes en la música. No idolatro a ninguna de las bandas que escucho. Nunca las idealice ni las tuve en un pedestal. Siempre supe que sus músicos son de carne y hueso. Eso sí, admiró a varios de ellos, más por lo que hacen sobre un escenario o en un estudio de grabación que por ser un ejemplo de vida.

Pero hay excepciones. Cuando tenía 15 años, me sumergí en el mundo del heavy metal y de allí no salí nunca más. Mi primer contacto con la escena nacional fue a través de mis amigos de Sentencia de Magdalena del Mar. Fue justamente en ese distrito que conocí a uno de los principales personajes de esta tribu urbana. Su nombre: Jorge 'Coco' Cortes III, más conocido como el 'Gato'.

En aquella época, Cortes o 'Brutes' -como lo fastidiaban sus amigos de juerga- era enamorado de Silvana, la hermana de Santino. Junto con su inseparable compinche -Ñaka- pululaban por las calles de Lima haciendo de las suyas.

Como adolescente, veía a 'Coco' como un personaje fuera de su tiempo, como sacado del medioevo. Idealista y nihilista a la vez. Cortes es uno de los pocos músicos auténticos que he conocido a lo largo del tiempo en medio de tanta pose, alienación y mediocridad.

Coco siempre la tuvo clara: vivir para, por y de la música. Por eso, prefirió tocar en la banda comercial JAS para ganarse el pan en vez de cortarse el pelo y enfundarse en un terno para convertirse en un individuo más de esta suciedad. Siguió su propio camino, su instinto, su corazón. Nada le importó, ni los insultos ni las críticas de los puristas, de los pseudos radicales de la época. Al final, el tiempo le dio la razón.

He conversado pocas veces con él. Hemos compartido pocos tragos, pero eso sí, lo he disfrutado varias veces en concierto con Mazo, una de mis bandas favoritas de todos los tiempos. Black Sabbath con actitud Motorhead. Justamente por eso lo he bautizado como el 'Lemmy' peruano. No por su forma de tocar el bajo (ojo que es un gran compositor y ejecutor) ni mucho menos por algún parecido físico (no se parece en nada a Ian Fraser Kilmister). Más bien el símil va por el lado de su actitud ante la vida, con la música y lo que representa para la historia del rock pesado/metal en el Perú. Un consecuente total consigo mismo, con su principios, con su espíritu rebelde e indómito.

Hoy, Coco cumple 50 y espero que cumpla muchos más. Todavía tiene mucha buena música por componer. Tengo en claro, que los homenajes se deben hacer en vida. Aquí uno humilde y sencillo. De pata. ¡Salud Cortés!


PD: Somos Mazo hasta la muerte!!!


Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.