RSS

Plano Cerrado

Juan Carlos Fangacio

Juan Carlos Fangacio

Mi gusto por el cine se conecta con otras aficiones: los libros, la música, el periodismo. Cuando eso ocurre, la cinefilia puede sufrir dos cambios: o se vuelve poco rigurosa, o especialmente sensible a otras influencias. Y está bien, porque no creo que el cine se vea solo a través del intelecto.

El cine es también sensorial y emotivo. Por eso me gustan Tarkovski, Wall-E y los premios Oscar. Por eso el cine fue y sigue siendo, como diría Robles Godoy, un lenguaje misterioso. Y por eso me animo a escribir sobre un cine más ‘democrático’. Aunque eso provoque iras santas. Ahí vamos.

'El Lobo de Wall Street', de Martin Scorsese

Compartir:
'El Lobo de Wall Street' es la mejor película del Martin Scorsese del nuevo siglo. Y aunque aborda un caso real de los años 80 y 90, se ajusta a la perfección a los tiempos actuales de economías furiosas, bonos basura y depredadores financieros.

wolf1.jpg

Y Scorsese narra la historia del corredor de bolsa Jordan Belfort con el frenesí de las fluctuaciones bursátiles, a través de una multiplicidad de recursos atronadores: flashbacks, saltos temporales, cámaras lentas, quiebres de eje. El montaje es desbordante, se rebalsa a sí mismo secuencia tras secuencia durante tres horas clavadas.

Allí está Fellini, claro. Y está 'El ciudadano Kane', como bien se ha señalado. Pero también están el Jake LaMotta de 'Toro Salvaje' y el Howard Hughes de 'El Aviador'.

Leonardo DiCaprio, en excepcional papel protagónico, sufre ascensos y caídas entre drogas, sexo y ambición. Pero es muy poco lo que se muestra de su real desgracia. O, mejor dicho, lo que muestra él de su desgracia. Después de todo, los excesos del relato no son más que la mirada alucinada de Belfort, su nihilismo desaforado, su malicia sin remordimientos.

wolf2.jpg
También hay algo muy físico en la película, entre golpes y orgías, narices que no se cansan de aspirar, espasmos y colapsos. El rictus de DiCaprio se va tensando, es exagerado, retorcido, severo. Su capacidad de liderazgo, que linda con un encanto sectario y mesiánico, lo hace contrastar con el colectivo de perdedores que lo rodean, ansiosos de sumergirse en dinero mal habido y en sus consecuentes depravaciones, pero en el fondo débiles y quebrantables.

Y es que la capacidad y el salvajismo de esta manada cuaja en la aglomeración, en el anonimato que otorga la fachada de su empresa, en el furor de las fiestas descontroladas, en el espíritu de cuerpo. La colectividad es el monstruo.

En cambio, es en la soledad donde se desarman y tocan fondo. Allí no existe comunidad y la traición se vuelve moneda de curso legal. Si en las secuencias grupales se impone el éxtasis, en las escenas individuales o de confrontación entre dos personajes, vemos resquebrajamientos profundos.

Todo lo dicho, contado con un humor negro desopilante, convierte a 'El Lobo de Wall Street' en una ácida crítica de un sistema brutal, en el que el hombre es tragado por los hombres. La historia del dinero hecho carne y del canibalismo de nuestros tiempos.

Puntuación: 5/5

5 comentarios

No te parece un poco llamativo que Leonardo Di Caprio tenga preferencia por el mismo perfil de caracteres. Great Gatsby, Catch me if you can, y ahora Wolf.
No se si sabes esto pero el fue estafado por un consultor financiero a principios de la decada. Por supuesto fue poquisimo dinero para el, unos cuantos millones. Pero las fotos de Leo con el consultor tomando y pasandola bien confirman que el tiene una debilidad grande por gente con ese perfil psicotico.

Además de una crítica al sistema bursátil o económico en general, creo que se puede leer la película como una crítica al hipócrita sistema legal estadounidense, a la doble moral de un país que entra en el juego del más salvaje capitalismo y luego aparenta tener el control y hacer justicia. El personaje de Belfort es un héroe del exceso y del desastre con el que es difícil no simpatizar, por más extraño que parezca. Hay algo que está más allá del bien y del mal y es la mirada de Scorsese. Ningún problema con la amoralidad. Magistral.

Comencemos diciendo lo obvio y cortito (no como la pelicula)

¿la pelicula es en verdad una comedia? (¿DICaprio gano su golden globe por actor de comedia?) ¿Donde deberia estar tu emocion celebratoria de haberte carcajeado sugiriendo algunas escenas clave?

¿la pelicula dice algo NUEVO sobre el sistema capitalista y los personajes que se aprovechan de el? No. Ya sabemos de la vida de los brokers y de la plata de quienes se aprovecharon

¿Se puede usar tanta tecnica --i.e. flashbacks, saltos temporales, cámaras lentas, quiebres de eje. montaje es desbordante, sobreactuacion-- para NO decir nada nuevo, ni elaborar alguna idea tal vez? (¿esto entonces no seria solo como alabar la CALIGRAFIA del que escribe, "dirige"?)

¿Cuantos ascensos y CAIDAS sufre el protagonista? ¿no es solo UNA caida? Entonces no es muy machacona y repetitiva la pelicula para repetir y repetir hasta el cansancio --con $130 millones de dolares- escenas de drogas, orgias, violencia, inmoralidades, etc, etc... ¿Que es LO NUEVO que se dice en el discurso sobre el exceso de lo que tratas de tansmitir si repites lo que ya antes dijiste?

¿Es que acaso no hemos visto o no nos han dicho que el dinero no te llena la vida?

Y suponiendo que si hay COMEDIA, ¿ese humor no esta dirigido a los tontos que se creyeron el cuento, a los embaucados por los brokers, a la gente de a pie, a los que el protagonista mira en su audiencia cuando dicta su curso? (lo que practicamente equivale a nosotros mismos?)

Quien lo diria?, que tal ironia!: a Jordan Belfort le dan millones y millones... y no logra encontrar satisfaccion en su vida; a Martin Scorcese le dan millones y millones y no logra decir nada de provecho para el publico al que se dirije.

Uds decidan sentarse 3 HORAS en una pelicula que no pueden ver con su enamorada, amigas, padres, hijos, o que si la recomiendan a gente incauta les podria salir el tiro por la culata

Me gustó, pero me sigo quedando con The Departed, que aunque haya sido una versión gringa de la original coreana o taiwanesa (no lo recuerdo) fue tan buena o mejor que aquella. Además en The Departed, Jack Nicholson estuvo sublime, tanto como Heath Ledger en Batman The Dark Knight. Luego los aportes de Matt Damon, Di Caprio y Mark Walhberg hicieron que con esa pelicula, Scorsess al fin ganase su Oscar. Le doy un 4/5 según tu escala.

VEO QUE HAY MUCHAS PERSONAS QUE SE ROMPEN LA CABEZA CUESTIONANDO EL VALOR DE LA CINTA...POR FAVOR...ES UNA PELICULA..ENTIENDASE BIEN..UNA P-E-L-I-C-U-L-A...Y EL SR. SCORCESE, CON TANTOS AÑOS EN ESTE NEGOCIO, SABE COMO HACER LAS COSAS...A MI ME GUSTO, Y MUCHISIMO..ES UN EXCELENTE PRODUCTO QUE DIVIERTE, ESO ES TODO...Y MERECE MAS DE UN PREMIO, COMENZANDO POR LEO DI CAPRIO, QUE YA DEMOSTRO SU GRAN MADUREZ COMO ACTOR...

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.