RSS

Plano Cerrado

Juan Carlos Fangacio

Juan Carlos Fangacio

Mi gusto por el cine se conecta con otras aficiones: los libros, la música, el periodismo. Cuando eso ocurre, la cinefilia puede sufrir dos cambios: o se vuelve poco rigurosa, o especialmente sensible a otras influencias. Y está bien, porque no creo que el cine se vea solo a través del intelecto.

El cine es también sensorial y emotivo. Por eso me gustan Tarkovski, Wall-E y los premios Oscar. Por eso el cine fue y sigue siendo, como diría Robles Godoy, un lenguaje misterioso. Y por eso me animo a escribir sobre un cine más ‘democrático’. Aunque eso provoque iras santas. Ahí vamos.

BAFICI 2012: Día 5 (narraciones y desnarraciones)

Compartir:
Anoche, mientras se proyectaba el habitual spot del Gobierno de Buenos Aires antes de una película, una joven gritó a viva voz en medio de la sala llena. "¡Dejen de clausurar centros culturales!". La secundaron las palmas de otros asistentes. Y es que hay preocupación en Argentina. Aunque el presupuesto que se destina a las actividades culturales es enorme (comparado con Lima, por ejemplo), hay señales bastante negativas. Otro ejemplo es el testimonio de un librero con el que hoy conversábamos. Las trabas a las importaciones -con argumentos tan absurdos como que la "tinta es dañina para la salud"- también están afectando a los textos. Y, sin embargo, el jueves arranca la Feria del Libro. Son las paradojas que tiene esta ciudad.

tabu.jpg

Al menos por ahora Bs As sigue siendo un gran polo cultural. Hoy, por ejemplo, sentí que fue un lujo poder ver Tabú, lo último del portugués Miguel Gomes. Su memorable secuencia inicial, con la historia de un expedicionista en el África, solo es el punto de partida para varias transformaciones sufridas. Y es que luego avanza hacia la historia de dos mujeres mayores en crisis, y luego vuelve a cambiar el registro para una narración en off sobre la historia de un amor furtivo. Más allá de esta variedad, lo que sí atraviesa de inicio a fin la película es un blanco y negro grandioso y un humor muy elegante e inteligente. Gomes concreta una película redonda y quizá, junto a As Canções de Coutinho, lo que más me gusta del festival hasta el momento.¿Tendrá algún encanto especial el idioma portugués?

Algo más temprano pude ver OK, Enough, Goodbye, ópera prima de Rania Attieh & Daniel Garcia. Película de Líbano, de bajo presupuesto, pero que se sostiene gracias a una muy interesante actuación de Daniel Arzrouni, que interpreta a un cuarentón anónimo que vive junto a su madre en una vida tristemente dependiente. Hasta que esta lo abandona a su suerte. Y así, esta comedia sobre un adulto sobreprotegido destaca por un gran guion, y los momentos más cotidianos de su personaje, que tendrá que lidiar con una prostituta, un pequeño vecino problemático, y una empleada africana poco comunicativa. Una historia extremadamente sencilla, pero efectiva.

Finalmente, dos películas tan parecidas como diferentes. ¿En qué forma? Pues tanto Verano (José Luis Torres Leiva, Chile) y Buenas noches, España (Raya Martin, Filipinas) apuntan a contar historias mínimas. En ambos casos se sigue a una pareja (aunque en Verano hay más de una historia). Pero ambas se distancian en su tratamiento. La primera usa una estética peculiar por lo precaria, con una cámara casera que se toma el tiempo de contemplar a sus personajes en paisajes calmados, de sonidos básicamente diegéticos.

verano.jpg
En cambio, Buenas noches, España es un golpe dado desde el montaje. Porque usa la acumulación de efectos, como la saturación, la repetición, el desdoblamiento, la aceleración, y los mezcla de forma vertiginosa. Aquí el sonido también es distinto, con una banda sonora experimental y efectos tomados de dibujos animados clásicos, que generan una incongruencia provocadora. Lo cierto es que, durante las dos películas, el número de personas que abandonó la sala fue significativo. Pese a que el público es consciente de lo que propone el BAFICI. Pese a que, cada una a su estilo, se dedica a intentar alejarse de la narración habitual. Pese a que su empleo del lenguaje cinematográfico es más sensorial y se acerca más a lo que el cine pudo haber sido desde su nacimiento. Pero la narración lineal siempre nos traiciona ¿o no?

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.