Plano Cerrado

Juan Carlos Fangacio

Mi gusto por el cine se conecta con otras aficiones: los libros, la música, el periodismo. Cuando eso ocurre, la cinefilia puede sufrir dos cambios: o se vuelve poco rigurosa, o especialmente sensible a otras influencias. Y está bien, porque no creo que el cine se vea solo a través del intelecto.

El cine es también sensorial y emotivo. Por eso me gustan Tarkovski, Wall-E y los premios Oscar. Por eso el cine fue y sigue siendo, como diría Robles Godoy, un lenguaje misterioso. Y por eso me animo a escribir sobre un cine más ‘democrático’. Aunque eso provoque iras santas. Ahí vamos.

Rito diabólico (2009)

Compartir:
No me sorprende que Rito diabólico (Thirst) esté aguantando, a duras penas, dos semanas en la cartelera de Lima. Primero, porque no se parece a nada de lo que nuestras salas usualmente nos ofrecen. Segundo, porque es una película sobre vampiros muy, muy particular. Y tercero, y lo que es peor, que la hayan vendido como algo que no es. Porque aquí no hay ritos, ni diablos, ni terror. Al menos no el terror como solemos entenderlo.

thirst144.jpg
Pese a todo eso, Rito diabólico es una de los mejores estrenos de este año en el Perú. La disfrazaron con un título horrible y un afiche más obsceno aun. Por eso escuché, cuando estaba viéndola en la sala, comentarios como "es una porquería" o "esto parece comedia". Hasta porno escuché que le dijeron por allí. No culpo a la gente, pues fueron a ver una cinta y les entregaron otra. Aunque para eso bueno informarse ante de ir al cine.

En fin. ¿Por qué es tan grandiosa? Porque en sus más de dos horas se extiende como un torrente de acciones y reacciones delirantes. El sacerdote protagonista no solo vive su conversión en vampiro. Vive, primero, un reto sobre su verdadero humanismo. Y luego un enfrentamiento con su lujuria, que deriva en culpa, y luego en amor, y luego en arrepentimiento y en la búsqueda de una justicia tan ambigua como absurda.

Pero este relato puede sonar muy corriente si no tenemos en cuenta que cada secuencia se desarrolla entre el humor irreverente o la fuerza pasional y erótica más descarnada. El espectador, por eso, nunca está aparte ni ensimismado. El coreano Park Chan-wook desarrolla y hace crecer un ambiente enrarecido, perturbador e hipnótico hasta el paroxismo.

thirst2.jpg
Y también, cómo no, revive los rasgos del vampiro tradicional sin exageraciones pero con una claridad y una elegancia notables. El salto/vuelo de los vampiros, su olfatear y saborear de la sangre, su fuerza extrema y atractiva... todos componentes que aparecen dosificados y en los momentos precisos para recordarnos a qué tipo de seres nos estamos enfrentando.

Del estilo qué más se puede decir. Park confirma su técnica y finura, sin alejarse de ese humor tan propio, y que confirma a Corea como una de las industrias de mayor calidad en el cine contemporáneo actual, con nombres tan representativos como Kim Ki-duk, Bong Joon Ho, y otros menos difundidos como Hong Sang-soo o Lee Chang-dong. Recomiendo mucho una revisión de los mencionados.

Es una lástima que al haberme demorado en publicar esta reseña, mi recomendación parezca más un aviso de última hora. Y es que para este jueves 15, es probable que la película esté fuera de las salas. Quedan tres días para verla. No se la pierdan.

Puntuación: 5/5

P.D.: Abrí una página en Facebook para este blog. Los interesados en seguirla, apúntense aquí. Intentaré postear noticias con frecuencia.

3 comentarios

Así es... al parecer los latinos somos tarados a los ojos del cine internacional; por eso cambian los títulos originales a unos más monses, y muchas veces, no tiene nada que ver con la película. Son títulos genéricos, telenovelescos, hasta sensacionalistas; me cansan los que empiezan con un bendito gerundio... y Kim ki duk es un genio; te sacude magníficamente y con paciencia tu sangre coagulada de Hollywood...

Ojalá alguna filmoteca, como la de la PUCP o la del MALI la incluyan en su programación.

A mi aunque no me parecio mala, la verdad es que no me gusto tanto esta pela
Claro que yo no soy ningun critico ni nada...esta es solo mi humilde opinion como consumidor habitual de pelas independientes y clasicas...pero creo que es una pela que me dejo la sensacion de le falto algo

Por supuesto que la pela tiene su dosis de originalidad y varias escenas geniales donde se nota que se trata de un director talentoso (como la escena cuando la mama del asesinado delata a a los protagonistas vampiros con la mirada, lo que lleva a un posterior banio de sangre)....sin embargo, me da la impresion que cuando una pela mezcla varios generos, como que , siempre hay uno que tiene que prevalecer para que no se sienta que la pela no sabe donde ir....
Esta pela, tiene un poco de terror, un poco de drama y un poco de comedia pero para mi, a pesar de su atractivo visual, no llega a ser lo suficientemente efectiva en ninguno de esos 3 aspectos....
No se...quizas lo hubiese sentido mas paja si hubiesen removido la parte de comedia y hubiesen puesto mas enfasis en la parte dramatica de los actores o en el terror

En fin, recomiendo ver otra pela coreana llamada "I Saw the Devil"...una pela sangrienta donde la actuacion esta mas trabajada lo que en mi opinion la hace mas efectiva...(con el actor de Old Boy)

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.