RSS

Plano Cerrado

Juan Carlos Fangacio

Juan Carlos Fangacio

Mi gusto por el cine se conecta con otras aficiones: los libros, la música, el periodismo. Cuando eso ocurre, la cinefilia puede sufrir dos cambios: o se vuelve poco rigurosa, o especialmente sensible a otras influencias. Y está bien, porque no creo que el cine se vea solo a través del intelecto.

El cine es también sensorial y emotivo. Por eso me gustan Tarkovski, Wall-E y los premios Oscar. Por eso el cine fue y sigue siendo, como diría Robles Godoy, un lenguaje misterioso. Y por eso me animo a escribir sobre un cine más ‘democrático’. Aunque eso provoque iras santas. Ahí vamos.

Un asesino dentro de mí (2010)

Compartir:
Michael Winterbottom es un director provocador y muy disímil por sus diversas propuestas. Basta recordar 24 Hour Party People, 9 Songs y el documental Road to Guantanamo para ver esa variedad. Pero Un asesino dentro de mí (The Killer Inside Me) ha sido una de sus producciones más grandes y, cómo no, una de las más polémicas.

killer1.jpg
Brutal es la mejor palabra para describirla. Sobre todo por una escena en particular, por demás comentada por los críticos y el público. Y con razón. Winterbottom va con todo al grano y coge la violencia sin ambages para entregarla, vale decirlo, como una sucesión de puñetazos al espectador. Sí, la contundencia de los golpes también puede afectar a quien los mira. Hay que verla con cuidado.

Un asesino dentro de mí es una gran película. Por su narración perturbadora, menguada, de ritmo sosegado y tenso a la vez. Un thriller que se anticipa a todos los hechos y pierde sorpresa, pero no suspenso. Jessica Alba es la figura sensual que se despide de la pantalla a los pocos minutos del metraje, al estilo de Janet Leigh en Psicosis. Aparición en pantalla, un par de diálogos y chau. Masacre incluida.

Además, el clima de sus locaciones en la calurosa Texas, el submundo de la prostitución, el hampa, y una policía desintegrada va carcomiendo a sus personajes. Hay dinero en juego, y no necesita estar en grandes cantidades para alterar actitudes y comportamientos.

killer2.jpg
Falla, a mí gusto, no en la violencia que muchos critican y que, yo, más bien, respaldo porque me parece justificada. La película falla, decía, mientras se acerca a su final y cambia su matiz meramente retorcido por el del giro, el del golpe de efecto innecesario. Nadie pide un final abierto en todas las películas. Pero en algunas de ellas, creo que no hay cierre alguno que le siente bien. La cinta debía circular en su intriga, en su carácter enfermizo y retorcido hasta el final. Lo que no apremiaba algo más grandilocuente.

Por último, no quería pasar por alto el papel de Casey Affleck como el destornillado protagónico. Sin su presencia, la película perdería la mitad de sus estados alterados. Eso sí, ese tipo de rol lo había interpretado antes. Y aunque no desentonó, algo me dice que podría repetirlo y eso suena a estancamiento. Ojalá no sea así.

Puntuación: 4/5

4 comentarios

Ya la compré. Aunque no debí leer toda la nota antes de verla, pero igual me diste ganas de comprarla. Luego comentaré.

Brutal. Intrigante, me ha gustado. El tema de los asesinos en serie circula mucho los últimos años. Los dos últimos más aún.

http://schaeffers30.blogspot.com/

La pelicula es mala, mala , mala , no la vean ...., la trama , los dialogos, el nombre de muchos personajes , que uno se pierde y no sabe quien son, el final malisimo y estupido, no entiendo como puedes decir que es buena pelicula .......

La vi hace un tiempo y la verdad me gusto, la violencia es increíble pero necesaria...creo. me gusto.

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.