RSS

Plano Cerrado

Juan Carlos Fangacio

Juan Carlos Fangacio

Mi gusto por el cine se conecta con otras aficiones: los libros, la música, el periodismo. Cuando eso ocurre, la cinefilia puede sufrir dos cambios: o se vuelve poco rigurosa, o especialmente sensible a otras influencias. Y está bien, porque no creo que el cine se vea solo a través del intelecto.

El cine es también sensorial y emotivo. Por eso me gustan Tarkovski, Wall-E y los premios Oscar. Por eso el cine fue y sigue siendo, como diría Robles Godoy, un lenguaje misterioso. Y por eso me animo a escribir sobre un cine más ‘democrático’. Aunque eso provoque iras santas. Ahí vamos.

Triste San Valentín (2010)

Compartir:
El cine sirve la mayoría de veces, creo, para engañar, para mostrarnos situaciones que quizá no podamos experimentar realmente, para armar y desarmar relatos, acomodarlos a su gusto con ángulos, dislocaciones temporales, ritmos cambiantes, actuaciones convincentes, entre otras cosas. Todo eso es magia y nos encanta. Pero a veces uno recibe con más gusto las historias descarnadas, verosímiles y, digamos, 'realistas'. Allí ubico yo a Triste San Valentín.

bv1.jpg
Tremendo estreno el que cae por Lima. La película dirigida por Derek Cianfrance es el retrato desolador de un matrimonio en crisis, cuya historia se narra desde dentro de su espacio más íntimo, esto es, la soledad y cotidianeidad de un hogar - hija incluida - y los grandes problemas que, de a poco, desembocan y se esconden en pequeños detalles, discrepancias fútiles y rutinas lacerantes de lo que alguna vez fue una explosión de vitalidad.

Una historia como esta tenía que sostenerse en dos actuaciones notables, las que logran Ryan Gosling y Michelle Williams como pareja. Él representa el fracaso, pero visto con más patetismo, como una línea sucesiva de actos vanos, los últimos intentos por rescatar un cuerpo muerto. La estructura del filme apunta al contraste de dos momentos de su vida (por ratos, hay que decirlo, demasiado subrayado): desde el joven romántico, vehemente y soñador hasta el hombre aceleradamente envejecido que busca recuperar una chispa ya apagada, los fuegos de artificio convertidos en ceniza.

Ella, por su parte, también termina como víctima genuflexa del tiempo y de las ironías. Antes como representación de la persistencia en el error, ahora como el lado sensato y realista, que lejos de pelear inútilmente, asume la derrota, no con menos amargura, por cierto.

bv2.jpg
Un tercer componente en esta relación de dos, valioso y esencial para la película, es el ambiente familiar que nunca sabremos si resulta determinante en la debacle, pero cuyos rasgos definen, en mayor o menor medida, las consecuencias del escenario final. Desde la madre o la abuela, que se mira al espejo en busca de un pasado confuso y doloroso, hasta la hija, prácticamente único motivo por el que se podría batallar en busca de un futuro.

El resto de elementos aportan, todos, de forma ambivalente, para bien y para mal dependiendo de cómo se los mire: la hábil retórica del enamorado o la verborrea sulfurada por los celos; las caricias que abren paso a la emoción o las que se estancan como un lastre forzado; las canciones que sorprendieron y que luego son solo nostalgia apagada.

Una película sobre el amor imperfecto (¿qué amor no lo es?), duro, devastador y que, sin embargo, ttiene que explorarse irremediablemente para disfrutar de sus mejores momentos y por la posibilidad - o imposibilidad, quién sabe - de que no todo pueda salir mal.

Puntuación: 5/5

8 comentarios

Realmente me sacudio esta pelicula, pocas veces uno puede en altas dosis hasta agotarnos sentir, reir y sufrir como si fueramos los personajes, enternecedora, cruda, dura, una pelicula que mucho rato despues de haber salido del cine te mantendra ensimismado, absorto y pensando que mejor habra que mover la brujula si estamos equivocados, pues podriamos caer en algo muy similar al final doloroso de la pelicula.

extraordinaria película, extraordinarias actuaciones. hace tiempo no veía una dirección tan vibrante en una película romántica.

saludos

Pablo

La habia visto hasta la mitad y la habia dejado. Gracias a tu comentario la termine y la puede apreciar en su totalidad.

Una buena pelicula en medio de tanto popcorn.

La he visto y no he podido dejar de pensar en las relaciones que tuve, los inicios con gratas sorpresas, enamorame locamente y tambien en el ocaso de mis relaciones.

Recomendable al 100%

Ojalá llegue a Trujillo; porque películas como ésa casi no llegan al Perú; y si llegan se quedan en Lima;y encima se demoran hasta años. Yo pensé que Ryan Goslin repetía nominación en los Oscar porque ya estaba saliendo en todo premio que había, pero Bardem tiene vara x ahí... el trailer no más de deja las ganas secas de ver algo que parece sobregirado a propósito, pero con un deleite casi masoquista y, para los que les gusta el drama, real.

No lo veo a el, desde mi punto de vista, como el ejemplo de fracaso. Tendria que entender el concepto que el escritor de este blog tiene de exito. Y a ella no la veo como una victima si no como la constructora de todo lo que sucede ya que gran parte de la responsabilidad la tiene ella.

Hola, queria preguntarte si sabes sobre una pelicula que se llama 50/50, es con Joseph Gordon Levitt (el de 500 days with summer), vi el trailer hace poco y me parecio muy buena, me gustaria saber si la van a estrenar en el cine o de frente ya voy a buscarla a dvd, bluray.
http://www.youtube.com/watch?v=mMaJET7mD0M

Hola, Gigi. 50/50 aún no se estrena en EE.UU. Habría que ver cómo le va allá. Al parecer es una película pequeña, pero si, por ejemplo, se hace un sitio en el Oscar, tendría más posibilidades. Habrá que seguirle el rastro. Saludos.

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.