RSS

Perú 2.1

Marco Sifuentes

Marco Sifuentes

Este es el blog de la columna que, a su vez, es un columna de blogs. Pero también de wikis, de youtube, de twitter, de todo lo que tenga que ver con los nuevos medios y con la sociedad de la información en el Perú. O sea, podemos meter cualquier tema de contrabando. Ustedes proponen.

Marco Sifuentes, (a) "Ocram", es periodista. Empezó su carrera como webmaster de un sitio de noticias. Luego fue reportero, editor, camarógrafo, entrevistador, productor, corrector, conductor. Finalmente se decidió a soñar con ovejas eléctricas y sacó un blog. Su otro espacio es utero.pe pero no le digan a nadie.

Indignación por la indigestión

Compartir:
Nuestro menú de hoy es un petardo de carbohidratos al cubo, sin hueso, pura carnecita, con las más destacadas opiniones feisbukeras sobre el affaire Thays. Como quien le echa más papa al arroz.

marco050212(d).jpg

Alonso Alegría
Significativo el revuelo que han armado las muy desafortunadas líneas de Iván Thays. Este inapetente escritor jamás se imaginó que la comida peruana no es parte de un boom sino parte de nosotros mismos. No entiende que la esencia de un ser humano la define lo que come, el idioma que habla y el género de aquel(la) con quien tira. Meterse con nuestra comida es meterse con nuestro ser. Thays merece el más empecinado de los ninguneos.

Juan Manuel Robles
Me parece oportuno que la gente se dé cuenta de que trabajar con las palabras no te hace más inteligente ni lúcido ni sensato. En todo caso, las palabras te hacen más inteligente en la misma medida en que lo hace la combinación precisa de insumos para un cebiche de conchas negras. Es técnica que se depura por años y llega a niveles que causan asombro. Fuera de eso --o dentro--, puedes perfectamente seguir siendo un imbécil.

Ray Ray Africa
Me parece bastante hasta el culo que el pueblo peruano esté preparado para linchar a un huevón sólo por decir que la comida peruana le parece wákala. Creo que en realidad no es el hecho de que lo haya dicho lo que ha molestado a tanta gente, sino que lo haya dicho en una página web española, ya que en Perú todos somos unos felipillos y Marca Perú ha dedicado demasiado esfuerzo en inculcarnos la cultura brichera como para andar diciendo barbaridades así fuera del país, pues. No estoy diciendo que deberíamos de dejar de odiar a Iván Thays, sino estoy diciendo que fácil todo el mundo lo está odiando por las razones equivocadas.

Rocío Silva Santisteban
Hace tiempo un amigo me decía que el tema de la gastronomía no despertaba mayores discusiones, no era político, por eso podía ser un tema "empático" para construir un discurso nacional hegemónico. Pero hoy, con este absurdo cargamontón contra Ivan Thays, porque dijo algo políticamente incorrecto sobre los carbohidratos de la comida peruana, creo que la gastronomía se ha vuelto para algunos el centro de un chauvinismo delirante. Además cada vez es más fácil lanzar todos los dardos contra ese que piensa "diferente".


Milagros Leiva
El triunfo del movimiento en torno a la comida peruana fue justamente que no necesitó de un partido político para lograr la unión. Y el gran responsable fue Gastón Acurio que me parece un tipazo, un peruano que quiere hacer patria (frase que por lo visto detestas) y lo ha logrado a punta de esfuerzo. A mi sí me encantaría que llegara a ser presidente y por lo tanto jefe supremo de las Fuerzas Armadas, haría tanto por el Perú (hace tanto) que ya puedo imaginar cómo sería su gestión. [...] Por que aunque le duela a sus críticos, Gastón logró algo inimaginable: bajó los egos, desinfló las vanidades de los cocineros y los unió a todos, incluso al buen Rafael Osterling que mencionas y que de vanidoso o pretencioso no tiene nada.


Alonso Rabí
Si la gastronomía es tan importante, elemento fundacional de nuestra identidad, cosa sagrada, boom económico, bla bla bla y bla bla bla, por qué siguen permitiéndole a las mineras contaminar el suelo donde crecen los insumos para nuestra tan cotizada comida. No seamos tan esquizofrénicos.

Eduardo Villanueva

En Internet ocurren dos cosas distintas [a la vida real]: no estás alrededor de una mesa, sino puesto en una vitrina al mismo tiempo a la mano y lejana, completamente personal e indiscernible. Además, tu reacción no se queda entre los cuatro amigos, sino que es vista por otros, que reaccionan también, y que te aplauden. El equivalente a la ronda de amiguitos que alientan la bronca en el barrio, que azuzan, calientan el ambiente.

La combinación de impunidad con azuzamiento crean un entorno en donde no solo es fácil armar escándalo, sino escalar el escándalo. Más y más gritos, más y más indignación. Claro, la mayoría es tosca, poco elaborada, pasional y sobre todo banal. [...] Claro, no ayuda que otros más se metan, usando sus habilidades retóricas, para rechazar estas indignaciones banales por equivocadas, para enrostrarnos la mala elección de nuestras furias...

Percy Espinoza
Hay cada lorna que se computa tiburón y busca ser linchado... No seamos cojinovas: las lornas no se linchan, a lo sumo se apanan y con eso basta para que se les quite la manía de asomar la aleta cerca de la orilla para asustar a los bañistas.

Rodrigo Lajo
Cada vez que los peruanos protagonizan un linchamiento virtual me dan ganas de nacionalizarme culebra.

imagen: Andrés Edery

P.S.: Se me quedaron varias opiniones en el teclado, pero no quería dejar de enlazar un ar más: una, con perdón, mía, y otra, caleta pero divertida, de Thays (que debe estar disfrutando todo esto). Para terminar, vía Alonso Rabí, un poemita de Juan Gonzalo Rose: 


GASTRONOMÍA


Para comerse un hombre en el Perú

hay que sacarle antes las espinas,

las vísceras heridas,

los residuos de llanto y de tabaco.

Purificarlo a fuego lento.

Cortarlo en pedacitos

y servirlo a la mesa con los ojos cerrados,

mientras se va pensando

que nuestro buen gobierno nos protege.


Luego:

afirmar que los poetas exageran.


Y como buen final:

tomarse un trago.

Como diría Gastón: "mmmmmmmmmmmm".
21 comentarios

El colmo es que Thays asegure que la comida peruana es un petardo de carbohidratos al cubo y por ello no es saludable. Sin embargo también dice que prefiere las pastas.
Una cosa es que diga que no le gusta (todos podemos expresar libremente nuestros gustos particulares) pero lo que no acepto es que diga que el consumo de la comida es dañina para la salud y menos que haga uso de un medio de comunicación masivo para expresar tamaña pachotada.

Gastón es caviar y salud por eso :D

Qué aburrido. Creo que si a algo hay que prestarle atención en ese post (porque es un simple post) es a la idea de que el peruano para quererse necesita ser reconocido por lo extranjero. Aquí el tema de la comida es irrelevante -sino me equivoco el habla más de la comida en tanto tal, aunque es obvio también que sobre lo que representa no sabe nada-. Todo esto no demuestra más que los peruanos (los que hemos nacido en este territorio) amamos las conglomeraciones, supuestos símbolos de nuestra nacionalidad -y que, por cierto, esos conglomerados simbólicos son propuestos e impuestos solo por vulgares razones comerciales-. Un poquito de seso por favor.

Ivan debe estar saltando en un pie por la exposicion mediatica causada por sus declaraciones. Cuanto mas durara todo este culebron?

El señor Thays y todos nosotros somos libres de gustar o no de nuestra comida pero el error -según mi modesta opinión- es escribir en contra de nuestra comida fuera del país justo ahora que se pretende lograr posicionar a la comida peruana como una de las buenas cocinas en el mundo con todos los beneficios que eso puede traerle al Perú, turismo gastronómico, demanda de insumos nuestros en el exterior, una manera de que el Perú suene bien y mejor que cuando éramos noticias sólo por los compatriotas que se portan mal en otros países. Y otra cosa, si no tengo nada amable que decir, mejor no digo nada.

puaj

¡Ja ja ja! Es gracioso leer los comentarios, la mayoría ni siquiera ha leído la columna o se las dan de Vargas LLosa, Denegri o Hildebrandt para "crucificar" al pobre Iván Thays...

Pero lo triste es ver que en el Perú el que piensa y opina distinto al resto es linchado pública e internacionalmente.

Estoy de acuerdo con el comentario de Rodrigo Lajo, yo tambíen me voy a nacionalizar culebra.

A nadie le gusta uqe le digan la verdad en su cara. Al que se cree lindo, perfecto, predilecto no le va hará ninguna gracia que un buen día le digan que realmente es terriblemente feo, y demoniacamente perjudicial.
La comida peruana es una mezcla de huevo con leche, aji, sangre, vinagre, frutas, verduras y un largo etcétera. Es decir, comida para cerdos bien presentada, y Mistura, una feria de enfermedades gastrointestinales.

Descubrimiento divertido de ese ray ray afrika, es el representante eximio de la mierda limeña (en el buen sentido) es una real perro!!!

PSD: Ojala que no sea de esos pendejos monses, de buena joda escrita pero de imagen nerd.....a nadaaa!!!

Thays es una lorna que se merece este apanado y así tendra sus 16 minutos de computarse un tiburón

Qué problemas hay con las comidas indigestas? es muy buena pregunta:
Se debilita nestro sistema inmunológico porque nuestros órganos trabajan sin parar alimentandose menos. La sociedad se vuelve vulnerable y farmacodependiente. Las muertes prematuras enlutan a las familias, y el cancer avanza como una avalancha.
Todo esto por supuesto, con el pasar de los años. Las tradiciones antiguas realizaban sacrificios humanos, decapitaban a niños y los entregaban a los dioses. Algunas de las tradiciones actuales por ejemplo, son las corridas de toro, es decir, maltrato despiadado a un indefenso animal por diversión. La Cultura y las tradiciones no tienen por qué ser pretexto para el deterioro de la salud o para quedarnos detenidos en el tiempo..... es mi modesta opinión.

Las reacciones han sido irracionales y viscerales ¿Por qué tanta bulla? creo que lo resume.

Me encanta el ceviche y el pan con chicharrón, un buen lomo saltado y unos frejoles con seco seguramente como a la mayoría de peruanos y de extranjeros (que tuvieron el privilegio de probarlos), soy peruano y amo al Perú, pero ¿saben una cosa?, no me ofende en lo más mínimo lo que dice Thays, al pobre Thays le han llovido escupitajos de todo calibre sólo por decir en voz alta algo que no deja de ser verdad. Me quedo con esta frase: "cada vez es más fácil lanzar todos los dardos contra ese que piensa diferente" y valla que no sólo dardos le han lanzado jajaja.

Y digo irracionalidad porque no son más escandalosas por ejemplo las palabras de Thays que las fechorías de Fujimori y Montesinos y obtuvieron cerca del 50% en las últimas elecciones.

Entonces, definitivamente la irracionalidad de la turba lo es en la misma magnitud en la vida real que en la vida virtual.

Acaso la comida peruana le tiene que gustar a todos los peruanos. o acso no es posible que a algún peruano o extranjero comer demasiado le cause indigestión. En tonces porqué atacar a mansalva a un peruano por opinar sobre la gastronomía peruana.
Sinceramente , no entendemos aún lo que es la tolerancia, es decir, respetar a que otros piensen diferente a nosotros. NO DEJEMOS QUE UN CESUBICADO CHAUVINISMO GASTRONOMICO NOS ATROFIE LA INTELIGENCIA

Thays ha dicho lo que todos los nutricionistas saben bien y no lo publican por miedo a las represalias del rechoncho de Acurio, que francamente se le ve bien desesperado ante la remota posibilidad de que se le caiga su negocio, que horrible , volverse tan avariento y sin escrupulos al colgarse de la marca Perú.
Varios programas atacan al escritor en vez de documentarse respecto al tema y propalan una sarta de sanceces , que son apoyadas por toda la prensa opurtinista, qué lástima me da mi país.

Francamente Thays ha dicho algo muy cierto y al sr Acurio no le gustó nadita la remota posibilidad de que le friegen el negocioo bien montado de toda la comida grasienta que vende en sus restaurantes, sean o no los platos típicos; y es lamentable que ningún programa de tv halla entrevistado a un nutricionista para que de su opinión , por qué????? , respuesta n no lo han hecho porque le dará la razón a Thays, ajá he ahí el gran problema.

Aun como sociedad peruana nos falta la tolerancia. ¿Como pretenderemos ser como los paises desarrollados si aun vivimos atacandonos unos a los otros? La frustacion de Thays es facilmente deducible. No a todos les debe gustar la comida peruana, pero si lo expresas atente a las consecuencias del linchamiento.


http://elmelomanoescritor.blogspot.com/2012/02/la-critica-gastronomica-de-ivan-thays.html

Pues lo dicho, los que tanto defienden la gastronomia peruana a unirse a la MARCHA DEL AGUA para defender a los campesinos y el medio ambiente que hace posible que se produzcan las maravillas de insumos para la comida peruana.

Meterse con nuestra comida es meterse con nuestro ser????????
Así es, especialmente con todos aquellos que no tienen que comer y gustosos comerían lo que sea.
El nacionalismo de lo que sea siempre ha sido el circo y el opio de las masas.

Con su permiso, ese ruido no es lo que creen...pero tomar una Sal de Andrews para que asiente el tacu-tacu con apanado!

Contextualizando el debate.

«Hablando de coyunturas, confieso que el motivo de este post, más que literario, es una pataleta,…lo que creo honestamente», reconoce Iván Thais en su nota escrita a propósito de la aparición de la última novela de Gustavo Rodríguez, "Cocinero en su tinta", en la columna de su blog del diario español El País.

El tema de fondo, no es el boom de la gastronomía peruana a nivel internacional, ni su tratamiento literario. Sino, la Identidad Nacional, el debate profundo sobre lo que nos hace peruanos mas haya de las coyunturas. Si somos una realidad o todavía "7 Ensayos de Interpretación" , Si somos solo una "Promesa de Nación con Problemas y Posibilidades", Si somos aun solo el "Retrato de un País Adolescente". Ese debate, escrito con la sangre de miles de peruanos, tiene aun la tinta húmeda. Es necesario transitar el desierto de la reflexión serena, dorarse en el fuego silente del amor y la reconciliación, para secar los ríos de sudor y lagrimas, de sangre y sufrimiento. Solo así será posible un Perú de Paz más tolerante, más inclusivo, más humano. Porque sin corazón no hay anticuchos.

El titulo del post y su conclusión: Con la tinta aún húmeda… para que una obra sea un logro artístico y humano la tinta tiene que estar bien seca. Habla de ir más allá de motivaciones y pataletas. Pasar de las coyunturas, al conocimiento, a la memoria y la reconciliación, Thais propone como ejemplos La hora azul de Alonso Cueto o Retablo de Julián Pérez, esfuerzos de reflexión sobre los que nadie ha comentado. A los que caben juntar, por su profundidad y actualidad, el Informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, que contiene los testimonios desgarradores, las venas abiertas, los ríos profundos por los que es necesario navegar hasta cicatrizar nuestras heridas, para secar la sed de venganza, "la herencia de odios y resquemores" de los que habla Eduardo Soberón.

Se trata, según Eduardo Soberón, de no seguir pensando con las tripas o comer para olvidar.

Se trata de ir mas allá de indigestiones, efluvios digestivos y gases, ir mas allá de efervescencias ultranacionalistas y/o , paranoias y delirios chauvinistas; de ir mas allá de un boom y bombas, o de llamar a la guerra patria, por supuestos orgullos o autoestimas heridas, de ir mas allá de etiquetas negras y crucifixiones a los que acusamos de herejías o traiciones a símbolos y banderas patrias; de rectificarnos cuando ninguneamos, o llamamos ridículos, don nadie o fracasado, a quien piensa diferente. Se trata de que todos los peruanos, tengamos derecho a comer, eso en primer lugar, y si es rico mejor. Pero, sobre todo, que perro, pericote y gato, que cóndor, puma y serpiente, que los zorros de arriba y de abajo, podamos comer del mismo plato.

Se trata de no vender nuestra primogenitura (hijos y herederos todos de una misma patria), por un plato de lentejuelas, de no hacer oficio de nuestras vanidades, ni de la "herencia de odios y resquemores"de las que habla Soberón. Esa identidad, la de ser un crisol de razas, tradición e historia, donde se van fundiendo nuestra historia y nuestro futuro, es el único presente que tenemos. Se trata de inventar nuestras recetas, de ser cada uno un ingrediente único, de dejar reposar nuestras diferencias, de ser nutriente de una nueva y nuestra, inclusiva pero no exclusiva patria. Porque sin corazón no hay anticuchos.

Se trata sobretodo de contextualizar, tener claro el debate de fondo. Mas aun cuando se vienen las Celebraciones del Bicentenario de la Independencia del Perú. Para que Mistura, Machu Picchu o el Cristo de lo Robado, no sean las cortinas de humo que sigan postergando por largo tiempo el peruano oprimido la ominosa cadena arrastro Que no seamos simples coristas, sino actores verdaderos de un cambio profundo de las estructuras milenarias de nuestra patria. Con los ojos abiertos, frente al intento de Valdez(y sus Lobbys), de acusarnos de ser teatreros y malabaristas, porque los ladrones creen que todos son de su misma condición, ellos los verdaderos títeres de la usura transnacional, la legión de los descorazonados. Como bien apunta Patricia del Rio. Digo, es un decir: "Al escritor Iván Thays lo podemos desollar vivo porque no le gusta la comida peruana, o porque el cebiche le produce gases, pero el más alto representante del Ejecutivo, después del presidente, se zurra en el dolor de miles de peruanos y pasa piola, piolísima diría yo."
(http://www.larepublica.pe/columnistas/que-lisura/digo-es-un-decir-07-02-2012Digo, es un decir
www.larepublica.pe). Juan Carlos Tafur, ha opinadoademas : La anhelada “identidad nacional” y el “orgullo de ser peruano” hoy caben en una mesa y en un plato de comida. http://diario16.pe/columnista/1/juan-carlos-tafur/1515/metiendo-cucharaMetiendo cuchara | Diario16
http://www.diario16.pe/

IDENTIDAD DOLIDA

…estoy triste
hasta la cabeza, y más triste hasta el tobillo,
de ver al pan, crucificado, al nabo,
ensangrentado,
llorando, a la cebolla,
al cereal, en general, harina,
a la sal, hecha polvo, al agua, huyendo.

¡Cómo, hermanos humanos,
no deciros que ya no puedo y
ya no puedo con tanto cajón,
tanto minuto, tanta
lagartija y tanta
inversión, tanto lejos y tanta sed de sed!

Señor Ministro… ¿qué hacer?
¡Ah! desgraciadamente, hombres humanos,
hay, hermanos, muchísimo que hacer.

César Vallejo. Los nueve monstruos.

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.