RSS

Perú 2.1

Marco Sifuentes

Marco Sifuentes

Este es el blog de la columna que, a su vez, es un columna de blogs. Pero también de wikis, de youtube, de twitter, de todo lo que tenga que ver con los nuevos medios y con la sociedad de la información en el Perú. O sea, podemos meter cualquier tema de contrabando. Ustedes proponen.

Marco Sifuentes, (a) "Ocram", es periodista. Empezó su carrera como webmaster de un sitio de noticias. Luego fue reportero, editor, camarógrafo, entrevistador, productor, corrector, conductor. Finalmente se decidió a soñar con ovejas eléctricas y sacó un blog. Su otro espacio es utero.pe pero no le digan a nadie.

La revolución inteligente

Compartir:
ms3cel.png

Durante la semana estuvo en Lima Howard Rheingold, uno de los principales analistas mundiales del impacto cultural, político y económico de los nuevos medios. Entrevistado por Sandro Medina de El Comercio, Rheingold explicó que el problema de la falta de acceso masivo a Internet desaparecerá gracias a los celulares: mucha gente no se conecta porque es muy caro comprarse una computadora; más barato será -en un futuro cercano- conectarse simplemente a través del teléfono móvil.

Lo cierto es que, por ejemplo, en zonas rurales del Perú la conexión va creciendo conforme llegan las redes y se instalan las cabinas de Internet (esa creación heroica peruana) que permiten un acceso baratísimo. Pero convengamos un momento con Rheingold y pensemos en cuánto podría costar extender las redes físicas hasta el último rincón de nuestros Andes o por cada recoveco de la Amazonía. Entonces, nuevamente, la conexión móvil se ve como una alternativa. Pero regresaremos a este punto después.

Esta semana también, como dándole la razón a Rheingold, un informe de la compañía de investigación de mercado Gartner reveló que, sólo en el primer trimestre de este año, las ventas de smartphones (teléfonos inteligentes, es decir, con acceso a Internet) aumentaron en un 49% con respecto al 2009. Y, de hecho, la financiera Morgan Stanley emitió hace un par de semanas un denso informe de 87 páginas asegurando que, en el 2015 (dentro de sólo cinco años) la gente navegará más en sus aparatos celulares que en sus computadoras de escritorio. El término "teléfono celular" ya no refleja el verdadero uso del aparato. 

En el Perú sólo tenemos datos de Lima, de la encuesta del Instituto de Opinión Pública de la PUCP del 2009: hace un año, un 8% de limeños ya tenía un smartphone. En el sector A/B la cifra era 18%: es decir, casi la quinta parte de limeños de este sector, aseguraba contar con un iPhone, BlackBerry o similar. Esto fue el año pasado y en Lima. Ahora volvamos al resto del país. 

Hace unos meses, el ex presidente del BCR, Richard Webb, planteó una idea provocadora: que el mercado y el estímulo de la inversión en telecomunicaciones son los padres de la revolución rural que durante décadas soñó y jamás consiguió nuestra izquierda, una revolución que no empuña una hoz, sino un celular:

"Según Julio Cotler, la separación y desconexión entre campesinos, y la resultante incapacidad para la acción colectiva es el mecanismo que explica la pirámide social, permitiendo que unos pocos ejerzan dominación sobre la mayoría", escribió Webb. La pirámide sin base de nuestra realidad política estaría a punto de alterarse, de convertirse en una pirámide con una base cimentada gracias a la interacción facilitada por los celulares y la Internet: "Cualquier campesino podrá conectarse con cualquier persona, en cualquier momento, creando, desde abajo, un poder de acción colectiva que nunca ha existido".

De hecho, existe ya un proyecto que, desde hace tres años, explora y aprovecha el fenómeno descrito por Webb: 
Huaral Móvil. El Centro Peruano de Estudios Sociales (Cepes) se unió lJunta de Usuarios del Valle de Chancay-Huaral, y crearon un sistema de monitoreo, en tiempo real, de producción agraria y gestión del agua, con datos actualizados al minuto (y usando software libre).

La experiencia ha sido exitosa y en el sitio de mHuaral pueden ver videos con testimonios muy emotivos.

Roberto Bustamante, el conocido blogger El Morsa y uno de los gestores del proyecto, explica que eligieron trabajar con agricultores que ya tuvieran un capital social previo  (redes sociales, vínculos entre comunidades) porque las tecnologías de la información "reproducen en gran medida algunas brechas y relaciones de poder". 

La experiencia de Huaral confirma las visiones de Rheingold y Webb: los celulares son una gran herramienta de empoderamiento en un mundo globalizado. Pero, ojo, la herramienta no determina el éxito: se utilizaron a agricultores con redes sociales "reales" preexistentes. Con un grupo más desarticulado la experiencia no habría sido la misma. De todas formas, por algún lado hay que comenzar. Con más proyectos como el de Cepes quizás podamos empezar a cementar la base de nuestra pirámide social. Sólo entonces tendrá sentido que al auge de los smarthphones se le llame "revolución".

imagen: Andrés Edery

P.S.: Mi profe Sinesio López también comentó el artículo de Webb, comentando que Bagua es uno de los casos que confirmaría su hipótesis. Sin embargo, todavía no hay un estudio de cómo los celulares -si es que fue así- ayudaron en la organización de la protesta amazónica. Ojalá alguien se anime.

En Clases de Periodismo encontré este comercial de Nokia (mi marca favorita de smartphones hasta que alguien me regale el Nexus) que, al margen del cherry, ilustra muy bien algunas cifras sobre el impacto de los smartphones:


Buen fin de semana.
5 comentarios

El Internet fuera de las computadoras es lo mejor que ha podido pasar.

No estas con la laptop en el micro ni la tienes todo el día prendida.

Una característica que distingue a los smartphones de los otros celus es su pantalla sensible al tacto que permite, por ejemplo, abrir la agenda con sólo presionar con la yema del dedo el ícono correspondiente a esa función. También escribir textos en forma manuscrita con un pequeño lápiz plástico o tipiar con el mismo lápiz las diminutas teclas de un teclado virtual.

Además, los smartphones pueden traer un mini teclado real o no. Motorola A1200, Blackberry Pearl y Nokia E65, por ejemplo, son celulares inteligentes sin teclado. En la otra vereda están, entre otros, la Palm Treo 750, el Nokia E61i, el MotoQ y el Blackberry 8800.

Otra diferencia es el sistema operativo. Los Nokia usan Symbian. Motorola posee un celu con Linux (A1200) y otro con Windows Mobile (Moto Q). El Palm Treo 750 trae Windows Mobile y los Blackberrys tienen sus propios softs. Pero, todos los smartphones tienen navegador, e-mail (POP3 e IMAT4) y manejo de documentos (textos, imágenes, pdfs, planillas de cálculos, presentaciones gráficas, etcétera). Y traen un soft para compartir datos entre la compu y el celular.

El precio de una Netbook es ligeramente mas alto que el de un smartphone y se tiende a reducir la diferencia. El futuro no solo estará en los teléfonos móviles, otros conceptos también van al encuentro de la masificación del acceso. En el caso de lo móviles siempre hemos visto intentos por controlarlos, por restringirles el software instalable, por prohibir que pasen a otra compañia y porque aparte de esto estan limitados un tipo de conexion, sea UMTS o la que usan ahora en Perú. Si queremos libertad, democracia y movilidad social, necesitamos una pluralidad de acceso, y espero que ese sea el futuro.

Hola Marco,
Quedo agradecido por mencionar los créditos respectivos y como el tema tiene cuerda para rato, aquí te dejo con un post que trata también este asunto de los smartphones y la acción colectiva.

http://letrasueltaperu.blogspot.com/2010/05/howard-rheingold-smartphones-y-la.html

¡Saludos!

A lot of thanks for your own work on this web page. My daughter delights in going through investigations and it's easy to understand why. A number of us hear all of the lively tactic you offer informative tips and hints through the web site and as well as invigorate participation from the others about this concern so our own girl is without a doubt becoming educated a whole lot. Take pleasure in the remaining portion of the year. You're carrying out a useful job.

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.