RSS

Perú 2.1

Marco Sifuentes

Marco Sifuentes

Este es el blog de la columna que, a su vez, es un columna de blogs. Pero también de wikis, de youtube, de twitter, de todo lo que tenga que ver con los nuevos medios y con la sociedad de la información en el Perú. O sea, podemos meter cualquier tema de contrabando. Ustedes proponen.

Marco Sifuentes, (a) "Ocram", es periodista. Empezó su carrera como webmaster de un sitio de noticias. Luego fue reportero, editor, camarógrafo, entrevistador, productor, corrector, conductor. Finalmente se decidió a soñar con ovejas eléctricas y sacó un blog. Su otro espacio es utero.pe pero no le digan a nadie.

Los petroaudios y la rica wiki

Compartir:
MARCOSIFUENTES3.jpg
Si Matilde Pinchi Pinchi se hubiera peleado con Montesinos no en el año 2000, sino en el 2009, podría haberse ahorrado la intermediación de Patriotas y Popis. Le hubiera bastado con ir a la cabina más cercana y subir el vladivideo de su preferencia a... olvídense de YouTube, que es censurable. Matilde hubiera tenido que entrar a Wikileaks.org.

Como ya todos saben, los 86 audios entregados a la justicia esta semana por Pablo O'Brien, también están disponibles en Internet; para más señas, en un portal llamado Wikileaks del que pocos en Perú habían escuchado hablar hasta esta semana.

Las pruebas del chuponeo del gobierno de Hugo Chávez, los correos electrónicos de Sarah Palin, audios de CEOs norteamericanos, documentos secretos de la Cienciología (la religión de moda en Hollywood), corrupción en Kenia, censura en China... Wikileaks aloja un millón 200 mil archivos que hubiera sido imposible publicar en otros lados. Perdón, quiero decir: Wikileaks aloja un millón 200 mil 86 archivos imposibles de publicar en otro lado. 

Wikileaks se llama a sí misma "una versión no censurable de la Wikipedia", pero eso no es exacto. Es cierto que en su corta historia ha triunfado sobre intentos de censura de enemigos diversos como el Pentágono, la Oficina de Seguridad Pública China y la Iglesia de los Santos de los Últimos Días.
 
También es cierto que ninguna de sus fuentes ha podido ser identificada, gracias a diversos softwares que borran todo rastro humano de los documentos que publican. Pero no es como Wikipedia, esa enciclopedia digital que cualquiera puede manipular a su antojo. No, no funciona así y para entendernos mejor retrocedamos al lunes de esta semana, 24 horas antes de la publicación de los 86 audios.

Como en cualquier medio periodístico, para publicar un material primero hay que convencer a los editores. En Wikileaks, el comité editorial sesiona en un chat. Uno puede subir cualquier cosa a Wikileaks, pero no será publicada sino tiene su aprobación. Esa noche del lunes, el chat de Wikileaks era atendido por "office" y "s". Ninguno parecía tener más rango que el otro. Al parecer, ambos estaban en distintos lugares del mundo. Uno de ellos, en Suecia (o eso dijo).  Mi chapa era "pennyworth".

Primero hablamos del procedimiento y la seguridad. Preguntaron qué tipo de documentación era (audios y transcripciones), si habían sido publicados antes (no), por qué no publicarlo en otro lado (algunos periodistas habían sido despedidos por publicar material similar), quiénes estaban involucrados (políticos y autoridades), cuál era el interés público (corrupción) y cuál era la audiencia (un país de Sudamérica). Preguntaron hasta tres veces si el material procedía de inteligencia norteamericana o involucraba a oficiales de inteligencia gringos. No, ¿por qué? Porque, dijeron, la mayoría de comunicaciones electrónicas entre Suecia y Sudamérica pasan por los Estados Unidos y podían ser interceptadas. Si hubiese sido ese el caso, me hubieran enviado, con un link, a un sitio especial para subir ese tipo de de documentación sin riesgo. Habrá que creerles.

Finalmente les expliqué de qué trataba el tema. Pidieron alguna forma de corroborar la historia, de preferencia con enlaces a artículos en inglés. Gracias, corresponsales extranjeros. A "office" le empezó a gustar el caso.De todas formas, dijo "s", iban a tener que corroborar la pertinencia de los audios y transcripciones con los miembros hispanohablantes del staff de Wikileaks. Aguanta allí. ¿Y si alguno es un peruano que se apropia de la información? No, uno es venezolano y el otro, guatemalteco y son de extrema confianza. Nuevamente, habrá que creerles.

Con una hora de chat, ambos lados estábamos convencidos. Hora de empezar a subir el material a la red. De todas formas -advirtió "s"- borrar todos los rastros, ordenar la información, clasificarla y conseguir la aprobación oficial podía demorar un día completo. Perfecto. A veces la principal virtud del Internet no es la inmediatez.

("la rica wiki" is TM & copyright of César Hildebrandt)

Enlaces externos:
- Diego Peralta, co-blogger.21 y profesor de periodismo en la PUCP, comenta el uso de Wikileaks.
- Un abogado de Blawyer dice que no tenemos derecho a saber.
- Más información sobre los petroaudios en el blog de O'Brien, de José Alejandro Godoy y en el de Johnny Pacheco.

3 comentarios

Estimado Marco.Verificaste que los audios no fueron manipulados? O creiste que eran ciertos porque los recibiste de tu pata, que es confiable? Valia la pena publicitar algunas de las conversaciones que eran claramente intimas y no poseen indicio alguno de estar vinculadas a actos de corrupcion? O es que se anadieron para darle una sazon de veracidad al lote?

buen dato esa pàgina!

se agradece.

Parece que no les gusta escribir las cosas como realmente son, deseo aclarar que durante el comentario (les guste o NO) deben escribir las cosas tal como son y no desviar el asunto a un nivel PRO OPUS DEI o pro seudo evangelico , admiro el trabajo realizado en utero tv , es mas estoy inscrito alli y siempre en los comentarios de PERU21 sin alvarez inclusive , expongo mi nombre por que no tengo miedo , pero el asunto al que me refiero es ,al nombre que causa escozor en la piel de algunos y es el nombre correcto y legitimo que tiene la Iglesia: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Dias .....ese es el verdadero nombre y eso merece respeto ,asi como Ud se llama Marco Sifuentes, y este su servidor Hector Sonco ....No nos comportemos suavecitos en este asunto o aceitaditos ...ya que la orda de Perdedores en la (proposicion 8)ha jurado venganza en California (hollywood incluida)contra la mencionada iglesia ,Al Cesar lo del Cesar y a DIOS lo que es de DIOS, este nombre cortado me parece un deseo institucional envidioso y que con forceps desea ser institucionalizado

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.