RSS

Pasajero Seguro

Redacción Ciudad

Redacción Ciudad

Lima tiene uno de los servicios de taxi más peligrosos y caóticos de la región. Hay informalidad e inseguridad. En los '90 la situación se desbordó y hoy el panorama es dramático. Cerca de 90 mil vehículos están inscritos en el municipio, pero 220 mil recorren las calles.

La Policía sabe que delincuentes usan taxis informales para asaltar a sus pasajeros. A ello se suma el mal estado de los vehículos. El objetivo de esta bitácora es aportar ideas para mejorar el sistema, discutir propuestas y poner en vitrina los abusos que se cometen.

Archivos Octubre 2009

Seguridad en el interior de los taxis

Compartir:

pf150409p14ABREtaxis.JPG

Se ha hablado mucho de los cuidados que se debe tener a la hora de tomar un taxi. Sin embargo, una vez elegida una unidad adecuada y segura, no podemos bajar la guardia.

Podríamos ser víctimas de un robo en el camino. ¿Cómo podemos evitar convertirnos en un blanco fácil? La mayoría de veces, somos víctimas de los delincuentes por descuido nuestro. Para estar a salvo basta con tener en cuenta medidas tan simples como las siguientes:

* Activar el pestillo de seguro en las puertas al subir a la unidad.
* En todo momento esté atento a lo que ocurre alrededor.
* Si viaja escuchando música o leyendo, no descuide la ruta por donde transita el vehículo.
* De preferencia, elija usted el camino a seguir, para evitar ingresar a calles o avenidas peligrosas o desconocidas para usted.
* Jamás viaje con la luna totalmente abierta.
* Trate de colocar abajo de sus piernas las carteras, maletas o bolsos para evitar el interés de los delincuentes.
* Su atención debe ser aún mayor en las avenidas donde el tráfico es pesado.
* Nunca hable por celular con la ventana abierta.
* No preste atención a las personas que le tocan la ventana. Por el otro lado podría estar su cómplice a la espera de una distracción suya.

* Si usted se percata que va a ser víctima de un robo asegure sus cosas de valor y ponga en evidencia que ha reconocido al delincuente, quizás con una mirada directa. Generalmente, los ladrones prefieren evitar problemas. Apenas se percatan de que su potencial víctima se dio cuenta de sus intenciones prefieren buscar a otra que esté distraída.