Para comerte mejor

Gonzalo Pajares

Me dedico a entrevistar a variopintos personajes: escritores, artistas, cocineros, actores y demás. También me dedico a viajar y a comer, dos de mis placeres favoritos, porque estoy convencido de que es mejor conocer el mundo, comiendo. Y para contar todas estas experiencias decidí crear un blog.

Mi inspiración nace, sobre todo, de la sensibilidad que, desde niño, mis abuelas instalaron en mí. Por eso, no me pidan orden, que me centre en un tema, yo escribo de lo que me conmueve, de lo que amo y también de lo que odio, de lo que he vivido y de lo que me han contado... y si eso les resulta picante, mejor.

Fruto prohibido

Compartir:

frutoprohibido2.jpgComo Adán en el Paraíso, todos tenemos nuestro fruto prohibido, esa manzana carmesí que no debemos morder. Y como Adán es mi maestro, mi modelo a seguir, yo me como todos los frutos que, dizque, me son prohibidos. Sin embargo, hay uno que aún no puedo comer: son los labios carnosos de A., mi compañera del cole. Pero yo soy un hombre con fe, sé que más pronto que tarde esos labios van a sangrar cuando los muerda... y los dos lo vamos a disfrutar.

La conocí un lunes, hablamos de pasión, le pregunté su nombre... y muchas cosas más. El martes fue un fracaso, no vino ya lo sé, porque el miércoles temprano de nuevo la encontré. Así comienza este amor de primavera... como los días que corren.

La belleza que tanto me había impresionado sufría de migraña y eso la hacía faltar al cole... y a mí me tenía cagado, escuchando a Leo Dan. Ya lo sabemos, cuando el cariño es sincero -e intenso- se perdonan todas las huachafadas.

A. tenía un triple encanto: era bella, inteligente y sensible. No era alta, no tenía un cuerpazo, pero su rostro emanaba inocencia y travesura, santidad y pecado, cielo e infierno, es decir, te levantaba la libido en una... y sigue igual. Y aunque hace años que no la veo, todavía me emociono cuando recuerdo esas cejas intensas, esa nariz afilada y esos labios, perdonen el lugar común, desbordantes, carnosos, en flor, demasiado mordibles.

Si solo uno se enamorase por la belleza, ustedes ya comprenderán por qué estaba loquito por A. Pero, para hacer del potaje más complejo, A. era inteligente, ojo, inteligente, jamás se permitiría la vulgaridad de ser chancona. Cuando la conocí, A. tan solo tenía 13 años, pero hablaba con la profundidad de alguien que había vivido mucho y muy bien, es decir, que había sacado lecciones de lo bueno y de lo malo. A. tenía soluciones a la mano, jamás problemas sin resolver.

Y era tan sensible que pronto se dio cuenta de que yo me moría por ella... pero ella no por mí, y su inteligencia (¿o habrá sido su sensibilidad?) le dijo que no podía dejarme desamparado, que tenía que darme el consuelo de su amistad... y allí la cago, porque, digo, A. será sensible, bella e inteligente, pero, ay, no es perfecta, y no se dio cuenta de que al tomar esa decisión se estaba metiendo para siempre en mi vida y, al negarse a juntar sus labios con los míos, me estaba llenando de una frustración que me dura hasta hoy y que, a veces, me llevan al desenfreno y al alcohol: hay penas del corazón que solo pueden ser ahogadas en vino.  

Y durante los años del cole viví entre el amor y el infortunio, entre la adoración por A. y su amistad: "Es todo lo que te puedo dar", me decía, mientras me acariciaba el cabello, me sonreía y mordía sus labios inmensos... si he vivido escenas eróticas, esta es una de las más fuertes que he tenido. Me daban ganas de jalarla, tirarla al piso, besarla, desnudarla, hacerle todo y demostrarle que no, que no éramos amigos, que tanta pasión solo tenía un nombre: amor... y que lo estábamos desperdiciando.

Pero estaba demasiado enamorado y, por ello, la había puesto en un pedestal: la había convertido en la santa de mi religión pagana... y pensé que así estaba bien, que ella necesitaba devotos antes que un amante que destrozase tanta santidad (y castidad). Y, por supuesto, estaba equivocado.

Aunque su discurso lo negara, A. era, al fin y al cabo, humana, mordible, lujuriosa; con necesidades corporales y no solo espirituales. Como todos la tratábamos con adoración y cobardía -porque aunque yo le repetía siempre que la adoraba, lo hacía como una plegaria, lo que le quitada la intensidad que toda declaración de amor necesita: a las mujeres no hay que rezarles, hay que hacerles perversa poesía- su belleza estaba suelta, triste, abandonada, pues nadie se atrevía a decirle "quiero ser tu enamorado" (en esa época todavía se usaba ese cursi y, hoy, añorado y abandonado ritual).

Por eso, el maldito W. la tomó desprevenida, con las defensas bajas. Él, el recién llegado, el que era feo, bruto e insensible, es decir, la antítesis de A., el que no sabía que A. era nuestra divinidad andante, nuestro objeto de culto y deseo, se atrevió a declarársele, a decirle sin vergüenza y bárbaramente: "Oe, huevona, ta que rica estás, ¿quieres ser mi hembrita". Y A. dijo, por la puta madre, que sí.

Al día siguiente, nuestro ángel ya no lo era tanto: estaba desgreñada, descuidada, enamorada. Y, aunque muchos digan que el amor te embellece, A. era la contundente negación de tan fácil afirmación. En 24 horas dejó de ser bella, sensible e inteligente, porque, a qué persona que se respetase se le iba a ocurrir meterse con alguien tan poquita cosa como W... pero no debo ser mezquino, poquita cosa y todo, él tenía lo que yo no: los labios de A., su sonrisa, su cuerpo, su amor... y yo, maldita sea, he de reconocer que durante esos días me hubiera gustado, y solo por besar a A., ser él.

El cole acabó y A. y yo nos dejamos de ver. La encontré un día en una tienda de departamentos donde tenía un trabajo de medio tiempo que le ayudaba a pagar la universidad. Después le perdí el rastro, luego me enteré de que estaba fuera del país. Empezamos a escribirnos frenéticamente pero paramos la mano cuando me confesó que se había alejado del Perú en busca de quien hoy es su esposo. Sí, ella y yo hemos tenido el mal gusto de casarnos.

Pero como mi amor por A. es tan intenso y para siempre, nos tuvimos que volver a ver. Ella se dice enamorada de su esposo y de sus hijos... yo le digo lo mismo; ella se dice feliz, cerquita del cielo... yo le digo lo mismo; ella se dice mi amiga... yo jamás le mentiría, yo la sigo viendo como esos labios carnosos que quiero morder.

Sí, ella es feliz, está casada y vive cerquita del cielo... pero aún no se ha dado cuenta de que su paraíso soy yo. No me preocupo, tenemos tiempo, como decía Borges solo nos falta ser inmortales... y A. y yo, juntos, lo seremos.

21 comentarios

Que buen post, entre la ternura y la arrechura !

Los templados de antes las subiamos al altar para adorarlas y ellas querian que las dores pero como pollo a la brasa...

A los 14 pensabamos que las que tenian cara de fáciles eran más fáciles (cosa que es cierta), pero los conchudos como W. nos hicieron ver que se podía explorar por otros territorios.
A. no perdió su inteligencia al estar con W., fue una forma de restregarnos en la cara lo huevones que habiamos sido.
PD. ¿Que su recuerdo te llevan al desenfreno y al alcohol?, ese chantaje no te va a servir para ser inmortal, al desenfreno y alcohol nada te lleva..vas por puro gusto

Oye brother te escribo desde USA;la verdad sii eramos bien huevones los chibolos de antes,la misma historia conmigo, pero al reves yo radico aqui en USA x 18 anos y mi ex en Peru pero despues q la vi no pasa nada; amor de colegial,buena la historia sigue pa lante felicitaciones ...

Me encanta! Que buen post, debes ser de los mejores q has escrito!
No creo q A. haya aceptado una declaración "tan barbara" pero creo q aceptó a uno de los pocos valientes q se atrevió a declarársele y a pedírselo.
Sobre el alcohol y el desenfreno, no te engañes... a tí te gusta!

Querida T.:
Prometo no ser tímido nunca más. ¿Me acompañas al paraíso?

G.

Y sí, me gustan el alcohol y el desenfreno.

Estimado gonzalo saludos desde australia. Te cuento q de vez en cuando leo tu post. Y hay algunos q me gustan como ese donde cuentas q el mejor seco de cabrito del mundo es de tu suegra. Este fue bueno tambien.

Todos los sentimientos puesto en escena. Hace mucho no me había emocionado de leer algo así . Muy buen post !!

Admiro tu vocación por darte de cabezazos contra la pared, y encima con la verdadera esperanza de llegar a tumbarla...

Y también admiro tu desfachatez al escribir todo esto...

Hola a todos:

Muchos me preguntan si todo lo que escribo es verdad. ¿Es eso importante?

G.

a veces por no atreverse, se pierde a la chica que quieres, y solo con un vaso de buen licor o un buen cigarro se la recuerda.

Sí, lo es, porque siempre queremos saber si la realidad puede superar a nuestros sueños :)

Saludos Sr. Pajares,

De vez en cuando leo lo que escribe pero prefiero leer sus comentarios sobre gastronomia, vinos o pisco. Hablar de otros temas ajenos a lo que dice su mensaje de introduccion es llevarnos por otros lados que por lo menos a mi no me interesan y creo que a muchos otros tampoco. Si decidio cambiar de tema cambie antes su mensjae de introduccion.

Atentamente,

Carlos Giraldo

Habla Gonzalo, a los años....oye huon, no te malees yo no soy tan feo...Y como esta A.? sigue igual de rica?...tocate su numero o su correo para organizar un "reencuentro"...Saludos

G. Gracias por lo que mencionas de A. pero creo que te quedas corto A. es tambien una exitosa empresaria emprendedora, amorosa madre y comprensiva esposa, valores que los observas con el tiempo y no solo con una imagen de epocas juveniles (que por supuesto las sigue manteniendo). Y es verdad vivimos cerca del cielo (y no porq estemos metros arriba) sino porque cada dia que hemos pasado juntos hemos construido cada escalon que nos ha llevado a nuestro propio paraiso. Disfruta tu vino y no ahogues penas que no tienen pena. Exitos en tus futuros posts. Atentamente, D. (companero de la vida de A.)

Breve, apasionado y algo perverso si yo paso por algo similar
que mal gusto eso de casarse.

Buen post , me recordo un poco a Renato Cisneros con su blog busco novia, ya la encontro?
Este blog de gastronomia a veces necesita su sal y pimienta asi que sigue "sazonando" este blog
Saludos desde Canada

Greg

Y que pasa cuando la figura es al reves.......cuando la que se enamora con esa pasion es la mujer...?? de que manera se lo dice y sobretodo demuestra que es realidad.....a un hombre ya entrado en años y con vivencias malas en el amor.......que tragedia no poder expresar los sentimientos que tienes y que te desbordan pero a la ves que te llenan de frustacion y desamor....!! :o)

HERMOSA HISTORIA ,ES Q A TDAS Y TODOS NOS PASA Y SIEMPRE AÑORAS LOS AMORES PERDIDOS O Q JAMAS PODRAS TENER

Gonzalo, es usted bastante apacionado y gracioso. Si creo es verdad lo q' escribe. Claro ya se esta terminando de comer el mundo. Todo esta bien pero ojala el mundo no se lo coma a usted. Con carino siga escribiendo, sabe usted me divierte mucho.

Lee esto

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.