No me quiero casar

Alejandra Costa

Este es mi tercer blog. El primero lo abandoné al segundo post y el segundo, al tercero. Dedico el 45% de mi día a escribir sobre economía, el 30% a divertirme y el 25% a dormir. Me gustan el café y el humor bien negros. Usaré los dos para bloggear, aunque aún no sé con qué tiempo.

No aguanto a las mujeres que viven quejándose de los hombres pero no pueden vivir sin ellos y que les preguntan "¿qué somos?" a la segunda cita. Creo que la mejor manera de encontrar a alguien es dejar de buscarlo. Por eso, no me quiero casar... hasta que me convenzan de lo contrario.

Ni vestidos ni velos, gracias

Compartir:

 

 

Casi todas las chicas que conozco y han leído el blog, en algún momento me mandan una mirada cómplice y me preguntan "¿de verdad no te quieres casar nunca?" tratando de que les confiese secretamente que toda mi vida he soñado con caminar de blanco hacia un altar.

[...] continuar leyendo

Un momentito...

Compartir:

 

 

Como mis blogs anteriores tuvieron una vida cortísima, nunca había recibido comentarios. Dos semanas después del estreno de este espacio, lo único que deseo es acostumbrarme algún día a lo que puede decir la gente cuando está escudada por el anonimato.

[...] continuar leyendo

El principio del fin

Compartir:


Fue el comienzo de mi decadencia. Yo, que me preciaba de poder hacer lo que me daba la gana con quien me daba la gana. De poder chaparme (o algo más) a quien me provocara.

[...] continuar leyendo

Currículum vítae

Compartir:


Lo más difícil de escribir este blog es que mi nombre y mi foto aparecen en esta página. Según Reniec, soy la única Alejandra Costa La Cruz del Perú, lo cual, por un lado, es un relativo consuelo para mi sed de individualidad.

[...] continuar leyendo