RSS

Muévete!

Rudy Torres

Rudy Torres

Soy periodista, blogger, melómano, chalaco y ex fumador. Me gusta el cebiche, las ‘chelas‘, el ají de gallina, escribir, conversar, preguntar, la buena compañía, la soledad, la consecuencia, caminar de noche y dar la contra. Soy el encargado de esta travesía, pero acepto rutas alternas.

Esta es una agenda nada disciplinada de actividades culturales que -debido a su carácter inestable, reflexivo y transgresor- quizás no figuren en medios oficiales. Una aventura por laberintos propios y ajenos, un paseo por el arte con vocación transformadora. Quedan invitados.

Ninfas, asesinas, mujeres

Compartir:

DIARIO-DE-UNA-NINFOMANA.jpgDesde hace dos semanas, una película ha despertado más de un comentario en nuestra mojigata y pobre cartelera. Diario de una ninfómana, inspirada en el libro autobiográfico de Valérie Tasso quizás no sea una obra de arte pero su sinceridad alcanza a más de uno, de una. Hoy es martes, véala 2x1.

 

Siento una grave agonía
por lograr un devaneo,
que empieza con deseo
y para en melancolía.

Sor Juana Inés de la Cruz

Siempre ha existido el temor hacia la mujer. Desde Petronio hasta los cuentos de Las mil y una noches, Chéjov a Fitzgerald, Cortázar a Onetti. Los hombres siempre hemos recreado a la mujer a nuestra manera, recreando la historia de nuestras madres, hijas, hermanas, amantes. Mintiendo, ignorando, fantaseando.

Aún desde el evangelio, incluso los apócrifos, estuvo el fantasma de aquella mujer devoradora, asesina, diabólica. Pero no solo Lilith -quien luego de ser expulsada del cielo escogió ser la amante de todos los demonios - y engendrar al hombre.

Medusas, amazonas, brujas, súcubos. Ahí están los fantasmas. La mujer no puede -está prohibida por la sociedad hipócrita- de disfrutar de él, más todavía de gritar que lo hace, diez veces más si lo hace a cada rato y con un tipo distinto por vez.

Y es que desde el saque, ellas tienen ventaja. Multiorgásmicas, eyaculadoras, soberanas. Con trabajo, sueños y deseos. ¡Qué miedo verdad! La mujer ya no está detrás de un gran hombre, al contrario, está buscando ese gran hombre, sin fortuna.

¿Qué sucede si esta mujer es adicta al sexo? ¿Si no puede vivir  sin la cópula constante? Recibe un adjetivo: ninfómana. La ninfomanía era un término usado para las mujeres que tienen un apetito insaciable por el sexo. Viene de ninfo (femenino) y manía (deseo anormal), pero ya está desactualizado*. El nombre correcto es hipersexualidad y, puede venir acompañada de sentimientos de malestar y culpa.

Ahora, el deseo sexual varía considerablemente entre cada individuo y lo que para mí es normal para algunos puede ser  excesivo y para otros ínfimo. El consenso entre aquellos que consideran la hipersexualidad como un desorden es que el umbral se alcanza cuando el comportamiento causa incomodidad o impide el funcionamiento social. Los hipersexuales pueden tener problemas laborales, familiares, económicos y sociales.

Esto quiere decir que su deseo sexual se le va de las manos, que el animal que todos llevamos dentro ya no sale para proteger o atacar, ni que está ahí para custodiar. Reina y debe mear todos los rincones (amantes, prostitutas, clientes, aventuras y un largo etc), aún los que no tienen vida (artículos pornográficos, llamadas a líneas eróticas, chats picantes, etc), haciendo que su vida gire en torno al sexo.

"El punto es que la hipersexualidad se manifiesta generalmente por el deseo compulsivo (neurótico) de tener sexo. El acto sexual se halla a menudo desprovisto de una satisfacción verdadera, de tal manera que, aunque el hombre parezca vigoroso,  puede ser impotente "orgásticamente" y la hembra "frígida"", dice Wikipedia.

El asunto no es tan sencillo como decir que no es una afección o asegurar que es una enfermedad maldita.

LA PELÍCULA. "Una mujer sin oficio tiene dos opciones: el matrimonio o la prostitución", contaba la abuela a Valérie, con la certeza de un alma prieta que ve a su ser más querido subido en el columpio de la vida, pero sin pisarla de lleno. Como sabiendo que la última frase sería su herencia.

Pero como no es momento de finales, Valérie retrocede a sus quince años y nos envuelve en sus cabellos castaños y ondeados, pechos turgentes, ávidos e inexpertos, latentes a su primera exploración.

Será en las manos, brazos y piel de su joven amante que descubrirá algo: decepción. Ya luego de dos cópulas, resucitará y se convencerá de que no quería hacerlo una vez más, sino cientos de veces.

"A partir de esa extraña descarga de energía se despertó en mí un deseo de comunicarme a través de mi cuerpo, una curiosidad innata por experimentar sensaciones a través de hombres. Una caricia, al contacto con mi piel".

No le importará que Álex tenga novia, tampoco que él quiera hablar sobre eso. Ella solo quiere follar y es recién cuando se ve despreciada por el amante de turno que siente "la soledad, el silencio y necesita aire".

Se va y coge a un tío en la calle. Vuelve a los brazos de su amante de ébano, tan solo para dejarlo más tarde pues sentía que buscaba algo más. Intenta ser una señora con un pobre infeliz como marido, es vejada y humillada. Hasta que un día huye.

Sabe que muchos hombres la quieren solo para follar y le gusta, pero le duele. Más tarde será prostituta y recorrerá nuevos cuerpos. Se extasiará de otros sudores, probará avezados apetitos y se tumbará al placer del sexo. Sentirá que, de alguna forma, este es su reino, que por fin recibe lo que tanto desea. ¿Pero, qué es lo que desea Valérie en realidad?

Poco antes de partir, su matrona le dice que la espera un viejo conocido en un hotel cercano. En cambio, encuentra un joven parapléjico que tan solo puede sentir un poco de placer en su cuello o en sus manos y es ahí en donde, realmente, hace el amor.

"Deberíamos querernos más, Valérie", le dice él postrado en la cama, pero con la seguridad de quien sabe lo que se pierde y pueda dar una voz de aliento, porque aunque no parezca está por encima del dolor.

Será una revelación. Renunciará y elegirá vivir a su manera. Tocará la hierba, sentirá su propia piel y se definirá una vez más mujer, ninfa, nereida. "Soy una mujer promiscua, sí. Porque pretendo encontrar a través del sexo lo que todo el mundo busca reconocimiento, placer autoestima y en definitiva amor y cariño. ¿Qué hay de patológico en eso?".

No lo sé, pero si en realidad disfruta lo que hace y no se humilla, lo de "ninfómana" es tan solo una etiqueta más. No habrá de que preocuparse, todos tenemos una manera de estar en el mundo, muy distinta de persona a persona. La historia y la sociedad seguirán haciendo su parte, para bien y para mal. Ya la balada de Keats lo decía:

"Venus diabólica, Diana cazadora y sanguinaria...El Yo se pierde en la sombra de Helena, de la femme fatale anatemizada por el cristianismo, de la mujer endiablada, de la sensualidad interpretada como pecado. La reina de los elfos convertida en vampiro, la naturaleza presa, según la concepción cristiana, de la maldición del pecado original, se funde con la amante muerta, la belle Dame sans merci".

Mientras tanto, que hablen las mujeres o algún amante -al menos ocasional- de una chica hipersexual. Total, todos buscamos ser amados y como el amor, el sexo siempre vence a la muerte. Y aunque nada es más doloroso que volver a ser, que reemprender lo anulado, a vivir se ha dicho.

 

nOtA: *Actualmente, los términos "ninfomanía" y "satiriasis" no aparecen listados como desórdenes específicos en el DSM-IV, aunque permanecen como parte del CIE-10.

27 comentarios

Será motivo, será motivo... la crudeza es motivo de reflexión y no de patrón .

Ya espero los comentarios de la turba con tridentes, antorchas y crucifijos. Vayan a ver "Tarata" nomás... XD XD XD

No he visto aùn la pela pero sì leì el libro en màs de una ocasiòn. Por q? porq vale la pena.
Ojalà èsta no m decpcione (como suelen hacer muchas pelas basadas en libros).

Este film has sido muy criticado por unos y muy apreciados por otros. Ello se debe a lo polémico que puede ser su contenido en una sociedad aún con grandes razgos de machismo y pacatería.

Se aplude el proyecto de llevar al cine un tema tan controversial en nuestras pobre cartelera limeña.

Bueno, no sabía que ya no se decía ninfómana.

GRacias x el dato.

Quién carajo te crees? un chulo, el defensor de tanta puta que anda por ahi, he revisado tu blog y solo escribes de cabros y obsenidades. eso se supone que es un blog de entreteimiento? que bien q te paguen por esto, de seguro eres un mantenido por alguna ninfamana

La verdad es que vivimos en una ciudad aun con muchos tabues los cuales nos hacen una ciudad subdesarrollada, esto tiene que cambiar ya no estamos en la epoca de las cavernas ni en la inquicision si a uno le gusta el sexo esta bien y que lo disfrute y si a ella le facina pues bien adelante y que sea feliz solo eso quetodos busquen su felicidad.

No leí el libro. Vi la película. Creo que como muchas me sentí identificada. No solo por el deseo sexual que alguna vez fue incontrolable, pero también por la experiencia de vida y la impotencia de querer salir de ese oscuro abismo y dejar de lado aquello que amamos pero que nos hace tanto daño. Buena actuación. Muy erótica sin llegar al mal gusto. Recomendada.

El tema es el filme Diario de una ninfómana, por eso hablamos de hipersexualidad. Gracias por los comentarios, me conmueve que me comenten nobles con tan creativas adjetivaciones. Saludos.

Creo que de noble nada, ah? Solo pésima ortografía - Quizás quiso decir "varón".. o mejor dicho las inseguridades de un "Gran... Varón".

Y eso, que no publicaste lo nuevo de Frau Diamanda.. O sí?

( A ver si nos repartimos los adjetivos, como en el caso Choprah-Coehlo .. XD XD XD )

Saludos :-)

No podemos negar que aun hay MUCHA gente obsecada, con límites cerebrales y muy poco pensantes. De esos abundan, pero también existimos otras personas que respetamos y tratamos de comprender a los demás para asi lograr un equilibrio y, de paso, mejorar en nuestras vidas. La idea es ser feliz y para ello se debe saber qué queremos. Sin hacer daño, la vida está hecha de experiencias.

Yo siempre estoy ávida y creo que eso me mantiene bien. Tu artículo, no te ofendas, no parece escrito por un varón. Pareces muy abierto y moderno. ¿Has estado con alguna ninfómana?

Tenía ganas de ver esta película antes de leerte, ahora sé que no debo perdérmela.

Oe empezaste bien, con una interesante propuesta de difusion, pero poco a poco empezaste a poner de tu cuchara (que parece hecha para comer caviar), de pegartelas de sabiondo, juzgando gustos y costumbres populares, pontificando y jugando a ser intelectual, es decir, te estas convirtiendo en el clasico posero que se jura superior porque asume "la pose trasgresora", pose muy parecida a cuando nos ocupamos de evacuar.
Tranquilo compadrito, deja de jugar a creerte grande, se mas humilde, aprende y respeta la idiosincracia popular.

Sin desmerecer la opinion de los demás, el tema que trata la pelicula es una apertura a la opinion y a la aceptacion de otras formas de vivir distintas sobre las mujeres en la sociedad, lo cual es de aplaudir. Pero desde una perspectiva critica hacia la pelicula, y a la forma como expresa el tema...la noto demasiado basica, mediocre en medio de tantos temas por explotar...recurre a un drama trillado barato con un argentino estafador que es adicto (vaya innovacion), sale en busca de sexo a la calle y lo hace con un extraño (otra muletilla), ejerce la prostitucion y ocurren dos "casualidades" se enamora de uno de sus clientes y otro de ellos se obsesiona y la golpea... (y el suicidio de una de las prostitutas de la casa de citas?)

en fin, recurre a causes tematicos sin brillo, teniendo otras alternativas explotables, como la relacion con la dueña de la casa de citas, la relacion con su abuela, las experiencias que vive con su amante extranjero...

en fin, no la recomiendo en absoluto, recomiendo el libro que, como siempre ocurre, no tiene nada que ver con el desastre llevado a la pantalla.

Si a la mujer se le dice ninfómana , al hombre cómo se le dice??

Caramba, ahora hasta con argumentos de tinte populista nos vienen... "Lo que le gusta a la gente", traducido a "respeta el prejuicio e ignorancia de la gente", ... después no se me quejen de las consecuencias , como la violencia social.. En fin. Como leí en otro blog, tendremos que ser necesariamente escandinavos para tener algo de apertura de criterio...( ta'mare, aurita me achoro. ¬¬ )

Giannina dio una opinión más honesta basada en criterios muy lejos de los prejuicios. Personalmente la tomaré en cuenta.

Cocuerdo con Apsara. Yo también he tenido y tengo ese líbido dentro de mí, pero no sé si eso me haga ninfómana. Por lo que dices es una condición en que no puedes dejar de pensar en otra cosa y en mi caso las ganas venían cuando era provocada. Hasta hoy soy muy intensa en el plano sexual y eso asusta a muchos hombres. Vi la película y creo que es interesante pero no concuerdo con la visión de la escritora.

No se no concuerdo mucho Giannina, en si el tema secundario es trillado y trastocado, mas la forma principal de la liberacion de la mujer y la sensacion de libertad fuera de los patrones judeos-cristianos es interesante. Por otro lado la conjugacion de lo visual con lo sonoro es interesante los soundtracks a mi parecer son buenos y conjugan bien con las escenas. Un tema interesante es las relaciones individuales y los conflictos propios de la protagonista en si me parece una buena pelicula para la cartelera limeña que por lo general pone bodrios americanos. Pero en fin.

Pd: Suelo ser muy abierto de mente y respetuoso de la opinion particular, pero pensar que por escribir un post con determinada perspectiva uno es homosexual me parece estupido, ademas que por serlo descalificara una opinion cultural o intelectual. Y en segundo lugar que retrograda mente la de algunos deberian llevar algun curso de genero para que les abra la mente.

Saludos y no le hagas caso a la gente q vive mas en el siglo XI que en el XXI

Para Choclito. Creo que tu pregunta iria mejor dirijida a la cancha de Esther - mira a la derecha, blog "Sex o no sex". Creo que ya antes ha tocado el tema de adicción sexual, entre muchos otros.

De primera mano solo te puedo decir que al hombre obsecado con el sexo se le dice "sátiro" en equivalencia masculina al término "ninfa", de la mitología grecorromana. A estos seres míticos, se les atribuía gran vigor sexual.Obvio, era una alegoría al poder regenerativo de la naturaleza, del reino animal, libre de culpa y pecado. Éstos tabúes ya vendrían después con ciertos dogmas, que hicieron peyorativo los términos "ninfa" y "sátiro" e el uso coloquial, dogmas con las consecuencias que como ven, hasta ahora nos afectan.

Pucha, la verdad que no llenó mis expectativas, pero vale la pena verla y que ya la gente se quite la máscara de la cucufatería. Alguna vez en mi vida tuve deseos incontrolables y tmb pude sentirme identificada por épocas, pero nada más. No es tan buena la pela, pero el tema sí.

veré la película, eso sí, acompañada... (me convenciste)

A los adictos al sexo se les llama hipersexuales, sin importar el género.

ya ven? el tema es bueno, es decir, excelente que se vena esos temas en cartelera...pero la pelicula es pesima!!!

Yo creo que todas estas cosas se solucionan con la autoflagelación.... consigan un buen látigo y agarrense a latigazos.
Tenemos un buen ejemplo en Santa Rosa de Lima, amén.

Flaco, qué bacan tu blog. Solo te critico algo: ¿por qué diablos no le pusiste signo de interrogación de apertura al nombre de tu blog? O sea, debió quedar así: ¡Muévete!

Por lo demás suerte. Como digo, buen blog.

Signo de admiracion (!) de apertura. Que mi laptop tampoco tiene. (Al menos no he logrado descubrirlo).

Ciertamente, es un tema contraversial... aunque, no deberìa serlo...
La verad es que todos despertamos a la libido de manera intensa desde temprana edad... y cuanto menos sabemos y conocemos, elucubramos situaciones, personas, sensaciones, experiencias, etc. pero a medida que pasan los años, encontramos que siempre hay o se vislumbra nuevas y/o distintas satisfacciones sexuales.
En el caso de la pelicula, es una situaciòn de una mujer liberada de prejuicios, que ejerce su sexualidad de manera algo imprudente, pero de alli, a calificarla (y hasta juzgarla) de un modo u otro, me parece que estamos siendo intolerantes y prejuiciosos.
Todos los hombres somos mañosos, y tambien lo son igualmente las mujeres, pero nosotros, los varones, creemos que podemos juzgar la conducta de las mujeres; bueno, ese es el detalle, se puede decir muchas cosas, pero la verdad es que estamos mal educados en ese terreno...lo cual, es peligrosìsimo..tanto que cuando tenemos una relaciòn con una mujer creemos que es nuestro objeto.. y nuestro transtorno mental llega al extremo de matarla cuando ellas se deciden por otra persona.... (ejemplos sobran en la actualidad)... lo cual nos lleva al verdadero tema de fondo: LA EDUCACION... en la igualdad de gènero, y en la libertad de elecciòn, entender que el valor de la persona esta en sus valores intelectuales y personales (justa, honesta, solidaria, etc) y no en su actividad sexual, de lo cual es libre de ejercer, en tanto es inherente a nuestra condiciòn humana.

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.