RSS

Muévete!

Rudy Torres

Rudy Torres

Soy periodista, blogger, melómano, chalaco y ex fumador. Me gusta el cebiche, las ‘chelas‘, el ají de gallina, escribir, conversar, preguntar, la buena compañía, la soledad, la consecuencia, caminar de noche y dar la contra. Soy el encargado de esta travesía, pero acepto rutas alternas.

Esta es una agenda nada disciplinada de actividades culturales que -debido a su carácter inestable, reflexivo y transgresor- quizás no figuren en medios oficiales. Una aventura por laberintos propios y ajenos, un paseo por el arte con vocación transformadora. Quedan invitados.

La sexualidad no se hereda ... ¿o sí?

Compartir:

neuro1[1].jpg¿Qué pasa cuando una persona solo* sigue sus deseos? ¿Qué, cuando simplemente se entrega para sentirse bien? ¿Qué sucede cuando no hay remordimientos? ¿Puede la sociedad tolerar tanta libertad? Las neurosis sexuales de nuestros padres es una puesta que no pretende responder esas preguntas, al contrario, añade más. Va hasta el 25 de julio, de jueves a sábado a las 8pm. en el Goethe

Está parada al lado de las verduras. Frotando incisivamente cada nabo, naranja, zanahoria. Como si de ello dependiera la libertad de los hombres. Sus ojos parecen perdidos -lo están- en alguna parte de su cuerpo, de su abrupta inocencia robada por fármacos y moral. De repente, levanta la mirada y sonríe, su ridículo jefe le pide un beso y ella se lo da: es feliz.

Se llama Dora, vende frutas y sufre de una extraña enfermedad que por mucho tiempo la convirtió en un mueble. Largos años en que la niña de cabellos castaños, rasgos "reales" y mirada inocente tan solo* existía, repitiendo frases hechas, aprendidas pero no aprehendidas. Respirando por la fuerza de su sistema inmunológico, pero sin sonreír, sin vivir.

Letargo que termina en el instante en que su madre decide que quiere volver a ver la sonrisa de su hija. Que desea saber sus miedos, deseos, opiniones. Que necesita ver quién es Dora. Para ello echa a la basura las indicaciones médicas y para con el suministro de medicinas. 

Es entonces que la pequeña que solo* usaba pantalones y repetía frases como loro empieza a ponerse faldas, salir al mundo y conocer lo que hay en él. Descubre el sexo y, con la máxima ingenuidad (ingenio), gusta de él. Lo quiere repetir día y noche, a cada momento, con quien sea. No importa que le peguen, que le griten, engañen, humillen, mientan, laceren.

Ella por ratos se sentirá triste pero es feliz "tirando", quiere "tirar" para "ser feliz". Porque asegura "ser feliz" cuando tira, no importa si terminado el acto la botan de la cama, del depa, de la vida de esa amante.  No importa si es su jefe, un vendedor de perfumes, su médico o su propio padre. No importa si no han pasado diez días de haber abortado.

No hay una puta razón para esperar. Dora necesita sexo y se pierde en ese indemne placer, en un parque (a pesar de las recomendaciones de su médico, quien parece más un amigo). De casualidad ve a su madre con dos hombres, uno de ellos su padre, dentro de una casa rodante. La mujer mayor está disfrutando de una nueva experiencia y, claro, no sabe que por casualidad Dora la está observando.

En la casa, Dora le hará mil preguntas, le demostrará su alegría ante tal espectáculo, le confesará que "nunca ha visto nada tan hermoso". Y solo* recibirá silencio, molestia, dolor. Porque una vez más la falsa moral reina en su hogar. Hay más, pero eso ya se los dejo a ustedes.

Las neurosis sexuales de nuestros padres tiene la firma del dramaturgo suizo Lukas Bärfuss, fundador -junto a Samuel Schwarz- del grupo teatral 400asa. Cuenta con la dirección de Marcelo Rivera y estará en escena hasta el 25 de Julio en el Auditorio del Goethe-Institut Lima (Jirón Nazca 722, Jesús María). Va de jueves a sábado a las 8pm, las entradas están en 25 y 15 soles en el mismo local y en Teleticket.

Ya aquí, me queda un punto muy importante: reconocer que a mí no me convenció la puesta. A pesar de lo leído en varios diarios (Perú.21 incluido) nunca vi la gran actuación de Wendy Vásquez y creo -como me sucedió en La noche árabe- que la puesta es muy ambiciosa, pero no consigue lo que quiere.

Pienso que no había necesidad de tanto 'calateo', que faltó darle fuerza a la relación con el padre y que nunca se sintió que los amantes se deseaban. Me parece que la obra se pierde en la buena (mala) intención, en esos hubieras que atacan a Dora, a sus padres y a nosotros mismos.

Pero no he leído el guión original y siempre soy subjetivo. Y, más importante aún, he visto que Las neurosis sexuales de nuestros padres es, aparte de interesante, valiente.

*nOtA: Me están reclamando que solo se escribe sin tilde, incluso para su acepción de solamente. Me han informado que ya hace varios años (8 creo) la RAE emitió este dictamen (mismo que no se ve reflejado en su web ¬¬) así que mientras no converse con doña Hildebrandt acerca de esto, obedeceré. Eso sí, dejo constancia que me llega...

13 comentarios

Por lo que comentas parace una obra que no aporta nada positivo, sino que trata de hacer creer que tener moral y valores no sirve, cuando precisamente ello te hace una persona digna, con aportes para el mundo y cuando llegue el día morir sea con honor.

El mensaje no es "libertad desmesurada" sino de libertinaje, ambos totalmemnte contrarios.

Que se quiera disfrazar la inmoralidad (que también se da en el campo sexual) con la palabra "libertad" es muy diferente a que realmente así sea. Una cosa es "creer o pensar" que mis actos son libres y no libertinos, y otra muy diferente que lo que "crea" sea ciertamente así.

No, Mauricio. Creo que va más por el lado de la inocencia. Ya que cuando uno no sabe, ignora, busca aprender. Si nadie le explica lo hace solo, mediante actos. Eso es lo valioso. Eso no quiere decir no tener moral o carecer de ética, sino obedecer a lo que realmente quieres hacer sin importar lo que digan los demás. ¿por qué decir que un trío es malo a tus hijos y luego meterte en uno? Creo que tiene que ver con coherencia y honestidad, pero claro hay mucha tela por tejer. Un abrazo y gracias x visitar Muévete!

Las escenas de intimiedad son malísimas pero fuera de eso las actuaciones -salvo la de sergio paris- son buenas. Hay que seguir apostando por este teatro. Marcelo Rivera es buen director y por eso mismo va más allá. Esperemos a ver qué nos trae después

Me queda claro que no te gustó. Me queda clara que me puede gustar. Hoy la veré. Besos.

MUY INTENSO HOY LA IRE A VER, ADEMÁS ES UNA MEZCLA DEL MITO DE LA CAVERNA (PLATON) CON FILOSOFIA EN EL TOCADOR DE SADE, MARAVILLOSO JUSTO ESTOY ESCRIBIENDO EN MI LIBRO SOBRE EL TEMA!!! MALDITA SEA. LLEVARE UNA PETACA DE ESCOCÉS.
WWW.ARTECONVERSATORIO.BLOGSPOT.COM
MUY BIEN RUDY, ME ENCATO QUE FUERAS IMPARCIAL, POCA GENTE LO HACE. MUY BIEN.

Creo que la idea es ser sinceros con lo que se siente.... la moralidad y ética no son para demostrárselos a los demás sino son lineamientos para ordenar nuestra vida, la misma que nos compete solo a nosotros. Parece que el lector Mauricio viviera para el resto de la gente. Que pena.

Me encantó tu post, no sé si más el tema o cómo lo trataste. Escribes muy bien, es bueno encontrarte :). Te seguiré, saludos.

lo unico que dire el mundo esta loco hasta usted jajaja

No entendi ni un carajo ... pero seguire leyendote mas a menudo

buen post

Tengo una duda por ejemplo yo siempre tengo problemas para serle fiel a alguien y siempre acabo jugando a las dos caras, y por mas que me he arrepentido , k he pagado caro mis errores, por algun motivo siempre caigo en eso, estuve pensando y talvez esta en mis genes, porque bueno la verdad mi mami es tremenda! o bueno almenos eso tenia entendifo yo, claro k cuando era jovwn porque ahora es diferente, quisiera k me reponden si ser pillina se hereda y como es que hay personas que nunca serian capaces de ser infiel a nadie y como yo no puedo evitarlo.. espero respuestas... gracias

escribes malísimo y para nada sirves como crítico de algo, si es que acaso te esfuerzas en serlo... no se trata del calateo, una palabra que usas como quien lanza una grosería, sino de encontrar el momento perfecto para, a partir de esas imágenes, hallar nuevos conceptos e incluso potenciar sensaciones... chato el texto, mucho peor la subjetividad, llena de prejuicios y de nimiedades... lástima que peru21 tenga a un blogger como tú, porque si se quiere un buen debate cultural, primero tiene que haber un buen tipo escribiendo desde el otro lado... no ideas, my friend...

Me gusto mucho la obra, Wendy Vasquez la mejor, Marcello Rivera muy bien en su papel, la dirección es estupenda.

MEJOR DICHO, LO QUE NO ME TERMINA DE CONVENCER ES QUE COMO PERIODISTA NO SEPAS INFORMARTE BIEN SOBRE QUIEN DIRIGIÓ ESTA OBRA.EMPIEZA POR AHI .SALUDOS.
LM.

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.