RSS

Mp3 al máximo

Miguel Sánchez Flores

Miguel Sánchez Flores

Estudié Periodismo y Literatura. Alguna vez toqué el bajo en un grupo de rock. Después de dos años me di cuenta que me iba mejor escribiendo sobre música que haciéndola. Este blog es la recopilación de mis discos favoritos, pero también la constatación de un amor victorioso por la música.

Alguien dijo que si la música no existiera el mundo sería un error. Creo que no hay nada más cierto. Los rastros prehistóricos de instrumentos musicales y los millones de mp3 que se descargan en este instante lo confirman. Para quienes no pudimos ser músicos este es el más feliz consuelo.

Sobretodo (s) Bob Dylan

Compartir:

bobdylan.jpg

Ante la avalancha de conciertos que fueron y que se vienen en los últimos meses uno ha tenido que aprender a priorizar las opciones por tiempo y presupuesto. Me preguntaron hace poco a quién no dejaría de ver por nada del mundo. La respuesta es una sola: Sobre todos se encuentra Bob Dylan, que espero llegue algún día.

Hace una semana cuando terminé de ver I'm not there de Todd Haynes quedé con más preguntas que respuestas. Yo pensé que sabía bastante de Bob Dylan, pero la película me descubrió como un principiante en el tema. Lo primero que se me ocurrió fue que el biopic estaba mal planteado, que era disperso y sólo apto para fanáticos. Entendía la importancia de Woody Guthrie, la referencia a Arthur Rimbaud, incluso la de Billy the Kid, interpretado por Richard Gere (¿?), pero aún así hubo largos períodos de perdida.

Así que decidí leer de una vez por todas la traducción de Down The Highway: The Life of Bob Dylan (2001) de Howard Sounes. Siempre he desconfiado de las biografías de músicos. Primero porque casi todas son hechas por fanáticos que no pueden disociar la admiración del mismo texto. Segundo, porque las biografías -salvo honrosas excepciones- a veces se confunden con aburridas enumeraciones de datos detallados cronológicamente.

Howard Sounes no es ni uno de lo otro, más allá de que entrevistó a más de 250 personas para el libro. El autor nos entrega una biografía entretenida que se detiene en cada instante de la vida de Bob Dylan, como si aquel instante fuera indispensable para explicar toda su trayectoria. Los datos, incluso para los fans, seguro sonaran reveladores.

En el libro Dylan es presentando casi como una fantasma predestinado, que transcurre en el camino -el autor nos descubre al músico como lector de Kerouac y de todos los beatniks de la época- como si ya supiera lo que le espera. Sus muestras de altanería de niñez y adolescencia no son más que la confirmación de su destino. Las relaciones que establece con las mujeres parecen dibujar lo que sería su vida amorosa y lo que hizo los primeros meses en New York, el Greenwich Village, es el sueño cumplido de aquel niño de Minessota conocido como Robert Allen Zimmerman. Después vino el contrato de John Hammond para CBS, su primer LP, los elogios del The New York Times y la constante construcción del mito.

La biografía nos descubre a varios Dylan, como la película. A veces cínico, otras maldito, admirador de las motos, de James Dean y de su prédica. También aparece el comprometido, el cantante folk admirado. El eterno dojuan sacavueltero. El artista plagero y también celoso. El oscuro estudiante experimentando con las drogas, el eterno imsomne disparatado, el alchólico sin remedio. El judas del folk. Cantando para el papa Juan Pablo II. El rockero otra vez cínico. El solitario genio, pero también el viejo gregario de los últimos tiempos. Varios pedacitos de Dylan van uno a uno conformando aquel mosaico del más grande, del padre de toda la música que me ahora me gusta.

Videos





19 comentarios

Pues a veces uno se lleva sorpresas o sinsabores. Yo lo vi hace un año y medio cuando vino a tocar en el teatro de mi Universidad, en Minnesota, es exalumno, como sabes. Pues Dylan es un monstruo de la composici'on, pero en conciertos le gusta variar tanto sus temas que a veces no los reconoces. Eso es genial, en un sentido, pero también es cierto que no todo lo que resulta es una maravilla. O será que uno vive enamorado de versiones diferentes nada más.
Ojalá llegue a Lima, cómo no, aunque sospecho que su música sigue siendo más para conocedores. Pero coincido: es el papá de todos, el papá!!

Yo tuve la oportunidad de verlo en su última gira a Sudamérica en el 2008 en el estadio de Vélez en BsAs. Fue espectacular ver que el mito era carne y hueso. Como menciona Carlos, Dylan en vivo te mete unos cambios a sus "grandes hits" que debes tener la oreja bien afinada para sacarla (dale una vuelta al Youtube y prueba Like a Rolling Stone en el concierto de Vélez en marzo del 2008; no apta para karaoke). Larga vida al viejo Bob.

si viene el gran bob
yo vendo mi rinón
solo para estar al lado del maestro

a rezar

Dejé todo, vendí todo, agarré mis chivas y me fui con la doña hasta Buenos Aires, cancha de Vélez, en el arco donde el viejo Balerio tapó de todo.

Allí luego de Gieco-Charly-Santaolalla y un entrañable fantasma de Canterville, apareció él:

El bardo, el trovador de la protesta, el falso folkie, el rocker, el enigma, el de las verdades absolutas, el acústico inventor del unplugged, el eléctrico abucheado por los reaccionarios, el que se hizo cristiano para tirarse a las negras del coro, el suertudo Wilbury, el suertudo yo.

Memorable concierto en Vélez., me dejó con la sensación desagradable de que esto no puede acabarse y que necesito más, y que no importa un coño si ninguna canción suena igual al original, además ¿no fue siempre así His Bobness?

Ahora sacaría una visa yanqui solamente para encontrarle en algún punto de la gira interminable, algún pequeño club de pequeña ciudad con unos pocos informados asistiendo a la tocada, o seguirle de gig en gig hasta la ilegalidad, mismo Bobhead.

Mientras tanto, I'm not there.

Y para mis paisas peruvianos informales, ilegales, irreales, éstas líneas del maestro:

...but to live outside the law you must be honest...

haced la prueba.

Salvd

Estimados Miguel y Carlos, la verdad es que también soy fanático de Dylan pero debemos tener un poco de objetividad, los calificativos "padre de toda la música" , "papá de todos" etc son más de jovencitas histéricas que de cultores y conocedores. Por supuesto que Dylan es un genio, pero : el "papá" ??? si, es un histórico, pero, todo caso, hay varios papás señores, más respeto, seguramente habrán oído hablar de Charlie Christian ?? o de Muddy Waters ?? o de BB KING (con mayúsculas y de pié señores) , o no han escuchado hablar de Neil Young ??? Seguimos con la lista de "papás" ???????????????

Dylan... escuché de él una noche de café y chocolate, en una cita que terminó siendo cátedra de uno de los mejores conocedores de su música que tomó un avión para verlo en el Vélez, me parece que fueron como tres o cuatro horas de monólogo, salpicado por preguntas o comentarios, haciendo un recorrido por la vida de su ídolo, el único que le conocí y al que le rendía sus respetos, más allá de sus otros ídolos musicales.

Aprendí muchas cosas esa noche, tanto que me picó la curiosidad por conocer a Bob Dylan, escuchar su música, aprender sus letras y encontrar consuelo entre mis fases depresivas.

La parte que encuentro más divertida de la vida de Dylan es el Traveling Wilburys, algo relajado y compartiendo microfonos y escena con otros músicos igual de buenos y maravillosos que él.

Me falta mucho camino para volverme una fan experta, tan solo llego a admiradora de su trabajo, ¡y qué trabajo!. A pesar de mi ignorancia escuchar su voz, la joven y la madura, las tardes de vuelta a casa, resulta de lo más relajante.

Verlo en un concierto... si puedo hacerlo con mi niña sería perfecto, ella lleva su nombre como homenaje y admiración.

Saludos.

el gran Dylan, lo maximo, recien empeze a escucharlo seriamente desde hace un año, he escuchado todos sus discos y me gustaron mas los de los 60s y los ultimos ya en esta decada que se acaba, por el empeze a tocar la armonica y tb por el empeze a escuchar nuevos generos musicales, me gusto mucho toda la parte ultima del disco Together trough life, en donde entre canciones sobre todo bluseras nos habla sobre la amistad...es un maestro de la vida ps......ojala pueda verlo algun dia..... larga vida Mr. Zimmerman¡¡¡

Yo fui a ver a Dylan el año pasado en Amsterdam en el Heineken Hall. Fue una experiencia unica, todas las canciones que tocaba eran distintas a como las habia escuchado, pero el feeling era el mismo.
Repito experiencia unica que espero que podamos tener acá en Lima.

Holas, yo soy fan de Bob desde los 15 e hice mi sueño realidad en el Velez en el 2008, colecciono todo lo q a mi mano esté del maestro y formo el Club de Fans de Dylan con otras 50 personas. Cuando lo vi fue una cosa q no olvidaré jamás, el hombre que le cambio la cara al rock estaba frente a mí. No es el único, pero es uno de los pilares de la música moderna, sus letras son poesías, no en vano está nominado al nobel desde el 97. Les recomiendo q lean su biografía Crónicas (Chronicles) escrita x él mismo y vean la película d Scorsese No direction home, para q entiendan un poco mejor su interioridad y su multifacético estilo. Ojalá los empresarios musicales dejen de traer a puro metalero y traigan al maestro. Ya se les pasó Chuck Berry quien estuvo en Brasil...
Club: http://www.facebook.com/home.php?#!/group.php?gid=91342302740

Yo descubrí a Dylan hace 3 años. Las primeras canciones que realmente me engancharon por su letra y su ritmo melancólico fueron Girl from a North Country y Lay lady lay. Después me dediqué a descubir su música y ya con el Oh Mercy y Time out of mind me convertí en un fan muy devoto de Bob. Realmente es un gran poeta, un genial músico, siempre toca sus canciones de manera distinta en los conciertos, y el ídolo de varias generaciones. Quizás el músico más importante en la historia del hombre. Me queda pendiente verlo, es un sueño, que tengo la seguridad de cumplir, que arrastro desde hace mucho tiempo.

Un saludo para todos los fans de Dylan y felicitaciones para el autor de este artículo.

Bob es el más grande. Lo ví en Argentina cuando aún no me daba cuenta de lo grande que era y fue sencillamente sensacional. Volver a verlo y en Perú sería lo máximo. Tal como dices esa biografía es genial y te muestra todas las caras del buen Bob. Sin embargo, en el fondo me lo imagino (es realmente difícil saber como es realmente) romántico y recordando hasta ahora a Sara, su gran amor. Su último disco también es genial especialmente If you ever go to houston, y si no me equivoco se acerca su cumpleaños, un grande Bob

p.d. Un deseo imposible es verlo con The Band, que gran disco es el concierto Before the flood

Loco porque no haces un reportaje de Michael Jackson? sería alucinante!

está chévere el blog... Bob Dylan es lo mejor que hay. Ve el documental de Martin Scorsese, es más chévere que la película. Qué pena que en vivo ahora esté demasiado ronco.

Olvida a Dylan, Miguel. Lo vi hace un tiempo en NYC.
Realmente decadente.... Que te puedo decir, la presentacion de Charly Garcia en la feria del hogar, fue una hazaña epica, al lado de del viejo Bobby.

Icarus

Andres Calamaro copia a DYLAN????????

Lo copia Lourdes.Su look es absolutamente Dylanesco. Busca la carátula del disco "Blood on Tracks" (y escuchalo, una verdadera joya) y verás a que me refiero.

coincido con icarus, si ya no puede cantar como en sus buenos tiempos es preferible recordarlo como era y escuchando un buen cd.

esa idolatria ciega que ya no toma en cuenta la calidad del espectaculo sino solo el hecho de tener una celebridad al frente, esta bien para fans de bandas adolescentes, no para gente culta, sensible y madura.

fuera¡¡¡¡ nunca callaran a Dylan, cantara hasta morir en el escenario y no sera decadente sino heroico

Ví a Bob en el 2008 en el Velez, compré la entrada más cara y me dió la espalda todo el concierto, aún así, disfruté muchisimo el momento, una LEYENDA ys sus músicos unos MAESTROS!!!!

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.