RSS

Mp3 al máximo

Miguel Sánchez Flores

Miguel Sánchez Flores

Estudié Periodismo y Literatura. Alguna vez toqué el bajo en un grupo de rock. Después de dos años me di cuenta que me iba mejor escribiendo sobre música que haciéndola. Este blog es la recopilación de mis discos favoritos, pero también la constatación de un amor victorioso por la música.

Alguien dijo que si la música no existiera el mundo sería un error. Creo que no hay nada más cierto. Los rastros prehistóricos de instrumentos musicales y los millones de mp3 que se descargan en este instante lo confirman. Para quienes no pudimos ser músicos este es el más feliz consuelo.

Los Fabulosos Cadillacs en Lima

Compartir:
cadillacslima.jpg
El que me duela el cuerpo hasta hoy jueves debe ser una malísima señal de mi estado físico pero también una buenísima de lo que significó el concierto del sábado pasado cuando pude, por primera vez en mi vida, ver a los Fabulosos Cadillacs en vivo. Una fiesta que ahora se me ocurre imperdible. 

Nunca he creído en la grandes esperas ni en las grandes colas para los conciertos. De alguna manera siempre me las he arreglado para llegar en buen momento, ubicarme en un buen lugar y no esperar mucho. Pero el viernes pasado la cosa no empezó tan bien: llegué tarde, por culpa de algunas cervezas, y tuve que hacer una inmensa cola. Eran las 9 y llegué a pensar que me perdería las primeras canciones. Menos mal la fila avanzó, a pesar de los apretujones, los colones y la agonía de la hora pudimos ingresar y ubicarnos en un buen lugar. No pasaron muchos minutos cuando empezó a sonar el tema de intro de James Bond anunciando el principio, las luces se apagaron, el olor a cigarro, la expectativa de todo el mundo aglomerándose. Yo en la cancha me preparaba para uno de mis partidos más arduos del año. Dos horas y media de desenfreno. 

Manuel Santillán, El león. No hay nada que se le compare a aquello de la música en vivo. Es otra cosa, otras sensaciones, otro disfrute. No hay nada como ver a miles de personas que no conoces saltando todos por igual, formando un solo cuerpo, una sola voz. Todos unidos por la música de los Cadillacs. Ahí en el pequeño escenario estaban los argentinos de toda nuestra vida gritando van al mar, para el mar. Vicentico de corbata y con su bastón; el Sr. Flavio, mucho más flaco, con un sombrero rojo; Sergio Rotman, payaso como siempre, con su saxo. A veces sentía que los saltos no podían ser más altos ni los gritos más fuertes. La noche azul prometía. Mi novia se cayó en un pozo ciego. Hay que saltar al pozo ciego. Y era en medio de tanto salto -hacia el cielo- que pensaba que a ese ritmo no duraría mucho. Era la última canción del Vasos vacíos, aquel cassette que llegó de casualidad a mi vida en el 95, en quinto de secundaria y el que escuchaba una y otra vez mientras hacía las tareas contra las protestas de mi abuelo que no entendía como uno se podía concentrar escuchando esa música de locos. 

Carmela. Y el cielo no podía esperar. Y ya en ese momento un poco replegado buscaba un mejor lugar para saltar y además verlos. Pensaba que el sonido no estaba muy bueno, perdía y muchísimo en comparación con el concierto de REM, pero la verdad a quién le importaba eso en ese momento. Rotman, hacía de showman, cual gorila moviendo los brazos. Estoy harto de verte con otros. Quiero estar a tu lado, poder verte en la oscuridad. Y es que los Fabulosos, todos buena onda y felices, también tuvieron su época de indies en la que sufrían por la chica que los dejaba. Y siempre pensé que esta canción era perfecta para la noche limeña, en la voz de Vicentino. El bálsamo perfecto para tanto salto. El Genio del Dub. Muchos me contaban que aquella fue la canción con la que abrieron el concierto del 88, en la Feria del Hogar. Ya nadie sabía si fue la primera realmente, muchos tenían 9 ó 10 años apenas, eran menos aún los que sabían si el 88 fue la primera vez en la que vinieron. En todo caso la idea quedó: El genio del Dub, la primera canción en vivo que tocaron en Perú. Porque nada de eso te puede elevar. Tantas veces la misma canción en nuestras reuniones. El aguijón y Paquito. El remanso perfecto, con armónica, una nueva versión, porque estoy herido por una aguijón que es tu cariño. Y tu mirada la llevo encima... Siempre envidié aquella canción cuando me compré el Hola y Chau, era la fiesta total pero también la calma, el remanso y la fiesta. De alguna manera lo que siempre significaron los argentinos: el sincretismo de tantos ritmos que tenían de la calma del reggae pero también el carnaval de la murga. Emocionaba ver a tanta gente saltando, al Estadio Nacional entregado. Poco acostumbrados a dichos eventos daba la impresión que los peruanos queríamos dejar el alma, escribir de nuevo la historia con los Cadillacs.

 Lo que vino después quizá fueron los mejores momentos del concierto para mí. Y es por eso que ya no recuerdo bien el orden de las canciones. Padre nuestro, el single del nuevo disco hizo bailar a todo el mundo. Harta bailanta argentina, muy emparentada con nuestra chicha la canción hizo bailar a medio mundo (incluso a Pedro Solano). Saco azul, y nadie sabía que antes de salir de casa me cambié la casaca por el saco azul. Todos tenemos ciertas excentricidades. Siguiendo la luna, con Vicentico convertido en un chamán, los rayos sonando. Me han preguntado cuál fue mi canción favorita y creo que junto a Los Condenaditos fue esta. Super sutil el homenaje a Toto. Toda la majestuosidad de un grupo inmenso en escena. El cielo se nubla, se nubla, se nubló. Lo que siguió seguramente fueron las canciones causantes de que el domingo y el lunes apenas pueda levantarme. El concierto se complica entre cuerpos encontrándose en el cielo, grupos abrazándose, gente bailando. La luz del ritmo, imposible seguirle el ritmo. Demasiada presión, Carnaval, Mal Bicho, Gallo Rojo, El satánico. Difícil tarea la de encontrarle lados negativos a un concierto en el que te diviertes tanto. Hubiera querido un mejor sonido o más canciones de la Marcha o de Fabulosos Calavera. Pero la verdad no importa mucho. Incluso los iniciados estoy seguro se vacilaron como nunca. Escuché al salir que la presentación de los Cadillacs había sido lo más parecido a una fiesta inmensa. Y creo que no se equivocaron.




12 comentarios

Que buen concierto en verdad. Las canciones precisas, Mima Maura muy bien en la parte de Celia Cruz de Vasos Vacíos, Sergio Rotman animando, Flavio poniendo fuerza, incluso hasta un cover de Dead Kennedys!

Eso si, la organización me pareció mala: mal sonido, pantallas muy abajo, pocos kioskos...

Cuatro cosas:
1.- Fue sábado, no viernes.
2.- Van al mar, no para el mar.
3.- Me gustó mucho tu post, erizó mi piel varias veces.
4.- Ese concierto fue un carnaval total, como no había vivido en mucho tiempo, fácil el concierto del año, gracias a los Cadillacs.

Para mi, el momento cumbre de la noche fue con carnaval toda la vida; aunque siguiendo la luna fue espectacular, también.

Ah, y cuando mis amigos me preguntan que planes para fiestas de fin de año, les respondo: loco, que fiesta ni que fiesta, la fiesta de cierre de año ya la tuve con los Cadillacs y si no fuiste, te la perdiste, y con roche.

Pd: pese a tener, creo yo, un estado físico regular para bueno, aun me duele ese músculo que está debajo de la pantorrilla, de ambas piernas todavía. Pero es un dolor gratificante que me hacer recordar esa inolvidable noche que viví junto a mi querida esposa talia, todos los locos que saltamos a morir y los cadillacs.

Para qué más!!!!

Buen post tio. Un par de cosas, el concierto fue el sabado jaja. En sí el concierto me parecio muy bueno, las canciones, la entrega de la banda, pero de hecho hay algunos detalles que siempre es bueno mencionar:

- Las pantallas estuvieron muy abajo y eso afecto a los que estaban muy atras

- El escenario me parecio demasiado pequeño, estuve en diablitos (occidente baja) y no se veia tan bien.

- Aun hay gente que solo va al concierto por las canciones conocidas. En verdad, nadie se lo impide (total, es su plata), pero espero que poco a poco aprendan a animarse y saltar con el resto de canciones y no esten muy frios.

JoséS: cierto, fue sábado. ya lo arreglé. gracias. y pues sí, creo que hubo mucho desorden a la entrada, el sonido no estuvo muy bueno, efectivamente las pantallas muy abajo, el escenario muy chiquito. tomen nota organizadores.

de igual forma: qué rico nos divertimos.

y sobre los que van a escuchar una o dos canciones. igual vale la pena. estoy seguro que después del concierto buscarán más canciones. y eso vale. en fin: todo el mundo se vacila a su estilo.

oye Miguel jaja de casualidad descubri que tienes este blog en Peru 21 ya no te acuerdas de mi ni de Aneto maldito jajaja saludos

Para mí la música no es sino el recuerdo del paso vivido, aquel que traerá al presente las emociones que, conciente o inconcientmente, son parte de uno. Por eso la confluencia de emociones en el concierto que tan enérgicamente brindaron aquellos cinco muchachos mexicanos una noche del 2008, aquellos que quizás no se vuelvan a presentar juntos en un escenario peruano, pero que sin duda dejan parte de su vida en la mía. GRACIAS RBD.

Yo no soy muy fan de los Cadillacs, pero me gustó el concierto. Sin embargo, creo que no fue tan espectacular. Seguramente para un seguidor de la banda verlos en vivo y en directo puede cubrir el hecho de que el show no fe lo que se esperaba. De hecho, me parece que el verdadero show estuvo en las tribunas y en la cancha (a mi también me quedaron doliendo todos los músculos del cuerpo). Me parece que el concierto fue un poco intermitente, sobre todo después de la primera hora. Otra cosa, duró demasiado, hasta mi enamorada que es fiel seguidora desde el lejano "Bares y Fondas" hasta el "Chau", me comentó que fue muy extenso. La verdad, las últimas cinco canciones yo ya estaba pidiendo la hora. Sólo Malbicho pudo reanimarme un poco.
Completamente de acuerdo con que LFC fue una fiesta, pero no llegó a ser mágico; sobre todo porque Vicentico (acá seguro me va a caer palo) no es un buen frontman, no puede asumir el peso del concierto y conectarse directamente con cada expectador como sí lo hizo Stipe. En parte no es malo, porque se supone que lo que importa es toda la banda y no solamente el cantante.
En resumen, creo que fue un buen concierto, pero no fue épico... hay que esperar a Maiden para saber lo que es eso.
PD1: Faltó "El Muerto"
PD2: ¡Que traigan a Pearl Jam!

No se como la gente puede vibrar(en el video) por cancion mas fea...

jejeje hola yo fui al segundo concierto de los fabulosos cadillacs en plaza de acho 2009 jeje y fue un fieston eso si ...no hubo tanta gente como en el primer concierto........

holla web escritor!buena escritura su pagina!
Hoy en día es muy importante, mantener el mundo bien informados sobre todos los temas, incluyendo su trabajo!
Buena escritura, hasta!!:)
excusa mi horrible espanol!

Hola de nuevo, acaba de visitar una vez más su blog para darle Feliza Navidad! Y un feliz año nuevo! este es mi deseo para todos ustedes
abrazo

Hola, me encanta tu blog. Yo tambie9n tengo aonguls blogs de moda y me gustareda proponerte un intercambio de artedculos. Ponte en contacto conmigo por e-mail si estas interesada. Gracias y hasta pronto.

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.