Soy un viejo teatrero, hijo de un novelista y de una pianista y padre de un músico y de un artista plástico. Estudié muy en serio y sigo estudiando y enseñando teatro, en la PUCP los lunes y cuando puedo el resto de la semana. Mis dramaturgos preferidos son Shakespeare, Ibsen, Miller y Becket.

Soy buen amigo de mis amigos, perdono pero no olvido, camino por las mañanas, me encanta la conversación inteligente, hago chistes y escribo obras sobre la muerte, trato de ser justo caiga quien caiga -con frecuencia el que cae soy yo- y en este blog diré lo que pienso.

Quien haya visto "La Chunga" opine: ¿Es demasiado?

Compartir:

 

Cuando hace veinte años apareció "La Chunga" era una pieza desafiantemente sexual, y por supuesto escandalizó a más de una --y a más de uno también.  A estas alturas, las escenas de sexo, el lenguaje explícito... ¿son demasiado?  ¿Son necesarios?  ¿Son un aporte? ¿Son un desplante?  Quien haya visto este importante montaje, cuéntenos cómo le fue, qué sintió, qué cara le puso a la salida la esposa, el esposo, la novia, el novio, la hermana, el hermano, el compinche, el profesor o el padrecito confesor y en fin, "La Chunga"... ¿pone o no pone?

14 comentarios

Me pareció que todo lo que escribe Vargas Llosa es en base al morbo de todos los hombres y mujeres. La puesta en escena la verdad esperé algo mejor, salvo Mónica Sanchez, cuya actuación fue la más destacada.

Gracias por su sincero comentario. Mónica estuvo de verdad estupenda, concuerdo con usted. Pero dígame, ¿le pareció que la obra llegaba demasiado lejos? ¡Gracias por escribirnos! AA

La obra literaria se conocía. A los que fuimos a ver la obra teatral esperábamos algo de acuerdo a lo primero.
En el grupo de familia y amigos que fuimos, creo que fue mas de lo que esperábamos, quizá por la falta de puestas en escena de obras similares. Esperamos algo mas "recatado", pero creo que el tema ameritaba algo de desenfado.
Lo que sucede es que la lectura es un acto mas privado, mas intimo, por ello cuando se ve la actuación en público se siente un poco de pudor.
Pero sigo pensando que estuvo todo bien y solo es falta de costumbre de ver puestas atrevidas, pero en que las escenas explicitas no son en si el atractivo, sino la obra en sí.
Han habido otras "obras" mas populares en las que el calateo era lo que atraia masivamente al público. Ese tipo de obras no me llenan....

Gracias por su perspicaz comentario. Efectivamente, lo importante es que "las escenas explícitas no sean, en sí, el atractivo" sino más bien la obra como tal. Es un manejo muy fino el que hace falta hacer, y mucha verdad la que hace falta encontrar y mostrar, porque esas escenas "fuertes" llaman mucho la atención y pueden terminar anulando el efecto del resto de la obra para convertirse --como en el caso de los espectáculos más "populares" que usted señala-- en la razón de ser de todo. Tal no ha sido el caso con "La Chunga" (menos aún en la fortísima escena final) pero sí fue el caso con "Baño de mujeres", por ejemplo, y con algunos otros espectáculos que encontraron en los desnudos y los besos lésbicos su razón de ser. Gracias por escribirnos. AA

Respecto a la "fortísima escena final", pues creo que no debió hacerse de modo simulado o idealizado (con la Chunga a más de 20 metros de la escena), si estaba en la pluma de MVLL, pues había que hacerla completa ¿no? Con una iluminación muy tenue se hubiera podido cubrir cualquier explicitez, y la escena talvez salía mejor... pero supongo que se tuvo que hacer asi para reducir un poco el impacto que dicha escena podia generar.

Pues fuera de eso, la obra y puesta en escena me pareció muy buena, las actuaciones estuvieron excelentes (sobretodo la de Oscar Lopez Arias y por supuesto, Monica Sanchez). Mi novia y yo la disfrutamos, y casi no le sonrojó nada (excepto la escena final)... Y sinceramente del beso de las actrices, ya ni me acuerdo, lo que creo resalta el buen contenido de la obra. Recomendable de todas maneras ....

Gracias por su perspicaz comentario. De hacer o de no hacer y de si hacerlo más o menos explícito se trata este espinoso asunto de la explicitez sexual en escena --de cómo expresar lo que hace falta sin caer en la estridencia y en el sexo como un fin en si mismo. Es un problema muy difícil que Giovanni ha resuelto con honestidad y verdad --creando con esa distancia (que no son 20 metros, apenas son tres o cuatro) y con la frontalidad de la Chunga, una imagen fuerte, veraz y profunda. Gracias por su comentario ¡y escríbanos siempre! AA

He leído obras de Vargas Llosa y de hecho "La Chunga" tiene su intelectual, crudo e impactante estilo. El drama estuvo muy bien explicado, aunque hubo una escena que me pareció muy fuerte, la de López Arias (Josefino) cuando se baja el pantalón y humilla a La Chunga. La verdad no me gustó, me causó mucho pudor y compulsión.
Sobre la escena del beso entre Mónica Sanchez y Stephanie Oré, me pareció bien manejada, más artística que morbosa. En conclusión, la obra me gustó bastante, salvo por lo ya mencionado. Saludos

Esa crucial escena puede ser, por supuesto, chocante, pese a que Giovanni ha hecho un planteamiento escénicamente limpio y sin estridencias, al mismo tiempo que eficaz y contundente. No vemos nada, pero imaginamos todo, y lo que imaginamos es muy fuerte, pero más por lo violento del acto que por el acto en si, creo yo. Ese es uno de los poderes del teatro: sugerirlo todo usando casi nada. Gracias por su perspicaz comentario y escríbanos siempre. AA

Al leer su pregunta, lo único que se me vino a la mente, fue el mensaje de la obra e intentaba imaginar el final o mejor dicho cuál fue el final de Mechita. Pero con respecto a las escenas "fuertes" pues sólo fueron el complemento para que la obra pudiese transmitir el argumento que MVLL le dio en su obra. El director nos ha brindado una obra bien lograda, aunque no debería resaltar sólo la actuación de una de las actrices o actores, esperaba algo más homogéneo; claro que Mónica Sánchez es una excelente actríz, una vez más con una actuación excelente.

El final de Mechita creo que está claro, pese a que el autor lo plantea como un misterio: Mechita se fue a Lima con la plata que le dio la Chunga. Una debilidad de la pieza es que este supuesto enigma no es algo que de verdad pueda comprometernos o por lo menos interesarnos. Es una obra de personajes, no de argumento, y entre los personajes sobresalen dos, los únicos de verdad interesantes porque son complejos y con varias dimensiones: la Chunga y Josefino, el "dueño" de Mechita. Ellos llaman la atención también a la hora de evaluar este buen montaje. Escríbanos siempre! AA

Yo la fui a ver con mis padres (ambos conocedores de la obra de MVLL y con los desnudos - pues son médicos). La verdad la disfruté mucho aunque me pareció que faltaba credibilidad en algunos personajes, sobre todo en Mechita que debe jugar con el peso de la actuación de Mónica Sánchez. Dentro de la función que vi un grupo de 10 personas aproximadamente abandonaron la sala por las escenas fuertes - generalmente mayores de 50 años.

Muy interesante su comentario. A mí tampoco me satisfizo la actuación de "Mechita", pero no por el contraste con la calidad de Mónica Sánchez, sino porque no alcanzó el nivel de verdad --que es, entre otras cosas, lo contrario del disfuerzo. Lo que nos cuenta sobre el abandono es impresionante: ¿es que 10 personas mayores se salieron en grupo, todas juntas? Eso debe haber sido un golpe para quienes estaban en escena, pero me imagino que sucede con alguna frecuencia. ¿Los mayores de 50 años somos menos tolerantes que los menores? No estoy seguro: algunos tenemos más mundo. ¡No deje de leernos y comentarnos! AA

Las escenas serán fuertes dependiendo de la imaginación de cada uno. Considero que la escena de Josefino y la Chunga estuvo lograda; la escena del beso de las actrices fue natural. No hubo mucho morbo, o depende de la imaginación,no? Muy buena la actuación de Mónica Sánchez.

Pues sí, dice usted muy bien, todo depende de la imaginación de cada quién. Pero aquí el tema importante es el tema artístico, el tema de qué emociones quiere la obra provocar, y de cuáles efectivamente provoca. ¿Es la intención escandalizar al espectador? ¿Es excitarlo eróticamente? ¿Es legítima esta última intención? Creo que esta intención es artísticamente legítima cuando excluye la intención de escandalizar. "La Chunga" no tiene intención de escandalizar y no creo que erotice a nadie tampoco. Aquí hay solamente la intención del autor de presentar cierto tipo de 'uso y abuso' de la sexualidad por parte de todos los personajes --el que no cae, resbala-- y la intención del montaje de profundizar aún más que la obra en este uso y abuso, que adquiere un sesgo casi trágico en aquella escena final. ¡Gracias por su comentario! AA

Creo que fue una obra convenientemente dosificada en cuanto al contenido "sexual". Me parece que sería injusto con la obra en calificarla por si fue pudorosa o impudorosa, o si se quiere por los centímetros de piel mostrados de más o de menos por Stephanie Orue.

Como bien ha comentado, es una obra de personajes. Tengo la impresión que Mechita es la belleza imposible de retener que sirve como pretexto a los demás personajes para revelar su interior. Baste mencionar como la Chunga deja entrever una riqueza de sentimientos que van desde la amante a lo maternal. Las escenas finales (incluso frente a Josefino) sirven para dignificar al personaje y Mónica Sánchez ha logrado interpretar su personaje de manera tal que logra nuestra simpatía a pesar de la naturaleza antisocial de La Chunga.

http://meteoro-en-la-cumbre-alc-ue.blogspot.com/2009/10/la-chunga-en-el-teatro-mario-vargas.html

Interesante, como siempre, su comentario, que revela experiencia de ver teatro y acertado criterio. ¡No deje de escribirnos! AA

La vi anoche, y la verdad es que me encantó. Quizás por ratos me aburrió un poquito, pero nada demasiado grave. El estilo vargasllosiano, con saltos de tiempo y espacio sin advertencia, complejizaba una obra que podría ser completamente lineal, lo que me costó en un primer momento. En un segundo momento, al entender de qué iba, caí rendido de admiración y disfrute por la obra.

Sobre la pregunta: NUNCA había encontrado un público tan atroz (me imagino que hay peores, pero este se llevó las palmas). En la escena de violencia sexual cerca al final, un grupo de chicas empezó a carcajearse nerviosas como si hubiera algún tipo de contenido cómico en escena. El pobre Óscar López Arias ha tenido que desnudarse, física y emocionalmente, en una escena que debe ser dificilísima de actuar, con una audiencia a la cual el sexo le da miedo, nerviosismo de alumnos de primaria y reacciona con risotadas ridículas. Y, por esto mismo, mi respuesta a tu pregunta será más contundente de lo que debería.

¿Nuestra Lima es TAN cucufata? ¿Por qué la exhibición de los cuerpos de los actores y actrices, en vez de ser contemplada estética o naturalmente, genera cuestiones como esta? ¿Por qué el sexo nos escandaliza tanto? ¿Acaso no es una realidad cotidiana para todos? Una cosa es poner una vedette calata en la portada del periódico para jugar con el morbo de los compradores (cosa que, repensándola ahorita, no me parece tan grave), y otra cosa es incluir el desnudo en la narrativa. No hay nada escandaloso en el cuerpo y mucho menos en la sexualidad. Pero claro, ponerlo como concepto es muy fácil, pero al verlo se escapan las risitas ridículas. Bueno, me pareció una obra genial, los desnudos no me ofendieron en lo más mínimo, tampoco los sentí gratuitos ni insertados para despertar mi morbo. Los sentí necesarios en una obra de personajes, como la llamas tú.

Somos muy recatados cuando vemos teatro, pero quizás cuando vivimos no tanto... ¿a qué se deberá este desfase?

Gracias por tan significativo comentario. En LA CHUNGA el tema escabroso no es el desnudo (breve espalda, breves senos). El tema sexual complicado es el fellatio --el sexo oral practicado por una mujer a un hombre-- allí presente, en tiempo real. De eso se trata lo verdaderamente chocante de la obra.

El fellatio es, en la vida real, vitando para un alto porcentaje de mujeres, y hasta de hombres --de aquellos que se lo piden a las putas pero jamás se lo permitirían a sus novias. Visto de esta forma, aquellas chicas disforzadas sería menos culpables de lo que a usted le parecen. Ellas estaban reaccionando a un acto sexual "extremo". Lo malo es que estaban también perdiéndose la profunda violencia y la profunda verdad de ese momento teatral, que es lo que redime tan feroz escena. Nuevamente gracias por el perspicaz comentario. AA

De acuerdo con el comentario anterior. Tuve cierto (o mucho) pesar al escuchar las risitas de incomodidad durante el semidesnudo de Óscar López-Arias o cuando se hablaba de temas "fuertes".
Lima ¿cuándo dejarás de ser tan cucufata?

Si bien no soy crítico teatral, como público asistente puedo decir que no me convenció ninguna actuación, excepto la de Mónica Sánchez, que es ciertamente imprescindible en este montaje. Me disgustó bastante el trabajo de Stephanie Orué, que confundió picardía con disfuerzo..

No tenga usted ningún problema con ser o no ser crítico o experto. Nosotros los teatreros no hacemos nuestro arte para los expertos, y los críticos tratamos de reflejar el gusto y las actitudes del público más culto, al mismo tiempo que tratamos de orientarlo y hacerlo cada vez más conocedor --porque eso a su vez va a hacer mejorar el teatro que hacemos. Yo no sé si Lima es cucufata. Nueva York si que es cucufata, y Londres también --hablo, por cierto, de los espectáculos que se ven en los teatros importantes. Gracias por escribirnos! AA

Me encantó, la obra es tan Vargas LLosa, la escena del fellatio sí es algo chocante, sobre todo por la violencia del momento en que se da. Me hubiese gustado una Mechita mas autentica, mas parecida a la de la obra, Bueno pues. Y la Chunga es una imagen muy recurrente, muy humana, Mujeres intentando ser fuertes, valientes, independientes, pero con un mar de miedos por dentro. Muestra de esto es lo que dice ella: "porque con un cuchillo de Josefino en mi garganta tendría que hablar". Es que todos, por muy seguros que aparentemos ser, tenemos nuestras vulnerabilidades..

Ceder bajo la amenaza de un cuchillo no muestra debilidad sino inteligencia, ¿no le parece? ¿En aras de qué hubiera muerto la Chunga? Por otro lado, usted reclama una mechita "más parecida a la de la obra". ¿Quieres usted decir que su tipo físico no estaba bien? Pero ¿cuál es el tipo físico de la "Mechita de la obra"? Me alegro que le gustara este montaje que es importante y está bien hecho. No deje de escribirnos cuando le provoque y vaya siempre al teatro! AA

¿La verdad? no me gustó, si tuviera que ponerle una nota pues con las justas llegaría al 8.
La idea del texto no es mala. De hecho es una buena historia y puede dar para mucho más. Pero Vargas Llosa es novelista, no dramaturgo y el texto se quedó en la novela, que imagino debe ser buenísima.
Los personajes son presentados como caricaturas, no tienen casi ningún contraste o es tan sutil que pasa desapercibido. El mocoso medio tonto lo es todo el tiempo, no hay un atisbo de inteligencia, no hay un atisbo de madurez. El caficho es duro y malo todo el tiempo... ¿acaso nunca se quiebra? ¿Acaso el más inocente de los inconquistables no tiene un mínimo de pendejada? Realmente aburría verlos siempre en el mismo registro.
Por otro lado, todo el tema sexual y violento de la obra es aburridísimo. Si la idea es hacer que el espectador se asquee, se ponga rojo o escandalice, pues le falta mucho para eso. La escena en que el caficho le pone un cuchillo en la garganta a la Chunga y la obliga a una felación es por demás aburrida e inconsistente. Hace unos minutos nos ha presentado la escena entre las dos mujeres abiertamente, sin esconder nada y eso establece ya la convención: "en esta obra no escondemos nada, lo mostramos todo". Bueno, eso se esperaba también en la escena Chunga-Caficho. Claro, no quiero ver a Mónica Sanchez con un pene en su boca, pero es posible falsear la escena de alguna manera que no nos deje viendo el trasero del actor.
¿La músicalización? Absolutamente redundante.
¿las luces? cometieron errores de escolares!!! en primer lugar no se podía ver nada. La posición de las lámparas y su orientación producían sombras tan duras en los rostros que no se podía ver el rostro de los actores. Además pasaban de escenas muy oscuras a cantidades de luz similares a las de un medio día en Piura... un poco de conocimiento y sabes que eso no se puede hacer porque ciegas al espectador...
El final: ¡atroz, redundante, cliché!! Si quieres mostrar a una Chunga derrotada y cansada bastaba con dejarla en el mostrador de su bar o en su silla, cansada y derrotada. No hacía falta hacer lo que se hace (no lo escribo para no malograrle el final a los que no han visto).
No sigo porque ya me aburrí de hacer hígado con esta obra. Lo único realmente bueno es Mónica. Ha hecho lo que ha podido con un personaje que puede ser muy interesante pero con una dirección malísima.
Oh, y la imagen de la Chunga sentada en su mecedora es extraordinaria.

Fuerte y detallado este interesante comentario (me imagino que la nota de 8 es sobre 20), con el que discrepo sobre todo en los aspectos negativos --la dirección de Ciccia me parece muy solvente, haciendo proezas con una pieza que presenta mil dificultades, y no noté errores de iluminación -- pero este blog es obviamente para intercambiar opiniones diversas y divergentes, y los comentarios los dejo todos tal cual (salvo alguna corrección ortográfica extrema, como cuando alguien escribe cajón con ge, por ejemplo). Es evidente que Vargas Llosa es muchísimo más novelista que dramaturgo (a devir verdad pocos son los narradores que también escriben en correcto modo dramático), Por esto mismo debo anotar que LA CHUNGA fue escrita por Vargas Llosa como teatro, y no es una adaptación al teatro de una novela homónima: esto es lo que hay. Interesante el tema de la convencionalidad de las escenas "fuertes" --verismo en una y convención en la otra. Estoy seguro de que Giovanni Ciccia ha estado consciente de esta incongruencia estilística, pero el dilema es complicado: si él montaba la escena lésbica también de manera convencional --con las actrices "besándose" sin contacto físico, igual que se da el fellatio sin contacto físico-- hubiera pasado por cucufato ("pero qué tiene un beso entre mujeres" hubiera sido el comentario). Considerando esto, la opción me parece correcta y no me llamó la atención mientras miraba la obra. Muchas gracias por el perspicaz comentario ¡y no deje de ir al teatro! AA

Recién encuentro este blog, me parece muy interesante y una buena oportunidad de diálogo para los amantes de teatro, que gracias a Dios, cada vez somos más.
Creo que la obra refleja lo que el autor quiso expresar, la sordidez del lugar de las acciones de los personajes...pero me impresionó sobremanera la actuación de Mónica Sánchez, acostumbrada a verla en papeles de mujer sencilla y dulce, no creí que daría la talla, pero me equivoqué completamente. Sobre las escenas "fuertes", peores cosas se ven en el cine. Es interesante como cambia la percepción de las personas cuando en lugar de verlas en una pantalla, se las ve en vivo y en directo. No creo que se haya visto algo que no ocurra en la realidad y creo que la representación fue pertinente, al fin y al cabo, si generó reacciones diversas, creo que hubiera sido peor, que no generara ninguna. Eso sí, esperaba un poco más de la obra como tal, pero no puedo decir que sea mala ni mediocre, es una buena obra, pero creo que pudo haber estado mejor. Concuerdo con que al personaje de Mechita, le faltaba desarrollo y credibilidad, al igual que a los inconquistables, al margen de Oscar López Arias que estuvo bien. Imagino que dirigir esta obra no fue tarea fácil, el resultado no me decepcionó.

Gracias y felicitaciones por el blog.

Diana V.

Gracias a usted por sus comentarios de hoy, ¡y gracias por ir al teatro con tanto entusiasmo! Concuerdo con su opinión sobre LA CHUNGA y sus actores, destacando, igual que usted, a López Arias, quien no cae en excesos y es en todo momento convincente --igual que Mónica, por supuesto, quien hace un excelente papel. Gracias nuevamente por su contribución a este blog, que espero se convierta en una herramienta para el público que es --tiene usted razón-- cada día mayor. AA

Hola, acabo de ver la obra. Y es injusto al extremo que no esté ni figure entre las mejores puestas del año de Luces (parece más un premio a la Plaza Isil).

Bueno, ¡qué culpa tiene La Plaza de hacer mucho muy buen teatro!
Ha sido una experiencia extraordinaria y la verdad fui sin expectativas, ni con Las brujas de Salem sentí tal conmoción, si hablamos de verdad...esta la encontré en La Chunga...al fin.

Admito que por instantes lo grotesco de las bromas me aburrió, así como las carcajadas del público al estilo de los programas cómicos de poco ingenio y también las risas impertinentes.
Pero el trabajo es impecable, me gustaron todos los actores, no sé si fue porque Vargas Llosa estuvo hoy presente, todos lo hicieron formidable...TODOS. No creo que sea un texto grandioso, pero la dirección sí lo fue, vaya que sí, los detalles escenográficos, la iluminación, la composición visual.

Le agradezco el comentario. He sabido que el doctor Vargas Llosa se emocionó mucho con la puesta, y que la consideró una de las mejores --si no la mejor-- que había visto de esta pieza. Le sorprendieron y agradaron algunas soluciones y opciones del montaje de Giovanni Ciccia, las que hizo suyas. Gracias por el bonito comentario! AA

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.