RSS

Fe de Ratas

Diego Peralta

Diego Peralta

¿Y ahora cómo me presento? Soy periodista, pero más soy una rata. Fui el autor de este blog hace más de un año atrás y ahora he regresado. La razón de mí vuelta es todo lo que tengo que decir y contar sobre el único tema que no entiendo y menos controlo: las mujeres.

Ahora a mis 34 años he decidido no hacer más hipótesis sobre ellas. Esta segunda temporada será corta. Será un ensayo literario de la ficción de mi vida. Está vez les contaré todo lo que deben hacer para no enamorarse. Tengan fe en mí. Sé que lo lograré. Tenga fe de hombres, fe de ratas…

Y un día la conocí...

Compartir:

Tras muchos meses planeándolo estaba más que listo e impecable. Mi terno Benetton plomo, mi camisa blanca blanquisima italiana, mis zapatos en punta y pasador. Mi raya al costado y mi pelo tan peinado como cuando tenía 6 años y era mi primer día de clase. Lentes de espía para esconderme y mis gemelos en las muñecas para sentirme muy elegante. Iba sin pareja al matrimonio de mi mejor amigo. Qué importaba. Estaba solo.


SPANGLED BANNER.jpg

Cuando estaba a punto de subir a mi auto, sonó el celular. Un mensaje al Blackberry. La pequeña campana timbró una sola vez. Por extraño que suene, sabía que era ella. Ella siempre escribía todas sus frases en un solo mensaje. Nunca sonaba mas de una vez. Revise el chat y decía lo impensando. "Estoy en Lima". Una sola frase que me cambió la vida. Estaba en Lima. "Recógeme en la calle Castillo 161 dp 402 en Barranco. Estoy lista y cambiada para ir contigo al matrimonio".

Salí raudo en el auto. Escuchaba "Ready to Star" de Arcade Fire y cada tambor hacía que fuera más y más rápido. Mi corazón estaba acelerado y mis manos sudaban. Ensayaba mi saludo mentalmente. Hola!, Hoooola, Holap!, Ey! Quizás era mejor un beso en la mejilla, o un casual beso en la boca, o tal vez un ósculo pasional, o mejor un abrazo conmovedor. Quizás un simpático Cómo estás! o mejor, un asustado Qué calor no? Lo habíamos hablado tantas veces.

Llegué hasta la puerta de su edificio. Toqué el timbre. Salió por el balcón. Su eterno balcón. Me saludó desde arriba. Tenía su cerquillo recogido y el cabello lacio rubio oscuro ,casi negro, iluminado por el sol que se asomaba por el malecón. Estaba radiante. Ya bajo. Sonreiste. Sonreí. No me saqué los lentes. No quería delatar mi susto. Bajó. La vi por el vidrio de su mampara. Estabas con un vestido negro ceñido y un collar de plata. Una pequeña cartera. Unos tacos que la hacían ver muy espigada y más alta que yo. Unos labios muy rojos y unos ojos demasiado azules.

Abrió la puerta y yo di dos pasos. Tu diste cuatro, hasta estar frente a mí. Nos quedamos mirando. No decías nada. Solo sonreías, tal como lo previste siempre. Yo me levanté los lentes y alcé mis cejas. Tomé tu mano y recorrí tu brazo hasta abrazarte. Me abrazaste muy fuerte. Yo me apoyé sobre su hombro. Olí tu cabello. Eras dulce y agria. Tu pìel blanca y muy suave. Te tomé del rostro y te besé. Suave, fuerte, corto,momentáneo, ansioso, sosegado, acelerado y luego lento. Apasionado y después dulce, tierno. Tu tomaste mi mano y me jalaste al auto. "Vamos a llegar tarde!".

En el matrimonio todos nos vieron entrar. Parecía nuestra boda. Todos se preguntaban quién era ella. En el fondo lo sabían. La de la leyenda, la de los sueños, la de los poemas, la de los posts. Los incrédulos ahora creían. Los pesimistas sonreían. Estuvimos tomados de la mano toda la noche y bailamos las más lentas. El vals, la salsa sensual y hasta los boleros. Nos tenemos que casar, me dijo...

(Sonido de la aguja de un tocadisco cuando es sacada con violencia de un disco de vinilo....)

En verdad esa historia que he estado contando no tiene sentido. Demasiado dulce y cursi Bastante empalagosa y poco realista. Es decir, quién podría esperar 6 meses por una chica y que ella llegué justo el dia de la boda de tu mejor amigo. Además eso del beso largo y suave y estar toda la noche de la mano hasta bailar un bolero es demasiado. Esas cosas no pasan. O lo peor, si pasan luego hay un largo continuará en la vida que puede terminar en un terrorífico final como el que en realidad ocurrió.

Estaba saliendo rumbo al casamiento, muy elegante como describí líneas arriba, cuando el timbre de mi Blackberry me detuvo. Era ella . Conocía hasta el sonido de sus mensajes. Ella escribía todas sus frases continuas y con puntos seguidos. Siempre el celular sonaba una sola vez."Ya no podemos conversar más", decía el chat.

No entendía nada o lo que es peor, entendía muy bien. Su mejor amiga me había visto besándose con esa chica X en La Noche de Barranco. Sabía que algún día pasaría. No debía parar tanto en ese puto distrito. Me iba confesar ante ella antes de ser acusado y llegó un segundo mensaje: "estoy embarazada y no puedo hablarte más".

Y no solo eso, estaba embarazada de su mejor amigo español. Ese amigo del cual ella dijo que nunca beso, y es más, que nunca le dio el más mínimo pie para nada. Y no solo eso, sino que lo haría a "la antigua". Aún no se que quiere decir eso. Creo que se quiere casar. La cuestión es que no había paso atrás y lo que es peor no había salida alguna.

- Estar enamorado de ti no me da tranquilidad y quiero tranquilidad en mi vida. Somos iguales y eso me asusta. Un día me desperté y lo supe.
- ¿Lo supiste? ¿Y seis meses dormiste? Ya sé!, lo soñaste!.

El resto es una serie de intercambio de explicaciones sin sentido, con ese aliento de dejar todo abierto, pero tan abierto que está casi cerrado a cualquier cosa más que a escribirnos mensajes hirientes por semanas sin llegar a ninguna conclusión. No había vuelta atrás. Esperaba un bebé, vendría a Lima y se casaría con el español. Ni un solo resquicio o puerta de escape para nosotros, pero si para ella.

Pronto fui olvidando sus mensajes. Pronto olvide sus palabras. Pronto casi me olvidé de ella. Y sin embargo, cuando veo una chica con los ojos tan azules, tan violentas, tan celestes, como una madrugada limeña, no puedo dejar de pensar que quizás es ella y alucino qué le diría, cómo la detendría, como nos enamoraríamos en un segundo, como estaríamos para siempre juntos. Pero eso es un sueño, solo un sueño más.

Ilustración: Lowon

22 comentarios

Muy bien Diego, alegraste mi mañana con un nuevo post... tan esperado. Volvió la rata! espero que no haya más ausencias prolongadas y no pierdas esa "FE".

Saludos desde el Callao.

Hola Diego... hace tiempo que no te leía, que bueno que estés de regreso. Tus textos siempre son buenos para recordar viejos amores. Respecto al post, yo no creo en el destino, sino en las buenas o malas decisiones que cada persona toma para tener la vida que quiere. Como dirían las madres y las abuelas, nadie muere de amor y menos tú, Diego Peralta.

esta muy bueno, pero antes de q te joda otro, bals es con V

Corregido, gracias...a veces se me pasan

Hola Diego debo admitir es la primera vez que leo un texto tuyo, dejame decirte que son muy buenos me atrapo desde la primera linea puede dejar florar mi imginacion y recrear las escenas espero sigas escibiendo

Hola Diego, me encanto el texto, alguna vez senti sus brazos fuertes,sus ojos caramelo su aliento fresco....realmente existió...pero no fue para mi.
..............la vida me enseño a esperar...pronto seguire leyendo tus lineas.

No es que no me guste el contenido de tus relatos, creo que me gustan, sino, no los leerías. Pero para ser blogger de Perú 21 (y tener cientos de lectores por defaut) deberías trabajar más tus textos, usar correctamente los signos de puntuación y ese cambio entre segunda y tercera persona desde el tercer párrafo no parece artístico sino descuidado.
Se nota que lo podrías hacer mejor.

Marga en ambos caso lo hice a propósito. Sobre el paso de segunda a tercera persona lo cambien con el afán de hacerlo personal. Pero si lo notaste con tanta notorierdad, significa que mi técnica no anda bien, pues te pareció descuidado. Intentaré mejorarlo :)

Hey hombre!!!, no te pierdas mucho, hay ocaciones en que deciden irse con otra persona por muchos motivos, si ellas deciden eso pues bien, solo nos queda desearle éxitos (aunque en el fondo talves no queremos que le vaya tan bien por haber preferido a esa otra persona), en fin aun faltan caminos por recorrer y personas por conocer...sigamos caminando Diego y no demores tanto para la próxima (jejee)...

Dieguito,como escritor eres un desastre.Y,lo peor,es que hay diarios en la pezunenta Lima,falto la rayita en una n,que te dan cabida.Desgraciadamente,ese es el signo de los tiempos en Peru,que vio exilada su poca clase pensante,para ser suplantada por un grupo de ignorantes .Que falta hacen Salazar Bondi,Ruiz Eldredge,Cornejo Chavez,Rose,Martin Adan,Servulo Gutierrez, Bola,y tantisimos otros exponentes del peru criollo...

que malo eres, tanto tiempo para un final 'no feliz' crueeeeel :(

Aunque las historias nunca acaben como quisieramos, la fe de ratas nunca se pierde, cada dia siempre habra un nuevo camino por recorrer

DANTE tiene toda la razòn.
Historias para pipiolos que todavia stan en el principe y princesas.

Muy bueno para ser verdad....eso no pasa.

Diego escribes genial, me gusto mucho el post, empezare a leerte mas seguido, saludos!

No sé como has hecho pero has narrado una parte muy triste de mi vida, tal vez algun dia podamos conversar y ver como lo has hecho.

quee??? o sea la chica virtual no se quedoo contigo? esta loca!! esperamos mucho tiempo para q escribas sobre su boda, !

Muy buenos relatos estimado Diego, saludo tu estilo para narrar cronicas ratas, aunque en algunas de ellas las mujeres son tambien algo ratas, continua asi que estamos a la espera de nuevos textos.

Como siempre con un facilidad barbara para contar historia, te felicito y sigue asi. Un favor, necesito una critica tuya sobre mi narrativa. Entra a mi nuevo blog y dejame saber tu opinion. serà publicada ilmacho.wordpress.com

Rata te demoraste bastante para este post, pero valió la pena. Muy buena historia, aunque el desenlace no fue lo que muchos querían. Suerte!

DIEGOOOOO REGRESAAA!!!!!

Siempre corre mas hacia el sur... la encontraras ;) en alguna divina eternidad, la encontraras

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.