RSS

Fe de Ratas

Diego Peralta

Diego Peralta

¿Y ahora cómo me presento? Soy periodista, pero más soy una rata. Fui el autor de este blog hace más de un año atrás y ahora he regresado. La razón de mí vuelta es todo lo que tengo que decir y contar sobre el único tema que no entiendo y menos controlo: las mujeres.

Ahora a mis 34 años he decidido no hacer más hipótesis sobre ellas. Esta segunda temporada será corta. Será un ensayo literario de la ficción de mi vida. Está vez les contaré todo lo que deben hacer para no enamorarse. Tengan fe en mí. Sé que lo lograré. Tenga fe de hombres, fe de ratas…

El amor sí es para siempre

Compartir:

"Anda a comprar", me dijo. Yo no quería ir. Él me miró desde su cama y me  pidió que me acerque. "Estoy bien Negrita", me susurró con esa voz que tanto extrañaba. "Solo quiero una CocaCola". Sonrió como la primera vez  que lo vi en el bus. "Estoy bien. Yo siempre estaré aquí".

CHICA+LEYENDO2.jpg

Estaba en un bus rumbo al Centro de Lima. Uno de esos micros amarillos que me llevaban desde Salamanca hasta la Plaza Francia, donde quedaba mi universidad. Cada mañana lo veía a él. Flaco, esmirriado. Con unos bigotes largos y desilachados. Con una frente amplia, una nariz muy aguileña y un pelo ondulado y un poco largo. Y esos lentes redondos, que le daban un aire a Jhon Lennon. Se llamaba Roberto. Un nombre de viejo. Siempre me miraba, me espiaba. Entre decenas de cabezas siempre nos ubicábamos con una sonrisa.

No era el más guapo del mundo y yo lo sabía. Para mis amigas caía en el 'status' de feo. Pero era un feo con estilo y finalmente no era feo para mí. Él era siempre arrogante en sus pasos. Siempre airoso en su caminar. Lo conocía, pero no lo conocía. Sabía que siempre paraba en el "tanque" con sus amigos, un grupo de altaneros que se creían los reyes del barrio. Y el parecía el más osado a pesar de su esmirriado cuerpo.

Un día no lo vi en el bus. Lo busqué por el pasadizo y los asientos. Pase toda una semana sin verlo. Lo extrañaba. Extrañaba su imperceptible saludo de ceja y su sonrisa suave cuando bajaba y me quedaba mirando. El último día de esa semana baje en el paradero de la plaza y él estaba esperándome. Casi me tropecé con él. "Perdon por no estar toda la semana. Me enfermé", se excusó. Era la primera vez que me hablaba. Yo lo miré estupefacta y le pregunte si estaba bien. "Si estoy bien ahora. Justo en este instante ya me siento bien". Sonrió y le dió una pitada sus eternos 'Winstons' rojos.

Un día caminando por el barrio, tras cenar juntos, me miró y tomó la mano. "Nunca te voy a dejar. Nunca. Si quieres asustaste y huye ya mismo. Pero yo se que tu eres mi amor, mi amor para siempre". Yo también lo sabía. Le di la mano y seguimos caminando. Pronto se encontró con uno de sus arrogantes amigos y me presentó como su novia. Nunca me preguntó y yo tampoco tuve que decir que sí. Yo sabía que era su enamorada.

Era un día apacible de semana. Eran las ocho de la mañana. Santiago estaba en la cuna. Roberto se acababa de ir. Yo levantaba el desayuno de la mesa, cuando las lamparas comenzaron a temblar. Las lunas vibraban a mil. El suelo se movía y removía. Me calló arena en la cabeza y salí corriendo por el bebé. Lo levanté con todo y mantas y salí huyendo hacia el parque. Me arrodille en medio cargándolo. Miré al suelo y rogué que nada me cayera encima. En un instante unos brazos me protegieron. Me abrazaron. Era él. Con su terno negro. Con su cabello corto y su bigote pequeño. Me acurrucó fuerte y me dijo en el oreja. "Yo te pretegeré. Nada te pasará mientras yo este aquí".

Acaba de nacer Jorge, el tercero. Estaba en el hospital. Por una extraña razón, tras el parto no me lo habían mostrado más. Yo estaba furiosa, quería ver a mi hijo. Entró Roberto. Estaba muy triste. Quebrado. Detrás de sus lentes cuadrados de 'carey' podía ver su mirada acongojada. Lo miré. Estaba ahí parado. Con su pelo entrecano y una barba frondosa. Tan fuerte y a la vez totalmente desarmado. "Jorge no lo soportó...nuestro hijo ha muerto", me dijo. Yo me levanté sin mediar palabras. Quise golpearlo por decirme tamaña mentira. Le tiré un puñete en el rostro. El me abrazó. Un abrazo tan fuerte que me dolían las costillas. Yo me comencé arrodillar. Él me intentaba levantar. Yo me moría, en verdad me moría. Un agujero negro tragaba todos mis sentimientos. "No me puedes hacer esto por Dios. Mi hijo, mi hijo, donde esta mi hijo." Quería sacarme mi cuerpo. Quería desangrarme. Quería salir y nunca mas regresar. El me dijo al oído. "Acá aún hay tres hombres que te amarán para siempre". Pronto entraron Santiago y Francisco. Los dos me abrazaron también. Mi grito de dolor fue tan inmenso que aún resuenan en ese viejo hospital en Moquegua.

Un día el llegó tarde, muy tarde. Como todos los últimos viernes. Pero esta vez su aliento no despedía whisky. Estaba ahí parado con su 'blazer' azul marino y botones dorados impecable. Con su cabello plomo peinado hacia atrás dejando ver sus entradas. Su bigote perfecto. Tan elegante como solo él podía ser. "Tenemos que hablar". Yo sabía que el quería separarse de mí. Lo sabía. Sus silencios interminables. Sus sobresaltos en la noche. Sus suspiros inmensos cuando le decía te amo. Ya no me amaba. Me sentó en el comedor. Me tomó la mano y yo le dije. "Me quieres dejar ¿No?". "Nunca te voy a dejar. Tu eres mi único amor. No puedo concebir mi vida sin ti. No hay una forma que pueda yo resistir una vida sin ti, pero.... quiero estar solo". Tras 20 años quería estar solo. Pronto nos separamos sin estar separados. Primero dos camas juntas. Luego dos camas separadas, luego cuartos separados.

Una de esas mañanas que no quería despertar lo comencé a odiar a pesar de amarlo. Le grite con toda mi fuerza. Era casi un sujeto inútil que solo dormía y gritaba. A mi, a sus hijos, a todos los que quería. El escucho mis insultos sin reaccionar. Su mirada era cabizbaja, casi a punto de desaparecer. Su pelo blanco desordenado y su frente mas amplia que nunca. Ya no tenía bigote. Y sus brazos ya no eran fuertes. "No puedo ser tu esposo. Ya no lo puedo ser más. No siento mi mano. No siento mis pies. Mis pensamientos huyen siempre y a veces no recuerdo ni a mis hijos. Yo te amo y tengo miedo que me dejes, pues ya no puedo ser más tu esposo". Yo lo abracé. Lloré con él y le dije a la oreja. "Nunca te dejaré, nunca. Escúchalo bien, yo siempre te protegeré".

Tal como lo predijo, Roberto fue perdiendo sus pasos y también la memoria, pero él nunca olvidaba mi nombre. Siempre lo gritaba donde estuviera. Cuando salíamos al hospital, lo vestía muy elegante, como él siempre fue. Su chalina a rayas, su casaca de cuero y hasta su gorro para tapar sus canas y calva. Él siempre me cantaba "Only you" cuando salimos en su silla de ruedas. Un día en el hospital tras dos noches sin verlo. Entré por la puerta y el alzó sus brazos y grito: "¡Negra!". Me abrazó y comenzó a llorar con un bebé. "No me dejes. No me dejes". Yo lo peine con mi mano lo besé en la boca y le dije. "Nunca te abandonaré". El me dijo que me amaba a pesar que ya no podía protegerme más. Esa noche dormí de la mano con él. Él en su cama y yo en una silla de un hospital.

Salí a comprar la CocaCola. De regreso caminé lento, luego un paso más rápido y luego comencé a correr. A correr con toda mis fuerzas. Nunca había subido tan rápido las escaleras. De dos escalones, en dos escalones. Abrí la puerta para esperar su grito. "¿Negraaaaa? ¿Negraaaa?" Esta vez no gritó. No grito. Yo corrí hasta su cuarto y su cama. Estaba con la cabeza de lado como durmiendo. Le toque su rostro. Estaba frío. Sus manos estaban mas blancas que nunca. Su cabello albo aún brillaba. Sus lentes cuadrados dejaban ver sus ojos cerrados.

"No me dejes. Por Dios no me hagas esto. No por Dios no me hagas esto. Yo te ame, te cuide, te quise y te di mi vida. No me hagas esto por Dios". Quería que abra sus ojos y me diera una de sus sonrisas. No quería despertar más. Corrí a la ventana. Grite. Grite hasta que mi voz desapareció. Regrese al cuarto pensando que podía haber despertardo. "¡Negra!, ¡Negra!". No decía nada.

Llegó Francisco. Lo abracé. Sentí el olor de Roberto. Estaba ahí de alguna manera. En la amplia frente y nariz aguileña de Francisco. En su gesto adusto y su tierna forma de querer. Pronto también llegó Santiago y vi la sonrisa de Roberto en él. En su boca pequeña, en sus lentes cuadrados. En su seriedad permanente y en la pasión desmedida por su hija, mi nieta. Los abracé a los dos y no los quise soltar más. Nunca más.

Ahora sentada en una banca de la Plaza Francia, se que nunca amé a Roberto como hoy. Ni cuando lo conocí, ni cuando me casé. ni cuando nació Santiago, ni Francisco y tampoco cuando murió Jorge. Ahora, justo ahora, lo amo como nunca pensé. Para mi el amor por él, sí es para siempre.

Ilustración: Lowon

La canción de ellos:

47 comentarios

Siempre te leí, pero creo que nunca te comente
y en algunas ocasiones me sentí identificado
gracias por volver Rata :D

Hola rata, bienveniedo de vuelta... en verdad hoy tus palabras, historias e ideas acerca de ese tema tan incontrolable como lo son las mujeres son mas necesarios que nunca... excelente historia... un abrazo

Un gran regreso tio casi me haces llorar

Escribe que es lo que piensan los hombres para conquistar a una mujer

Bueno la verdad que no te veo a la altura de hacer un libro tio sorry pero la verdad es la verdad.

El amor es para siempre, con la persona indicada..... a muchos nos toca mala suerte...que podemos hacer??? Nada...andar en la vida y seguir en otras cosas.

Diego q placer realmente entrar a la web de Perú y ver q has vuelto , aunque dices q es por poco tiempo.
Un dia q habia terminado mi relacion de casi 3 años , volvi a leer unos de tus posT titulado 'PERDON' agarre un grabador y lo adapte a mi vida en ese momento , claro recortado , adaptado a mi realidad ,un día después de 2 semanas de no habernos visto , decidimos vernos , tomar algo e hice que el lo escuchara la grabación de tu Post en mi voz y hemos lloramos a las 3 de la mañana en un parque abrazados , pidiendonos perdon por todo, por todo lo que había pasado pero que sabiamos q nuestra historia no daba para mas.

P.D te dejo el enlace si un dia lo quieres oir, lo colge para tener un recuerdo.
http://www.youtube.com/user/2vedobles#p/a/u/0/9ceRRN0rLN4

que bueno que sigas vivo...!!! y es bueno comentarte...!!! muy buena raton, alguna vez leiste a charles bukowski?... te lo recomiendo, eso si, no cambies tu forma de contar las cosas....

que hermoso relato, que hermosa forma de meterte en la piel de un ser querido para expresar sus sentimientos, me conmovió la historia de amor, la entrega, la pérdidad y finalmente el amor que perdura a pesar de que la persona que amamos ya no está junto a nosotros.

Pense que ya no regresabas! me emocione cuando vi que posteastes otra vez... =)

Gracias a todos por la Bienvenida. Creo que a todos nos ha pasado muchas cosas en este tiempo. Es alucinante que mis relatos hayan perdurado para ustedes. Seguiré con la misma sinceridad y forma de contar. Un abrazo grande para todos.
Diego

El amor es para siempre, aunque a veces nos demos cuenta cuando es demasiado tarde para decirselo, por que aunque aquella persona a quien amamos ya no este a nuestro lado llevaremos siempre con nosotros las huellas de lo vivido.

Buen retorno, una alegria leerte nuevamente aunque sea solo por un tiempo.

Saludos,

viejo.lobo

Excelente

Regresaste weon!!!.. un gusto leerte nuevamente... pase por favor!!!

hermosa historia, eso es verdadero amor.

Gracias por regresar... un beso

Bienvenido de vuelta! Un placer leerte. Este relato fue realmente emotivo.

Muchos saludos.

Muy buena historia, conmovedora.

Muy bien, al fin algo de calidad. Lo siento por tu compañero Gonzalo pajares, ya no será mi favorito. Ojalá que el también se ponga a escribir cosas más interesantes y no cosas tan repetitivas o de sus viajes.
Qué bien que hoy descubrí esto.
Saludos,

q sorpresa mas grata pasar x los blogs y encontrarte d vuelta, hacias mucha falta

Bueno retorno, estimada rata.

Saludos.

cuando dejaste de escribir aqui tenias tus motivos, y por tu regreso los tienes?

volviste!! siento realmente que este post tiene que ver con tu entorno familiar!


realmente se te extrañaba

Todo tiene sus motivos. Los motivos de mi retorno de alguna manera serán descrito en los post siguientes.

Que halago Will! Me haz hecho descubrir que mis textos quedán bien con un bolero de fondo. :)

Claro que lo he leído!. Quien no se ha creido Chinaski alguna vez ;)

Cuando vi el nuevo post tuyo, me dije ¿no se habia ido?, lei la fecha del post, pense que tal vez me habia equivocado, vi el post de despedida, y era cierto, te habias despedido.
Ahora que te vuelvo a leer, te digo NO TE VUELVAS A IR WON!!!.

me dio gusto ver que has regresado pero honestamente que aburrida historia.

Efectista de mierda, me has hecho llorar...

gracias por regresar ,GRACIAS!!

Leyendo mi face, un amigo recomendo tu blog: a partir de ahora haré caso a sus recomendaciones.
Muy buena historia, aunque quisiera creer que el amor es eterno.

:O lo vi y no lo pude creer!!! qué éxito que hayas regresado!! no sabes cuánto se te extrañaba.. aunq = te seguía en tu blog personal y te comentaba, que vuelvas a escribir seguido es maravilloso! ahora tengo dos post por leer y lo haré en este instante!!! Bienvenidooo!!!!!!!! :) m alegraste el día!!!!!!! :)

Una de las razones por las que revisaba esta página era porque escribias un blog. Era muy bueno leerte. Hoy entré a revisar tus entradas anteriores, las pasadas esas que, estoy seguro, muchos seguían leyendo y me dí con la grata sorpresa de encontrar un nuevo relato. Bienvenido.

NO PUEDO CREER QUE VOLVIERAS, MI RAZON DE VOLVER A ESTE LINK, BUSCAR UNOS PASAJES DE BORGES QUE LEI ANTES EN ALGUN POST TUYO, QUE SORPRESA VER NUEVOS POST, ES CASI COMO REVIVIR LO PASADO AL LEERTE, ERES BUENO ESCRIBIENDO !

SALUDOS DIEGO !

Leí tu último post y luego algo me trajo directo a este. Me hiciste llorar. Esa historia -la tuya- ya llegará. Tq. Cuidate y cuídala. besos

buena tiooo volvistee! vi la fecha y pense que era setiembre del año pasado pero no. Bienvenido!

Acabo de darme cuenta q volviste! Y de qué manera!
Me encantó tu post., como siempre me llegó al alma.
un abrazo.

Es increible que vuelvas, para ser sincera & creo que no sere la unica se te extraño. Bueno espero que sigas escribiendo. Cuidate.

RATOOOOOOOTAAAAAAAA!!!!!

VOLVISTEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE

KE GUSTO SABERTE DE NUEVO,,....


ÉXITO EN LO KE HAGAS SALUDOS DESDE EL HERIDO PERO NO MUERTO. NUEVO LEON ME XICO.

Volvisteeee!!!!!! y volviste haciendome añicos el corazon :) ...gracias por volver =D

tiempo ah pasado desd q te fuiste hoy recien me di cuenta XD
que bueno ocupare un grato momento leyendo tu blog (y)

chevere!!!!!!!!!!!!!!!1 buen post!!!!!

Diego sos una mierda!!

Soy de aquellos que lee poco, pero critica un monton...ERES EXTRAORDINARIO!!

Amo tu blog y te amo de vuelta :)

Maestro, te leí desde hace poco para ser mas exactos desde: Solo baila conmigo y cada vez que voy a un relato anterior me sorprendo por como salgo de este mundo por unos minutos mientras dura mi lectura y me siento feliz de poder leer unos textos tan bellos como este que casi me hace llorar (macho que se respeta no llora en la oficina). Muy bueno y espero vuelvas pronto con un texto que me sorprenda y me alegre el día. Saludos y un abrazo a la distancia.

Me alegra que regresaras, Diego.
Me gustó lo que escribiste, te recomiendo que corrijas los errores, para que no pierda su valor.
Saludos,

Asu, un relato mas que conmovedor, hermosamente trilce...

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.