El Otorongo

Los Oto-blogueros

Solo tengo una regla (de tres): comer bien, dormir harto e hincar como ninguno. Así, en la selva de la política criolla muerdo búfalo, cazo palomas y le salto encima a cuanto burro, lagartija o perro -sea de chacra o del hortelano-

se me cruce en el camino. Ahora quiero que las noticias, escándalos y gazapos que se ven a diario -sean políticos, sociales o artísticos- tengan su sitio en este blog, siempre en mi estilo.