RSS

Crónicas Marcianas

Carlos Chávarry

Carlos Chávarry

Aunque no solo serán pequeñas crónicas: también se publicarán reportajes y entrevistas sobre personajes y lugares que pasan desapercibidos. Donde lo que importa no es lo más miserable o lo más sensacionalista, sino lo que no necesariamente llama la atención. Sobre lo que hacemos y soñamos: lo que somos.

En otras palabras, lo que ocurre desde lo cotidiano: precisamente lo que casi nunca es noticiable. Pero que cuando se dice, sin embargo, resulta extraño, complejo. Por eso, si tienes alguna historia qué contar –por inactual o banal que parezca–, hazlo aquí. Porque hay cosas que si no se cuentan, nunca las entenderemos.

La fe según Cherman

Compartir:

En oportuna colección de santos, Cristos y rituales religiosos, el irreverente artista gráfico renueva sus votos por el país: ¿realmente es posible creer que los peruanos cambiaremos algún día (sin decepcionar)?

cherman - ED.jpg

─¿Kómo le vendes el Perú al peruano, broder, kómo? Si no es una kojudez lo ke presentas ─komo lo ke existe kon la televisión y esos programas basura tipo Kombate y El valor de la verdad y la prensa peruana─, no vendes, nadie te kompra nada.
           
Treinta y dos minutos y cuarenta segundos atrás, Cherman ha iniciado la entrevista despotricando precisamente de los medios de comunicación que son capaces de mostrar y publicar cualquier cosa con ribetes de escándalo solo por vender algo que ─muchas veces─ ni siquiera es cierto.
            
Como por ejemplo, esa historia urbana de que Cherman fuera supuestamente detenido tras haber colgado una bandera con el rostro de Túpac Amaru en los ventanales de un simpático departamento de Miraflores. El artista dice que a algún par de idiotas se le ocurrió alegremente creer que él era el responsable de semejante «acto patriótico» ─por lo demás, incoherente episodio pertinentemente aderezado con la presencia de una patrulla de las Águilas Negras─ y así llegó el rumor hasta los medios: una notoria demostración de cómo constantemente buscamos crear mitos de cualquier situación solo para convertirlo en noticia por su mero valor como escándalo.
             
─Lo más pendejo es ke nadie se dignó preguntarme si yo sikiera había estado allí. Todo fue una oda a la estupidez.
            
Mientras Cherman habla sentado en su resbaladizo sofá de cuero negro ─en medio de los afiches y cuadros de su obra, de camisetas con sus imágenes, de libros de arte sobre el piso alfombrado─, desde algún rincón de su departamento-taller una máscara de Vendetta observa enigmática con su arrebolada sonrisa: más enigmática aún cuando las paredes rebotan las casi metafísicas palabras de su dueño:
            
─Ahora las kosas ke ni sikiera son importantes duran más de las ke sí lo son.
           
Y pensar que uno había llegado hasta allí solo para hablar de su nueva exposición.

 

                                                                *****

            

            ─Tengo kuarenta y dos años y sin embargo sigo luchando kon mis propios proyektos, sigo kuestionándome ─dice Cherman─. Por eso titulé Por una fe no tan popular a la muestra: porke hay instantes en los ke haces algo impulsado por un fervor y una férrea kreencia en ti mismo ke luego debes konfrontar kon el resultado de tu trabajo.
            
Y agrega:
            
─Un resultado ke muchas veces es nada.
           
El artista dice que no han sido pocas las ocasiones en las que personas y amigos suyos van a sus exposiciones y, además de no comprarle una mierda, le comentan en voz baja: «Qué pena que lo que haces, que es tan paja, solo sirva para el Perú».
            
─No se perkatan de ke lo ke intento es precisamente eso: universalizar los kódigos peruanos hacia fuera, algo así komo Elliot Túpak ha «alimeñado» los kódigos andinos ─dice─. Y kreo ke lo estoy logrando: una gran kantidad de kompradores míos son, más bien, extranjeros, gente ke a veces ni sikiera sabe hablar español.
           
Cherman cree que el peruano es calculador solo por contradecir: es decir, que es capaz de no comprarte nada por pensar que tienes éxito. Que en el mejor de los casos, tienes que estar en el grado máximo de la prostitución para que quieran algo tuyo.
            
Eso ─y esto ya no es de su boca─ sin contar a todos aquellos oportunistas artistas, empresarios y funcionarios que intentan apropiarse un tanto de la imagen de su obra antes que porque de verdad sintonicen con su propuesta: que están más interesados en saber cómo conseguir los auspicios de todas las marcas de diarios, revistas, bebidas, galerías, centros comerciales y agencias de fotografía que acompañan sus imágenes.
            
Ya Cherman dijo alguna vez que en una exposición suya prefería la presencia de un niño antes ke la de cien babosos, en clara alusión a esos públicos desinteresados por comprender sus aspiraciones: por ejemplo, como que el peruano amplíe su abanico cultural por sí mismo y, a partir de ello, se enriquezca como individuo.
            
Lo que él llama hacer patria a otros niveles.
           
─En el tiempo me he perkatado de ke la Marka Perú no funciona komo se kree. Por supuesto, no es ke me la pase por los huevos komo iniciativa ─porke estoy a favor de todo akello ke beneficie al país─, pero no me van a venir a kuentear con ke todo está bien. ¿Un ejemplo? La vez pasada hubo un koncierto masivo de grupos nacionales de rock en el Parke de la Exposición y puta, al día siguiente, ni una sola noticia en los diarios y la televisión. Sin embargo, a momias como Robert Plant son kapaces de dedikarle una página entera. Los medios se van por la segura.
           
Cherman, músico también en una banda de punk llamado Los imposibles que no hace mucho volvió a tocar después de mucho tiempo de inactividad, dice:
            
─Mira esos programas de mierda de kanto y baile ke hay ahora: ¡la gente kiere hacer kosas! Yo siempre digo: si a la gente le gusta Mistura, ¿akaso no le gustaría una Mistura de la música peruana, del arte en general?
           
Y agrega:
           
─Tienes lo de afuera y lo lokal para mezklarlo e impulsar lo tuyo. Y sin embargo, se impone el facilismo. La gente kiere ke lo fácil sea lo vendible.

 

                                                               *****

 

Cualquiera diría que Cherman está de moda por ahora. Cualquiera menos él.
            
No hace mucho, en julio ─el mes patrio─, un hipermercado expuso sus imágenes-ícono de los héroes peruanos en todas sus enormes tiendas a nivel nacional.
            
Doce tiendas de provincias, para ser más exactos.
           
La Marca Perú también ha mostrado algunas de sus imágenes en publicidades impresas. Y aparte, el equipo de fútbol de Universitario de Deportes lo llamó para que agregara un diseño en su camiseta ─una garra─, y luego la Federación Peruana de Fútbol le pidió hacer algunas intervenciones con la prenda de la Selección Nacional.
            
Pero además, y en palabras del mismo Cherman, también está dirigiendo una empresa personal, es asesor de artistas gráficos y es asesor de músicos que le piden diseños exclusivos ─llámese carteles─ para sus bandas. Y con todo eso detrás, debe seguir realizando sus obras que luego irán a exposiciones como las de Por una fe no tan popular.
            
Con todo, y aunque con eso cualquiera diría que Cherman está de moda, él no lo cree.
           
─Konfundimos visibilidad con éxito. En Perú siempre se kiere hablar de éxito pero nunka de tu trabajo, de tu esfuerzo. La gente piensa ke si por alguna razón sales en televisión o la página de un diario automátikamente ya tienes éxito, pero nunka piensa en si el ke aparece allí está bien de salud o si logra kubrir sus expektativas ekonómicas kon su propuesta o si de verdad está logrando algo novedoso por mérito propio.
           
Y luego dice que sí, efectivamente, que se está matando en el trabajo pero que no necesariamente consigue lo que quiere, y mucho menos un éxito que, para concha, no existe.

 

                                                               *****

 

Pregunta obligada: si ya de por sí a una gran parte de la población le cuesta recordar nombres como Jorge Basadre, José Carlos Mariátegui o César Vallejo ─y ni qué decir de lo que escribieron alguna vez─, ¿no es una tentación al fracaso proponerlos como iconos a un público que probablemente nunca los ha leído?
           
─Mi propuesta no es ke seas un erudito en kada kosa ke presento sino ke más bien seas un deskubridor de lo tuyo ─dice Cherman─. El día ke escuches a Nikomedes Santa Kruz vas a volverte más peruano, huevón, y a partir de eso también tú podrás influenciar para mejorar algo de esto. Todo depende de kómo lo proceses.
           
Luego dice:
           
─Por lo mismo es ke yo no hago a Melkochita ni a Tongo ni a cualkier porkería: lo ke kiero es una kolección de peruanos ilustres.
            
Una colección donde no solo figuran héroes de la patria como Grau, Bolognesi, Olaya o Bastidas, sino también artistas e intelectuales relativamente contemporáneos como Felipe Pinglo, Blanca Varela o Luchito Hernández: imágenes por lo general matizadas con frases ─y variantes de frases─ muy conocidas. Como esa vallejiana de «Hay, hermanos, muchísimo por hacer, y tú no has hecho ni mierda» o la de una irónica Sarita Colonia ─santa para muchos─ que reza «Tu alma es mi campo de batalla».
            
Su obra como una forma de insistir en el reconocimiento propio y recuperar los ideales perdidos como los ciudadanos que nunca fuimos.
            
O en sus propias palabras: su obra como una reingeniería edukativa.
           
─Por supuesto, kon esos referentes no necesariamente intento ke la gente komparta sus ideas o sus gustos. De hecho, ni sikiera yo he leído a Basadre en su totalidad, pero si kuando ves su imagen te entra la duda y luego averiguas kién fue ese huevón, te darás kuenta de su importancia.
           
Otra pregunta obligada: ¿no se estará logrando el efecto contrario, es decir, mitificando a ciertos personajes de la historia que también tuvieron un lado oscuro?
            
─A veces me meto mi sankochado. Por ejemplo, al ilustrar a Ramón Kastilla, alguien saltó diciéndome ke también fue un diktador y me bajaron al hombre del kaballo. Puta, ahí te das kuenta ke muchas veces nos seguimos orientando por huevadas aprendidas en el kolegio.
           
Y dice:
            
─Pero también es cierto ke a veces te kieren desmitifikar lo desmitifikable: o sea, ke venga alguien y me kiera desinflar a Miguel Grau, ya no me joda. Entonces, antes ke pensar si Ramón Kastilla o Andrés Avelino Káceres aktuaron mal en algún momento, yo prefiero kedarme solo kon lo positivo.
            
Y luego, más adelante, Cherman dirá que de lo que se trata es de reconocer que por muy héroes que hayan sido estas figuras, también fueron seres humanos y comprender que, aún cuando en su vida personal hayan podido ser unas grandes cagadas, es por sus ideales por lo que llegaron a hacer cosas muy grandes.
           
Que eso los llevó a ser reconocidos más allá de sus personalidades individuales.
           
─Ahora, yo tengo una teoría sobre la Guerra del Pacífiko: los mismos peruanos mandaron a morir a la mejor gente ke tenían y se kedó la gente más mierda y traidora ke había: esa gente es la ke tomó el mando en los gobiernos sucesivos. ¿Tú sabes los kojones ke había ke tener para enfrentarse en kondiciones desiguales tal komo hicieron Bolognesi o Grau, sabiendo ke en kualkier momento los volaban? Y mira: los ke se kedaron vivos en el país son los ke nos vendieron la idea histórika de ke los únicos ke se salvan son los pendejos, los ke aktúan sin ideales. ¿Con eso ké nos dicen? Ke los ke se inmolan son los huevones: los ke kreen en este país.

 

                                                               *****

           

            Detrás de esos lentes que parecen modelados en madera ─¿era madera?─, los ojos de Cherman escrutan todo con desconfianza. Y luego, como si pudieran, sonríen: brillan.
           
─Me krié kon una madre muy tradicional ke todos los putos días hablaba kon dichos limeños. A ella le debo toda esa imaginería de frases populares en mi obra.
            
Luego cuenta que proviene de una familia del Rímac muy devota del catolicismo y que, gracias a su tío decimista ─un invidente que es profesor jubilado de lengua y literatura y miembro de la cofradía del Cristo Morado─, suele ir a las acostumbradas procesiones de octubre. Y eso que no necesariamente cree en la Iglesia porque piensa que la gente se zurra en los sagrados mandamientos: las primeras cinko huevadas ke te prohíbe la Biblia son las cinko primeras huevadas ke la gente hace.
           
De todo ello es que salieron las ideas de su muestra de religiosidad.
           
─Uno de los principios básikos de la religión ke expreso en Fe es el simbolismo, algo ke me interesa como artista gráfiko porke se asocia kon la propaganda y la instrumentalización. De alguna manera, lo ke ahora intento hacer son mis propios símbolos pero para rekontextualizarlos en algo ke nos falta komo peruanos: fe en uno mismo sobre todas las kosas.
            
Y agrega:
           
─Porke antes de kreer en dios, primero debes kreer en lo ke eres. Debes renovar la fe en ti komo persona.
            
O lo que es lo mismo, otra forma de revalorar todo lo que tiene este país ─con su gente y su diversidad y su historia incluida─: la misma fe que tiene Cherman para que alguna vez la gente deje de alardear de sus souvenirs de Warhol o Picasso y compre tazas y camisetas con imágenes de artistas locales como Tola o Llona, por ejemplo. Esa fe que tiene para esperar que algún día haya tiendas de arte en los centros comerciales más grandes de Lima desde La Molina hasta Independencia, y que le lleva a rogar a las galerías de arte que abran el mercado y se dejen de pensar en exposiciones que solo suscitan concurrencia el día de su inauguración.
            
─Para mí, arte es lo ke se hace kon sentimiento y huevos. Tu arte, así sea una mierda, si lo muestras kon huevos, podrá generar algo ke enrikezca a los demás.
           
Y entonces este individuo capaz de corregirte si lo llamas Germán ─por Germán Quino Ganoza, su nombre real─ y aclararte que él es Cherman, finaliza:
            
─El problema es ke a los peruanos nos falta huevos para asumir lo ke hacemos o keremos hacer: para asumir el precio de nuestros deseos. Y klaro, precisamente por eso es ke hay mucha gente ke prefiere irse por la segura. No arriesga nunka.


            
Por una fe no tan popular de Cherman.
           
Producción: Chermany Inks.
           
Lugar: Galería Del Barrio (Calle Camaná o Bernardino Cruz 148, Chorrillos).
            
Horario: De martes a sábado de 11 a.m. a 9 p.m. y domingos de 12 m. a 7 p.m.
           
Fecha espacial (visita guiada con perdición, subasta, música): 25 de octubre.
            
Ingreso libre.
            
Temporada: Del 4 de octubre al 4 de noviembre de 2012.


GDBchew.jpg

2 comentarios

Respetable opinión llena de mucha certeza y convicción acerca de nuestro hermoso país que extraño mucho, aún viviendo aquí; porque éste actual Perú no es lo que yo imaginaba en mis tiempos de estudiante, donde competíamos por la lectura de buena obras escritas, por el buen cine, por la lucha intrínseca de elevar nuestro nivel como ser pensante, el cual es innato en cada ser, en fin... por tal razón es que siento repudio por la mayoría de los medios de comunicación sea el tipo que fuere, por el asco que generan, por la forma de alienar e invadir la capacidad de raciocinio de los "seres humanos" de distraerlos del fin para el cual fueron creados. Vivo en provincia y haré todo lo posible por viajar a disfrutar de nuestra Galería del Barrio. Gracias de antemano por regalarnos ARTE...

Muy interesante en mostrar la realidad de esta sociedad, ya sean con sus pros y sus contras, me impactó la parte de "creer primero en uno mismo" y la verdad es que hay que tener agallas y huevos para realizar las cosas que cree uno, no cabe duda que leer te abre la mente; espero que un futuro todos los peruanos caminemos juntos para un mismo fin. Saludos

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.