Crónicas Marcianas

Carlos Chávarry

Aunque no solo serán pequeñas crónicas: también se publicarán reportajes y entrevistas sobre personajes y lugares que pasan desapercibidos. Donde lo que importa no es lo más miserable o lo más sensacionalista, sino lo que no necesariamente llama la atención. Sobre lo que hacemos y soñamos: lo que somos.

En otras palabras, lo que ocurre desde lo cotidiano: precisamente lo que casi nunca es noticiable. Pero que cuando se dice, sin embargo, resulta extraño, complejo. Por eso, si tienes alguna historia qué contar –por inactual o banal que parezca–, hazlo aquí. Porque hay cosas que si no se cuentan, nunca las entenderemos.

La moda como estilo de vida

Compartir:

Nos dice en qué creemos, qué es lo que deseamos y cómo nos percibimos. Según Milton Dos Santos, organizador brasilero de los Salones Pret-A-Porter de París, Nueva York y Tokio, la moda ya no es solo una manera de vestir: implica una forma de relacionarse con lo que nos rodea. Hoy el cuerpo, la tecnología y la alimentación son moda. La salud también.

830X5276A-va-ED.jpg


           Pret-A-Porter
-«listo para llevar», en francés- es una categoría dentro de la moda que se encarga de la producción en serie. Originalmente nació en los años sesenta como todo lo opuesto a lo exclusivo, en una especie de rebelión contra los diseñadores de formalismo suntuoso.
          
Milton Dos Santos, nacido en Brasil pero residente desde hace muchos años en Francia, es un reconocido consultor de modas -léase un investigador de tendencias- que ha estado detrás de los desfiles más importantes de la última década, desde París hasta Tokio, y desde Lisboa hasta Río de Janeiro.
           
Su trabajo más conocido, no obstante, es la organización del Salón Pret-A-Porter de París, Nueva York y Tokio, eventos que se realizan dos veces por año y que ya está anunciando su cartel para el 2012. Dos Santos estuvo en Perú gracias a la Alianza Francesa de Lima.
          
Esta es la versión completa de una entrevista que en la edición impresa alguna vez salió reducida a su mínima expresión: la tiranía de la prensa escrita. 

                                           *****

           [Fantasías]          

           Chanel decía que era muy fácil hacer un vestido Scherezade pero muy difícil hacer un vestido simple...
           
Exacto. En realidad lo chic está en la simplicidad y que uno pueda demostrar su personalidad. A eso se refería Chanel: crear lo extravagante es lo más fácil del mundo, pero crear algo elegante con simplicidad exige inteligencia.
           
¿Cómo se define el mal gusto dentro de la moda?
           
Cuando se peca de exageración: si como diseñador tienes dudas acerca de los detalles estéticos de tu creación, entonces mejor lo retiras. El mal gusto surge, precisamente, con la falta de educación y el poco contacto con las otras personas: el no entender los hábitos y comportamientos de los demás.
           
¿Y quién decide una tendencia?
            
Antes eran las industrias de tejidos y tintes quienes marcaban las tendencias. Pero ahora ya no: son los mismos consumidores quienes generan las tendencias a partir de movimientos sociales y culturales. Las principales marcas se preocupan en sintonizar con ellos.
           
¿Qué tipos de movimientos sociales?
           
Las tendencias de la moda suelen relacionarse a un momento específico, desde un país hasta una economía. Normalmente los diseñadores se fijan en contextos en los que está ocurriendo algo a nivel social. Por ejemplo, no es casualidad que la ropa de camuflaje para vestir en la calle aparezca en momentos en que en todas partes del mundo se vive alguna guerra, algún conflicto militar, sea tribal o nuclear. Todo esto se refleja en la moda.
            
Y que la moda se fije en lo que ocurre es una forma más real de asumir el mundo, ¿verdad?
           
Sí, porque los modistas ya se percataron de que diseñar una fantasía no tiene mucho sentido: que si elaboras una pieza extravagante o costosa solo una persona te va a comprar, y para usar una sola vez. Además, hoy el mundo es mucho más pobre que antes. La paradoja es que, aún siendo pobre, la gente busca consumir más.
           
¿Pero tanto las personas de dinero como las de escasos recursos necesitan de la moda?
           
Así es, en la medida en que el ser humano tiene una personalidad y necesita proyectarla. Y eso viene desde los tiempos prehistóricos. Hay que considerarlo así: la moda es una fábrica de sueños, y si tú no sueñas con algo -en el día a día- sería muy triste.
            
Eso parece ir más allá de la vestimenta...
           
Es que debemos sacarnos de la cabeza la vieja creencia de que la moda es solo un fenómeno del vestido cotidiano. La moda ahora está vinculada con los mercados y el consumismo. La moda se relaciona con objetos que van más allá de la vestimenta: accesorios, alimentos, el mismo uso de la tecnología en sí. La moda no habla solo de ropa, sino de un consumo abierto y expansivo de muchas otras facetas de la vida contemporánea. Representa un estilo de vida.

                                                        *****

            [Tendencias]

           En Estados Unidos ya no se hace mucho caso de las modas: ahora la gente se viste con lo que le provoca y pone en aprietos a las grandes marcas...
           
Es que ahora vestirse como si estuvieras dentro de una revista de modas está fuera de foco. Antes las grandes marcas buscaban uniformizar las tendencias: que todo el mundo se vistiera igual. Hoy, lo importante es utilizar la moda para demostrar una personalidad y no ser más un fashion victim. Y es que vivimos en una época en la que el cliente está cansado de ser dirigido en cualquier sentido. Andamos conectados a Internet y el teléfono, y podemos hacer lo que nos dé la gana con el tiempo. Eso refuerza nuestro individualismo.
           
¿Las modas implican una ideología o un discurso?
           
Un discurso, tal como lo fue la moda punk y ahora el neo-punk. Recordemos que en su momento el punk fue una forma trasgresora y contestataria ante la sociedad: hoy solo es una manera de vestir con una agresividad calculada. Hay una guerra de tendencias, y como la sociedad actual se encuentra disipada y confundida en términos generales, se percibe una influencia de décadas pasadas.
            ¿Y dónde quedó el conservadurismo de marcas como Yves Saint Lauren o Prada y que era parte de su imagen?
           
A estas alturas todas las grandes marcas ya se volvieron jóvenes de espíritu. Por ejemplo, antes Chanel tenía un diseño especial que resultaba muy atractivo para las señoras de fortuna que podían costear sus vestidos. Pero para las hijas de estas señoras, los vestidos les resultaban horrendos y anticuados: no compraban Chanel porque les parecía ropa costosa de viejas. Cuando la marca se percató de que estaba perdiendo a futuras compradoras, giró el negocio y fabricó hasta jeans.
             
¿Cómo se define el paso de una tendencia a otra? 
            
Eso depende de la evolución del mercado: observamos lo que visten las clases de alto poder adquisitivo, y luego observamos lo que viste la clase media. Al final está lo que la gente ya no quiere usar más. A partir de allí definimos si se trabaja con líneas o cuadrados, o si con colores pasteles o brillantes.
           
¿Esos cambios tienen plazos?
            
La evolución va de acuerdo a una influencia o tendencia que, a lo mucho, dura dos años. Pero por lo general, las tendencias se fijan de acuerdo a las estaciones, es decir, cada seis meses.

                                                        *****

            [Proyecciones]

            ¿Alguien de verdad se viste con la ropa extravagante que se muestra en las pasarelas?
            
Cuando se realiza un desfile se utilizan piezas estrambóticas solo para que la prensa hable de ellas. Luego estos vestidos son adaptados a diseños comerciales y populares. No hay que confundir: la pasarela es solo la inspiración original y fantástica de una colección.
           
¿Pero qué considera un diseñador cada vez que dibuja un boceto?
            Todo empieza con un sueño. Se idealiza un tipo de mujer, un tipo de universo, y esto se va traduciendo al mundo real. Después se plantea cómo quedarían esos vestidos en todo tipo de situaciones cotidianas. 
           
¿Y también se piensa en lo que será la próxima tendencia?
           
Exacto, se observa las tendencias que están finalizando y las que van comenzando. Y ese análisis es muy necesario. Si no consideras esos estudios y buscas sintonizar con lo que se desea, entonces lo que propongas no será más que un delirio.

                                                        *****
            
            [Folklore]

            ¿Qué tan considerada es la moda proveniente de América Latina?
            Toda Europa, Japón y Oriente Medio miran ahora hacia América Latina porque allá están muy saturados. Recordemos que son regiones donde están asentadas las grandes marcas y los potenciales compradores. Sin embargo, percibo que mientras los europeos quieren vestirse con el estilo latinoamericano, los latinoamericanos quieren vestirse como europeos.
           
¿Y cómo percibe la situación en este país?
           
Ocurre algo interesante: en el Perú existe una importante tradición textil ancestral, de larga data, que viene de siglos atrás y de generación en generación. Aquí hay algodón pima -con cualidades que nunca antes he visto-, lana de alpaca -una maravilla-, y todas las técnicas de tejido y bordado. El problema -y creo que esto es a nivel continental­­­- es que su tradición debería acompañarse de una visión de la moda. Porque no se trata de apegarse a la tradición y diseñar piezas folklóricas, sino de equilibrar este lado artesanal con la moda contemporánea.
           
¿Pero esta consideración por lo folklórico no es lo que se llamó «moda étnica»?
           
No, lo étnico no quiere decir folklórico. El folklore representa a un país. Un ejemplo: la vestimenta típica que utiliza una modelo peruana cuando concursa en un certamen de Miss Universo. Eso no significa que en Lima la gente se vista necesariamente de esa manera. Ahora, si analizas las piezas, el bordado, los colores y figuras de esa vestimenta típica y los plasmas en diseños contemporáneos, es posible que puedas promover un nuevo estilo.
           
¿Y el Perú aún no ha inspirado ningún estilo mundial?
           
Creo que es un problema de toda la región el no poder salirse de lo folklórico e inclinarse hacia lo contemporáneo. Y no es tanto porque la pobreza no permitiera una industria de la moda: es por una cuestión ética, donde la gente sabe la procedencia de la ropa y cómo se confecciona: con mano de obra barata y en condiciones paupérrimas para los trabajadores. Es un problema tanto ético como étnico.
            
      
                                                  *****
            
            [Imitación]

            Hasta no hace mucho las vestimentas llevaban el logo por fuera. ¿Para la moda somos como vitrinas de sus propios productos?
           
Creo que esa tendencia ya está disminuyendo. Ahora importa más lo que va con uno mismo y se deja de pensar en la valorización de los otros según lo que uno lleve puesto. Ahora bien, esa idea de lucir logos es más bien típico de países poco desarrollados: en culturas donde hay mucha diferencia de clases, donde hay grandes desigualdades y la élite busca diferenciarse sobremanera de los demás. Eso ocurre mucho en Latinoamérica.
           
Dentro de una misma región hay diferencias marcadas para vestirse: en Lima no nos vestimos como en Buenos Aires, por ejemplo. ¿A qué se debe esto?
           
Es una especie de tradición o conservadurismo cultural. Es la manera de ser de cada país, de una manera de verse a sí mismos, de provocar en sus propios términos de seducción. Pongo otro ejemplo: en Brasil, los sostenes de los bikinis son muy pequeños pero las chicas nunca hacen topless. En cambio, en Francia los sostenes son grandes, y sin embargo las chicas hacen topless.
           
¿Y por qué en Lima, pese a que existen modelos de ropa de buenos diseños, estos se copian de mala manera? Pienso por ejemplo en Gamarra...
            
Es que se copia el diseño pero no el corte. Y allí está la diferencia: en la cualidad. Explico: cuando fabricas un pantalón, tienes las medidas y todos sus detalles -como pliegues, botones y adornos metálicos, por ejemplo-. Pero cuando se fabrica el pantalón en imitación se retiran todos esos elementos porque implican un coste que encarecería el producto y tomaría más tiempo. En otras palabras: se copia el patrón pero se busca la manera de hacerlo más barato, y ya no queda igual.

                                          *****
            
            [Cuerpos]

            ¿Los cuerpos también tienen modas?
            
Sí, y existe una gran preocupación por los cuerpos como maniquíes. Hoy los diseñadores hacen campañas contra la anorexia. Y no solo por una consideración de salud, sino también por un hecho social: las mujeres hoy en día ya no son tan esbeltas sino más robustas. De hecho, muchas marcas están creando piezas de tamaño XL que antes no se producían.
           
Pero la anorexia es un problema que generó la misma industria de la moda...
          
Es verdad, pero también hay que considerar que antes las estrellas de cine como Liz Taylor o Greta Garbo fueron la inspiración por su estilo. Esa inspiración ya no existe más: hoy los ídolos a considerar son las modelos, y quizá eso se deba a que la gente las siente más cercanas: son más populares, muchas provienen del pueblo.
           
Antes era la moda del cine, y ahora es la moda de la moda...
           
Así es, la moda de la moda. Y en eso interviene además la tecnología, que te permite registrar muchos diseños a la vez y mezclarlos.
           
Pero ahora las chicas ansían tener cuerpos de modelos...
           
Las modelos pasaron a ser el símbolo que antes fueron las estrellas de cine. Y de allí derivó el problema de la anorexia en todos los desfiles del mundo.
           
¿Hay modas dañinas?
           
Creo que dentro de la moda hay más preocupación por la salud y el cuerpo. Incluso hay una conciencia ética de los insumos con los que se fabrica la ropa: si es de algodón o plástico, y cómo estos afectan a la comodidad. La tecnología ayuda a mejorar la industria de la moda. Ahora puedes encontrar tejidos inteligentes en camisas y sombreros que te protegen de la radiación ultravioleta del sol, y también tejidos antibacteriales para las medias y la ropa interior. Hay también tejidos antiestáticos y antimanchas, y lo que antes estaba reservado solo para usos de laboratorio y campos científicos ahora está entrando a la moda.


                                                      Crédito de fotografía: Lucero del Castillo. 

1 comentarios

Modestamente y sin ánimo de protagonismo digo que la mayoría de las afirmaciones del reconocido consultor de modas Milton Dos Santos, lo expuse en 1994 ante el XIII Congreso Panamericano de Profesionales de Alta Costura realizado en Mar Del Plata y Buenos Aires - Argentina. Representando a Perú diserté mi tema de investigación titulado PSICOLOGÍA DE LA MODA, Ahora estoy abocado a mi nuevo libro titulado ¿¿ QUÉ ES MODA??. donde ustedes encontrarán mas conceptos sobre este tópico. Debo felicitar a Milton Dos Santos por sus expresiones, ya que en los 90's mis afirmaciones no eran tomados en serio aquí en Perú.

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.