RSS

Crónicas Marcianas

Carlos Chávarry

Carlos Chávarry

Aunque no solo serán pequeñas crónicas: también se publicarán reportajes y entrevistas sobre personajes y lugares que pasan desapercibidos. Donde lo que importa no es lo más miserable o lo más sensacionalista, sino lo que no necesariamente llama la atención. Sobre lo que hacemos y soñamos: lo que somos.

En otras palabras, lo que ocurre desde lo cotidiano: precisamente lo que casi nunca es noticiable. Pero que cuando se dice, sin embargo, resulta extraño, complejo. Por eso, si tienes alguna historia qué contar –por inactual o banal que parezca–, hazlo aquí. Porque hay cosas que si no se cuentan, nunca las entenderemos.

Demasiado poco tiempo

Compartir:

Una inclasificable comedia te propone aprovechar mejor tus días y abandonar esa neurosis de ser feliz a cualquier precio. Porque quizá no se trate de hacerte la vida más sencilla, sino de hacerte tú mismo más sencillo.  wallpaper DEMASIADO POCO TIEMPO ED.jpg

Dos personas intentan conocerse en un café pero de pronto dicen cosas de su vida que estropean la situación. Solución: retroceder el tiempo por un segundo hasta dar con la respuesta correcta.
           
Dos moscas se enteran de que su plazo de vida es de solo un día porque así es la longevidad de su especie. Solución: saborear cada minuto de su existencia declarándose amor eterno.
           
Dos obreros mesopotámicos se percatan de que construir una Babel infinita hasta las nubes les demandaría toda su vida. Solución: inventar que Dios está en todas partes ─y no solo en el cielo─.
           
Y un desempleado que cada día asume la identidad de algún personaje famoso ya desaparecido solo para sentirse vivo, y un psicoanalista que termina siendo psicoanalizado por su paciente porque ambos sienten que viven en un constante dejavú, y un confundido Trotsky con un piolet clavado en la cabeza que revive solo para contarnos que aún tiene esperanzas en ese mundo donde él ha sido asesinado.
           
Si sientes que la palabra vida se repite en todas estas historias, no es por simple azar.

                                           *****

─El teatro no tiene por qué ser siempre lineal: también puede ser zigzagueante.
           
David Carrillo Saco es el director de Demasiado poco tiempo, la obra de Plan 9 que reúne ocho breves historias bajo un mismo lema: el carpe diem, esa expresión latina que habla de disfrutar cada segundo como si el mañana fuera a estallar. Por zigzagueante Carrillo quiere decir que este es un montaje no convencional, sin el clásico inicio-nudo-desenlace que se espera de todo relato. Y que en esa desestructuración radica precisamente su placer.
           
─Me divierten las obras que ofrecen una visión caleidoscópica sobre un tema en especial: una mirada que se concentra sobre algo pero desde varios ángulos, modificándolo en el camino ─dice.
            
Es decir, una especie de zapping mental en la que el espectador tiene ocho oportunidades para gustar de la propuesta.
           
Una obra ideal para públicos que no necesariamente están acostumbrados al teatro y que eventualmente podrían sentir que los argumentos de una obra se alargan hasta aburrir.
           
Públicos con tempos distintos.
            
A eso se suma otra ventaja del formato breve: las historias compiten unas con otras. Entonces habrá personas que se sentirán más divertidas por el segundo relato y otras que se sentirán más emocionadas con el quinto, y así. La experiencia: una democracia de gustos: el regocijo de una cultura fragmentaria.
           
─Si te lo piensas bien, es como un food court: ocho obras/platos que tienen todos los condimentos y se alternan entre sí para que las puedas saborear ─dice el director─. Unas son picantes, otras son algo más serias, por ahí están las bufas totales y por supuesto las de mucho feeling. Nadie se queda indiferente y sin una dosis de lo suyo.

                                           *****

David Ives ─egresado de Yale y becario del Guggenheim en arte teatral─ es el autor de cada una de las historias de Demasiado poco tiempo. Norteamericano de nacimiento pero con ascendencia francesa, el dramaturgo no puede evitar hacer referencias de la cultura europea todo el tiempo.
           
Allí están, por ejemplo, las menciones al pintor impresionista Edgar Degás o el político revolucionario León Trotsky.
           
Tampoco faltan los guiños conceptuales como el dejavú ─esa extraña sensación de que una experiencia personal se repite exactamente igual en otro momento y lugar─ y el doppelgänger esa sombra, ese doble de personalidad que todos tenemos en alguna parte de este mundo y que de vez en cuando se nos cruza en el camino.
           
Detalles que, por lo demás, enriquecen la vida misma.
           
─Originalmente Ives escribió veintisiete historias de formato breve ─dice David Carrillo─. Yo hice una selección y me quedé con ocho, las más impactantes desde su estilo. Luego propuse las historias en un orden determinado en el que, conforme se van sucediendo, el tema central se hace más notorio. La idea es que la obra sea una caja de Pandora: que el espectador se forme una expectativa al final de cada historia y se pregunte: ¿Y ahora qué sigue?
           
Un carácter impredecible que permite precisamente esas historias con apariencia lúdica ─y alegre, abstracta, reflexiva, misteriosa y sosegada, todo al mismo tiempo─.
            
La sorpresa necesaria para contarte algo.
            
Sobre todo en una serie de relatos sin personajes centrales y que habla sobre lo efímero de la existencia.

                                          *****

─«¿Por qué vives preocupado? No te pre-ocupes. ¿Por qué simplemente no te ocupas? Vamos, ocúpate». Ese es el mensaje emocional que te queda tras ver la obra ─dice Carrillo─. Y más que mensaje, diría que es el desenlace de Demasiado poco tiempo.
           
El nudo de la obra: esa conocida sensación que te lleva a preguntarte qué es el tiempo y qué es la realidad y qué haces tú en medio de ellos.
           
El inicio de la obra: tú como espectador y tus vivencias.
           
Como la historia de los dos jóvenes que se conocen en un café y cuya conversación se basa en estas premisas ─tan cotidianas de por sí─: ¿Cuántas veces has demorado en corregir una frase que arruinó todo lo logrado? ¿Cuántas veces quisiste retroceder solo un segundo para enmendar esa tontería que hiciste?

                                           *****

La producción teatral de Plan 9 ya no se presenta más en el escenario de la Biblioteca Nacional: se terminaron los contratos y no hubo nuevos acuerdos. Ahora David Carrillo y Giovanni Ciccia ─los directivos─ han decidido apostar por otro espacio: el Teatro Larco de Miraflores, un lugar clásico que por muchos años permaneció semi-cerrado o con funciones de obras que casi pasaron desapercibidas.
            
Por lugar clásico entendamos un teatro modesto pero acogedor: íntimo.
           
De hecho, tanto Carrillo como Ciccia lo sienten así: aquí se conocieron, durante un taller de actuación de Alberto Ísola a inicios de los años noventa.
           
─Yo le tengo mucho cariño al Teatro Larco porque este espacio fue mi alma máter ─dice el director─. Cuando era adolescente solía venir a los talleres matinales de Ísola. Porque entre estas paredes se formaron Norma Martínez, Bruno Odar, Katia Condos y July Natters, por ejemplo. Y de mi promoción ─año 94─ salieron Salvador del Solar, Tatiana Astengo, Sandra Bernasconi y, claro, Ciccia.
            
Y entonces Carrillo cuenta que en las mañanas participaba en el taller, en las tardes se veía todos los ensayos de las obras de esos días, y en las noches ayudaba en las funciones pegando afiches y vendiendo programas al público. 
            
Este teatro era como su casa. Y ahora vuelve a ser su experiencia de vida.

                                           *****

Al final de la entrevista le comento a David Carrillo que su obra se parece muchísimo a una conocida película francesa ─salvando las distancias entre el cine y las tablas, claro─.
           
El director se confiesa y dice que él también lo había pensado en algún momento. Luego esboza una sonrisa de halagado.
           
Demasiado poco tiempo podría hacernos recordar a París, te amo.


Demasiado poco tiempo, de David Ives.
Dirección: David Carrillo.
Elenco: Manuel Gold, Alina Ferrand, Pietro Sibille, Masha Chávarri y Carlos Galiano.
Horario: De jueves a lunes a las 8 p.m. y domingos a las 7 p.m.
Lugar: Teatro Larco (Av. Larco 1036, Miraflores).
Entradas: De venta en Teleticket (de Wong y Metro) y boletería.

 

 

4 comentarios

hola quisiera saber hasta cuando dura la obra. gracias.

Hola, Mercedes, en principio la obra va hasta el 8 de agosto, así que solo en este punto hay tiempo. Espero te diviertas. Saludos.

Hola Carlos, me da gusto que apoyes los eventos de interés cultural que courren aquí.
Me gustaría saber si hay una forma de ponerme en contacto contigo ya que yo también estoy próximo a estrenar un evento y me gustaría saber si aquí en el blog se podrá difundir.

Espero tu respuestas, saludos.

Claro que sí, Daniel. Te estoy escribiendo al correo que agregaste en el comentario. Allí tendrás mis datos para conversar. Un abrazo.

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.