RSS

Crónicas Marcianas

Carlos Chávarry

Carlos Chávarry

Aunque no solo serán pequeñas crónicas: también se publicarán reportajes y entrevistas sobre personajes y lugares que pasan desapercibidos. Donde lo que importa no es lo más miserable o lo más sensacionalista, sino lo que no necesariamente llama la atención. Sobre lo que hacemos y soñamos: lo que somos.

En otras palabras, lo que ocurre desde lo cotidiano: precisamente lo que casi nunca es noticiable. Pero que cuando se dice, sin embargo, resulta extraño, complejo. Por eso, si tienes alguna historia qué contar –por inactual o banal que parezca–, hazlo aquí. Porque hay cosas que si no se cuentan, nunca las entenderemos.

Grito en la oscuridad

Compartir:

Una revista limeña peca de idealismo: pretende ganar lectores a partir de la crítica social y el arte. Peor aún: sabe que no ganará dinero. Pero es una de las más interesantes publicaciones que existe en el país.

ElGrito3_FINAL_MECH.jpg 

Primera escena: una revista de tapa gruesa y colorida llega a la sala de redacción de un influyente periódico limeño: las editoriales suelen enviar sus productos a los principales medios de comunicación para que las reseñen o las comenten. Segunda escena: un editor de ese periódico lo saca de su bolsa y lo comienza a hojear rápidamente, no sin un gesto de desprecio en la cara. Luego se deshace de ella: la regala a cualquiera. Tercera escena: un redactor le pregunta qué le parece ese número. Y el editor le responde: «No me gusta. Es una revista para maricones».
            
La revista se llama El Grito.
            
Y esta edición en específico -la tercera, aparecida a fines del 2010 bajo el lema de El sexo nuestro de cada día- habla sobre temas de identidad y género.
           
Es decir, sobre transexualidad, bisexualidad, homosexualidad, heterosexualidad: temas que hoy están en boca de todo el mundo aunque a veces sin saberlo -ya sea a través de una charla cotidiana, un discurso político o religioso o un programa de televisión- y que suelen provocar risas. O tensión.
           
Temas contemporáneos que en otros países ocasionan cambios readicales dentro de sus sociedades.
           
Temas que van más allá de los típicos clichés de arqueología y gastronomía como toda cultura nacional.
           
Temas que, en esta publicación, son tocados como ensayos por artistas plásticos e investigadores -léase antropólogos, filósofos, sociólogos, educadores, psicoanalistas, catedráticos- provenientes de universidades como la Católica, Pacífico o la de Lima y otras instituciones de prestigio que han decidido colaborar con el proyecto de manera gratuita.
            
Temas que, para algunos, solo son mariconadas.

                                           *****

Citas citables [de la publicación]:

#1: «En La perversión y la relación social, Slavoj Zizek cita a Diderot (1748), quien solía afirmar que una mujer tiene dos voces: la de su alma, que por instinto miente y engaña, y la de su 'joya', la vagina, que siempre dice la verdad».

                                           *****

«Nosotros queremos plantear una revista-libro antes que solo una revista -explica Carlos García-Montero, director de la publicación y fundador de Ptyx Editores-. Y definitivamente creemos que llena un vacío porque no ha existido antes una revista especializada en cultura contemporánea y artes visuales».
           
Aunque por eso mismo sabe que su propuesta podría no ser entendida. O peor: malinterpretada. «Hace poco nos reseñaron en un diario y dijeron que teníamos influencia marxista. Nada más desinformado: nosotros planteamos una crítica social desde varios puntos de vista. Es c-r-í-t-i-c-a», aclara, con voz un tanto fastidiada.
          
Y fastidiado porque la confusión suena lógica: vivimos tan bombardeados de propaganda y publicidad que creemos que toda crítica es la visión negativa de algo.
            
Como si toda crítica fuese una queja cargada de ideología.
            
Su socia en la editorial y el proyecto, María Paz Gastañeta, confiesa: «En realidad planteamos esta publicación con mucho idealismo porque nunca pensamos: "Queremos hacer negocios: ¿qué tipo de revistas funcionaría?". Fue al revés. Y sí, es agradable hacerlo, pero también nos representa una verdadera batalla. Porque es una mezcla de idealismo e inexperiencia».
           
Un idealismo que explica por qué esta tercera edición de 120 páginas excede de las 100 que originalmente debía tener.
           
Una ilusión que aclara por qué esa revista cuesta 20 soles cuando, por su formato grande y su papel bond para los textos y couché para las fotografías, debería costar aún mucho más.
           
Una inexperiencia que les impulsa a publicar tres mil ediciones de la revista en cada tiraje y que subvencionan en parte para que más personas puedan adquirirla: en las librerías Libun de las universidades limeñas se consigue a solo 8.5 soles.
            
¿Les resulta muy difícil contar con auspiciadores? «Sí lo es y a veces nos piden que hagamos concesiones comerciales que no aceptamos -responde Gastañeta-. Pero también suelen alentarnos para que seamos pacientes. Nos dicen que hay que esperar a que se defina el mercado, a que se posicione el producto ante el público, y que eso puede ocurrir recién dentro de tres años».
            
Tres años. 36 meses. 1095 días. Nueve ediciones más. Doce en total.
           
En todo ese tiempo, la revista pasará desapercibida.
           
Podría.

                                           *****

Citas citables [de la publicación]:

            #2: «En la literatura de tiempos recientes hay dos figuras notables que han manifestado su simpatía por los pies femeninos. Mario Benedetti afirmaba que la mujer que tiene los pies hermosos sabe vagabundear por la tristeza y que nunca podrá ser fea, mientras que Pablo Neruda amaba los pies arqueados de Matilde, su esposa, porque anduvieron sobre la tierra y sobre el viento y sobre el agua hasta que lo encontraron».

                                           *****

Algunos especialistas opinan que ahora, con la proliferación de revistas de todo tipo en la calle, se lee más en el Perú, les digo. García-Montero responde: «No lo creo. Se lee más revistas pero de las que están relacionadas con el consumo y el entretenimiento, aquellas con contenidos más ligeros. La mayoría de personas no valoran mucho las publicaciones informativas o de ensayos».
            
Aunque bien podrían hacerlo con El Grito, siquiera por su carácter transgresor: la revista -monotemática y trimensual, con una portada llamativa y un título que a cada número va cambiando de tipografía- busca ser subversiva en los contenidos de cada nueva edición.
            
Subversiva si consideramos que se exponen temas que en otros medios de comunicación se obvian por declararlos 'escandalizables'. Y si consideramos que no necesariamente comulgan con la opinión de los directores de estos medios.
            
Ejemplo: I love Jessie Balboa, las ilustraciones de Enrique La Cruz: una suerte de postales a todo color de los sueños de un adolescente homosexual que se enamora de otro hombre -más grande y barbado- y que terminan violentándose en la cama, desnudos.
            
Revista en mano, García-Montero se explica: «Si te fijas bien, el trabajo de La Cruz puede verse hasta tierno pero algunos lo han visto como demasiado perturbador y les ha generado rechazo».
            
Puede ser: uno no se imagina a un padre de familia encontrando estos dibujos en la caja de zapatos de su hijo de 13 años.
           
No por ahora.
            
Y el editor agrega: «En el fondo eso es lo que buscamos: generar una disputa, un shock. Nuestra meta no es que la revista le encante a todo el mundo sino que también moleste, porque es una revista de crítica y debe movilizar cierto estado de cosas».
             
Al oír esto, María Paz parece animarse: «Eso: cuestionarlo todo. Provocar que dejemos de ser ovejas».
            
¿Pero una postura así no los podría mostrar ante los demás como los únicos en el universo que tienen la razón de todo? Respuesta del editor: «No, que no se entienda de esa manera. El Grito es más una plataforma de discusión con diferentes propuestas. Queremos promover más una 'cultura de diálogo' que la 'cultura' como un concepto abstracto y meramente intelectual».
           
He allí su estrategia.
           
Y funciona: quienes colaboran con la revista a veces ni se conocen. Reciben el encargo y se limitan a escribir desde su propia postura. «Por lo general ellos no coinciden con los otros autores. A veces ni siquiera coinciden con nosotros los editores -dice Gastañeta-. Pero nos parece perfecto: los publicamos».
           
Y recalca: «Porque creemos en el contraste de opiniones».
           
Entonces García-Montero se despide: «Y nada, qué más podemos decirle a la gente sobre la revista: solo que la compren. Que el próximo número será sobre consumismo. Que sean consumistas también con esto».
           
Con la cultura: esa palabra despreciable para algunos periodistas y empresarios.

                                           *****

            
Citas citables [de la publicación]:
            
           
#3: «Dicotomía: chef versus cocinera. El primero con mucho prestigio; la segunda, menos valorada. El apelativo de chef lo reciben básicamente los hombres. Las mujeres solo son cocineras. [...] Pero "la mujer sigue siendo la que cocina en el Perú", nos dice la propietaria de El Señorío de Sulco, "sobre todo en los sectores medios y más pobres. Y además, la mujer también trabaja. Definitivamente no es una realidad bonita como para difundirla en la prensa o los medios"». 

 

Dirección: www.elgritoperu.org

Comité editorial de la revista: Guillermo Nugent, Roberto Huarcaya, Pedro Pablo Alayza, Úrsula Freundt-Thurne, Víctor Vich, Ricardo Wiesse, Rocío Silva Santisteban, Sandro Venturo, Ana Cecilia Gonzáles Vigil, Víctor Krebs, Mario Sifuentes y Eduardo Gastelumendi.

Se vende: En autoservicios y supermercados Wong, Vivanda y Plaza Vea, en las galerías Vértice y Lucía de la Puente, las librerías Época y El Virrey, y en el Museo de Arte de Lima (MALI).

 

14 comentarios

... a Sandro Venturo lo recuerdo por las zandeces dichas en televisión y por la toronjita, a Rocío Silva por su apellido connotado, sus columnas y sus oemarios demasiado inferiores y a Marco Sifuentes por La ventana Indiscreta y su blog aburridísimo ...

p.s.: ... pensé que podrías aprovechar mejor el espacio, darle un aire diferente a la edición electrónica de Peru21 ...

Hola, Reve. Creo que lo único que has visto del post son los nombres que relativamente te suenan y te has hecho una rápida impresión. Te recomiendo que mejor compres la revista -o la hojees en algún lado- y luego comentes qué te pareció. Eso sería lo válido, ¿no crees? Otra cosa: criticar no es solo señalar los puntos negativos de algo o alguien: también implica proponer una mejora. Eso lo digo en el texto. Deberíamos aplicarlo nosotros también como lectores. Y finalmente, no es mi colega Marco Sifuentes quien participa en la revista -aunque bien podría, porque méritos le sobran-, sino Mario Sifuentes, el dramaturgo de La Tarumba y también ex editor de El Comercio, muy conocido por diseñar estrategias de comunicación. Saludos.


Ps: Existen más autores de los que conoces. Dales su oportunidad.

De casualidad llegó a mi la primera edicion de esta revista y hoy me entero que ya van en la 3era... soy diseñador grafico y justamente especializado en el area editorial, hago actualmente una revista sobre publicidad y lo que puedo decir es que no solo me asombró su propuesta visual (ilustraciones y fotografia) sino tambien su presentacion... formato no convencional e interiores en papel bond ( a mi parecer una exquisitez muy pocas veces vista)...
el tema textual es aparte, muy critica eso si, pero consecuente... me encanto y me la devore en 2 dias... simplemente para seguir esa linea y con la esperanza que lleguen lejos.
Aplaudo, desde aqui, su perseveracia en la difusion de ideales y de la cultura contemporanea... es necesaria ante tanta publicacion mediatica que no enseña nada!.
Saludos

Estimado Carlos.

En vez de defender a tus amigos y responder de tan mala gana a un lector creo que deberías contestar la pregunta sobre tu blog. Cada persona es libre de pensar lo que le parece ¿o no lo crees así?


Un besito.

Hola, gracias por escribir, pero creo que hay un problema de interpretación. Uno: ¿qué pregunta me hace Reve? Que yo vea, ninguna. Dos: no creo haberle ofendido ni respondido de mala gana. En todo caso, habría que revisar quién hace las inferencias despectivas (y ofensivas) respecto a algunos autores. Tres: esta nota no está hecha porque la revista sea de "mis amigos", como erróneamente dices, sino simplemente porque es un buen producto y esfuerzo del que nadie parece comentar nada (por favor, si no la compran, siquiera revísenla en el súper). Cuatro: tu afirmación, por el contrario, esconde una apreciación negativa sobre mi trabajo. Yo podría alegar que con eso me insultas (no lo haré). Y cinco: sí, cada quién puede opinar lo que le parece. Pero si agredes innecesariamente y sin mayores argumentos, siempre alguien te pondrá un límite. Saludos y buenas vibras.

Interesante tener un espacio para traer al escenario a personajes o historias que nos pasan desapercibidas durante el monotono paseo de la rutina diaria. Sugiero colgar videos para tener un mayor impacto.

Eso si, copiar el nombre de la serie televisiva espanola me parece que no es un punto a favor de la creatividad que esperamos ver en este blog.

"provenientes de universidades como la Católica, Pacífico o la de Lima y otras instituciones de prestigio"


Tomando en cuenta que la católica produce mucho mas que la del Pacífico van bajando de nivel hasta la de Lima no? luego las otras de prestigio serían si no me equivoco la San Martín, la Garcilazo y la San Ignacio?
Me parece curioso que obvies la San Marcos que es el alma mater de una de las autoras?

No, Antenor, no es necesario tantas sutilezas y creer que voy bajando la categoría de las universidades conforme las voy mencionando. Por eso digo: "y otras instituciones de prestigio", que involucra a otras universidades, institutos, escuelas y ONG's que ya sería engorroso enumerar. En lo que sí reconozco una metida de pata es en no haber mencionado a la Universidad de San Marcos: debí también señalarla porque su aporte -y su gente- es invalorable. Mil disculpas y gracias por su comentario oportuno.

Hola, Iván, gracias por la sugerencia del video. Y lo del nombre de Crónicas... ya lo respondí en otro post donde decía que a estas alturas el título no es de nadie (y que no pertenece originalmente a una serie de tv que ni veo). Considéralo así: fue más una joda decir que este espacio sería 'marciano' porque precisamente escribiría sobre cosas que pocas veces se publican. Un sinónimo de inusual, digamos. Y ya, si quieres: porque quizá soy un poquito marciano. Un abrazo.

Creo que puedes aportar más desde esta tribuna, empezando por el título del mismo, los que eliges para lo que escribes y finalmente los temas que tratas y cómo los redactas. Tus historias no pasan desapercibidas, tampoco cotidianas. Tú estás en agenda, ese es tu mundo, sucumbir a los designios del periodismo, roerse en la chismografía.

Eh.... no sé si esto es un elogio o es todo lo contrario. Igual, gracias por el comentario. Ahora yo pregunto: ¿alguien puede decir algo más sobre la revista que sobre mí mismo (y mis títulos y mi narrativa y mis expectativas)? ¿Y alguien puede darme sugerencias sobre qué les gustaría que reporteara? ¿Y alguien puede contarme una historia por muy chiquita que sea? Vamos, no sean tímidos.

Marciano, creo que abriste la caja de pandora donde se encontraban tus anti-simpatizantes.

Pero Reve, lee bien antes de escribir. Y también sería mejor que pienses antes de "opinar" o lanzar "comentarios tan inferiores" y en lugar de presentar algún aporte, terminan arruinando aquello que, seguramente, de buena voluntad pretendiste dar a entender. Una lástima, pero para la próxima, a la izquierda del botón Enviar hay uno de Vista previa, imagino, para usuarios Reve.

Es interesante, al parecer la gente prefiere opinar sobre nombres y apellidos que en el tema de fondo.

Producir una revista sin el paraguas de un gran grupo editorial o comercial es un riesgo. Hacerlo y sostenerlo sin fines económicos responde al simple hecho de querer hacer las cosas. Y si se trata de una propuesta diferente en el Perú, merece, por lo menos, ser revisada antes de enviar al ciberespacio comentarios desafortunados. Esta bien que sea un espacio infinito pero no se pasen.

Aplaudimos las criolladas, nos permitimos las ligeresas.
¿Que tal si proponemos algo mejor?

Saludos.

soy estudiando diseño y me parece interesante una revista diferente interesa mucho adquirirla, pero me gustaría saber sus fechas de publicación, gracias.

Hola, Lola, pues la verdad es que esa es una buena pregunta. Se supone que la nueva edición sobre consumismo ya debería estar circulando por la calle. Pero como digo en el texto, a veces es difícil producir una revista de este tipo con una periodicidad regular. De seguro ya debe estar por salir. Igual hay que estar revisando los estantes: en una de esas la vemos. Un abrazo.

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.