RSS

Cómics.21

César Santivañez

César Santivañez

Soy el cómic. Laureado, a veces prohibido y otras molido a palos pero siempre con una sola consigna: entretener a millones. Yo puedo transportarlos entre mundos y hacer que pasen grandes aventuras con sus personajes favoritos.

Algunos seguidores de mi magno reino serán los encargados de transmitirles la palabra escrita, así como de digerir y responder todas sus inquietudes acerca de mí en este blog. Digan conmigo: Larga vida al cómic. ¡Larga vida al cómic!

Archivos Junio 2016

¡Ferro Producciones cumple tres años!

Compartir:
Ferro.jpg
¿Recuerdan a Historieto y Cosplaya?

Ellos son obra de nuestros amigos de Ferro Producciones, grupo que este mes cumple 3 años trabajando por la historieta nacional.

Para celebrarlo, organizarán una serie de sorteos y actividades que ya se vienen dando en redes, y que irán hasta este sábado 2 de julio.

Además, el equipo estará llevando a cabo talleres gratuitos de dibujo todos los sábados en Arenales Plaza (primer nivel) de 10 am a 1 pm.

Entérate más ingresando a este enlace.

¡Felicitaciones, equipo de Ferro Producciones!

"Preacher", desde este sábado 9 de julio

Compartir:
Preacher FB.jpg

Si eres de los que ya ha leído "Preacher", ya sabes de qué va todo esto: personajes inolvidables, situaciones ultraviolentas y, por qué no, algunas verdades entre líneas. Todo, en el cómic que remeció el panorama editorial de la década del noventa. Nada menos.

Por otro lado, si eres de los que aún no se han enfrentado a esta obra de culto, basta que sepas que lo que te espera es un remezón cultural, y de los grandes. Es más: si tienes suerte, es probable que "Preacher" cambie tu forma de leer cómics.

Publicado originalmente en 1995 por el sello Vértigo, "Preacher" es valioso por muchos motivos, pero, sobre todo, por aventurarse a contar una historia cruda y alucinante, que aprovecha al máximo los recursos de la narrativa gráfica. No por nada la cadena AMC ("The Walking Dead") ha decidido cruzar la línea de la censura y adaptar la serie para la televisión. Como era de esperarse, los primeros episodios han causado gran revuelo entre los fanáticos.

Y ahora, la mejor parte: Cómics.21 te da la oportunidad de acercarte al universo de "Preacher" desde este sábado 9 de julio, con una colección solo para adultos.

Serán ocho números que corresponden al arco "Rumbo a Texas", primero de la serie, y que demuestran cuán lejos llegaron sus autores: Garth Ennis (guion) y Steve Dillon (dibujos). Las portadas estarán a cargo de Glenn Fabry ("Hellblazer", "Sandman").

Además, el primer número contará con un prólogo a cargo del periodista Marco Sifuentes y con un poster de "Preacher" dibujado por Dave Gibbons ("Watchmen", "Dan Dare", "The Originals").

Ríndete a la palabra: no querrás perderte esta colección.

¡"Preacher", todas las semanas a partir de este sábado 9 de julio, siempre a través de Perú.21!

Perú.21 te invita al Comic Fest

Compartir:
Comic Fest.jpg

¿Eres fan de los cómics? ¿Te gustaría asistir a uno de los eventos más importantes de año?

¡Entonces, este sorteo es para ti!

Perú.21 te regala 20 entradas dobles para ir al Comic Fest, evento que se realizará este sábado 23 y domingo 24 de julio en el Coliseo Dibós, y que contará con invitados de la talla de Humberto Velez (voz de Homero Simpson y Peter Griffin), Frank Maneiro (voz original de Batman en "Batman: la serie animada") y Rubén León (voz original del Joker en la misma serie).

¿Qué debes hacer?

Solo tienes que hacer click en el siguiente enlace, ingresar tus datos y esperar los resultados.

http://peru21.pe/promocion/comic-fest

Recuerda: ¡El sorteo se realizará este viernes 08 de julio!

¡Mucha suerte y sigue acompañándonos en la maravillosa aventura de los cómics, con Cómics.21!

Cinco aspectos de la paternidad explicados a través de personajes de cómic

Compartir:

No es una cuestión instantánea. No hay reacciones químicas ni cambios hormonales que transformen a un hombre en padre de la noche a la mañana: ni siquiera el nacimiento de un hijo. A ser padre se aprende con esfuerzo y casi sin darse cuenta. Sin embargo, sucede que la paternidad no es una condición que pueda ser explicada fácilmente sin caer en la cursilería de postal. Se trata, en cambio, de un cúmulo de sensaciones que se presentan en nuestras vidas sin pedir permiso. Es con este cóctel emocional en mente que elaboro esta lista, basado en mi experiencia y desde un ángulo puramente friki y egoísta.

Va, entonces, con cariño y a quien corresponda: cinco aspectos de la paternidad explicados a través de personajes de cómic.


1. Todo parece nuevo (Guy Delisle en "Crónicas de Jerusalén"). El mundo se transforma, desde el día uno, en una gran roca donde las amenazas no paran de brotar. Todo es potencialmente venenoso, y la sociedad se nos revela como una pandemia de violencia y estupidez. Como contraparte, la belleza empieza a aparecer en los acontecimientos más absurdos: un juguete con ojos graciosos o el movimiento de la ropa en el cordel, por ejemplo. De cualquier modo, el mundo es más bonito cerca al suelo.

page-019.jpg


2. Caemos en cuenta de que no creces: envejeces (el padre de Mafalda en "Mafalda"). La adultez, de la que nos sentíamos orgullosos, empieza a perder sentido. Si hay suerte, incluso se puede caer en cuenta de que la madurez también se ejerce con la ropa sucia y el cabello lleno de escarcha. Empezamos a reconciliarnos con las manifestaciones de protesta. Nos despegamos de algunos vicios.

Mafalda-Cigarreta.jpg


3. Nos reencontramos con nuestro niño interior (Cels Piñol en "Fantom Town"). Nos hacemos amigos de nuestros hijos y, como consecuencia, encontramos el placer en la cara opuesta de las convenciones sociales. Los efectos secundarios suelen ser peligrosos: las conversaciones entre adultos se vuelven aburridas, y uno solo piensa en correr por ahí. En algún momento la sala se transforma en un salón de juegos, y es entonces cuando nuestra propia casa se vuelve el parque de diversiones ideal. Para lo demás, siempre está el exterior.

Piñol.jpg


4. De pronto eres un héroe (Big Daddy en "Kick-Ass"). Cuando menos lo esperas, resuelves un problema cotidiano -una operación matemática, un relojito que no avanza- y recibes una mirada que se siente más como una condecoración. Durante unos segundos, eres indestructible. El dinero y los reconocimientos profesionales se relativizan y sales a la calle en una nueva versión de ti mismo, empuñando un arma invisible.

Kick-Ass.jpg


5. Aparece un miedo proporcional al cariño (Juan Salvo en "El Eternauta"). Apenas uno quiere más de la cuenta, el temor aparece. Me refiero al temor a la pérdida, ese que, a quienes ejercemos en secreto nuestra vocación de taciturnos, nos entrena en una nueva forma de melancolía. Hay quienes dicen que es bueno, que da fuerzas, pero no. Lo cierto es que es solo miedo.

eter033.jpg


Y así, por el estilo. El tema es amplio, y no bastarían ni diez ni cien personajes para describir tanto en tan pocas líneas. Basta con decir que los mejores padres son los que están (o estuvieron) ahí para salvar el día con un abrazo o un chocolate. O un cómic, en el mejor de los casos.

¡Feliz día del padre!

Corto Maltés: marinero en tierra

Compartir:

¿Por qué me desenterraste del mar?

Rafael Alberti

 
Venecia.jpg

Algo curioso acerca del cómic contemporáneo: a menudo uno se topa con personajes cargados de violencia, pero transparentes e insípidos, a fin de cuentas. Es decir, muchos golpes por propinar, mucho diálogo con sabor a slogan, pero poca sustancia. Es en estos momentos, después de páginas y páginas de toneladas de agresión y ni un milímetro de poesía, cuando uno más extraña a una figura en particular, aquella silueta en el muelle que tiene la mirada fija en el horizonte y que espera impasible a un visitante que nunca llega. Es decir, aquella figura que recibe el nombre de Corto Maltés, pero que en realidad es tantos hombres en uno, tantas miradas en una.

Publicado originalmente en la revista Sergeant Kirk Nº 01 (1967), la llegada de Corto Maltés al mundo de la historieta resulta tan enigmática como provocadora: atado a una balsa precaria, deambulando a la deriva en el Océano Pacífico, el marinero se nos revela como un hombre a merced de los elementos (los naturales y los narrativos). Así lo vio el mundo por primera vez, en la ya clásica "Balada del Mar Salado": inerme e indefenso. Pronto, esta aparente vulnerabilidad se transformaría en el sello de aquel héroe contemplativo y dueño de cierto mágico abandono al destino y a las mujeres, a quienes jamás llegaría a amar del todo.

Ballade.jpg

Pero quizás el atributo más enigmático del personaje era su propio autor: Hugo Pratt. Llegaba el punto en que, cuando el viento de la imaginación era favorable, uno era capaz de confundirse acerca de quién escribía a quién. Cabe recordar que Pratt, veneciano de  corazón, ya había puesto los pies en Etiopía, Argentina, el Amazonas, Londres y el Matto Grosso, antes de sumergir la pluma en la tinta que luego daría forma a su personaje más aclamado. Es decir, la emoción y lo errabundo estuvieron ahí desde el inicio. Solo fue cuestión de darles forma, un traje y un pasado enorme.

A "La Balada del Mar Salado" le seguiría, luego de un largo período de historias cortas (agrupadas luego en sendos tomos), el álbum "Corto en Siberia" (1974). Siguió una retahíla de publicaciones acerca del marinero, que, lejos de hacer más nítido al personaje, supieron envolverlo en una bruma de romanticismo, intriga y melancolía. Hoy, hablar de Corto Maltés equivale a invocar a un conjunto de emociones innominadas, capaces de transformar a quienes las experimentan.

Leo el trabajo de Pratt, y se me viene a la mente aquello que a Carlos Baker le llamó la atención acerca de la prosa de Hemingway: lo importante es lo que no se dice, los grandes bloques de historia que subyacen debajo de cada manifestación de un personaje. Visto desde ese enfoque, las aventuras más importantes de Corto Maltés son aquellas que vinieron antes de que el mundo lo encontrara atado a una balsa precaria, deambulando a la deriva en el Océano Pacífico. Son esas aventuras las que nos corresponde a nosotros, lectores, imaginar. Así, de pronto, es nuestra propia imaginación la que se esconde en el horizonte. Somos nosotros los visitantes a quienes Corto esperará cada vez, liando un cigarro y con toda la calma del mundo.

adios.jpg