RSS

Cómics.21

César Santivañez

César Santivañez

Soy el cómic. Laureado, a veces prohibido y otras molido a palos pero siempre con una sola consigna: entretener a millones. Yo puedo transportarlos entre mundos y hacer que pasen grandes aventuras con sus personajes favoritos.

Algunos seguidores de mi magno reino serán los encargados de transmitirles la palabra escrita, así como de digerir y responder todas sus inquietudes acerca de mí en este blog. Digan conmigo: Larga vida al cómic. ¡Larga vida al cómic!

Archivos Marzo 2016

Batman/Superman: la belleza está en el otro

Compartir:
New York World's Fair Comics 1940.jpg

Ya han pasado casi setenta y seis años desde aquel lejano New York World's Fair Comics, donde el hijo predilecto de Metrópolis y el oscuro vengador de Gotham City compartieron por primera vez el mismo espacio (al menos en portada), inaugurando de esta manera uno de los mayores contrastes dentro del imaginario superheroico.

El mundo tendría que esperar doce años más para poder leer una aventura de ambos personajes en conjunto, en Superman Nº 76. Fue en esta, sin embargo, donde la diferencia de objetivos, escalas morales y modus operandi terminó de sellar al equipo Superman/Batman no solo como un dúo de acción, sino como una representación metafórica de las dos caras del orden.

Si bien no es un secreto que el contraste y la otredad son el combustible perfecto para poner en marcha cualquier historia, cabría preguntarnos: ¿Cuál es la verdadera dinámica detrás del tándem Superman/Batman? ¿Qué elementos surgen de esta colaboración, que no están presentes en las aventuras de los héroes en solitario?

 

Superman: el orden como símbolo del desarrollo

Superman_v.2_53.jpg

Clark Kent es un hombre de bien. Así como el Quijote solía confiar en la bondad humana a pesar de que sus encuentros se empeñaban en demostrarle lo contrario, Superman es un héroe que ha decidido creer a ciegas en la escala de valores típica de la familia modelo norteamericana. Este representa, por tanto, la puesta en práctica del debe ser y la celebración del american way of life.

Estamos frente a un superhombre en todas las acepciones del término, y es que Superman reinventa al übermensch nietzscheano y reflexiona acerca de su proceso de adaptación (y cambio) en medio de una sociedad que se resiste a evolucionar moralmente. El efecto de Superman en Metrópolis es ejemplarizante, constructivo. He aquí el trasfondo del personaje: a la manera de un mesías moderno, Superman llega a la Tierra no solo para brindar protección al oprimido y luchar por ideales abstractos (libertad, justicia), sino para predicar a través de sus obras.

 

Batman: la venganza personal

Detective_Comics_Vol_2_27.jpg

La de Batman es otra historia, una que resalta, sobre todo, la búsqueda de la paz interior a través de la vigilancia ciudadana. Bruce Wayne no es un justiciero nato, sino un hombre con un poderoso trauma que lo empuja frecuentemente hacia la justicia.

Cada vez que Batman habla de "limpiar" Gotham City, sugiere una relación de consecuencia directa entre caos urbano y degradación social. Por lo demás, el héroe no lo es tanto, pues cada golpe asestado al crimen es también un paso más hacia la reconciliación con su propio pasado. El móvil de Batman deja de ser el altruismo, y es esto lo que lo aleja de la construcción típica del protagonista moral. De hecho, no sería descabellado pensar que, si Gordon hubiera sido el asesino de los padres de Wayne, este se hubiera transformado en un villano.

Visto de este enfoque, el origen de Batman no es más que la crónica de una feliz coincidencia para Gotham City. De lado queda el ciudadano modelo. Todo gira alrededor de un hombre, su venganza y las consecuencias positivas que de ella se desprenden.

 

No opuestos, sino complementarios

A la larga, Superman y Batman representan al sistema de justicia y al hombre que lo ejecuta. Superman, como extraterrestre, es un personaje capaz de dominar sus impulsos y llevar a cabo aquello que es correcto, sin vacilaciones. Batman, por el contrario, se ve a menudo traicionado por sus emociones (o sus intentos de camuflarlas bajo sus habilidades deductivas), y ese es uno de los puntos fuertes del tándem: la majestuosidad del ideal soñado contra la belleza de la imperfección humana.

Por otro lado, si Superman representa el debe ser, Batman representa el triunfo de la voluntad ante la adversidad (añádase a esto un toque de compulsión) y la capacidad transformadora del hombre común en relación a sí mismo y a su entorno.

De cualquier modo, ambos personajes funcionan a la manera de elementos químicos que, puestos uno en contacto con el otro, generan un compuesto totalmente distinto. Dejando de lado la valía de cada héroe en solitario, podríamos decir que, en realidad, la mejor cualidad de Superman/Batman siempre será el otro.

"Raygun": talento nacional, alcance global

Compartir:

Hace poco más de una semana, el mercado digital norteamericano recibió de muy buena gana la publicación del primer número de "Raygun", una miniserie de Alterna Comics para Comixology que ya está recibiendo las mejores críticas en USA. Grande fue la sorpresa al ver que dos colegas peruanos están detrás de esta miniserie: Alonso Molina, en el dibujo, y Paulo Rivas, en las tintas.

Conversé con ellos acerca de su trayectoria previa, sus expectativas para "Raygun" y sus proyectos a futuro. Esto fue lo que dijeron.

Raygun cover.jpg

Los aficionados a la historieta nacional conocemos de sobra sus trabajos. Sin embargo, siempre hay nuevos lectores a quienes les gustaría saber más acerca de nuestra propia escena, y qué mejor si la información viene de los mismos artistas. Cuéntennos brevemente la historia de cada uno antes de ""Raygun"".

Alonso Molina: Yo he dibujado historietas desde que tengo memoria, aunque no fue hasta octubre del 2010 que decidí autopublicar mi trabajo. A partir de entonces publiqué seis números de "GodDamned" con Perromuerto Producciones. Además, participé en dos proyectos chilenos "Sinfonias Sencillas" y "La Senda del Errante". Una de esas historias se llegó a publicar en un recopilatorio que se llamó "Chile en Viñetas". 

En el año 2013 decidí estudiar una maestría en ilustración en la Academy of Art University de San Francisco. A partir de mi segundo ciclo empecé a recibir ofertas de trabajo de parte de guionistas particulares, y he estado trabajando para ellos desde entonces. Mi primer trabajo para el mercado estadounidense fue "Warrior Spirit", una historieta de 16 páginas a color, seguido inmediatamente de "Space Dragon" una novela gráfica muda de 100 páginas a color que estoy próximo a terminar. Además, publiqué por mi cuenta en Comixology una historieta de 23 páginas que se llamó "The Long Walk Home".

A principios del 2015 Greg Schoen me propuso trabajar en ""Raygun"", una historia que consistiría de seis números. Lo primero fue dibujar 8 páginas de prueba con las que presentó el proyecto a editoriales de cómic independiente, y Alterna aceptó publicarlo cada 2 meses. Hemos estado trabajando en ello desde octubre del año pasado

Paulo Rivas: En mi caso, dibujo historietas desde la secundaria, con lo que llevo ya 26 años en esto. Entre mis primeros logros estuvo estar 3 veces entre los primeros puestos del concurso nacional de historieta organizado por la ya difunta ONG Calandria, a fines de los noventas. Mi trabajo más conocido, "Khan el Monje Guerrero", salió también publicado por esas épocas. Publiqué en diversos fanzines nacionales además de uno en Londres y otro en Chicago.

En el 2008 abrí con dos socios más un taller y mi propia pequeña editorial, Perro Muerto Producciones. Nuestra meta era no sólo poder publicar nuestras obras sino dar a jóvenes autores peruanos el apoyo que nunca recibimos nosotros de otras editoriales o instituciones. Seguimos en este ideal hasta hoy y felices de ver otros grupos y editoriales pequeñas floreciendo con iniciativas semejantes. 

 

Raygun 01.jpg

Hablemos acerca de "Raygun". ¿Es este su primer acercamiento a la ficción retrofuturista? ¿Cuál es el proceso creativo detrás de este trabajo?

Alonso Molina: Si. Mi trabajo hasta el momento se ha centrado en Scifi o en acción/horror sobrenatural, pero el retrofuturismo siempre ha sido un género que me ha llamado mucho la atención. Aun así, "Raygun" no llega a ser propiamente retrofuturista. Se muestra mucho la figura de Tesla en el pasado, y el arma del título puede encontrarse en la actualidad. 

Por mi parte el proceso creativo parte de buscar en internet referencias gráficas de lo que me pide el guion. A veces me pide eventos históricos, lugares específicos, vestimenta,  robots, armas o autos. Busco la mayor cantidad posible de fotos para darme una idea clara de lo que tengo que dibujar. Tener una referencia a mano facilita mucho el trabajo artístico. Luego paso a dibujar bocetos con la composición de cada viñeta, bosquejos de la diagramación de la página. Una vez que Greg le da el visto bueno,  procedo a detallar la página y pasársela a Paulo.

 

Se habla mucho acerca de la revolución del cómic digital, y publicaciones como ""Raygun"" avalan el hecho de que, hoy en día, gracias a la internet, el mercado es global. ¿Por qué decidirse por Comixology en lugar de la publicación en físico?

Alonso Molina: Comixology tiene varias ventajas en comparación con la publicación física. Primero, la distribución. Un lector puede comprar la historieta desde cualquier lugar del mundo y leerla desde cualquier dispositivo. La segunda ventaja es desde el punto de vista económico. Alguien que sabe cómo funciona la distribución física sabrá que más del 75% del precio de venta se pierde entre la distribuidora y la vitrina de la librería, dejando aproximadamente un 25% para pagar impresión y gastos operativos de la editorial, además de los honorarios del guionista, dibujante, entintador, etc. El trato con Comixology es distinto. Ellos ofrecen quedarse con el 50% y el 50% restante va directamente a la editorial y a los creadores. Es un trato muy bueno. Obviamente para los amantes del cómic, tener el soporte físico en tus manos es una sensación distinta, pero la distribución digital tiene ventajas considerables.

Paulo Rivas: Para mí es una experiencia nueva publicar en formato digital; no me hago problemas porque no soy tan fan de un formato o de otro, sino de que nuestro trabajo llegue al público. Comixology viene manteniéndose en el tiempo y ganando popularidad, lo que demuestra que, como plataforma para llegar al público, es perfectamente válida y viable. En la experiencia que tenemos en Perromuerto editando en físico, el principal problema es siempre la distribución. Carecemos de personal que pueda avocarse a esa tarea y como resultado nuestras ventas se reducen a eventos y una tienda, que es lo poco que buenamente podemos hacer los autores. Lo más probable es que en el futuro en Perromuerto empecemos a usar más asiduamente esta plataforma.

 

Raygun 02.jpg

¿Cuáles son los requisitos que Comixology exige para poder publicar en su plataforma? ¿Qué tan complejo fue cumplir con sus estándares?

Alonso Molina: Comixology exige primero un estándar mínimo de calidad de producción. Ellos exigen que el trabajo se vea profesional. No se pueden ver líneas azules del boceto, ni los bordes de la página escaneada. También exigen que no haya errores ortográficos. El resto de requisitos son bastante técnicos, del tipo de no dejar mucho margen, la resolución de las imágenes y el formato. Yo sé esto por mi experiencia con "The Long Walk Home". En el caso de ""Raygun"", Greg trató directamente con la editorial y por tal razón no estoy seguro si él mismo envió el trabajo a Comixology, o si fue Alterna quien hizo el trámite.

Es bastante fácil equivocarse en los requisitos técnicos, pero apenas notan un problema Comixology avisa para que lo corrijas a la brevedad. Vale la pena considerar que Comixology suele demorarse aproximadamente 3 meses para publicar comics independientes.

 

Quienes los conocemos sabemos que ambos se caracterizan por mantener siempre viva la inquietud artística. ¿Cuáles son sus proyectos a futuro, en el mercado nacional y en el extranjero? ¿Veremos ""Raygun"" publicado también en español?

Alonso Molina: Por lo pronto mis proyectos se enfocan en el extranjero. Aun quedan tres números de "Raygun" por dibujar, así que con eso tengo trabajo hasta Julio. Además, planeo asistir a cuatro convenciones en los próximos meses para mostrar mi portafolio a editoriales. De todas formas regresaré a Lima, pero mi trabajo estará enfocado a público extranjero. Es una de las ventajas de este trabajo. Por otro lado estoy trabajando en una nueva historia que estoy usando como tesis para mi maestría, que una vez completada publicaré por internet.

Respecto a publicar "Raygun" en español, habría que consultarlo con la editorial.

Paulo Rivas: No veo difícil sacar también "Raygun" en español, sobre todo ahora que trabajamos con impresión bajo demanda y en tirajes pequeños. Un tiraje mayor probablemente dependería de cuánta publicidad reciba "Raygun" afuera y si convence a una editorial peruana más grande; no me sorprendería que suceda, después de todo y modestia aparte, creo que el trabajo que hicimos lo vale (risas)

¡Mañana sábado, la Superchica de Kripton Nº 03!

Compartir:
Superman_Batman_Vol_1_10_Variant.jpg

Kara Zor-El lleva un mes encerrada, mientras Superman y Batman intentan averiguar más acerca de la nave que la trajo a la Tierra. Mientras para el Hombre de Acero la frágil muchacha representa un reencuentro con su pasado, para el Caballero Oscuro esta no es más que un oscuro presagio que se cierne sobre la humanidad entera.

Mientras tanto, en Apokolips, Darkseid envía a sus furias a por Superchica, para reclutarla y adiestrarla como la sucesora de Big Barda en la Guardia de Honor. ¡Las piezas empiezan a colocarse sobre el tablero, y Superchica está al centro de todo!

¿Logrará Superman impedir que el fatídico destino que pende sobre Kara Zor-El se lleve a cabo? ¿Tendrá razón Batman para temer acerca de la presencia de esta jovencita? No te pierdas este sábado 18 de marzo el tercer y aclamado número de La Superchica de Kripton, de Jeph Loeb y Michael Turner.

Invitada especial: ¡Wonder Woman!

¡Búscala en todos los quioscos!

La desconocida Supergirl

Compartir:
001-action252-supergirl.jpg

[Artículo escrito por Fernando Franco para la Superchica de Kripton Nº 02]

Los comics de SUPERMAN fueron los que más disfrutaba de niño: en algunos ejemplares, tras leer 18 o 20 páginas de historias del hombre de acero, aparecía una joven vestida con el atuendo de mi héroe favorito. ¿Quién era ella?  La primera historia que leí de SUPERGIRL fue en los años 70s y quedará siempre en mi recuerdo.

Si bien era la prima de SUPERMAN y compartía todos sus poderes, rara vez aparecía en portadas y recién a los 10 años de creada, se le concedió su propio título. ¿Fue tan desconocida la SUPERCHICA de Krypton? Hagamos un poco de historia:

Finalizando la lejana década de los 50s, la National Periodical Publications (hoy DC Comics) decidió expandir el universo de SUPERMAN (quien ya contaba con sus congéneres de la ciudad embotellada de Kandor, además de su fiel mascota Krypto), añadiendo a su contraparte femenina.

Es así, que, luego de algunos intentos fallidos, en el histórico ACTION COMICS # 252 (Mayo de 1959) se presenta la joven Kara Zor-El, enviada desde la desaparecida ciudad de ARGO, orbe que fuera desprendido del planeta Krypton, y lanzada al espacio para su salvación transitoria por parte de su padre Zor-El (tío de SUPERMAN).

La génesis de SUPERGIRL fue guionizada por Otto Binder -un afamado escritor de ciencia ficción- quien ya habría guionizado las aventuras de otras súper heroínas en los años 40s, como Mary Marvel (hermana del Capitán Marvel, alias SHAZAM) y Miss America.  El apoyo artístico del talentoso Al Plastino contribuyó al éxito que tuvo inicialmente SUPERGIRL, y ya en sus siguientes apariciones fue el dibujante Jim Mooney quien mantuvo en alto la insignia de la hija de Krypton.

La recepción del lector fue mejor de lo esperado y Binder apostó todo por su nueva creación en las posteriores historias de SUPERGIRL, las que ocasionalmente fueron escritas por Jerry Siegel (uno de los creadores de SUPERMAN). Los innovadores conceptos introducidos fueron que la joven permanezca oculta del mundo por SUPERMAN, para que actúe como su arma secreta en caso de cualquier eventualidad, y que ella escogiera el alias urbano de Linda Lee (siguiendo una vasta tradición en el universo de SUPERMAN del uso de la doble L en el nombre de personajes) mientras vivía en el orfanato de Midvale.

Al ser SUPERGIRL una menor de edad, los párvulos lectores de antaño (entre los cuales me añado) se identificaron con ella y sus aventuras a escondidas, las cuales constantemente recaían en su poca experiencia para encarar situaciones adversas. En varios episodios, era asistida por su primo, por la Legión de Super Héroes del siglo XXX, Krypto y por su propia súper mascota, el gato Streaky.

La impulsiva joven mantuvo una seria relación con el legionario del futuro -Brainiac 5-, casualmente un descendiente del villano que enfrentó a su primo.

A la par, no tardó en hacerse de su propia galería de villanos, entre los que destacaron: Lesla -Lar (científica kandoriana), Black Flame, Medusa, Enchantress, Nasthalia Luthor (sobrina de Lex Luthor), Decay, Reactron y Blackstarr. También fue recurrente el enfrentamiento con enemigos "heredados" de su primo, como Lex Luthor, Bizarro y Mr. Mxyzptlk.

Poco a poco, SUPERGIRL fue ganando experiencia y se humanizó aún más al ser adoptada por los esposos Danvers y al estudiar más adelante en la Universidad de Stanhope. A diferencia del hombre de acero y, para hacer más apacible la estadía de Kara en el planeta, ella descubre que sus padres biológicos están vivos en una especie de zona fantasma. Al liberarlos, deciden residir en la ciudad de Kandor con los demás kryptonianos, mientras que SUPERGIRL radicaba en la tierra con los Danvers. Y vaya que se adaptó a la moda local, ya que eran recurrentes en sus historias de los años 70s los cambios de super traje en cada número: algunos innovadores, otros altamente conservadores y otros más atrevidos.

Fuera de los comics, un momento crítico se vivió en 1985 al interior de las oficinas de la DC Comics, cuando se planificó la reorganización del Universo DC, por motivo de su 50 aniversario. La maxi serie CRISIS ON INFINITE EARTHS (publicada recientemente por COMICS.21) fue realizada con el propósito de simplificar la continuidad del universo DC.

Marv Wolfman, el escritor de la serie, decidió un trágico destino para SUPERGIRL: en el número 7 de la serie, la joven de acero perece a manos del villano de turno, el Anti Monitor, siendo su paso por la tierra completamente olvidado por todos los integrantes del nuevo Universo DC.

Una bisoña SUPERGIRL (Matrix) apareció en la serie "Post Crisis" de SUPERMAN, siendo ésta un clon de Lana Lang (el amor juvenil de Clark Kent) de un universo de bolsillo, que fuera destruido por los criminales de la Zona Fantasma. Sin embargo, no era la real SUPERGIRL que los fans querían ver y fue olvidada en el 2003.

Exactamente un año después, el afamado escritor Jeph Loeb y el desaparecido artista Michael Turner retornaron a los orígenes al traernos de vuelta a la auténtica Kara Zor-El de Krypton, en la histórica saga que marcó un hito en los cómics -la cual incluso tuvo una comentada adaptación animada- y que ahora te invitamos a leer y disfrutar gracias a COMICS.21.

¡Larga vida al comic!

FERNANDO FRANCO QUIROZ
GRUPO KINGDOM

¡Mañana sábado, no te pierdas la Superchica de Kripton Nº 02!

Compartir:
BS 09.jpg

Kara Zor-El ha llegado a la ciudad, pero... ¿será esa precisamente una buena noticia? ¿Qué misterio esconde la aparición de esta misteriosa superchica?

Encerrada en una cápsula adornada con misteriosas inscripciones, Batman descubre a una jovencita con los poderes del Hombre de Acero. Con la ayuda de Superman, logra capturarla y estudiar su ADN. El resultado es asombroso: ¡se trata de una kriptoniana!

No te pierdas mañana sábado 12 de marzo el esperado segundo número de "La Superchica de Kripton", de Jeph Loeb y Michael Turner. Una de las sagas más aclamadas de la serie, por fin en tus manos.

¡Disponible en todos los quioscos!

Haz cómic sin saber dibujar (guía práctica en 4 pasos)

Compartir:
kids-reading-comics.jpg

Al contrario de lo que se pueda pensar, hacer cómic no es solo cosa de dibujantes o guionistas. Existen actividades no convencionales relacionadas íntimamente con el ciclo de vida de la historieta, prácticas quizás mucho más libres y democráticas, que tú mismo podrías realizar si te abocas verdaderamente a ello. Quién sabe. Con suerte podrías ayudar a mantener viva a la  escena. Y todo, sin saber dibujar.

¿Interesado? A continuación una guía, desarrollada en cuatro brevísimos pasos.

 

1. Llena tu casa de desconocidos. Invita a Pekar, a Doucet y a Zapico a formar parte de tu biblioteca. Descubre el trabajo de Millar, Chaykin o Sienkiewicz si es que no lo has hecho todavía. O bien ignora a cualquiera de estos nombres, pero procura que tu siguiente adquisición sea algo que jamás pensaste comprar. Ponte en la piel del otro, sacúdete los prejuicios y vive alternando entre dos orillas, que de la diversidad nace la tolerancia.

2. Busca el tesoro escondido. La mayoría de lecturas nos nutren solo si les permitimos hacerlo. La próxima vez que termines de leer un cómic, ciérralo y toma conciencia de que aquel volumen es el resultado de uno o más seres humanos intentando comunicarse. Decodifica ese mensaje. Indígnate si es necesario.

3. Intégrate al equipo creativo que no figura en los créditos de portada. Es decir, alza la voz y súmate a la gran ola de lectores críticos que se benefician entendiendo otros puntos de vista y exponiendo el propio. Defiende a tus artistas favoritos y ten siempre en cuenta que quien te lee o escucha también es un lector, probablemente tan apasionado como tú, y merece respeto.

4. Repite el ciclo cuantas veces lo consideres necesario. Mientras vivas, por ejemplo.

 

Y esto también es hacer cómic. Porque estamos ante un medio vasto y complejo, donde el dibujante, el guionista y el editor comparten la mitad de la responsabilidad y donde la publicación no es el paso final, sino un paso necesario entre tantos otros. El cómic también se hace derribando prejuicios y compartiendo enfoques.

Al final, es el lector quien consagra o condena una obra, más allá de la opinión de otros profesionales del medio o, sobre todo, de la crítica especializada.

Por ende, si no hay debate ya puedes empezar a llamarla compra-venta, coleccionismo o círculo de lectores, pero no escena. Jamás escena. Esta se construye desde el análisis activo, el respeto mutuo y la pasión por ser parte de una comunidad tan fascinante como la de la historieta.

Lo más bonito del cómic debería empezar cada que terminamos de leer uno.

Quemier, altruismo crónico

Compartir:
Portada.jpg

En algunas ciudades más que en otras, ser un héroe equivale a patear el tablero del status quo y abogar por valores idílicos como el respeto y la justicia, reemplazados hoy en día por conceptos tan insípidos como los de "eficiencia" y "proactividad". Es por ello que los grandes héroes son también grandes ingenuos, porque no terminan de enterarse cómo funciona en realidad el mundo, y de ahí el germen de esperanza que los lleva a creer en los hombres. Al final, el héroe es un romántico, y la vida romántica siempre será signo de demencia. Bonita y todo, pero demencia.

Esta es la premisa de la que Gino Palomino parte para elaborar el primer cómic de largo aliento de "Quemier", personaje ganador del segundo concurso "Buscando al superhéroe peruano" organizado por Perú.21 allá por el 2009. En esta entrega digital de más de 60 páginas y de descarga gratuita, Palomino nos regala una gran cuota de humor urbano y, sobre todo, un interesante discurso acerca de la aplicación práctica del héroe en el mundo real.

 

El humor de la ciudad

45.jpg

"Quemier: el misterio de esa pepa" es el nombre completo del trabajo escrito y dibujado por Gino Palomino. A través de este, el autor nos embarca en una historia de intriga a la criolla, ambientada convenientemente en un manicomio y donde Quemier es el personaje que, casi obligado por su altruismo compulsivo, desmadeja una red de pistas que apuntan a desvelar un misterio de grandes proporciones. A considerar por sus elementos básicos, "Quemier: el misterio de esa pepa" cumple con todos los requisitos del noir, donde el protagonista se ve envuelto en un asunto oscuro que no le correspondería solucionar, asunto que, además, esconde un conflicto a gran escala provocado por personalidades decididamente malévolas. Pienso en todo el cine negro y en las asombrosas novelas de Gilbert K. Chesterton y sus vecinos de género.

En su forma, la de "Quemier" es una trama donde el diálogo es el protagonista, y eso en el cómic es un gran reto a superar. No obstante, Palomino hace gala de un gran ingenio gráfico para resolver situaciones donde la acción se detiene en favor de la información. Por otro lado, los gags están bien dosificados y las transiciones entre escenas son -casi todas- sorprendentes. Son estos detalles los que hacen que la trama fluya sin tropiezos, a pesar de su naturaleza eminentemente conversacional. El de "Quemier" es un claro ejemplo de todos los recursos que un autor de cómic debe tener a mano para hacer avanzar una historia, los cuales a menudo sobrepasan en variedad a los de cualquier otro medio que tenga a la imagen como vehículo principal.

 

La naturaleza del héroe

Si tuviéramos que atribuirle un solo adjetivo a Quemier, este sería sin duda el de "quijotesco". Después de todo, al igual que el ícono cervantino, y salvando las diferencias, el personaje de Palomino no es más que un romántico perdido, que se empeña en ejercer una escala de valores hoy obsoleta. Pero, más aún, su valor radica en hacer obvias, a través del contraste, nuestras falencias como sociedad. Es al terminar el cómic cuando uno se da cuenta de que cada uno de los hechos que componen la trama son meras exageraciones humorísticas de conductas que a menudo aceptamos como normales, como si lo normal fuera a la vez lo peor.

Al final, "Quemier" denuncia problemas domésticos que nosotros deberíamos poder detectar con facilidad y discutir luego, ya sin gags de por medio. No olvidemos que el cómic nacional está hecho por artistas que coexisten en nuestro mismo espacio, y se ven expuestos a los mismos problemas. De ahí su valor.

¡Descarga y comenta!

Versión pdf, aquí.

Versión cbr, aquí.