RSS

Castellano Actual

Castellano Actual

Castellano Actual

Esta es una bitácora creada por un grupo de docentes del área de Lengua y Literatura de la Universidad de Piura, expertos en temas relacionados con la gramática, literatura y ortografía castellana.

Buscamos que este espacio permita actualizar continuamente nuestros conocimientos lingüísticos, establecer un diálogo frecuente con nuestros lectores y favorecer el intercambio de información. Para ello, ofrecemos variados artículos, la recomendación del día y estamos dispuestos a resolver cualquier duda que tengan.
Síguenos en las redes sociales y en nuestra web oficial:

El uso de la preposición «a» en complementos directos y del sustantivo

Compartir:

arbol

Cynthia Briceño Valiente
Universidad de Piura

Muchas veces vacilamos y cometemos errores al construir los complementos directos y algunos modificadores del sustantivo cuando está de por medio el empleo de la preposición a. Es ahí cuando surgen preguntas como: ¿Encontró a los archivos o encontró los archivos? ¿Abracé a un árbol o abracé un árbol? A continuación, una breve explicación sobre el uso de la preposición a en esas circunstancias.

Cuando el complemento directo corresponde a un sustantivo común que hace referencia a una persona determinada, lleva la preposición a: Llamó a sus amigos; Entrevistó al presidente; Llevaba a su hijo en su memoria.

Asimismo, los complementos directos van precedidos de la preposición a cuando introducen nombres propios, y su uso es obligado con los de personas y animales (Sus amigos visitaron a Miguel; Desde pequeño amaba a Platero; Entregué a Osquítar a sus apoderados; La violencia golpea a París en estos últimos meses); pero no se considera la preposición cuando el nombre propio presenta artículo determinante o lo admite (Una fuerte tempestad azota El Salvador; Las grandes catástrofes desolaron el Perú/ Conoceré la China; y no *Una fuerte tempestad azota a El Salvador;  *Las grandes catástrofes desolaron al Perú; *Conoceré a la China). Cabe señalar que, cuando se trata de nombres propios de países, comarcas y ciudades, es frecuente la omisión de la preposición (Nueva gramática de la lengua española, 2010: 659): Visitaré Sullana; Conocí China.

Por otro lado, ante un complemento directo cuyo término sea un sustantivo común con el que no se indica una persona determinada, no deberá emplearse la preposición a: Visité el centro comercial; Dejaré el celular sobre el escritorio, y no *Visité al centro comercial; *Dejaré al celular sobre el escritorio. En otras palabras, es incorrecto introducir la preposición cuando el complemento no tiene carácter personal o animado. Excepcionalmente, se acepta el uso de la preposición en situaciones en que el complemento directo es un sustantivo que se personifica (Le he pedido explicaciones a la vida; Le temo a la muerte) o acompaña a un verbo que por su particular sentido funciona con un complemento directo de persona (Extraño mucho al verano; Agravian a la paz; Ofenden a la vida). En esta última situación, la ausencia de la preposición también es aceptable (Extraño mucho el verano; Agravian la paz; Ofenden la vida). Con respecto a los complementos que están constiuidos por nombres comunes de animales, la Nueva gramática de la lengua española (2010: 659) señala que estos  se asimilan a los de persona en muchos contextos, especialmente si se trata de animales domésticos: Llegó a su casa y acarició a su perro; Todas las mañanas alimenta a su conejo.

Por último, el sustantivo también está modificado por algunos complementos; uno de ellos es el infinitivo de «acción pendiente»: Tengo muchos problemas por resolver. Este complemento deberá introducirse con la preposición por y no a (He dejado los trabajos por revisar sobre el escritorio y no *He dejado los trabajos a revisar sobre el escritorio; Juntos tenemos todo un camino por seguir, y no *Juntos tenemos todo un camino a seguir). Asimismo, Félix Morales (Dudas y problemas gramaticales, 1999: 169) señala que cuando el complemento es un sustantivo cuyo sentido es el de 'medio', 'instrumento' o 'materia' debe emplearse la preposicón de y no a: Recuperó su antiguo reloj de cuerda, y no Recuperó su antiguo reloj a cuerda; La máquina de vapor empezó a fallar, y no La máquina a vapor empezó a fallar). No obstante, respecto a la expresión olla de presión, también es válida la forma olla a presión que aparece en el Diccionario de la lengua española (2014). Morales (Op. cit., p. 169) sostiene que el uso de la preposición a en lugar de por se debe, principalmente, a la influencia del francés: «matière à discuter».

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.