RSS

Castellano Actual

Castellano Actual

Castellano Actual

Esta es una bitácora creada por un grupo de docentes del área de Lengua y Literatura de la Universidad de Piura, expertos en temas relacionados con la gramática, literatura y ortografía castellana.

Buscamos que este espacio permita actualizar continuamente nuestros conocimientos lingüísticos, establecer un diálogo frecuente con nuestros lectores y favorecer el intercambio de información. Para ello, ofrecemos variados artículos, la recomendación del día y estamos dispuestos a resolver cualquier duda que tengan.
Síguenos en las redes sociales y en nuestra web oficial:

Empoderar

Compartir:

diadelaniña
Universidad de Piura

Hace unos días se celebró el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que busca concientizar y sensibilizar a la población mundial acerca del peligro que supone consentir o ignorar el maltrato a la mujer, idea que se transmitió también este año en la celebración del Día de la Niña, que tuvo como lema "Empoderar a las adolescentes: poner fin al ciclo de la violencia". 

Además del loable objetivo, llama nuestra atención el verbo empoderar, que de un tiempo a esta parte lo encontramos por doquier: lo usa el presidente y la primera dama, lo usa el ministro, también el directivo de una empresa, el gestor cultural, el encargado de una ONG, el profesor del aula...; en fin, por donde se mire.

Este verbo es de vieja data en español: lo recogía ya Covarrubias (1611) como 'dar en poder o entregar', uso que en el Diccionario académico de 1925 se registra como arcaico a favor de apoderar, que es el que se sigue empleando actualmente. Sin embargo, aunque alguna relación guardan entre sí, no es ese el sentido que en el lema anterior se le da.

El empoderar actual y el sustantivo empoderamiento son calcos de dos palabras inglesas: empower y empowerment. Su uso es frecuente en el discurso de reivindicación de los derechos de la mujer y de los pobres o de comunidades vulnerables a quienes se les brinda herramientas, capacitación, ayudas que les permitan superar las dificultades o puntos débiles detectados. Así se aplica, entonces, en el lema de arriba: que las adolescentes sean capaces, desde temprana edad, de reconocer lo que califica como violencia (gritos, insultos, golpes, celos desmedidos...) y poner freno a ello.

Dada su plena vitalidad en el ámbito panhispánico, la última edición del diccionario académico (DLE, 2014) lo ha incluido también, definiéndolo como 'hacer poderoso o fuerte a un individuo o grupo social desfavorecido', lo que se recogía ya en el Diccionario Panhispánico de Dudas (2005) como 'conceder poder [a un colectivo desfavorecido socioeconómicamente] para que, mediante su autogestión, mejore sus condiciones de vida'. Es un verbo que surge en textos relacionados con la sociología política y de ahí da el salto a los medios de comunicación, que es, como se sabe, un gran difusor de novedades lingüísticas.

En cuanto a su forma, empoderar se usa como verbo transitivo ('empoderar a alguien') o como pronominal, con valor reflexivo ('empoderarse alguien a sí mismo'), como reflejan estos ejemplos: «Estufas ecológicas empoderan a mujeres indígenas»; «Mujeres que se empoderaron y desean transmitir su experiencia al Mundo».

Sin embargo, el riesgo con las palabras de moda es que se empiezan a usar para todo y en todo, porque "suenan" o "quedan bien", lo que da lugar a usos anómalo. Así, en «Mundo Jurásico se empoderó de las taquillas», en el que claramente se percibe una interferencia con el verbo apoderarse (de algo), que es lo que realmente se quiere decir: que Mundo Jurásico se apoderó de las taquillas, que es líder en ventas. No se habla de un empoderamiento en el sentido que ya se ha comentado antes. Asimismo, en «Jóvenes se empoderaron del centro nuclear alteño» se percibe un uso anómalo de la preposición de, quizá también por interferencia con apoderarse. El cuerpo de la noticia señala: «Las promociones de 12 unidades educativas del distrito municipal 8 se apoderaron ayer con firmeza del proyecto para el Centro de Investigación y Desarrollo en Tecnología Nuclear a construirse en la ciudad de El Alto en los próximos cuatro años...» y más adelante: «Los jóvenes de El Alto defenderemos este proyecto que implementará aplicaciones en las áreas de salud, agroindustria, ciencia y tecnología, además del sector académico». Está claro que el verbo empoderar no debería aplicarse en esta oración ni tampoco apoderarse, que conlleva un sentido negativo, de ilicitud, y no es el caso. Lo más apropiado en esta oración hubiera sido defenderánlucharán por conseguir, apoyarán la creación del centro nuclear alteño.

Imagen: http://www.un.org/es/events/girlchild/2014/index.shtml

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.