RSS

Castellano Actual

Castellano Actual

Castellano Actual

Esta es una bitácora creada por un grupo de docentes del área de Lengua y Literatura de la Universidad de Piura, expertos en temas relacionados con la gramática, literatura y ortografía castellana.

Buscamos que este espacio permita actualizar continuamente nuestros conocimientos lingüísticos, establecer un diálogo frecuente con nuestros lectores y favorecer el intercambio de información. Para ello, ofrecemos variados artículos, la recomendación del día y estamos dispuestos a resolver cualquier duda que tengan.
Síguenos en las redes sociales y en nuestra web oficial:

¿A *folear y a *fedatear expedientes?

Compartir:

sello

Luis Enrique Guzmán Trelles
Universidad de Piura

Ultracorrecciones y creaciones lingüísticas

Para los docentes que aún no han alcanzado un nombramiento, las convocatorias de nombramiento se convierten en una odisea, por cuanto la gran mayoría de ellos están a la expectativa de una plaza vacante para contrato y para ello es necesario presentar una serie de documentos.

En esta circunstancia, los profesores presentan sus expedientes en las respectivas Unidades de Gestión Educativa Local (Ugel) y, en medio de ese ambiente, se escuchan con frecuencia dos términos: *folear y *fedatear. Así, expresiones como: Su documentación ya está *fedateada, ahora *foléela, *¿Cómo foleo el expediente?, *Ya no están fedateando, entre otras similares, se repiten en las interminables colas.

Empecemos con el término *folear, vocablo que como tal no se encuentra registrado en los diccionarios académicos de la lengua castellana. El infinitivo correcto es foliar, verbo que en la 22. ª edición del diccionario de la Real Academia Española (2001) significa 'numerar los folios de un libro o de un cuaderno'. Los hablantes cambian erróneamente la i por la e en este verbo porque lo comparan con palabras como patear y pasear en las que sí es posible usar pasee, paseando, patee, pateando. Este error, conocido lingüísticamente como ultracorrección, es un fenómeno que se produce cuando se interpreta una forma correcta del lenguaje como incorrecta y se corrige, supuestamente, con la forma que se cree normal. Lo cierto es que el verbo en mención se deriva del sustantivo folio (del latín folĭum, 'hoja') y, en consecuencia, debe mantenerse la diptongación ia y conjugarse como folias o están foliando.

En cuanto al término *fedatear (no registrado en el DRAE, 2001), esta palabra se presenta como una creación lingüística, pues al existir el sustantivo fedatario -'notario o funcionario que da fe pública'-, se busca otorgar a esta persona la función que le corresponde, así, para la mayoría de los hablantes, el fedatario fedatea los documentos, aunque lo que realmente hace es autenticarlos dando fe de su legitimidad. No dudamos de que, por convención en el uso, esta palabra pueda acabar siendo aceptada como en los casos de telefonear o formatea,r que actualmente ya aparecen en el DRAE.

Entonces, la próxima vez que acudamos con nuestros expedientes para que el fedatario verifique su autenticidad, podemos pensar en cómo estamos siendo partícipes de la creación de nuevos términos que evidencian la creatividad del idioma; pero también tener cuidado en que no nos *foleen el expediente sino que lo folien.

Foto: Petr Novák (CC BY-SA 2.5)

1 comentarios

"ULTRACORRECIÓN" - muchas gracias por este nuevo término para mi cultura.

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.