RSS

Castellano Actual

Castellano Actual

Castellano Actual

Esta es una bitácora creada por un grupo de docentes del área de Lengua y Literatura de la Universidad de Piura, expertos en temas relacionados con la gramática, literatura y ortografía castellana.

Buscamos que este espacio permita actualizar continuamente nuestros conocimientos lingüísticos, establecer un diálogo frecuente con nuestros lectores y favorecer el intercambio de información. Para ello, ofrecemos variados artículos, la recomendación del día y estamos dispuestos a resolver cualquier duda que tengan.
Síguenos en las redes sociales y en nuestra web oficial:

"Boves, el urogallo", de Francisco Herrera Luque

Compartir:
recomendacion_literaria

Durante los años 70 del pasado siglo lograron gran éxito de crítica y público las novelas históricas del escritor y psiquiatra venezolano Francisco Herrera Luque (1927-1991). Boves el urogallo (1972) se adentra en la personalidad de uno de los personajes más denostados de la historia de Venezuela. El caudillo realista José Tomás Boves, ya terriblemente esbozado en la clásica Las lanzas coloradas (1931) de Arturo Uslar Pietri ―otra muy recomendable novela―, acabó a sangre y fuego con el segundo intento de república de su país. Fue recordado como "León de los Llanos", "Hijo del Diablo" o "Cólera de Dios", aunque Herrera le inventa otro sobrenombre, el de un ave silvestre de tierra originaria, las Asturias de España.

Sin embargo, las raíces ibéricas de Boves no tienen mayor profundidad. El temible héroe encarna la causa de España, pero cambió de niño esta patria por unos Llanos de Venezuela de los que llega a soñarse rey. Desprecia al monarca español, pero odia a muerte a la República que lo ha escarnecido y rechazado, y transforma la guerra en una revancha personal. Este resentimiento lleva al catire (rubio) Boves, en nueva paradoja, a erigirse en el caudillo de la igualdad racial, que dirige su ejército de negros y mestizos contra los orgullosos criollos, los "mantuanos" descendientes de los conquistadores, corazón del rígido sistema de castas colonial y, al mismo tiempo, alma originaria de la independencia. Boves apenas es consciente de que su venganza representa la de una masa de marginados: a su cólera ciega le sirve de lúcido intérprete su capellán, el padre Llamozas, y su amante Inés la hace aparecer en sus dimensiones más nobles y compasivas.

Boves asciende a coronel por su arrojo y crueldad, y, por encima de este grado "civilizado", a caudillo absoluto. En torno a él, se dibuja en historias y personajes secundarios de todas las castas el pasado (y, en buena medida, el presente) de un país que pronto estará en llamas, donde la "guerra a muerte" no habrá de perdonar a realistas ni patriotas.

A la psicología de Tomás Boves se opone el libertador Bolívar, un secundario recurrente y enigmático al que solo conocerá el lector por sus actos exteriores. El ascenso de uno de los dos rivales se suele traducir en el declive del otro. Sin embargo, la definitiva caída de Boves aparece menos como consecuencia del enemigo que de los propios afanes que lo consumen. Su feroz deseo de libertad personal lo va distanciando de España, del rey, de sus propios amigos; el pacífico intervalo de vida amorosa viene rodeado de presagios fatales. Boves, finalmente, muere como el urogallo en manos del cazador, poseído de amor y víctima de su propio orgullo; sin embargo, muere triunfante.

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.