RSS

Castellano Actual

Castellano Actual

Castellano Actual

Esta es una bitácora creada por un grupo de docentes del área de Lengua y Literatura de la Universidad de Piura, expertos en temas relacionados con la gramática, literatura y ortografía castellana.

Buscamos que este espacio permita actualizar continuamente nuestros conocimientos lingüísticos, establecer un diálogo frecuente con nuestros lectores y favorecer el intercambio de información. Para ello, ofrecemos variados artículos, la recomendación del día y estamos dispuestos a resolver cualquier duda que tengan.
Síguenos en las redes sociales y en nuestra web oficial:

De lo propio a lo genérico

Compartir:

Lady Noelia Olivares Mauricio
Docente Universidad de Piura

marcas.jpg

Toda lengua evoluciona y se va enriqueciendo con la inclusión de neologismos o nuevos términos que provienen de distintas fuentes como nuevas realidades, lenguas extranjeras con las que se tiene contacto, eventos históricos importantes y, sobre todo del uso que los hablantes hacemos de las palabras.

Una gran parte de las nuevas palabras que se crean son sustantivos que pasan de ser propios a convertirse en nombres comunes o genéricos. Como sabemos, los nombres o sustantivos propios se usan para distinguir o identificar un individuo entre los demás elementos de una misma clase (Leonor, Piura, Daniel) y se escriben siempre con mayúscula inicial. Por su parte, los sustantivos comunes son aquellos que indican un conjunto o una clase de individuos con rasgos iguales o parecidos y, a diferencia de los primeros, se escriben con minúscula.

Como decíamos en el párrafo anterior, dentro de los neologismos existen términos que provienen de los nombres propios, como "donjuán", "celestina" o "quijote": "Mi hermano se cree un auténtico 'donjuán'" o "A mi prima le gusta mucho hacer de 'celestina' entre sus amigos". Están también aquí los objetos, aparatos, sistemas o productos que han pasado a ser designados con el nombre propio de su inventor, como por ejemplo el sistema de lectura "braille" para ciegos inventado por Louis Braille; "pasteurización" ('proceso mediante el cual se destruyen los microorganismos o agentes patógenos de los líquidos') que recibe el nombre de su creador Louis Pasteur; "gillete" o "gillette" ('hoja de afeitar desechable') que debe su nombre al industrial estadounidense King Camp Gillette. Todas estas palabras son aceptadas ya por la Real Academia Española para su uso común y correcto.

Hay además palabras cuyo uso se ha extendido mucho últimamente, procedentes de marcas registradas o marcas comerciales, las cuales han pasado también de ser nombres propios a comunes o genéricos, y designan cualquier objeto o producto de características similares. Esto puede deberse, tal vez, al hecho de que son productos nuevos o de alta demanda en el mercado, por lo que los usuarios empiezan a considerarlos no como una marca en particular sino como palabra que designa al conjunto de seres. "Ajinomoto", marca registrada de un sazonador, pasa por ejemplo a designar a todos los sazonadores independientemente de la marca a la que pertenezcan. Incluso no resulta raro que una persona vaya a una tienda y pida un "ace" aludiendo a una conocidísima marca registrada, aunque después lleve el producto que requería pero de otra marca.

Muchos de estos términos están bastante enraizados en nuestro idioma e incluso figuran en el Diccionario de la Real Academia (2001). Tal es el caso de "curita" (de Curitas, marca registrada); "maicena" (de Maizena, marca registrada); "vaselina" (del inglés Vaseline, marca registrada); "celofán" (Del francés Cellophane, marca registrada); "nilón" (del inglés Nylon, marca registrada); "teflón" (del inglés Teflon, marca registrada); "rímel" (de Rimmel, marca registrada); "termo(de Thermos, marca registrada), etc. Otros, por su parte, aún no han sido incluidos en el DRAE (2001); sin embargo su uso es tan común, en nuestro país, como el de los primeros. Es el caso de "kolynos" para la pasta dental; "serena" para las toallas higiénicas; "ace" o "sapolio" para los detergentes; "quáker" para la avena; "uhu" [úju] para los pegamentos; "frugos" para los jugos de frutas; "kleenex" [klíneks] para los pañuelos desechables; "pírex" para los vidrios refractarios; "scotch" para las cintas adhesivas; "vinifán" para el forro de plástico para cuadernos; "iPod" para los reproductores multimedia portátiles, entre otros.

Para terminar, no olvidemos que cuando se haga referencia al nombre de la marca en particular se escribirá con mayúscula y cuando se señale al genérico, con minúscula: "Mi hermano prefiere los jugos Frugos y yo, los Gloria" y "Mamá, no te olvides de comprarme un frugos".

Foto Cellophane: Brett Jordan (CC BY 2.0)
Foto Kolynos:
Na Argentina (CC BY 2.0)
Foto Ajinomoto:
Richard Masoner / Cyclelicious (CC BY-SA 2.0)

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.