RSS

Castellano Actual

Castellano Actual

Castellano Actual

Esta es una bitácora creada por un grupo de docentes del área de Lengua y Literatura de la Universidad de Piura, expertos en temas relacionados con la gramática, literatura y ortografía castellana.

Buscamos que este espacio permita actualizar continuamente nuestros conocimientos lingüísticos, establecer un diálogo frecuente con nuestros lectores y favorecer el intercambio de información. Para ello, ofrecemos variados artículos, la recomendación del día y estamos dispuestos a resolver cualquier duda que tengan.
Síguenos en las redes sociales y en nuestra web oficial:

"Tropezones" lingüísticos

Compartir:

Eliana Gonzales Cruz
Docente Universidad de Piura

Sabemos por experiencia que la lengua oral suele ser menos cuidada que la escrita. Esto se debe, probablemente, a que nos detenemos muy poco a pensar en los obstáculos que nos impiden hablar con propiedad o con una correcta pronunciación; y así, solemos pronunciar expresiones tales como: Me di un trompezónSe puso de cunclillas,  Aterrizó en el moderno aereopuertoDonó todo a la Sociedad de Beneficiencia de Lima.

¿Qué ha pasado en trompezón, cunclillas, aereopuerto y beneficiencia? ¿Por qué son considerados incorrectos? Porque en todos  hemos añadido sonidos innecesarios. En el primer caso se ha añadido el sonido /m/; en el segundo, /n/; en el tercero, /e/; y en el cuarto, /i/. ¿A qué se debe esto? ¿Por qué el hablante los añade?

aereopuerto.jpg

He llamado a estos casos "tropezones" o "tropiezos" lingüísticos porque, al igual que hacemos cuando tropezamos ('dar con un obstáculo al andar'), también aquí nos topamos con un obstáculo más bien lingüístico. Lo más curioso de todo esto es que es el propio hablante el que coloca dicho obstáculo, sin saber que no debería hacerlo y pronuncia: trompezón, cunclillas, aereopuerto, beneficiencia, diferiencias, preveer, inrompible, bacalado, enciya, celosiya, sandiya, desaveniencias, indiosincrasia, fascineroso, conlindante, transplante... En todos ellos se ha producido una  epéntesis.

Etimológicamente, epéntesis proviene del griego epénthesis que significa 'agregar en medio' o 'intercalación'; y eso es precisamente lo que el hablante poco cuidadoso hace: añadir o agregar sonidos en el interior de una palabra: /m/ en tropezón; /n/ en cuclillas, en irrompible, en idiosincrasia, en colindante y en trasplante; /i/ en beneficencia, diferencias y desavenencias; /e/ en prever y aeropuerto; /y/ en encía, celosía y sandía; /d/ en bacalao; y /s/ en facineroso.

Esto ocurre, probablemente, porque el hablante establece falsas relaciones. Así, por ejemplo, en trompezón ve una posible relación con trompa; en aereopuerto, con aéreo; en beneficiencia, con beneficio; en preveer, con proveer. Otras veces, sabe que no debe omitir el sonido /d/ de los participios trabajado, estudiado... por lo que lo añade a bacalado; lo mismo que /y/ en enciya, celosiya y sandiya, siempre y cuando sea yeísta, de lo contrario añadirá /ll/: encilla, celosilla y sandilla. Aquí también sabe que sería un grave error omitir la palatal y pronunciar gaína, cuchío, mantequía; en lugar de las formas correctas gallina, cuchillo y mantequilla. Podemos incluso asegurar que cree ver prefijos negativos en desvastar por devastar y en disgresión por digresión.

Si bien todas estas formas son consideradas vulgares, es importante aclarar que algunas están recogidas en el último Diccionario de Americanismos (2010): trompezón (El Salvador, Costa Rica, República Dominicana y Chile), encilla (zona rural argentina), fascineroso (Panamá, Cuba y República Dominicana con el significado de 'persona de mal aspecto en su presentación personal'), sandilla (El Salvador y en la zona nororiental de Costa Rica, en donde existe además sandillal 'terreno plantado de sandías'). Como peruanismo de poco uso se registra sandillar con el mismo significado de sandillal.

Cabe señalar que hay casos en los que sí pueden alternarse como correctas las dos formas, por ejemplo: radioactivo o radiactivo, transandino o trasandino, arterioesclerois o arteriosclerosis, consciencia o conciencia, postdata o posdata.

Ahora bien, en el uso descuidado de la lengua oral, el hablante tiende no solo a añadir sonidos, como los ya mencionados, sino también a quitarlos o suprimirlos ya sea en el inicio de una palabra (aféresis): amá en lugar de mamá; en el interior (síncopa): he trabajao, en lugar de he trabajado; o en el final (apócope): soledá, en lugar de soledad. Todas estas formas son consideradas incorrectas por lo que deben evitarse.

5 comentarios

Muy interesante e ilustrativo este artículo.
Le recomiendo que nos explique en algún momento el efecto de verborizar un sustantivo, como es el caso de "conciencia" que al convertirse en verbo la mayoría en el Perú pronuncia equivocadamente "concientizar", siendo lo correcto conciensiar.
Ejemplo simple: Tenemos que concientizarnos que el cumplimiento de las leyes es una obligación (errado)
Tenemos que concienciarnos que el cumplimiento de las leyes es una obligación (correcto)
Vaya Ud. a saber si los congresistas pasaron la prueba de gramática en la escuelita, pues ellos son quienes más cometen este error.

Se dice que cuando, un fulano, fue recriminado por decir: "¿Ques lo quia llega'o? , al darse cuenta de su mal hablar, solemnemente aclaró: "Es que ha llegado al Callado un corredo de Bilbado".

Hay síncopas que dejan de serlo. Deben ser muy pocos que en nuestro medio, en el cotidiano hablar, no digan "lomo saltao", entre otros.

La nota sobre los "tropezones" lingüísticos me ha gustado (gustao) y me ha hecho reflexionar acerca de la cantidad de términos que hay para cada una de las variantes lingüísticas y pensaba: ¿leerán este blog aquellos que hablan así de mal, por contagio del medio en que viven?

Me han quedado unas dudas: Por ejemplo, ¿Qué n se agrega a colindante? ¿Si es correcto decir incapaz, impenetrable, incompleto, ... porqué está mal "inrrompible"? ¿De dónde nace la excepción (irreverente, irreligioso...)?

Ya que la gran masa no lee, o solo lee titulares, de modo positivo o negativo, ¿cuánto aporta la Prensa en general y en especial la TV, a la difusión de los "tropezones" lingüísticos?

Sumamente contento por leerte. Me alegras el día, que apropósito ya es de noche ;)

Estimado Carlos:
Desconocemos si tenemos muchos o pocos lectores. Esperemos que sean muchos, pero sobre todo buenos lectores como usted que nos plantea interesantes interrogantes.
“Colindante” es la forma correcta; el vulgarismo es *conlindante.
En español tenemos el prefijo in- que si bien suele significar ‘adentro’ o ‘al interior’ (incluir, infijo); lo usamos para indicar ‘negación’ o ‘privación’ (inacabable, infeliz). Según la normativa y apoyándose en la pronunciación, este prefijo se convierte en im- ante “b” o “p” (imborrable, imposible, impaciente); y en i- ante “l” o “r” (ilegalizar, ilimitado, irracional, irreal, irrumpir).
Ahora bien, con respecto al aporte de la prensa en el uso de nuestra lengua, solo decirle que es determinante porque llegan a una mayoría y el buen o el mal uso va calando en los usuarios.
Saludos cordiales,
Castellano Actual

Estimado Héctor:
Efectivamente, a partir de “conciencia” tenemos “concienciar”, pero también concienciación, concientización y concientizar. Las formas verbales aceptadas son “concienciar” y “concientizar”: Tenemos que organizar una campaña que conciencie (= concientice) a los ciudadanos de la necesidad de ahorrar el agua.
En el Diccionario de americanismos (2010) se recoge el término “concientizar” como uso propio de varias zonas hispanoamericanas con el significado de ‘hacer que alguien adquiera conocimiento pleno de una situación y asuma la responsabilidad que ella implica’.
Saludos cordiales,
Castellano Actual

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.