RSS

Castellano Actual

Castellano Actual

Castellano Actual

Esta es una bitácora creada por un grupo de docentes del área de Lengua y Literatura de la Universidad de Piura, expertos en temas relacionados con la gramática, literatura y ortografía castellana.

Buscamos que este espacio permita actualizar continuamente nuestros conocimientos lingüísticos, establecer un diálogo frecuente con nuestros lectores y favorecer el intercambio de información. Para ello, ofrecemos variados artículos, la recomendación del día y estamos dispuestos a resolver cualquier duda que tengan.
Síguenos en las redes sociales y en nuestra web oficial:

"Casito olvido comentarle alguito,

Compartir:

Eliana Gonzales Cruz
Docente Universidad de Piura

tecito.jpg

...pero se lo cuento enseguidita". Expresiones como esta nos pueden resultar extrañas a algunos hablantes; sin embargo, suelen ser frecuentes entre un importante sector de la región piurana. Esta tendencia al uso del sufijo diminutivo (-ito, -ita) está muy extendida en el habla coloquial de todos los estratos sociales llegando incluso a ciertas situaciones comunicativas como la de nuestro título o esta otra: "Sírvanle un tecito o un cafecito bien calientito a nuestro compadrito".

La sufijación diminutiva, sin duda, es uno de los procedimientos más tradicionales de formación de palabras para añadir un matiz apreciativo y, además constituye un aspecto importante en la diferenciación dialectal; así, cada país, cada región, e incluso cada grupo de hablantes hace efectivas las "virtualidades presentes en el sistema general de la lengua para expresar sus propias peculiaridades" (María Moliner: Diccionario del uso del español). Una de estas peculiaridades reside, precisamente, en la fuerte carga semántica que presentan sobre sustantivos (alforjita, chivito, casita), y en ocasiones también sobre otras categorías morfológicas tales como adjetivos (coloradito, verdecito, pequeñito) y adverbios (ahorita, cerquita).

En esta oportunidad me centraré en la llamada sufijación diminutiva adverbial, que es la que aparece en los adverbios del título de este articulito: "casito", "alguito" y "enseguidita".

A pesar de que los adverbios suelen ser definidos como categorías gramaticales invariables; es decir, palabras que no presentan morfemas flexivos o variaciones morfológicas de ningún tipo, en el uso los hablantes insisten en darles un matiz valorativo; así pues, pueden aparecer con sufijos tanto diminutivos (Vivo lejitos) como aumentativos (Vivo lejotes o Vivo lejazos). La elección de cualquiera de estas valoraciones "obedece a la voluntad libre del que habla en ese momento" (Manuel Seco: Gramática esencial del español), que puede elegir entre intenciones muy diversas, generalmente de afecto, como en "Te respondo prontito"; de aminoración, como en "Estuvo cerquita"; e incluso apelativa, como en "Ven aquicito" o en "Colócate detrasito". El hablante opta por estas formas en lugar del intensificador "muy": "muy pronto" o "muy cerca" o de la ausencia de la marca superlativa: "aquí" y "detrás".

Estas formas valorativas aparecen con casi todas las clases de adverbios; así  las tenemos en los de tiempo: "Llegó tardecito", "Me respondió lueguito"; en los de modo: "Lo hizo enseguidita", "Avanza lentito"; en los de cantidad: "Ha comido bastantito", "Casito lo olvido" (equivalente en este caso a 'por poco'); en los de lugar: "Vivo aquicito", "Estamos cerquita"; etc. Incluso hay una fuerte tendencia a acumular sufijos sobre una misma base o raíz para intensificar aún más el significado valorativo: ahorita, ahorititita; tempranito, tempranititito; rapiditito, rapidititito; poquitito, poquititito...

Finalmente, como ya lo señalamos, la frecuencia en el uso de los sufijos diminutivos varía según los ámbitos geográficos, los grupos sociales y los registros o modos de expresión; así, en nuestro país predomina el uso de -ito, -ita con sus variantes alomórficas -cito, -cita, frente a los caribeños -ico, -ica: tempranico, reciencico, cerquitica; que aparecen generalmente en el registro coloquial o popular antes que en el culto o formal.

Para terminar y sin caer en la afectación coloquial, quiero decirle, estimado lector, que han bastado apenitas unos cuantos minutitos para que conozca alguito más de este temita y, espero de verdacito no haberme olvidado de naditita.

4 comentarios

Parece divertido el articulo pero realmente estamos viviendo una epoca en la que estamos destruyendo nuestro idioma, tanto hablado como escrito. En las redes sociales se esta usando un castellano mutilado casi incomprensible. Si no hacemos nada por corrgir esta desagradable situacion, en los proximos 50 años habra desaparecido nuestro rico idioma castellano, o seran muy pocas las personas que tengan el privilegio de mantenerlo y usarlo correctamente.

En el restaurante, después de ordenar "Un chilcanito y un bistecito con su arrocito con un poquitito de ajicito", un comensal vecino lo incrimina y amenazando con pegarle, le pregunta, ¿porqué habla todo en diminutivo?
Es que tengo mucho ...apeto, contestó.

No había oído eso de "casito", mas sí "casicito" (o casisito) y del piuranito recién llegado a Lima que en invierno pidió una frezadita porque hacía un friesisísimo terrible.

Me parece que el origen de esa forma de hablar, en diminutivo, viene de una cierta modestia para que al, mostrarse "pobre" o disminuido, se le atienda. Y del otro lado, el superlativo como argumento para lograr impactar. Después se han asentado, como bien ustedes lo explican Creo..

Coincido en que debemos corregir esta forma de hablar, pero se empieza en los hogares y sobre todo en el colegio, que de por si, solo se fijan en enseñar bien, un sustantivo, un abverbio pero no se hablan de estos temas... en casa de la abuela, existe que su ñieto preferido se lastima en el parque y la abuela le dice: Se ha hecho una heridita, pobrecito.... desde pequeños enseñamos nosotros mismos, dile a la abuela que no le hable asi.... es un pecado mortal !!!

Estimados. No tengan miedo de las variaciones del idioma, menos de este tipo de variaciones. Estos giros del lenguaje marcan y definen a quienes lo utilizan, cuando los escuchamos no necesitamos adivinar de donde vienen.La gente habla como actua, como procede, no como debiera ser, simplemente como siente. Personalmente prefiero eso a la falsa impostura.

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.