RSS

Castellano Actual

Castellano Actual

Castellano Actual

Esta es una bitácora creada por un grupo de docentes del área de Lengua y Literatura de la Universidad de Piura, expertos en temas relacionados con la gramática, literatura y ortografía castellana.

Buscamos que este espacio permita actualizar continuamente nuestros conocimientos lingüísticos, establecer un diálogo frecuente con nuestros lectores y favorecer el intercambio de información. Para ello, ofrecemos variados artículos, la recomendación del día y estamos dispuestos a resolver cualquier duda que tengan.
Síguenos en las redes sociales y en nuestra web oficial:

"Tengo un huevo de plata"

Compartir:

Eliana Gonzales Cruz
Docente Universidad de Piura

huevo_de_plata.jpg

La expresión dicha por un conocido conductor de televisión me servirá para explicar el sentido de locuciones bastantes expresivas tales como "un huevo de", "un cerro de", "una infinidad de", entre otras que irán apareciendo más adelante.

En un artículo anterior señalaba que una locución se define como un grupo de palabras consideradas como una unidad léxica con significado particular que cumple una determinada función; así, "el que dirán" es una locución sustantiva; "a carta cabal", una locución adjetiva; "echar una cana al aire" y "tomar cartas en el asunto" son locuciones verbales; "de repente" es una locución adverbial; "con vistas a", una locución preposicional; y "a menos que", una locución conjuntiva.

Llamó mucho mi atención la expresión utilizada por el conductor de televisión al afirmar que "él tenía un huevo de plata" para referirse a que era poseedor de una gran fortuna, producto de su trabajo y de las regalías que percibe por sus libros. Definitivamente, no hablaba del metal sino del dinero; pero, ¿por qué decía "un huevo de" en lugar de "mucha" o "bastante" o "harta" plata? Sin duda, para llamar la atención por el doble sentido que esta pueda tener; pero veamos con más detalle el aspecto gramatical.

Según lo recoge Gómez Torrego en su Gramática Didáctica del Español estas construcciones son locuciones determinativas, pues actúan como verdaderos determinantes o presentadores, y están formadas con un sustantivo, la mayoría de las veces precedido de algún artículo definido (el, la) o de una forma indefinida (un, una), más la preposición 'de': "un montón de", "un sinfín de",  "la mar de", "un mogollón de", estas últimas más frecuentes en España: Tiene la mar de discos, Desconozco un mogollón de palabras.

Además, cabe precisar que estas locuciones, sentidas algunas veces como locuciones  adverbiales, poseen un fuerte matiz coloquial. Es precisamente este el rasgo más significativo lo que hace que en nuestro medio terminen siendo bastante expresivas y el hablante las utilice para marcar la intensidad del sustantivo al que acompaña, tal como lo hemos visto en el caso de "tengo un huevo de plata", equivalente a "tengo mucha plata". Así pues, no es de extrañar entonces escuchar en boca de grandes y chicos expresiones como las del conductor de televisión formadas con estas locuciones, tales como: Tengo 'un cerro de' ropa sucia, Me han dejado 'una burrada de' ejercicios de álgebra, Me queda 'un chorro de' trabajo en la oficina, Ayer nos llegó 'un chupo de' mercadería, Le regaló 'un pocotón de' caramelos, Te dejó 'una ruma de' ropa arrugada; y hasta me atrevería a contarles que ahora me espera 'una montaña de' exámenes parciales por corregir.

1 comentarios

Amplia la explicación que se nos hace de las locuciones, que vemos que las hay: adverbiales, conjuntivas, verbales, etc.

Pero que no mencionan las vulgares, que no se usarían en ambientes educados, cultos o de respeto (¿será esto un valor?) que distinguen a quienes las usan ...y propalan.

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.