RSS

Castellano Actual

Castellano Actual

Castellano Actual

Esta es una bitácora creada por un grupo de docentes del área de Lengua y Literatura de la Universidad de Piura, expertos en temas relacionados con la gramática, literatura y ortografía castellana.

Buscamos que este espacio permita actualizar continuamente nuestros conocimientos lingüísticos, establecer un diálogo frecuente con nuestros lectores y favorecer el intercambio de información. Para ello, ofrecemos variados artículos, la recomendación del día y estamos dispuestos a resolver cualquier duda que tengan.
Síguenos en las redes sociales y en nuestra web oficial:

"Mes morado"

Compartir:

Docente Universidad de Piura

En el Perú -y a veces en el mundo entero- cada mes está dedicado a un acontecimiento especial que le proporciona un nombre propio. Así, por ejemplo, febrero es "el mes de la amistad"; mayo, "mes de la Virgen"; julio, "el mes de la Patria"; noviembre, "el mes de los difuntos"; diciembre, "el mes de la Navidad"... He dejado, a propósito, el mes que iniciamos, conocido por los peruanos como el "mes de Grau", el "mes de la canción criolla", pero sobre todo como "el mes morado", por celebrarse la fiesta religiosa del Señor de los Milagros, una de las más importantes en nuestro país.


mesmorado.jpg

¿Qué proceso lingüístico permite que el lenguaje se adapte a las realidades que existen? ¿Cómo es que una realidad, política, social, o en este caso religiosa, pasa a denominar otra?

Por un lado, se podría dar una respuesta sencilla: el lenguaje humano -con su función referencial o representativa- alude a la realidad en el sentido más amplio de la palabra. No solo a la realidad material, física, sino también a la realidad espiritual, moral, social, etc. No hay nada que exista en el mundo que no tenga un nombre. Y además, este lenguaje al tener como característica la mutabilidad, es decir, al ser cambiable se ajusta a las necesidades expresivas de sus hablantes. La capacidad creativa del hombre permite el reajuste de los nombres a lo que mejor exprese aquello que se quiere exteriorizar o comunicar y a lo que mejor refleje la realidad existente.

Por otro lado, como ya lo dijimos, cada realidad tiene su nombre. Y al surgir nuevos inventos, nuevas situaciones sociales, culturales, políticas..., estas deben ser designadas por un nombre. Por eso los idiomas cuentan con diferentes procesos para la creación de palabras, siendo la más fructífera la "derivación", mediante el cual añadimos un afijo derivativo (prefijo o sufijo) a una palabra o base común, ya existente en la lengua: servicio> servicial, servilismo, servil; alumno> alumnado; libro> librero, librería, libreta, etc.

Otro de los procedimientos, menos productivo que la derivación, pero no por eso poco utilizado, es la "composición", procedimiento mediante el cual dos o más palabras o, incluso, todo un sintagma se convierte en una sola palabra con un único significado, pues designa una sola realidad: sabelotodo, hazmerreír, pelirrojo, vinagre, guardiacivil, cubrecama, pez espada, coche bomba, cocina a gas... Así, el término "correveidile" significa 'chismoso', por tomar un ejemplo.

Un tipo de composición es el de la "disyunción", por medio de la cual los dos elementos participantes (dos sustantivos, un sustantivo y un adjetivo, un adjetivo y un sustantivo) que no se unen gráficamente (porque pueden estar en pleno proceso de convertirse en un solo vocablo) constituyen una sola palabra. Es el caso de "mes morado" y de otros compuestos como: cuento chino, pez espada, opinión pública, pájaro carpintero, guerra civil, etc.

Desde el punto de vista de su significado, "mes morado" sería una creación léxica por metonimia temporal, proceso que consiste en la sustitución de un término por otro que presenta con el primero una relación de contigüidad temporal: en la liturgia católica, el color morado significa 'penitencia'. Así, al celebrarse en este mes la fiesta del Señor de los Milagros, crucificado, se relaciona con un tiempo de penitencia que sirve para desagraviar a Cristo clavado en la Cruz por nuestros pecados. Por eso sus devotos suelen vestir en este mes el "hábito morado" amarrado en la cintura con un cordón blanco. Los hombres, quienes además del hábito llevan sobre los hombros una capa del mismo color durante la procesión, constituyen la "hermandad del Señor de los Milagros".

En conclusión, "mes de octubre" en el Perú se asocia con el señor de los Milagros y este, a su vez, con "color morado"; por desplazamiento, han pasado a ser sinónimos "mes de octubre" y "mes morado".

Foto: yonelcampos (CC-BY)

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.