RSS

Castellano Actual

Castellano Actual

Castellano Actual

Esta es una bitácora creada por un grupo de docentes del área de Lengua y Literatura de la Universidad de Piura, expertos en temas relacionados con la gramática, literatura y ortografía castellana.

Buscamos que este espacio permita actualizar continuamente nuestros conocimientos lingüísticos, establecer un diálogo frecuente con nuestros lectores y favorecer el intercambio de información. Para ello, ofrecemos variados artículos, la recomendación del día y estamos dispuestos a resolver cualquier duda que tengan.
Síguenos en las redes sociales y en nuestra web oficial:

Archivos Septiembre 2012

¿Teatrista o teatrero?

Compartir:
Sufijación y prefijación son dos de los recursos más rentables de creación de nuevas palabras y, como claramente podemos demostrarlo, ha tenido una gran vitalidad a lo largo de toda la historia de nuestra lengua. El hablante --valiéndose de un conjunto limitado de posibilidades combinatorias-- produce un indeterminado número de palabras con un gran poder de significación.

Es conveniente recordar que la "elección" de un determinado sufijo en el procedimiento derivativo suele estar regida por el gusto del hablante y por la intención con la que va a usar el sufijo considerando que existe una especialización o una gradación expresiva entre ellos; además, es importante resaltar que  desde los primeros tiempos de la lengua castellana, la elección ha permitido al hablante hacer efectivas las distintas posibilidades que le ofrece su sistema lingüístico.

Sin duda alguna, dos de los sufijos más productivos de nuestra lengua son -ero e -ista. Ambos nos permiten formar sustantivos que indican oficio, ocupación, profesión o cargo: panadero, ingeniero, tesorero, oficinista, pianista, maquinista... Ahora bien, ¿cuál de los dos tiene un matiz más culto? Al parecer es -ista, de allí que a muchos les suene despectiva la forma "teatrero" para referirnos a aquella persona que 'gusta del teatro o que se dedica a él'. Esta forma y no "teatrista" es la que se ha elegido y ya se ha incluido en algunos diccionarios académicos como el Diccionario del Estudiante (2012) y el que está en proceso de elaboración. Solo dependerá de nosotros, los hablantes, que esto se revierta si llega a extenderse el uso de la forma "teatrista".

No nos queda sino señalar que el hecho de elegir uno u otro sufijo permite reforzar la idea de que el léxico de una lengua nunca está fijado, siempre está condicionado también por las circunstancias, las relaciones sociales, los oficios y profesiones, la ciencia y la tecnología.

¿Obstetra u obstetriz?

Compartir:

Aunque usted no lo crea, el término "obstetriz", que circula en nuestro medio, no está registrado en ningún diccionario académico, ni en los de americanismos, ni en los de peruanismos consultados.

La forma preferida para designar tanto al hombre como a la mujer que se dedica a la obstetricia ('parte de la medicina que trata de la gestación, el parto y el puerperio') es obstetra: El obstetra atendió a la paciente; La obstetra Margarita López fue reconocida por el hospital.

[...] continuar leyendo

Salsa, sarsa, sarza, zarza

Compartir:

Shirley J. Cortez González
Docente Universidad de Piura

Los que disfrutamos del buen comer sabemos que lo que le queda estupendo a un arroz con pato o con pollo, tamal, papa rellena... es "su sarsita". Sin embargo, no encontraremos "sarsa" en el Diccionario, más bien nos remitirá a salsa, sarza y zarza.

La primera acepción de salsa: 'Composición o mezcla de varias sustancias comestibles desleídas, que se hace para aderezar o condimentar la comida', aclara el panorama, aunque no lo resuelve. Los distintos tipos de salsas definidas: bearnesa, blanca, mahonesa... no incluyen la "criolla", que es la que nos interesa.

cebolla.jpg

[...] continuar leyendo

Ni *álguienes ni *nadies

Compartir:

«Quiero presentarles a alguien, o mejor dicho, a *álguienes, que están aquí...», decía un conocido presentador de un programa concurso. Incluso hay quienes se preguntan si se dice *álguienes o *alguiens, como si fuera palabra venida del inglés. Y es que el que tiene boca se equivoca. Pero ese plural no tiene cabida en la norma culta, pues alguien es un pronombre indefinido invariable, es decir, que no admite cambio de género ni de número. La misma incorrección se produce con nadie, que también suele ser empleado en plural, agregando una -s final, como en «No hay *nadies».

[...] continuar leyendo

Para no crear excepciones

Compartir:

En ortografía, es una maravilla cuando no hay excepciones. Una regla que carece de ellas es la que nos dice que antes de "p" y "b" siempre se escribe "m". Para evitar crearle excepciones a esta norma, incluso, se alteran otras. Este es un motivo por el cual se altera el principio que afirma que las palabras compuestas conservan la ortografía de las simples que la forman.

[...] continuar leyendo

Escasez

Compartir:
Muchas personas dudan cuando tienen que escribir la palabra escasez. Las cosas se complican cuando quieren usar una palabra derivada; por ejemplo, escaso, escaseaba, escaseces. En la primera suelen sustituir la segunda "s" por "z"; en la segunda por "c", y en la tercera... algunos prefieren cambiar el término.

[...] continuar leyendo

Sigue el "frío"

Compartir:

Lady Noelia Olivares Mauricio
Docente Universidad de Piura

Pese a nuestro calor piurano, en los últimos días, nuestras mañanas y noches son cada vez más frías y esto nos obliga a buscar las chompas, chalinas, medias, etc.; y es que nuestra clásica frase "qué calor" se ha vuelto "qué frío".

chompas.jpg

[...] continuar leyendo

Cancerígeno y canceroso

Compartir:
Cancerígeno y canceroso son dos palabras que tienen significados distintos y que la gente los confunde. Cancerígeno alude a lo que 'puede provocar cáncer' y a las 'sustancias que pueden causar tumores malignos'. Por ejemplo, los pesticidas son productos cancerígenos. Canceroso, en cambio, significa 'perteneciente o relativo al cáncer', como por ejemplo células cancerosas, tejido canceroso...

Los extranjerismos necesitan una marca distintiva

Compartir:
Las marcas (cursivas o comillas) que se ponen en los extranjerismos (voces que no son propias de nuestra lengua) suelen ser una convención establecida con la única intención de destacar su condición de palabras pertenecientes a otra lengua, y que por esta razón no tienen por qué atenerse a las normas ortográficas ni a la pronunciación españolas. En la Ortografía de la lengua española (2010) se indica que los extranjerismos se escribirán «preferentemente en cursiva en la escritura tipográfica (siempre que el texto base esté escrito en redonda: Ayer trasmitieron por la radio un flash de último minuto; pero en redonda, si el texto base está escrito en cursiva: Ayer trasmitieron por la radio un flash de último minuto) y entre comillas en los textos manuscritos, donde no es posible establecer la oposición entre la letra redonda y la cursiva» (p. 601): Ayer trasmitieron por la radio un "flash" de último minuto.

¿Cuarenta y nueve o cuarentainueve?

Compartir:
La norma establece que a partir del número treinta se debe escribir con la conjunción "y": treinta y cinco, cuarenta y nueve, ochenta y tres...; sin embargo, según lo precisa la última Ortografía (2010) se «documentan casos de grafías univerbales» (p. 670); así, es frecuente encontrar formas como treintaicinco, cuarentaitrés, cincuentaiocho, etc.; «especialmente en escritores americanos» (p. 670). Si bien todavía son minoritarias estas últimas formas, son válidas «pues responden a la tendencia a la fusión gráfica que experimentan las unidades léxicas pluriverbales que forman un solo grupo acentual» (p. 671).

Los nombres extranjeros

Compartir:
La normativa es muy clara al señalar que los nombres extranjeros de personas y lugares (antropónimos y topónimos) deberán castellanizarse en la medida de lo posible con el único objetivo de «lograr que las grafías de esas voces en español  reflejen de forma adecuada e inequívoca en nuestra lengua la pronunciación original ―o la aproximación a ella que el uso general haya fijado―, sin introducir elementos de distorsión en nuestro sistema ortográfico» (Ortografía de la lengua española, 2010: 621); así, se recomienda escribir Ruanda en lugar de Rwanda, Trotski en lugar de Trotsky, Londres en lugar de London y Pekín en lugar de Beijing.

Estoquear

Compartir:
El Diccionario de la Real Academia Española (DRAE, 2001) registra el verbo "estoquear" (derivado de "estoque") solo con el significado de 'herir de punta con espada o estoque', pero no como derivado de stock o 'cantidad de mercancías que se tienen en depósito', que al parecer es de uso frecuente en nuestro medio.

[...] continuar leyendo

¿Estás que lees?

Compartir:

Docente Universidad de Piura

"Una sola peculiaridad sintáctica puede resultar más significativa que toda una serie de particularidades léxicas", decía Lope Blanch. Los hablantes lo perciben por lo que se cuestionan: ¿se puede decir así?, ¿está bien dicho eso? Mis alumnos muchas veces me han preguntado: ¿se puede decir "está que se baña", "está que habla"? Los que vienen de Lima o Trujillo muestran extrañeza por ese modo de hablar "tan piurano".

lectura.jpg

[...] continuar leyendo

¿Calentito o calientito?

Compartir:
Ambas formas adjetivas son posibles: calentito y calientito: Por favor, sírvame un café calentito/calientito; lo mismo que calentísimo y calientísimo: Quiero un café calentísimo/ calientísimo. Las primeras se crean sobre la base latina calens y pueden aparecer acompañadas de un adverbio para marcar su grado superlativo: Por favor, sírvame un café bien calentito/calientito; mientras que las segundas lo hacen sobre la base castellana caliente y no admiten adverbio, puesto que el grado superlativo ya aparece marcado con el sufijo -ísimo.

E, eh y he

Compartir:
Si bien estas tres formas suenan igual, tienen distintos significados. Así, "e" es un nexo copulativo equivalente a "y" que se usa ante una palabra que empieza por "i" o "hi": Silvia e Inés, matemáticas e historia; pero nunca si empieza con la sílaba "hie": leones y hienas.

[...] continuar leyendo

¿De cúbito o decúbito?

Compartir:
El término que hemos de emplear para referirnos a la 'posición que toman las personas o los animales cuando se echan horizontalmente' es "decúbito" y no "de cúbito", error en el que suelen incurrir algunos hablantes porque creen que se trata de una locución formada por la preposición "de" más el sustantivo "cúbito". La palabra "cúbito" solo se usa para referirnos al 'hueso más grueso y largo de los dos que forman el antebrazo' (DRAE, 2001).

[...] continuar leyendo

"Credifácil" y "estanflación", ¿qué tienen en común?

Compartir:
Eliana Gonzales Cruz
Docente Universidad de Piura

En el ámbito comercial y bancario, palabras como "credifácil", "crediahorro", "crediauto", "credihogar", "credicasa", "credinegocio", "credicash"... suelen ser tan comunes que casi nadie se habrá detenido a pensar en cómo se han formado. Muchos estarán familiarizados, eso sí, con el significado y el alcance que tienen en nuestros bolsillos, o mejor aún, en nuestra economía familiar. No es mi intención explicar el aspecto económico de estos términos sino el lingüístico.

tarjetas_credito.jpg

[...] continuar leyendo

El sufijo -ez de los apellidos

Compartir:
Así como en los apellidos ingleses aparece la partícula son ('hijo'): Harrison, Morrison...; en los escoceses, Mac o Mc; en los irlandeses, O'; en los llamados apellidos patronímicos hispanos aparece -ez y en los patronímicos lusitanos (portugueses) aparece -es.

La "z" en algunos apellidos como González, Ramírez, Sánchez, Martínez, Pérez... no es marca de distinción. La forma -ez es marca en los apellidos hispanos; así, González significaba 'hijo de Gonzalo', Ramírez, 'hijo de Ramiro'; Sánchez, 'hijo de Sancho'; Martínez, 'hijo de Martín'; Pérez, 'hijo de Pero (Pedro)'...

[...] continuar leyendo

Shock

Compartir:
El término inglés shock equivale a la palabra "choque" en español, que en el DRAE (2001) se define como 'estado de profunda depresión nerviosa y circulatoria, sin pérdida de la conciencia, que se produce después de intensas conmociones, principalmente traumatismos graves y operaciones quirúrgicas'; y también como 'emoción o impresión fuertes'. Aparece incluso "choque eléctrico" como equivalente a "electrochoque".

[...] continuar leyendo

Cuando de neologismos se trata...

Compartir:

Susana Terrones Juárez
Docente Universidad de Piura

Hace un tiempo las palabras petroaudios y abenciamanía acaparaban los titulares de los periódicos y los locutores de radio y televisión las repetían hasta el cansancio. En el mundo deportivo, muchos aficionados padecen de la futbolmanía y otros se dejan contagiar por la voleimanía. En el 2009 en el Perú hubo el baguazo, que recordó el andahuaylazo de 2005 y el arequipazo de 2002. En ese mismo año, los medios de comunicación empleaban, con cierta carga peyorativa, los términos: mataperro, come pollo o traga pollo, roba luz, lava pies, contrata sirvienta, plancha camisas y roba terrenos, para referirse a algunos congresistas que hicieron noticia por ciertas acciones irregulares que se les atribuyó.

diccionario_clips.jpg

[...] continuar leyendo

Tampoco y tan poco

Compartir:
El adverbio "tampoco" se usa para negar una cosa después de haberse negado otra: No ha venido y tampoco ha llamado por teléfono; Ellos tampoco se fían de ella; Ayer no fuimos al cine y hoy tampoco, ¿Tampoco jugarás hoy?

En cambio, "tan poco" está formado por el adverbio de cantidad "tan" + el pronombre o adverbio de cantidad "poco": Me sirvió tan poco arroz que me quedé hambriento. Suele usarse en estructuras comparativas (Come tan poco como su padre) y en consecutivas (Recibió tan poco dinero que ha tenido que vender su carro).

El género de las siglas

Compartir:
Como sabemos una sigla es una palabra formada por las letras iniciales de los términos o de las palabras de un sintagma nominal: USE (Unidad de Servicios Educativos), SIN (Servicio de Inteligencia Nacional), OEA (Organización de Estados Americanos), FMI (Fondo Monetario Internacional)...

Ahora bien, ¿decimos el USE o la USE, el SIN o la SIN?

[...] continuar leyendo

De cómo la piña terminó llamándose como tal

Compartir:
Claudia Mezones Rueda
Docente Universidad de Piura

En un artículo anterior explicamos cómo la conquista y colonización de América supusieron también su hispanización lingüística. En este proceso, los primeros españoles tomaban de su lengua términos para denominar las nuevas realidades porque en la mayoría de los casos desconocían sus nombres; o las definían usando comparaciones que tomaban como referencia realidades ya conocidas por ellos. Así, surge un caso muy peculiar: la denominación de la "piña".

pinas.jpg

[...] continuar leyendo

¿200 metros a más?

Compartir:
Los idiomas no emplean siempre los conectores con la misma lógica, y es posible decir "vaso con agua" o "vaso de agua" igual que "bidones con combustible", "bidones de combustible", aunque lo más razonable sería decir siempre lo primero, porque en el fondo cabe pensar que "no está hecho" de agua o de combustible. Igual deberíamos preferir "chocolate con leche" a "chocolate de leche" aunque no se trata del recipiente sino del ingrediente principal, a diferencia de "pastel de choclo", que lo caracteriza.

[...] continuar leyendo

Dualidad en las palabras

Compartir:

Lady Noelia Olivares Mauricio
Docente Universidad de Piura

Todo en el mundo se mueve por contrarios: cielo y tierra, bien y mal, vida y muerte, etc. Una de estas parejas de contrarios es derecha / izquierda.

"Derecho", del latín "directus" ('directo'), se relaciona con lo justo, lo correcto, lo legal, lo sincero, de allí frases como: "Ándate derecho en los estudios", con el sentido de 'hacer bien las cosas' o "Me gustan las cosas derechas"; es decir "Me gustan las cosas correctas"; por el contrario, "izquierda" es la antítesis, es lo torcido, lo no recto, lo que no tiene valor, así pues, a nadie le gusta ser catalogado como un "cero a la izquierda". Las connotaciones (significados) de estas palabras las evidenciamos gráficamente en la imagen de la parábola del juicio final, según la cual, los justos aparecen a la derecha de Cristo y los pecadores a su izquierda en espera del castigo eterno.

direcciones_opuestas.jpg

[...] continuar leyendo

¿Cuadruplicar o cuadriplicar?

Compartir:
Se puede decir de las dos maneras, si bien la forma mejor es el verbo: "cuadruplicar", con su correspondiente sustantivo: "cuádruple". La forma "cuadriplicar" se produce por contagio con "triple" y así también se dice a veces "cuatriplicar", que es una forma no aceptada por la norma académica, la que se basa en este caso en particular en una razón puramente etimológica.

Asunción y ascensión

Compartir:
Si bien, en ambos casos se trata de la subida a los cielos, en el mundo católico se aplica el término "asunción" a la Virgen María  (por antonomasia: 'hecho de ser elevada al cielo la Virgen María en cuerpo y alma') y "ascensión" a Jesucristo (también por antonomasia: 'subida de Cristo a los cielos'). En ambos casos, tanto para referirnos a la Asunción de la Virgen María y a la Ascensión de  Jesucristo, como cuando aludimos a las respectivas fiestas que celebra la Iglesia católica, las palabras Asunción y Ascensión se escriben con mayúscula inicial.

Currículum, curricula y curriculum vitae

Compartir:

Curriculum vitae quiere decir, literalmente, 'carrera de la vida'. El plural de currículum es curricula, y no es aceptable pluralizarlo con la forma *curriculums vitae: *He recibido los curriculums de los profesores. Si quisiera usarse el plural en latín (aunque el DPD de 2005 dice que no es correcto hacerlo), lógicamente, tendría que acompañarse con un artículo masculino plural: los curricula. No le falta razón a la Academia para oponerse a su empleo, porque el plural en latín no tiene las características de los plurales castellanos. Por ejemplo, en la oración He recibido los curricula de todos los profesores, sentimos que algo violenta la morfología del español, y los hablantes, consciente o inconscientemente, evitamos alterar los usos normales de nuestra lengua. La solución es emplear el término castellanizado: los currículos.

[...] continuar leyendo

In fraganti

Compartir:
Es una locución que se ha creado por deformación de la expresión latina in flagranti (delicto). Significa 'en el mismo momento en que se comete un delito o, por extensión, cualquier acción censurable' (DPD, 2005): Lo sorprendieron in fraganti colocando los explosivos. Es también aceptada la forma simple "infraganti": Lo sorprendieron infraganti colocando los explosivos. En cambio, se consideran incorrectas "in fragante", "in fragranti" y "en fraganti".

De polladas y cuyadas... peruanismos de fiesta

Compartir:

Verónica Chumacero Ancajima

¿Alguna vez le han ofrecido una tarjeta para una pollada o ha realizado usted alguna parrillada para incrementar los ingresos de su hogar o ha colaborado con la cebichada del barrio pro plataforma deportiva? Seguro que más de uno ha vivido alguna de estas circunstancias, pues estas fiestas populares se han convertido en una peculiar forma de divertirse y, al mismo tiempo, de conseguir algo más para el sustento económico de la familia. En este artículo intentaremos describir el comportamiento léxico de varios de estos innovadores términos.

pollo_parrilla.jpg

[...] continuar leyendo

Los días de la semana

Compartir:
Etimológicamente, los días de la semana han evolucionado desde su base latina de la siguiente forma:
  • LUNES: Lunae dies ('día de la Luna'): lun(ae di)es → lunes
  • MARTES: Martis dies ('día de Marte'): mart(is di)es → martes
  • MIÉRCOLES: Mercuri dies ('día de Mercurio'): mercur(i di)es → miercores → miércoles
  • JUEVES: Iovis dies ('día de Júpiter'): iov(is di)es → ioves → jueves
  • VIERNES: Veneris dies ('día de Venus'): vener(is di)es → verneres → vernes → viernes
  • SÁBADO: Sabbata, orum ('día de descanso' en la semana litúrgica): sabbattum → sabato → sábado
  • DOMINGO: Dominicus dies ('día del Señor'. Primer día de la semana litúrgica): Domenicu(m dies) → domenico → domenco → domingo
Como sabemos, en los días de la semana tenemos las oposiciones morfológicas de número de dos maneras, siguiendo las reglas generales del español para la formación del plural. La primera está marcada por el artículo (el/los): el lunes/los lunes; el martes/los martes; el miércoles/los miércoles; el jueves/los jueves; el viernes/los viernes; mientras que la segunda, por la adición del morfema "s" del plural: (el) sábado/ (los) sábados; (el) domingo / (los) domingos.  

¿Los mejores pagados o los mejor pagados?

Compartir:

Un titular periodístico de hace tres o cuatro años decía que tales presidentes eran "los mejores evaluados", y otro día una nota señalaba algunos artistas como "los mejores pagados en Viña del Mar". Pero la forma correcta hubiera sido "los mejor evaluados" y "los mejor pagados".

cashMoney-530x317.jpg

[...] continuar leyendo

Hubieron problemas... o ¿hubo problemas?

Compartir:

Shirley J. Cortez González
Docente de la Universidad de Piura

Es bastante frecuente y hasta "normal" toparnos, en textos orales y escritos, con el verbo 'haber' en plural: hubieron problemas, habían quejas, han habido críticas... Sin embargo, estas construcciones son erróneas. Pero, ¿por qué son incorrectas? Pues bien, el verbo 'haber', además de ser verbo auxiliar, es un verbo impersonal; es decir, no posee sujeto. Un verbo impersonal se conjuga en la tercera persona del singular: llovió, anocheció, hay... Así, 'haber' (y los demás impersonales) no llevan sujeto, por lo tanto no concuerdan con ningún otro elemento en la oración. De ahí que sean incorrectos textos como: ¿Cuántos invitados hubieron en tu fiesta?; Habían cien personas; lo correcto sería: ¿Cuántos invitados hubo? y Había cien personas.


huboproblemas.jpg

[...] continuar leyendo

¿Tal vez o talvez?

Compartir:
Si bien la forma "tal vez" con el significado de 'quizá, acaso, posiblemente' es de uso mayoritario, es también válida y predominante en algunas zonas de Hispanoamérica la forma "talvez": Si sale es sol, tal vez vayamos a la playa. Talvez llueva esta tarde porque el cielo está bastante nublado.