RSS

Castellano Actual

Castellano Actual

Castellano Actual

Esta es una bitácora creada por un grupo de docentes del área de Lengua y Literatura de la Universidad de Piura, expertos en temas relacionados con la gramática, literatura y ortografía castellana.

Buscamos que este espacio permita actualizar continuamente nuestros conocimientos lingüísticos, establecer un diálogo frecuente con nuestros lectores y favorecer el intercambio de información. Para ello, ofrecemos variados artículos, la recomendación del día y estamos dispuestos a resolver cualquier duda que tengan.
Síguenos en las redes sociales y en nuestra web oficial:

Las "niñeces" de Garcilaso

Compartir:

En el capítulo XV del Libro I de la primera parte de los Comentarios Reales, el Inca Garcilaso de la Vega se propone contar lo que en sus "niñeces" oyó muchas veces a su madre, hermanos y tíos sobre las grandezas del Imperio de los Incas. ¿Tuvo acaso Garcilaso varios periodos que corresponden a la niñez? ¿Se puede hablar de niñeces o de juventudes? ¿Podemos decir que hay varios tipos o clases de adolescencias? Obviamente no, niñez, adolescencia, juventud y vejez son periodos de la vida que abarcan algunos años; así, por ejemplo, la adolescencia abarcaría desde los 11 a los 17 años. Pero, no es de estas etapas de las que hablaremos en este artículo, ni mucho menos del sentido que los sustantivos niñeces y vejeces suelen tener actualmente. La primera como 'cosas o actos propios de un niño' o más comúnmente lo que decimos niñería y que antiguamente se usaba como sinónimo de niñez; y la segunda como 'cosas o actos propios de los viejos' o 'cosas viejas'. "Déjate de niñeces" le podemos decir a alguien que se está comportando de manera infantil, o "Déjate de vejeces" a alguien que camina o tiene actitudes propias de los ancianos.garcilazo.jpg

En este caso, hemos recurrido a algunos sustantivos como niñez, adolescencia, juventud y vejez para explicar la invariabilidad que presenta en cuanto al número; es decir, son sustantivos que solo pueden aparecer en singular, razón por la cual se les conoce también como sustantivos singularia tantum.

El número, como recordará, es una información gramatical que está en relación con la cantidad; así, con el singular indicamos la unidad de una clase -perro, carro, flor-, mientras que con  el  plural  denotamos  varios  seres,  entidades  o cosas  -perros, carros, flores-, que en este caso, se marcan con las  terminaciones  o  desinencias -s  o -es; tanto para los llamados sustantivos comunes como para los propios: Pablos, Marías, Ramones...

En general, podemos decir que la mayoría de los sustantivos están sujetos a estas variaciones (singular/plural) con dichas terminaciones; sin embargo, exceptuamos algunos como tórax y tesis que marcan su plural con la presencia del artículo: los tórax y las tesis, puesto que al ser palabras graves o llanas terminadas en -x y -s no admiten ni -s ni -es.

Los llamados sustantivos singularia tantum, como las etapas ya mencionadas: niñez, pubertad, adolescencia, juventud y vejez; los puntos cardinales: Norte, Sur, Este, Oeste; y otros como: salud, pereza, sed, caos, cenit, cariz, zodiaco, tez... por su propia naturaleza semántica, son sustantivos que no pueden recibir la marca de plural, de ahí que permanezcan invariables; y por más expresivo que uno quiera ser, no puede decir frases como: *Mis saludes son estupendas, *Esta mañana tengo muchas perezas; así como tampoco: *Se sublevaron por sedes de justicia. En todos los casos deben aparecer en singular: salud, pereza y sed, respectivamente.

Por esta misma razón, estimado lector, y para ir terminando esta sencilla explicación, no extrañe, ni mucho menos añore, sus niñeces ni sus adolescencias porque solo hemos tenido una, la que nos tocó vivir, quizá hace muchos años.
2 comentarios

Antes que nada, confieso y aclaro que disfruto de las explicaciones que a diario les leo, me ilustran y, a veces, me dan motivo a dudas que las manifiesto.

Por ejemplo, hablando de niñez uno puede haber tenido diferentes niñeces: la niñez de uno en casa o en el colegio; la niñez de uno enfermo, de viaje o abandonado. Si bien todo eso ocurre en la niñez, de acuerdo a lo que nos explican con este sustantivo singularia tantum, por los diferentes momentos de niñez, tendría que decir "tuve varias niñez" ... o mejor no me meto en líos y digo "tuve diferentes estados de niñez.

Igual, siguiendo con lo que ustedes nos explican, es incorrecto lo que a menudo oímos, por ejemplo: "el sótano está lleno de vejeces" o "desfilaron las juventudes ...as". ¿Es así?

Estimado Carlos:
Muchas gracias por seguirnos y por leer lo que publicamos.
Hasta donde entendemos, niñez, adolescencia, vejez… son periodos de vida; así pues ¿cómo podemos tener varios periodos iguales? En todo caso fragmentaría cada periodo en años: Viví con mi abuela un año durante mi niñez y fui muy feliz. Usé los patines desde los trece hasta los quince años…
Ahora bien, hay formas lexicalizadas; es decir, ya fijas y con un significado propio, es el caso de niñeces, vejeces y juventudes. La primera se entiende como un ‘comportamiento propio de los niños’, ‘niñería’: Déjate de niñeces y obedece a tu padre, le diríamos a un adolescente que se está comportando como un niño. La segunda (vejeces), como lo señalamos en el artículo, respondería a ‘actos propios de los viejos’ y también se entiende como ‘cosas viejas’. Con esta última estaría relacionada el ejemplo “El sótano está lleno de vejeces” (se entiende que está lleno de cosas viejas, cosas que ya no se usan).
Ahora, con respecto a “juventudes”, podemos decirle que esta forma plural significa ‘rama juvenil de una formación política, religiosa, etc.’ (DRAE, 2001): Las juventudes apristas comenzaron a organizarse. En aquella convocatoria participaron las juventudes católicas de todo el mundo.
Saludos cordiales.
Castellano Actual

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.