RSS

Castellano Actual

Castellano Actual

Castellano Actual

Esta es una bitácora creada por un grupo de docentes del área de Lengua y Literatura de la Universidad de Piura, expertos en temas relacionados con la gramática, literatura y ortografía castellana.

Buscamos que este espacio permita actualizar continuamente nuestros conocimientos lingüísticos, establecer un diálogo frecuente con nuestros lectores y favorecer el intercambio de información. Para ello, ofrecemos variados artículos, la recomendación del día y estamos dispuestos a resolver cualquier duda que tengan.
Síguenos en las redes sociales y en nuestra web oficial:

Warranteo

Compartir:

Carlos Arrizabalaga
Docente de la Universidad de Piura

El pasado 24 de abril leíamos en las páginas del diario
Correo de Piura, que los productores de arroz junto con los funcionarios regionales acordaron promover y gestionar el "warranteo" de arroz con intereses de 9 por ciento al año. La sala de redacción ponía así el anglicismo entre comillas sin duda por ser un término recién introducido en nuestro medio. Efectivamente, fue en el año 2005 cuando, por iniciativa del presidente Toledo, se promovió garantizar la producción de arroz mediante la modalidad del warranteo, por la que se ofrece la producción almacenada como garantía para lograr la financiación de la campaña agrícola, asumiendo un interés del 1% por almacenamiento, que se compensa porque así se logra también mantener en el mercado un precio razonable para el arroz.

Me dicen que en realidad esto se había planteado el año 2003 pero recién se implementó con Toledo el 2005. En realidad ya en los años setenta se hacía el warranteo del algodón, sOlo que hoy por hoy la práctica totalidad de la producción norteña es adquirida por un solo grupo industrial a un precio fijo que siempre está por debajo de lo que desearían los agricultores. También me cuentan que el Banco Agrario, especialmente en la colonización de San Lorenzo, otorgaba certificados llamados entonces warrants para diversos productos.

arroz.JPG

Los warrants son, según indica el Diccionario de términos económicos del Banco Central de Reserva (1995), "títulos emitidos simultáneamente con el certificado de depósito, que representa garantía o prenda de las mercancías depositadas en un almacén, confiriéndole derechos sobre éstos a quien los adquiera".

Evidentemente se trata de un instrumento financiero proveniente del mundo anglosajón y el término todavía no se registra en el Diccionario académico. Pero en el mundo rural ya se emplea con normalidad tanto el sustantivo "warranteo" como el verbo derivado: "serán los agricultores quienes fijarán la cantidad de arroz a warantear".

La dificultad estriba en esa letra tan extraña al castellano (el diccionario la mantiene solo para registrar algunos extranjerismos: "waterpolo", "western"...). Es curioso que en realidad tanto el inglés "warrant" como el castellano "garantía" provienen del francés antiguo, pero igual se separó la ortografía y el significado originales del término (que podía traducirse por "otorgamiento"), y finalmente no pueden equivaler "garantizar" y "warrantear" aunque tengan la misma procedencia. Ya es muy tarde para recuperar el antiguo verbo medieval "garantir", con lo que "warranteo" y "warrantear" parece que han llegado para quedarse al menos por un buen tiempo. De todos modos tal vez pudiéramos castellanizarlos en las formas "garanteo" y "garantear" que me parecen francamente preferibles a esos anglicismos tan flagrantes. No es una batalla fácil la del idioma, puesto que en un caso muy similar llevamos décadas en que todavía compiten el anglicismo "márketing" (la Academia fracasó con su propuesta de "mercadotecnia") con su castellanización más adecuada: "mercadeo" (que apenas ha podido desarrollar el verbo "mercadear"). En esta marejada de las palabras serán los hablantes los que decidan, según el uso mayoritario, cuál resulta vencedora en el combate, pero no estaría mal intentar gestionar mejor el "garanteo" y "garantear" la cantidad de arroz que nos parezca, haciéndolo al menos en una manera más castellana.
De otra forma, igual se podría proponer la grafía: "guaranteo" y "guarantear" más acorde con el uso castellano.

2 comentarios

Una pregunta que no tiene mucho que ver con el warranteo y no sé dónde hacerla sin que se le relacione.

Hoy viernes 13, de Francisco Arbaiza, Peru21 publica una nota titulada "La viralidad del "Peruanómetro" de Lima Airport Partners".

En ese contexto, ¿cuál es el significado de "viral" y "viralidad"?

De paso, comentando el vocablo "Peruanómetro", por ahí veo que algunos municipios han colocado "solarómetros" que intentan medir cierta radiación solar.
¿Está bien formada esta última palabra o debiera ser "solmetro", "heliómetro", "radiómetro" u otro?

Estimado Carlos:
La palabra viralidad se ha formado a partir de la raíz viral más el sufijo -idad como en autoridad, vanidad, dignidad, vulgaridad, operatividad, confidencialidad… Al parecer esta palabra estaría relacionada con la forma “video viral”, creada recientemente para referirse a videos ampliamente difundidos por Internet o por correo electrónico y que causan un gran impacto en el público. Es probable que la idea de llegar a una gran masa, finalidad de estos videos, esté asociada con el concepto de “virus”, ‘microorganismo de estructura sencilla capaz de reproducirse utilizando su propio metabolismo’. Así pues, la viralidad indicaría la reproducción acelerada del video por parte de los propios usuarios como si fuese un virus, por “infección” de unos usuarios a otros.
En palabra “peruanómetro” encontramos peruano más el elemento compositivo -metro que significa ‘aparato para medir’; así el peruanómetro sería “el aparato que sirve para medir lo peruano o el grado de peruanidad”.
Ahora, con respecto a “solarómetro” o “heliómetro”, pueden darse las dos formas, porque ambas están relacionadas con el sol. En el caso de “solarómetro”, lo más probable es que para su creación, el hablante haya tomado como base la palabra “solárium” (‘terraza o lugar reservado para tomar el sol’) y no el término “sol”. “Solarómetro” aún no está registrada en el diccionario académico; en cambio, sí está “heliómetro” (‘instrumento astronómico que sirve para la medición de distancias angulares entre dos astros, o de su diámetro aparente, especialmente el del Sol’).
En general, podemos decir que “viralidad”, “peruanómetro”, “solarómetro” son neologismos o palabras nuevas que los hablantes han creado para emplearlas en contextos muy concretos y con una determinada intención comunicativa. Para que aparezcan finalmente registrados en el diccionario tendrán que pasar por un proceso de lexicalización, pero esto dependerá del uso y del grado de asimilación de estos términos por parte de los hablantes.
Saludos cordiales.
Castellano Actual

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.