RSS

Castellano Actual

Castellano Actual

Castellano Actual

Esta es una bitácora creada por un grupo de docentes del área de Lengua y Literatura de la Universidad de Piura, expertos en temas relacionados con la gramática, literatura y ortografía castellana.

Buscamos que este espacio permita actualizar continuamente nuestros conocimientos lingüísticos, establecer un diálogo frecuente con nuestros lectores y favorecer el intercambio de información. Para ello, ofrecemos variados artículos, la recomendación del día y estamos dispuestos a resolver cualquier duda que tengan.
Síguenos en las redes sociales y en nuestra web oficial:

Macho y hembra en sustantivos epicenos

Compartir:

Los sustantivos epicenos son sustantivos de un solo género que designan seres vivos (animales, plantas o personas), pero que no poseen ninguna marca formal que permita determinar su sexo. Por ejemplo: "serpiente" es un sustantivo epiceno de género femenino, si decimos: La serpiente me atacó, no se sabrá si es una serpiente macho o hembra. Precisamente para diferenciar el sexo de la realidad designada por los sustantivos epicenos referidos a animales se utilizan los términos "hembra" y "macho".

La concordancia se ciñe al género del sustantivo epiceno: El sapo hembra es muy ruidoso, no *El sapo hembra es muy ruidosa; La rata macho es peligrosa, no *La rata macho es peligroso.

5 comentarios

Me disculpa, pero el segundo ejemplo no es el más adecuado, puesto que rata no es epiceno.El macho de la rata es el rato. En todo caso le pediría que me aclare si estoy equivocado. Gracias

Revisando la letra de un tema de un grupo boliviano, me encontré con esta línea: "Tengo el alma destrozado". ¿Qué opinión les merece?

Estimado Carlos: Gracias por su observación. Efectivamente, el masculino de “rata” es “rato”; sin embargo, el uso de esta forma masculina es poco común por lo que solemos considerar la palabra rata como sustantivo epiceno.

Estimado lector: Es común que aparezcan estos errores de concordancia (*alma destrozado) cuando el hablante desconoce que alma es un sustantivo femenino. La presencia del artículo “el” los confunde.
Cuando las palabras empiecen con una /a/ tónica (en la escritura puede ser “a” o “ha”), se deberá usar determinantes definidos (el) e indefinidos (un, ningún) masculinos: el hada, el agua, un alma, un aula, ningún águila…
Sin embargo, se presentan excepciones:
– La a, una hache (las letras), La Haya (la ciudad), la árabe (si nos referimos a una mujer de esa procedencia), la árbitra (profesión)…

– Tampoco se usarán las formas masculinas si aparece un adjetivo entre los presentadores y el sustantivo: la inmensa águila, una filuda hacha, la generosa hada…

– Asimismo, tendrán formas femeninas si dichos sustantivos están en plural: las aguas, unas almas, las aulas…

Ahora bien, si los adjetivos aparecen pospuestos, estos irán en femenino, pero con el presentador en masculino: el alma aventurera, un alma gitana, ningún alma caritativa…
Así pues, la letra a la que hace referencia debió ser: “Tengo el alma destrozada”.
Saludos cordiales.
Castellano Actual

El problema radica en que ciertos sustantivos, particularmente formados con el sufijo ente, están siendo admitidos la variación de la vocal a para el femenino. Ej, El presidente - la presidenta. El gerente-la gerenta. La práctica. Claro en otras palabras, por la dificultad o por la apreciación subjetiva de que "se oye" feo, no se lo utiliza, ej. viviente (no vivienta); estudiante, no estudianta, aunque ya hay ciertos usos aceptados.

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.