RSS

Castellano Actual

Castellano Actual

Castellano Actual

Esta es una bitácora creada por un grupo de docentes del área de Lengua y Literatura de la Universidad de Piura, expertos en temas relacionados con la gramática, literatura y ortografía castellana.

Buscamos que este espacio permita actualizar continuamente nuestros conocimientos lingüísticos, establecer un diálogo frecuente con nuestros lectores y favorecer el intercambio de información. Para ello, ofrecemos variados artículos, la recomendación del día y estamos dispuestos a resolver cualquier duda que tengan.
Síguenos en las redes sociales y en nuestra web oficial:

Archivos Julio 2012

Tan bien y también

Compartir:

Las dos formas poseen significados diferentes. En "Hicieron tan bien el trabajo que se merecen un punto más", tan bien significa que la acción ha sido ejecutada de manera brillante, en este caso, el trabajo. La forma "bien" aparece intensificada por el adverbio "tan": Tan mal, tan pronto, tan fácil...

En cambio, en el enunciado "Me gustan tus ojos y también tu forma de ser", también es un adverbio de modo que indica igualdad, semejanza, conformidad o relación de una cosa con otra ya nombrada; en este caso, con los "ojos".

Actitud y aptitud

Compartir:

Muchos hablantes manifiestan sus dudas o inquietudes acerca del correcto uso de estas dos palabras: actitud y aptitud.

Actitud está relacionada con acto y tiene que ver con  la 'disposición de ánimo manifestada de algún modo': Actitud malévola, actitud pacífica, actitud amenazadora de alguna persona...

En cambio, aptitud está relacionada con apto y se define como la 'capacidad o disposición para el buen desempeño de una actividad': Desde pequeña demostró aptitud para la danza; Tiene aptitudes para los negocios y para el arte.

Cuando de "incluir" se trata...

Compartir:

Lady Noelia Olivares Mauricio
Docente de la Universidad de Piura

"Incluir", según el Diccionario de la Real Academia (2001), es un verbo transitivo que proviene del latín "includere" y significa 'poner algo dentro de otra cosa o dentro de sus límites' o 'dicho de una cosa: contener a otra, o llevarla implícita'. Este verbo presenta dos participios, uno regular: "incluido" y otro irregular: "incluso" que pueden comportarse como adjetivo o adverbio, respectivamente.

Para formar los tiempos verbales compuestos podemos usar solamente "incluido", pues no escuchamos expresiones como: *Te he incluso en la relación, sino más bien: "Te he incluido en la relación". Ahora bien, tanto "incluso" como "incluido" se comportan como adjetivos: "las páginas incluidas" o "las páginas inclusas" pero esta última expresión es arcaica, es decir, ha quedado en desuso; por lo que "incluso" se ha ido convirtiendo en una palabra invariable (sin número, ni género). Esta invariabilidad gramatical ha ocasionado que pueda funcionar como adverbio, preposición y conjunción, por ejemplo: "Hay que considerar, incluso, a las pequeñas empresas", donde "incluso" afecta a toda la expresión verbal "hay que considerar". Usado de esta manera, puede reemplazarse por "también", "además" y "hasta": "Hay que considerar, también, a las pequeñas empresas"; "Hay que considerar, además, a las pequeñas empresas" o "Hay que considerar hasta las pequeñas empresas".

rae.jpg

[...] continuar leyendo

¿Nupcias o nupcia?

Compartir:

La forma correcta es "nupcias" y significa 'casamiento, boda': Los amigos recibieron con alegría la noticia de las nupcias de Rosa.  La presencia de la "s" final es obligatoria, pues es un sustantivo que solo se usa en plural, lo mismo que víveres, enseres, cosquillas, honorarios y añicos.

a. C. y d. C.

Compartir:

Las formas abreviadas de las expresiones "antes de Cristo" y "después de Cristo" son a. C. y d. C. (también a. de C. o d. de C., respectivamente).

Recordemos que al tratarse de abreviaturas y no de siglas tenemos que mantener el punto y el espacio de separación en cada caso; y, al ser Cristo un nombre propio, tiene que aparecer la "C" en mayúscula: Los acontecimientos ocurrieron en el año 56 a. C.

Prejuicio y perjuicio

Compartir:

En muchas ocasiones, los hablantes tienden a confundir estas dos palabras consideradas parónimas por su gran parecido fónico. Ahora bien, aunque sean muy similares, los significados son diferentes: "Perjuicio" quiere decir 'daño material o moral': Su acción trajo muchos perjuicios a la empresa. En cambio, "prejuicio" se refiere a la 'opinión que se forma de antemano y sin tener los datos adecuados': No es de buen cristiano hacer prejuicios sobre las personas.

¿Nuestro 191 aniversario patrio?

Compartir:

Fabiola Bereche Álvarez
Docente de la Universidad de Piura

Llegamos a julio y ya las instituciones y las calles tienen un ambiente festivo: banderas en las casas o escarapelas que portan niños o adultos. Pero, en este entorno, ¿se ha preguntado usted cuántos años de independencia cumplimos?

Por cultura general sabemos que el general José de San Martín proclamó la Independencia del Perú el 28 de julio de 1821, entonces estaríamos cumpliendo ciento noventa y un años, o, nuestro ciento noventa y un aniversario patrio. ¿Y qué le parece si en lugar de usar estas formas lingüísticas tan comunes, decimos "Este 28 de julio celebraremos nuestro centésimo nonagésimo primer aniversario"?

inde.jpg

[...] continuar leyendo

¿Enredo o enriedo?

Compartir:

Muchas veces, nos hacemos problemas para hacer algo que finalmente resulta fácil. Pues bien, al momento de explicarlo con nuestras propias palabras también ocurre lo mismo y es ahí, donde nos "enredamos". Un caso peculiar sucede en el momento de decirle a nuestro interlocutor que no se "enrede" con lo que está hablando. Y surge así nuestro conflicto con la palabra "enredo".

La palabra "enredo" significa 'confusión de ideas, falta de claridad en ellas' (DRAE, 2001), y es así como se escribe; mas no *enriedo. Por tanto, todas las palabras que deriven de "enredo" deben conservar la misma raíz enred- y no cambiarla por enried-: enredar, enredados, enredadera...

El símbolo "@" para el género

Compartir:

Actualmente está circulando el símbolo de la arroba (@) como recurso gráfico para incluir en una sola forma los dos géneros; así, para evitar escribir los niños y las niñas, los ciudadanos y las ciudadanas..., aparecen niñ@s y ciudadan@s. Este uso incorrecto se da como respuesta a la «reciente e innecesaria costumbre de hacer siempre explícita la alusión de los dos sexos» (Diccionario Panhispánico de Dudas, 2005).

No hay que olvidar que la arroba no es un signo lingüístico; es una unidad de peso y en informática es 'el símbolo utilizado en las direcciones de correo electrónico que separa el nombre del usuario del dominio al que pertenece'. Así pues, al no ser un signo lingüístico, su uso en la lengua es «inadmisible desde el punto de vista normativo» (Diccionario Panhispánico de Dudas, 2005).

"Tengo el orgullo de ser peruano y soy feliz..."

Compartir:

Susana Terrones Juárez 
Docente de la Universidad de Piura

En estos días en que celebramos las Fiestas Patrias, nuestra bandera roja y blanca flamea en distintos puntos de la ciudad y muchas personas llevan en el pecho una pequeña escarapela de tela o de metal. Asimismo, en diversos actos solemnes programados con ocasión del 28 de Julio se ha previsto el canto del Himno Nacional. Pero esto no solo sucede en una fecha tan conmemorativa, sino también cuando rendimos homenaje a personajes ilustres o recordamos algún hecho histórico, en la formación del día lunes en los colegios, en encuentros deportivos, y, en general, en los actos oficiales y públicos se suele izar nuestra Bandera o se nos invita a ponernos de pie para entonar el Himno Nacional del Perú.

banderaperu.png

[...] continuar leyendo

¿Discrepas de... o discrepas con...?

Compartir:

El verbo discrepar, cuyo significado es 'estar en desacuerdo con alguna persona o cosa', exige la presencia de la preposición "de", nunca la preposición "con": Luz Salgado discrepa DE Keiko Fujimori. Víctor Isla discrepa DE Abugattás.

Whisky

Compartir:

Ante la poca aceptación de "güisqui" como una forma adaptada del  anglicismo whisky, recomendada por la Academia hace unos cuantos años, la última edición de la Ortografía de la lengua española (2010) propone, además, la forma "wiski". De este modo, se establecen güisqui y wiski como dos posibilidades ya castellanizadas. Si preferimos mantener la forma inglesa original whisky, habrá que escribirla en cursiva.

Si se dice lo de otro...

Compartir:
De nuestra comunicación cotidiana forman parte expresiones como: «Luisa dijo que no iría al cine»; «El Presidente expresó que sería radical con la delincuencia». Esto quiere decir que es común y frecuente que los hablantes demos a conocer lo que otros han dicho (afirmaciones, apreciaciones o pensamientos en general). Estas expresiones, además, pueden adoptar otras formas, sobre todo si se trata del ámbito escrito: «Luisa dijo: "No iré al cine"». «El Presidente expresó: "Seré radical con la delincuencia"». «"El modelo cubano ni siquiera funciona para nosotros", confesó Castro» (www.eltiempo.com).tercera.jpg

[...] continuar leyendo

¿Cifras o palabras en los números?

Compartir:

 

Elegir cifras o palabras en la escritura de los números dependerá de varios factores: el tipo de texto en el que aparece (carta, cheque, narración...), la complejidad del texto, entre otros. Así, es más frecuente que aparezcan cifras en textos científicos y técnicos (inventarios, cuadros estadísticos, tablas, etc.), lo mismo que en carteles, etiquetas, anuncios publicitarios, titulares de periódicos, etc. En cambio, suelen aparecer palabras en los textos literarios y en textos no técnicos en general.

En la Ortografía de la lengua española se señala que los números que exigirían el empleo de cuatro o más palabras en su escritura es preferible que aparezcan en cifras (2010: 684). Ahora bien, si la cantidad apareciese en un cheque las cifras tendrían que acompañar a las palabras: tres mil quinientos nuevos soles con diez céntimos.

En cuanto a si debe ir o no punto final, se pueden dar estas dos posibilidades, dependiendo de la ubicación de la cifra:

Ella pensó que los 3500.10 soles que pagó estaban bien pagados.

Le dolió pagar los 3500.10. Salió de la tienda bastante abatida.

Los prefijos sub-, pos- y post-

Compartir:

Los prefijos siempre se escribirán unidos a la base si esta es univerbal; así, el sufijo sub- (que significa 'debajo de o por debajo de', 'insuficientemente') se unirá directamente a la base, aunque se duplique la "b", como sucede en "subbase" y "subbloque" (Ortografía de la lengua española, 2010: 534), que no son tan frecuentes, pero sí posibles en español.

Esto no sucede con el prefijo pos-, como en: *possimbolismo, *possocialismo, *possoviético, en donde la secuencia -ss- sí es ajena al español. En su lugar se alterna con post-: postsimbolismo, postsocialismo, postsoviético. Cabe indicar que la secuencia -st- aparece naturalmente cuando el prefijo post- se une a palabras que comienzan por t, aunque en ese caso cada consonante del grupo pertenece siempre a una sílaba distinta: pos.tem.po.ra.da, pos.tó.ni.co, pos.trau.má.ti.co.

En los demás casos, se emplea pos-, tanto si las bases empiezan en consonante: posdata, posverbal, posmoderno; o en vocal: poselectoral, posoperatorio, etc.

Recuerde que solo se escribirá el prefijo separado de la base, por medio de guion, cuando esta es una sigla (mini-USB), un número (sub-17) o un nombre propio (pos-Gorbachov).

¿Carta notarial o carta notariada?

Compartir:

La forma carta notarial suele ser más frecuente en nuestro medio; pero, son igualmente válidas las formas carta notariada y carta notarizada: Envié una carta notariada a la municipalidad = Envié una carta notarizada a la municipalidad = Envié una carta notarial a la municipalidad.

¿Y cómo se llaman los dedos de los pies?

Compartir:

Karent Urízar González
Docente de la Universidad de Piura

Seguramente alguna vez le ha caído un objeto pesado en el pie, y al querer decir en qué dedo, ha dicho algo como "...aquí, en el que está al lado del dedo chiquito". Y es que nadie nos ha dicho cómo se llaman. Lo que sí está clarísimo es que no se llaman igual que los de las manos.

"Dedo" viene del latín "digitus". La palabra "digital" es un cultismo referido a los números que se pueden contar con los dedos. En cuanto a los nombres particulares de estos útiles amiguitos, sabemos que el meñique, "el dedo pequeño", proviene del cruce de "menino" (niño, en portugués) y "mermellique" o "*margarique", del francés antiguo "margariz" (renegado, traidor, papel a veces atribuido en consejas a este dedo). También es conocido como "auricular", de "auris" (oreja), ya que puede adentrarse un poco más que sus compañeros en el orificio auditivo. 

pies12.jpg

[...] continuar leyendo

Interrogativas seguidas

Compartir:

Cuando aparecen varias interrogativas o exclamativas juntas breves, se pueden considerar como oraciones independientes o como partes de un único enunciado.

Si son oraciones independientes, irán con mayúscula inicial cada interrogativa o enunciativa:

¿Quién eres? ¿De dónde vienes? ¿Cómo has llegado hasta aquí? ¿Por qué tienes esa expresión tan maligna en tu rostro?

¡Silencio! ¡Cállate! ¡No me grites! ¡Márchate!

En cambio, si las interrogaciones y las exclamaciones aparecen como partes de un enunciado mayor, se escribirá con mayúscula inicial solo la primera de ellas, el resto irá con letras minúsculas y separadas por comas:

Me asustó cuando lo vi venir hacia mí. Me miró fijamente y me preguntó: ¿Quién eres?, ¿cómo te llamas?, ¿por dónde has venido?, ¿cómo has llegado hasta aquí?

¡Qué susto!, ¡qué miedo!, ¡qué enfadado estaba!, ¡cómo se puso de la cólera!

¿El alma destrozado o el alma destrozada?

Compartir:

Es común que aparezcan estos errores de concordancia cuando el hablante desconoce que alma es un sustantivo femenino. La presencia del artículo "el" los confunde.

Cuando las palabras empiecen con una /a/ tónica (en la escritura puede ser "a" o "ha"), se deberá usar determinantes definidos (el) e indefinidos (un, ningún) masculinos: el hada, el agua, un alma, un aula, ningún águila...

Sin embargo, se presentan excepciones:

- La a, una hache (las letras), La Haya (la ciudad), la árabe (si nos referimos a una mujer de esa procedencia), la árbitra (profesión)...

 - Tampoco se usarán las formas masculinas si aparece un adjetivo entre los presentadores y el sustantivo: la inmensa águila, una filuda hacha, la generosa hada...

 - Asimismo, tendrán formas femeninas si dichos sustantivos están en plural: las aguas, unas almas, las aulas...


Ahora bien, si los adjetivos aparecen pospuestos, estos irán en femenino, pero con el presentador en masculino: el alma aventurera, un alma gitana, ningún alma caritativa...

Así pues, la forma correcta, gramaticalmente hablando, es "tener el alma destrozada".

 

¡El perro de mi vecino está enfermo!

Compartir:

Carola Tueros 
Docente de la Universidad de Piura

En una de mis clases, les explicaba a los alumnos la importancia de utilizar bien el lenguaje para lo cual emití enérgicamente la siguiente oración: "¡El perro de mi vecino está enfermo!". Muchos se rieron a carcajadas y ¡cómo no!, pues esta construcción resulta ambigua; es decir, apela a más de un significado. En este caso puede que mi vecino tenga de mascota a un perro y este animal se encuentre mal de salud o que mi vecino sea una persona despreciable. El significado que le demos dependerá del contexto discursivo; obviamente, yo aludía a la primera acepción, pero qué hubiese ocurrido si en vez de mis pupilos mi vecino me hubiese escuchado... quizá ahora estaría en un gran problema por una doble interpretación.

Para comunicarse eficazmente, entonces, no basta tener una buena ortografía -emplear bien las palabras y signos de puntuación- en un lenguaje escrito o enunciar correctamente -buena oratoria- en un lenguaje oral; sino que también hace falta dotar a las palabras de un contexto o situación comunicativa para no causar confusión o un contenido erróneo. 

perro enfermo.jpg

[...] continuar leyendo

Por si acaso

Compartir:

Por si acaso no lo sabías, "por si acaso" es una locución adverbial formada por la preposición "por" más la conjunción condicional "si" y el sustantivo masculino "acaso" (equivalente a 'casualidad, suceso imprevisto'): Castellano Actual, por si acaso, es un blog donde puedes resolver muchas dudas. Debe escribirse de esta forma "por si acaso" y no "por sea caso": *Castellano Actual, por sea caso, es un blog donde puedes resolver muchas dudas. Los hablantes se confunden en la escritura al pensar que es la unión de la preposición "por" más la forma "sea" (del verbo ser) y el sustantivo "caso"; no obstante, esta forma no es correcta y hay que evitarla. Así que ya lo sabes, por si acaso. 

¿Haiga o haya?

Compartir:

"Haiga" es una forma verbal del castellano antiguo que ha pervivido en muchas zonas del mundo hispánico sobre todo en el ámbito rural, pero la norma culta la rechaza al preferir la forma "haya". Tampoco se acepta "rompido", que también era común en el siglo XVII. El hecho de que se registre su uso en el habla poco cuidada no quiere decir que sea una forma aceptada, porque los mismos hablantes dudan de su uso, tratan de evitarlo y la norma lo rechaza. De hecho, censuramos a los congresistas que lo usan. La duda se crea porque no son pocos los que la usan. Si llegara a darse el caso de que todos emplearan la misma forma "haiga" y que ni siquiera se cuestionara su uso en instancias correctivas como este foro, podríamos decir que se habría generalizado hasta alcanzar la norma culta, como ha ocurrido con formas como "imprimido", (a expensas de "impreso"). Pero este proceso demora décadas y la forma "haya" tenida por correcta parece resistir bien el embate

"Blanco por dentro, verde por fuera"

Compartir:

Lady Noelia Olivares Mauricio 
Docente de la Universidad de Piura

Empecemos con unas adivinanzas: "Blanco por dentro, verde por fuera; si quieres que te lo diga, espera". Fácil, ¿verdad? Otra más: "Adentro no hay quien me alcance y afuera sufro un percance". ¿Adivinó? Apuesto que sí, pero también habrá observado las palabras que se repiten en ambas adivinanzas: dentro/adentro; fuera/afuera. No son exactamente iguales, pero la pregunta es: ¿significan lo mismo y se usan de igual manera?

pera.jpg

[...] continuar leyendo

Nobel y novel

Compartir:

Nobel es el nombre de un prestigioso premio internacional: Le concedieron un Nobel por sus estudios de Física. Esta palabra en su lengua de origen, el sueco, es aguda y se pronuncia [nobél] y así es como se recomienda pronunciarla en español, aunque la forma más extendida sea la llana [nóbel], aun entre personas cultas. Además, no debe confundirse con el adjetivo novel (principiante), puesto que también se trata de una voz aguda [nobél]: Luis es todavía un escritor novel.

¿*Los 30's o los años treinta?

Compartir:

Las décadas son los periodos de diez años referidos a cada una de las decenas de que se compone un siglo. En la escritura del español, tal y como lo señala la Ortografía de la Lengua Española (2010), se expresan utilizando los numerales cardinales, siempre en singular: "los años veinte"; "la década de los cincuenta"; pero nunca *los ochentas.

Se prefiere el empleo de numerales cardinales, aunque también es aceptable el uso de cifras: "la década de los 50"; "los años 40". Por tanto, son incorrectas en español las formas *los 30s o *los 30's, copiadas del inglés.

¿*Florecente o fluorescente?

Compartir:

En casa solemos iluminar las habitaciones con focos o bombillas, pero también empleamos tubos de iluminación, en los que un gas se torna incandescente por efecto de una corriente eléctrica, esto es, por medio de la fluorescencia (DRAE, 2001). Es por esta razón que a estos tubos se les conoce con el nombre de fluorescentes y no con el de *florecentes.

Warranteo

Compartir:

Carlos Arrizabalaga
Docente de la Universidad de Piura

El pasado 24 de abril leíamos en las páginas del diario
Correo de Piura, que los productores de arroz junto con los funcionarios regionales acordaron promover y gestionar el "warranteo" de arroz con intereses de 9 por ciento al año. La sala de redacción ponía así el anglicismo entre comillas sin duda por ser un término recién introducido en nuestro medio. Efectivamente, fue en el año 2005 cuando, por iniciativa del presidente Toledo, se promovió garantizar la producción de arroz mediante la modalidad del warranteo, por la que se ofrece la producción almacenada como garantía para lograr la financiación de la campaña agrícola, asumiendo un interés del 1% por almacenamiento, que se compensa porque así se logra también mantener en el mercado un precio razonable para el arroz.

Me dicen que en realidad esto se había planteado el año 2003 pero recién se implementó con Toledo el 2005. En realidad ya en los años setenta se hacía el warranteo del algodón, sOlo que hoy por hoy la práctica totalidad de la producción norteña es adquirida por un solo grupo industrial a un precio fijo que siempre está por debajo de lo que desearían los agricultores. También me cuentan que el Banco Agrario, especialmente en la colonización de San Lorenzo, otorgaba certificados llamados entonces warrants para diversos productos.

arroz.JPG

[...] continuar leyendo

Tubo y tuvo

Compartir:
Imagen Thumbnail para Imagen Thumbnail para Imagen Thumbnail para Imagen Thumbnail para Imagen Thumbnail para Imagen Thumbnail para Imagen Thumbnail para Imagen Thumbnail para Imagen Thumbnail para recomendacion_deldia WEB GRANDE.jpg

Aunque ambas palabras se pronuncien igual, no deben confundirse en la escritura. La forma "tubo" ('pieza hueca, de forma por lo común cilíndrica y generalmente abierta por ambos extremos') se escribe con "b" y no con "v". Por ejemplo: El tubo fue cortado; La calle está inundada de tubos.

En cambio, "tuvo" hace referencia a 'poseer, mantener o sostener' y pertenece a las formas verbales de "tener": Él tuvo muchos problemas en su infancia; El tubo que Enrique tuvo se lo cortaron.


[...] continuar leyendo

¿Sobretodo o sobre todo?

Compartir:

Ambas formas son correctas. Según el Diccionario Panhispánico de Dudas (2005), sobre todo es una locución adverbial que siempre se escribe en dos palabras, y hace referencia a 'especialmente, principalmente'. De ahí que sean correctas las siguientes expresiones: "Me gusta mucho la música, sobre todo la clásica"; "Debes estudiar sobre todo el tercer capítulo"; "La historia de María es la de una mujer íntegra, sensible y sobre todo luchadora".

La locución adverbial sobre todo no debe ser confundida con la palabra sobretodo, sustantivo masculino que hace referencia a la 'prenda de vestir, larga y con mangas, que se llevan encima de las demás prendas' (DRAE, 2001): "Estaba lloviendo muy fuerte así que le dije que se pusiera el sobretodo".

Fulano, mengano, zutano y su internacional familia

Compartir:

Evidentemente estos nombres nos resultan familiares a todos y son también de los más mencionados, sea por nuestra mala memoria para recordar el verdadero nombre de alguien, sea porque no lo sabemos: "Vinieron Fulano y Mengano y preguntaron por ti, ¿dónde te has metido todo el día?". "Isabel contó que Fulanita se casa". Pero, ¿de dónde vienen?, ¿desde cuándo se emplean?, eso es algo que veremos de aquí adelante.

El origen de fulano y de mengano es árabe, y una prueba más de la influencia que en nuestra lengua dejó esa cultura después de tantos siglos de convivencia en la España medieval. Fulano significaba en su lengua original 'tal'. La forma mengano procede del árabe man kan, con el significado de 'quien sea'.

Todos podemos ser fulanos, pues puede pasar que alguien no recuerde nuestro nombre; pero a nadie le gustará ser "un fulano", pues se entiende como "un cualquiera", y se trasluce algo de desprecio al usarlo. De forma semejante, ser "una fulana" en España y en algunos lugares de América equivale a ser 'una prostituta', sentido despectivo que se pierde en cuanto se le aplica el diminutivo "fulanita", y por ello esta forma se adopta, y más aún en femenino, con mayor que en los demás casos.

fulano.jpg

[...] continuar leyendo

A diestro y siniestro

Compartir:

Esta locución adverbial significa 'sin tino', 'sin orden', 'sin discreción' ni 'miramiento'. Si apelamos a este significado, no debemos emplear ni la forma "a diestra y siniestra" ni "a diestra y a siniestra", sino la forma "a diestro y siniestro": *Hizo comentarios a diestra y siniestra; lo correcto sería: Hizo comentarios a diestro y siniestro. No está bien decir: *Ese criminal disparó a diestra y a siniestra; lo correcto sería: Ese criminal disparó a diestro y  siniestro.

¿La sartén o el sartén?

Compartir:

Esta duda siempre se presenta en algunos hablantes, al referirse a este conocido recipiente de cocina, que sirve para freír. Cabe aclarar que si bien el sustantivo "sartén" es femenino, en Hispanoamérica se prefiere la forma masculina; de allí que se le considere ambiguo. Dependerá del hablante el uso de uno o de otro. Así, puede decir Alcánzame el sartén o Alcánzame la sartén.

*Dijo de que...

Compartir:

Claudia Mezones Rueda
Docente de la Universidad de Piura

Esta expresión se ha convertido en una de las más comunes de la lengua oral; y junto a ella también otras análogas como: *Opino de que no debemos votar; *Anunció de que no llegaría hoy. Llama mucho la atención que, a pesar de ser enunciados incorrectos, cada vez su uso esté más extendido.

Los hablantes añaden la preposición de ante la conjunción que, sin que ninguna palabra del enunciado lo exija (dequeísmo), como ocurre en los ejemplos citados; o la suprimen indebidamente cuando su presencia sí es exigida por una de ellas (queísmo): *Estoy seguro que va a llover; *Quedamos que vendrías; *Tenía la idea que éramos amigos.

En todos estos casos, el queísmo y el dequeísmo no producen cambios de significados; pero en otros sí. Pensemos, por ejemplo, en "Se acordó que tenía que rendir un examen" frente a "Se acordó de que tenía que rendir un examen". Ambos son correctos, pero el primero significa 'hacer un acuerdo', es decir, que puede hacer referencia a que el consejo directivo del colegio acordó que el alumno tiene que rendir un examen; mientras el segundo, 'traer a la memoria', podría referirse a que el alumno se acordó de que tiene que dar un examen pues lo había olvidado hasta entonces. Esta diferencia pertinente de significado no es tomada en cuenta por muchos y los usan como equivalentes esperando que el contexto de la expresión aclare el significado.

rec.jpg

[...] continuar leyendo

De arriba abajo o de abajo arriba

Compartir:

Esta locución adverbial significa 'de principio a fin' o 'de un extremo a otro'. Nunca deber ir con la preposición "a", puesto que ya se encuentra  incluida en las palabras del compuesto *La miró de arriba a abajo despectivamente o *La miró de abajo a arriba despectivamente; hay que decir: La miró de arriba abajo despectivamente o La miró de abajo arriba despectivamente. No está bien decir: *Estudio Lengua Castellana de arriba a abajo o de abajo a arriba; lo correcto sería: Estudio Lengua Castellana de arriba abajo o de abajo arriba.

¿El adjetivo va antepuesto o pospuesto al sustantivo?

Compartir:

El Manual de la Nueva Gramática de la Lengua Española (2010) determina que el orden de colocación del adjetivo en español es libre, puede situarse antes o después que el sustantivo sin que se produzca una variación de significado: niña alegre o alegre niña.

Sin embargo, en algunos casos el orden de colocación del adjetivo sí da pie a un cambio de sentido: triste mujer (sin categoría, insignificante) y mujer triste (melancólica), viejo amigo (antiguo, de hace muchos años) y amigo viejo (que tiene muchos años), etc. En estas circunstancias, es preferible colocar el adjetivo teniendo en cuenta lo que necesitemos expresar.

Vaya y valla

Compartir:

Entender la diferencia entre estos términos es importante, pues actualmente existen muchos hablantes que confunden su uso. Vaya es la forma conjugada (tercera persona del presente del subjuntivo) del verbo ir, por tanto su uso sería correcto en oraciones como: Ojalá vaya a la reunión, Espero que vayas al cine, Quiero que vayas a mi fiesta. Sin embargo, valla es un sustantivo femenino que proviene del latín valla que significa 'estacada, trinchera'; por tanto, su uso sería correcto en oraciones como: Saltó una valla alta, En el terreno colocaron ocho vallas.

El dato escondido

Compartir:

Shirley Y. Cortez González
Docente de la Universidad de Piura

"Dicen que va a llover"; "Los ladrones fueron capturados"; "Se detuvo a tres marcas"; "Me robaron el celular"; "Se buscan nuevos talentos"... En estos enunciados suponemos que existe alguien que dice, que captura, que detiene, que roba, que busca, pero no se lo menciona. Es decir, cuando hablamos podemos centrarnos más en informar el qué que el quién; esto es, interesa más la acción indicada por el verbo que el agente que la realiza, sea porque este se sobreentiende, se desconoce, no es un dato relevante, se quiere generalizar o porque intencionalmente lo queremos ocultar.

Sin embargo, no se trata solo de no mencionar el sujeto expresamente en la oración (sujeto tácito), como en "Me dijo que vendría", ya que la terminación verbal (dij-/-o) indica la persona que realiza la acción (usted, él, ella). De lo que se trata, en cambio, es de no poder recuperarlo, para lo cual el español ofrece diversos recursos.

sujetotacito.jpg

[...] continuar leyendo

Cuanto más y no contra más

Compartir:

Mucho cuidado con la preposición contra porque no posee significado de cantidad. No debe emplearse, por lo tanto, la fórmula *contra más: *Contra más leo Castellano Actual, más sé sobre nuestra lengua; lo correcto sería: Cuanto más leo Castellano Actual, más sé sobre nuestra lengua. Y menos aún, la construcción *contra menos: *Contra menos explicaciones des, será mejor; lo culto sería: Cuanto menos explicaciones des, será mejor.

Tampoco es correcto el uso de "entre" con el mismo significado: *Entre más aprendo, más sé. Hay que decir  Cuanto más aprendo, más sé.

Errar y herrar

Compartir:

Las dos formas verbales son válidas siempre y cuando vayan acordes a lo que se quiere comunicar. Si te refieres a 'andar errante' o a 'equivocarte', deberás emplear la primera forma: Errar por el mundo al final te cansa; Errar es humano; perdonar, divino. No obstante, si quieres ponerle herradura a un caballo, tienes que emplear la segunda forma: Hay que herrar al caballo.

Cuando te surjan dudas ortográficas no te olvides de recurrir a las familias léxicas de las palabras en cuestión, por ejemplo, te puedes dar cuenta de que errar se relaciona con error; y, por eso, se escribe sin la letra h. En cambio, herrar está vinculado a los herrajes; y, por tanto, llevará la "h".

Un comercial y regreso

Compartir:

Eliana Gonzales Cruz
Docente de la Universidad de Piura

La expresión acuñada por el animador Augusto Ferrando hace varios años, nos hace recordar el tiempo televisivo dedicado a los anuncios publicitarios, cuando aún no había control remoto. Los minutos se hacían eternos viendo al señor del "chaca-chaca" o a una popular actriz mostrando sus bien cuidados dientes blancos. Pero, no hablaré de ellos ni evocaré esos años que marcaron a toda una generación. Me referiré a los nombres que empezaron siendo importantes marcas registradas tales como Ace, Corn Flakes, Kolynos, Kleenex, Thermo y que han pasado a designar al producto; es decir, nombres propios que han sufrido un proceso recategorización.

publicidad-en-tv.jpg

[...] continuar leyendo

Macho y hembra en sustantivos epicenos

Compartir:

Los sustantivos epicenos son sustantivos de un solo género que designan seres vivos (animales, plantas o personas), pero que no poseen ninguna marca formal que permita determinar su sexo. Por ejemplo: "serpiente" es un sustantivo epiceno de género femenino, si decimos: La serpiente me atacó, no se sabrá si es una serpiente macho o hembra. Precisamente para diferenciar el sexo de la realidad designada por los sustantivos epicenos referidos a animales se utilizan los términos "hembra" y "macho".

La concordancia se ciñe al género del sustantivo epiceno: El sapo hembra es muy ruidoso, no *El sapo hembra es muy ruidosa; La rata macho es peligrosa, no *La rata macho es peligroso.

Halla, haya y aya

Compartir:

Halla, haya y aya son palabras homófonas (se pronuncian y se escuchan igual: /áya/), pero no homógrafas (se escriben de diferente forma).  Halla: es la Tercera persona del singular del verbo hallar: Se halla enferma de tanto trabajar; Halla a los niños y podrás descansar. Haya: o bien puede ser un sustantivo: Esta mesa de noche es de madera de haya; o bien la primera o tercera persona del singular del verbo haber: ¿Te incomoda que te haya acompañado al doctor? Por su parte, Aya es el sustantivo femenino sinónimo de niñera: Esa aya cuida y cría muy bien a mis hijos.

Sobre "primeramente" y algo más

Compartir:

Susana Terrones Juárez
Docente de la Universidad de Piura

Con frecuencia, los hablantes cuando enunciamos una sucesión de eventos introducimos el primero de la serie con términos como "en primer lugar", "primero", "primeramente" y continuamos con "en segundo (tercer, cuarto...) lugar"; "segundo, "tercero", "cuarto"...; pero si empezamos con "primeramente" no podemos seguir con "segundamente", "terceramente", "cuartamente"... De ahí que algunos hablantes opten por evitar el uso de "primeramente" porque este no cuenta con sus correspondientes correlativos. Por esta razón, hoy dedicamos este espacio para explicar el valor de "primeramente", cuyo uso aún está muy vivo en la lengua.

diccio.jpg

[...] continuar leyendo

¿Debemos decir "ve" o "ve chica" para referirnos a la letra "v"?

Compartir:

Hasta el momento la tradición hispanohablante ha permitido otorgar varios nombres a las letras, sin embargo, hoy, la nueva edición de la ortografía (2010), recomienda, para cada una de ellas, una denominación única común.

La letra v tiene dos nombres: uve (único nombre usado en España) y ve (usado en la mayor parte de América). Como sabemos, los hispanohablantes que utilizamos el nombre ve solemos acompañarlo de los adjetivos corta, chica, chiquita, pequeña o baja, para distinguir en la lengua oral a la letra b (be), que se pronuncia exactamente igual. La RAE asegura que el nombre uve puede distinguirse sin necesidad de añadidos, pues queda clarísimo que no habría confusión entre decir uve, para referirnos a la v, y be, para nombrar a la letra b. Por esta razón, se nos recomienda evitar la adición de adjetivos como corta, chica, chiquita, pequeña o baja a la letra v