RSS

Castellano Actual

Castellano Actual

Castellano Actual

Esta es una bitácora creada por un grupo de docentes del área de Lengua y Literatura de la Universidad de Piura, expertos en temas relacionados con la gramática, literatura y ortografía castellana.

Buscamos que este espacio permita actualizar continuamente nuestros conocimientos lingüísticos, establecer un diálogo frecuente con nuestros lectores y favorecer el intercambio de información. Para ello, ofrecemos variados artículos, la recomendación del día y estamos dispuestos a resolver cualquier duda que tengan.
Síguenos en las redes sociales y en nuestra web oficial:

¿Se los prohíbe?

Compartir:

El castellano presenta un punto débil en la concordancia pronominal, es decir, en los pronombres átonos que acompañan al verbo, seguramente porque el carácter redundante del mismo obliga a mantener demasiadas distinciones en unas partículas demasiado pequeñas. Si en España confunden fácilmente "le" por "lo" o "la" y al revés, con frases que aquí resultan tan estridentes como "la mando un saludo", es un error bastante común en casi toda Hispanoamérica la falsa concordancia o "interferencia asociativa" que indica la pluralidad del objeto indirecto poniendo la marca de plural al pronombre que en realidad manifiesta al objeto directo. Lo encontramos en el gorro de un titular de primera plana que denunciaba que en Trujillo un grupo de miembros del serenazgo portaban armas habitualmente:

*La ley se los prohíbe.

Debe decirse "se lo prohíbe", por cuanto "lo" se refiere al hecho de "portar armas" y no a los serenos portadores de las mismas. Este fenómeno ya lo había registrado perfectamente Charles Kany, y en el Perú es absolutamente general, como señalara en 1985 José Luis Rivarola.

Cuando el error se hace tan común y alcanza al habla culta sin que lo rechacen las instancias restrictivas (la escuela, la universidad, los intelectuales), puede decirse que se convierte en norma de uso. Para darles una idea se puede encontrar en textos literarios como este cuento de Alfredo Bryce Echenique:

"Pagaban de acuerdo a sus posibilidades y madame Beaussart se los

sacaba en cara cuando les apagaba la luz, diciendo que aún

no había oscurecido."

Igual en este otro relato de Carlos Eduardo Zavaleta:

*"Una cosa es cierta; me deleita sentirme vivo y así se los digo

a unos contados amigos, a quienes ahora mismo

veo sentados en la sala."

Puede decirse entonces que se está incorporando a la norma culta de este espacio del español americano.

 

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.