RSS

Castellano Actual

Castellano Actual

Castellano Actual

Esta es una bitácora creada por un grupo de docentes del área de Lengua y Literatura de la Universidad de Piura, expertos en temas relacionados con la gramática, literatura y ortografía castellana.

Buscamos que este espacio permita actualizar continuamente nuestros conocimientos lingüísticos, establecer un diálogo frecuente con nuestros lectores y favorecer el intercambio de información. Para ello, ofrecemos variados artículos, la recomendación del día y estamos dispuestos a resolver cualquier duda que tengan.
Síguenos en las redes sociales y en nuestra web oficial:

Remembranza: ¿Ollanta o Keiko?

Compartir:

Carola Tueros
Docente de la Universidad de Piura

Hoy, 5 de junio, se cumple un año de la segunda vuelta electoral. Aunque muchos estuvimos en la disyuntiva de uno u otro candidato para el sillón presidencial, finalmente ganó uno, el actual presidente Ollanta Humala. Hoy, me valgo del dilema vivido para aclarar el uso de otra disyuntiva, me refiero a la conjunción «o»; y no a la «O» de Ollanta, que es una letra mayúscula como la «K» de Keiko, excandidata presidencial.

segunda vuelta.jpg

Informaciones vertidas como: «el número de indecisos conforma un 9 ó 10% de la población peruana», «5 ó 6 medios de comunicación señalan lo mismo sobre tal candidato», «4 ó 5 encuestadoras anuncian ya el sospechado empate técnico», «a las 4 ó 4: 30 p.m. se tendrán los primeros resultados a boca de urna», etcétera, circularon durante ese periodo. Hoy en día, la pregunta no sería quién va a ser el/la presidente, puesto que ya lo tenemos elegido; sino si se debe o no colocar la tilde sobre la «o».

Sepa, estimado lector, que antes de la Ortografía del 2010 se recomendaba escribir con tilde la conjunción disyuntiva «o» cuando aparecía entre dos cifras, a fin de evitar que pudiera confundirse con el cero. En el ejemplo «¿Irán 3 ó 4 personeros?», se justificaba la tilde aludiendo que su omisión ocasionaría la confusión con el número 304; entonces, no habría ya una disyunción (o tres o cuatro personeros), sino un número cardinal (304 personeros).

Este uso de la tilde diacrítica (acento gráfico que distingue palabras con idéntica forma, pero de diferente categoría gramatical: te/té, de/dé, tu/tú, etc.) no está justificado en el caso de la «o». Desde el punto de vista prosódico la conjunción «o» es átona (se pronuncia sin acento), no tendría por qué llevar tilde diacrítica ya que esta, en la escritura, diferencia dos palabras, una regularmente tónica (Té: sustantivo; Dé: verbo; Tú: pronombre), mientras que la otra átona (Te: pronombre; De: preposición; Tu: determinante posesivo). En el caso de la «o» no hay dos tipos de palabras, la «o» siempre ha sido «o»; ya sea con tilde o sin ella, siempre señala una conjunción.

Desde el punto de vista gráfico tampoco es viable porque tanto en la escritura mecánica (vía computadora o cualquier medio tecnológico) como en la manual (vía manuscrita) los espacios en blanco a ambos lados de la conjunción y la diferente forma y menor altura que el número cero evitan la confusión. No es igual visualmente la letra «o» que el número «0»; la conjunción «o» es más pequeña: «6 o 7» no es igual que «607». Al escribir a mano, por lo tanto, debemos hacer un esfuerzo por distinguirlos, hay que respetar los espacios entre uno y otro número cuando se trate de la conjunción «o» y marcar la diferencia de tamaño con el cero.

Con estas argumentaciones la Academia ha normado en su Ortografía del 2010 que la conjunción «o» ya no se escribirá con tilde cuando aparezca entre cifras. En los otros casos no hay problema, puesto que la conjunción nunca ha llevado tilde: ¿Ollanta o Keiko? Aquí no hay cifras, sino los nombres de dos excandidatos que sí fueron votados por las cifras de nosotros los electores, quienes esperamos hacia las 8 o 9 p. m. de junio del año 2011 y tuvimos los primeros resultados de la ONPE.

Ahora nos queda dar tiempo al tiempo y ver si en el 2015 o 2016 tenemos a los mismos candidatos o a nuevos postulantes al sillón presidencial, hasta ese entonces no tendremos otra disyuntiva presidencial; sin embargo, hoy por hoy, nos queda el aprendizaje de que la disyuntiva «o» no tiene por qué seguir tildada. ¡Oh!, sí que aprendimos una buena lección al tratar la «o»; y, por si acaso, no estoy diciendo que tuvimos una buena o una mala elección al escoger la «O».

9 comentarios

Qué bien: una redacción muy didáctica

la O del salto al vací0 por culpa de los fujifóbicos que no pueden ver más allá de su odio infundado.

Ahora la disyuntiva es si Conga va o no va. La intransigencia no debe ir.

Amplia la explicación de lo que dice y ordena la RAE respecto a la tilde diacrítica en la conjunción o.
Pero pienso que se "gastaron" haciendo un estudio acerca de la necesidad y utilidad de ponerla o no,

En toda la explicación que nos hacen, se presume que nunca más se va a usar una máquina de escribir
(en que era necesaria) y que en los todos los manuescribientes (¿se dirá así?) escribián diferenciando la o del 0 y que en todos los casos, en los diferentes tipos de letra (tipografía) la O es diferente que el 0 (me refiero a la o mayúscula).
Si a nadie ofende ni hace daño tildar la o caso de duda, ¿porqué no lo dejan a discreción de quien escribe y, simplemente, recomendar su no uso por poco elegante?

Cambiando de tema, a propósito del evento astronómico de hoy, les pregunto: Si decimos "EL SOL", "LA LUNA" Y "LA ESTRELLA", ¿cuál es el género de Venus, el planeta?

Increíble! Aprendo más de esta manera que cuando estuve en el cole! Gracias! Muchas Gracias!

Buena aclaración sobre todo para los informes técnicos en las empresas. Gracias

Estimado Carlos: Por regla general, “los términos que forman el nombre propio de los cuerpos y materias celestes (estrellas, planetas, galaxias, constelaciones, nebulosas, etc.) se escriben con mayúscula inicial, no así los artículos que a veces los acompañan” (Ortografía de la lengua española, 2010: 498): los planetas Tierra, Marte, Venus, la constelación Orión, la Vía Láctea, la estrella de Altair, la Osa Mayor, el cometa Halley, la nebulosa del Cangrejo, la nube de Oort, etc.
Cabe indicar que cuando decimos la Tierra, el Sol y la Luna, estos nombres se escriben con mayúscula inicial en contextos astronómicos en los que designan el planeta, la estrella y el satélite correspondientes: Un eclipse lunar se produce cuando la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna, más no en su uso recto como en los derivados o metafóricos en que se escriben con minúscula inicial con toda normalidad (Ortografía de la lengua española, 2010: 498): Se pusieron en marcha a la salida del sol; Le declaró su amor a la luz de la luna; Los agricultores labran la tierra todas las mañanas. Ahora bien, a diferencia de la Tierra que admite el artículo femenino antepuesto, debido al uso frecuente y familiar entre los hablantes, los demás planetas, como en el caso de Venus, nunca van con artículo antepuesto porque al ser nombre propio no lo necesitan; pero, sí funciona como un nombre masculino: Venus es muy árido; Júpiter es el quinto planeta del Sistema Solar.

Amigos buenas noches, me gustaría saber si la colección que sacó un diario local titulado "Nueva gramática de la lengua española" de la RAE (2009) está actualizado. Lo digo porque ustedes se basan en la Ortografpia de la lengua española 2010. ¿Cada cuánto tiempo la RAE actualiza sus libros? ¿Dónde lo podría comprar originales si su precio no es tan caro? Y por último, cuándo se tilda las palabras siguientes: esta, ésta, está y similares. Muchas gracias.

Estimado Francisco: Efectivamente, un diario local publicó el año pasado la Nueva gramática de la lengua española en quince volúmenes (el contenido es el mismo publicado por la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española en el 2009).
La Real Academia Española procura regular los tres aspectos fundamentales de nuestro sistema lingüístico: la correcta escritura (ortografía), el buen uso del léxico (diccionario) y el dominio de las reglas gramaticales (gramática). Esta regulación se ha venido realizando desde hace muchísimo tiempo. Así, el primer diccionario académico (DRAE) apareció el año 1780 y el último en el 2001; la primera ortografía es del año 1741 y la última del 2010; y la primera gramática salió en 1771 y la última en el 2010. Además de esto, cabe señalar que han aparecido hasta dos versiones abreviadas de la última gramática, un manual y una forma básica. Ambas con la única finalidad de que resulte más comprensible a personas no especialistas. De la última ortografía acaba de aparecer una versión abreviada. Del diccionario solo queda decir que se tiene planificado publicar una nueva edición y que está en la etapa de culminación. Es probable que aparezca a finales de este año o a inicios del próximo. Se puede acceder al diccionario (DRAE, 2001) en la siguiente dirección electrónica http://buscon.rae.es/draeI/ y al Diccionario panhispánico de dudas (2005) en http://buscon.rae.es/dpdI/ Sabemos que las publicaciones de la Academia suelen tener precios módicos durante las ferias de libros. Tendremos una en julio y, a lo mejor, allí los puede conseguir.
Ahora bien, con respecto a su consulta final, las formas este, ese, aquel (también las formas femeninas y plurales) son demostrativos. Pueden funcionar como pronombres (Me llevaré este y no aquel) o como determinantes o presentadores del sustantivo (Este pantalón es azul). Hasta hace muy poco se recurría a la tilde diacrítica para diferenciarlos. Llevaba tilde cuando era pronombre. Ahora ya no se tildan.

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.