RSS

Castellano Actual

Castellano Actual

Castellano Actual

Esta es una bitácora creada por un grupo de docentes del área de Lengua y Literatura de la Universidad de Piura, expertos en temas relacionados con la gramática, literatura y ortografía castellana.

Buscamos que este espacio permita actualizar continuamente nuestros conocimientos lingüísticos, establecer un diálogo frecuente con nuestros lectores y favorecer el intercambio de información. Para ello, ofrecemos variados artículos, la recomendación del día y estamos dispuestos a resolver cualquier duda que tengan.
Síguenos en las redes sociales y en nuestra web oficial:

"Ayer me encontré con su hermano de usted"

Compartir:

Lady Noelia Olivares Mauricio
Docente de la Universidad de Piura

La frase que nos sirve de título en esta oportunidad es bastante común entre los hablantes del español peruano. A partir de ella podemos preguntarnos: ¿por qué añadimos la expresión de usted si con la palabra su ya estamos indicando la posesión? Pues, la respuesta es bastante sencilla; veamos: Si digo "Ayer me encontré con su hermano", no sabría de quién es el hermano, ya que podría ser hermano de ella, de él, de ellas, de ellos, de usted o de ustedes. Como es evidente, el su podría referirse a cualquiera de estos poseedores.

saludo.jpg

El español considera tres formas para señalar los posesivos: 1) Los que solo se anteponen al sustantivo y concuerdan con él en número (mi/mis, tu/tus, su/sus): mi hermano, tus hijos, sus amigos; 2) los que solo se posponen al sustantivo y concuerdan con él en género y número (mío/mía/míos/mías, tuyo/tuya/tuyos/tuyas y suyo/suya/suyos/suyas): hermano mío, hijos tuyos, amiga suya; y 3) los que anteponiéndose o posponiéndose al sustantivo concuerdan con él en género y número (nuestro y vuestro): nuestro hermano o hermano nuestro. Nosotros, como la mayoría de los hispanohablantes, no empleamos el pronombre personal vosotros sino que, en su lugar, utilizamos usted / ustedes, por lo tanto, tampoco usamos las formas: vuestro, vuestra, vuestros, vuestras sino que ampliamos el uso de las formas de tercera persona; es decir, preferimos usar: suyo, suya, su, suyos, suyas, sus.

En otros casos, cuando no se utiliza ninguno de los posesivos mencionados, aparece el artículo (el, la, lo, las, los) seguido del sustantivo más la construcción de + pronombre que indica la persona poseedora, como en: El hermano de usted. Esta frase constituye una forma general y precisa de señalar la persona poseedora del objeto que se menciona, por lo que las normas de estilo prefieren su uso.

Ahora bien, si el hablante utiliza las formas apocopadas de tercera persona su/sus, las cuales no diferencian el masculino del femenino, ni tampoco si el poseedor es uno o más de uno, su expresión podría admitir varios referentes. En consecuencia, busca la manera de precisar el poseedor, que no aparece explícito, optando por introducir en el mismo enunciado la construcción posesiva de + pronombre que señala el poseedor. Así es como resulta la expresión "Su hermano de usted". En otras palabras, hay una duplicación del sentido posesivo, primero con el uso del posesivo su y después con la utilización de de + pronombre. También es posible usar de + nombre propio: "Su hermano de Ana". De esta manera la innegable confusión acerca del referente, en la expresión su hermano, desaparece, ya que podríamos identificar a la persona a quien se señala como poseedora. En este caso, se cae en una redundancia del sentido posesivo.

Ahora bien, el empleo de estas construcciones posesivas constituye una de las particularidades del español americano, pero hay que insistir en que su uso solo es aceptado en el ámbito familiar y coloquial, pues fuera de él es una incorrección que es mejor evitar.

5 comentarios

Qué bueno que vuelvan este tipo de columnas, ayudará mucho a mejorar el lenguaje hablado de muchas personas. Es muy importante que la gente sepa que no se puede hablar de cualquier forma.

La doble marca de posesión en las frases nominales es un rasgo característico del español andino, por influencia de la lengua quechua, cuya estructura presenta marcación doble de la posesión. Este tema se conoce como el doble posesivo, y lo cierto es que ya en español antiguo se producían este tipo de frases, incluso en el Cid hay ejemplos (creo que uno es algo así "sus fixas del Cid"). Ahora bien, en el español de América, puesto que lenguas amerindias con muchos hablantes, como el quechua, el náhuatl y el maya yucateco presentan doble marcación de la posesión, el contacto entre estas lenguas y el español refuerza el uso de este tipo de frases en el español de estas regiones. Se ha sugerido incluso una motivación de orden pragmático que produce una oposición sistemática, recomiendo leer los trabajos de Concepcion Company, quien ha investigado el español de México (por contacto con el náhuatl), variante dialectal que presenta con frecuencia esta estructura. Del español andino, si mal no me recuerdo, este tema ha sido revisado por Juan Carlos Godenzzi, aunque son varios los autores que lo incluyen al describir el español andino, variante dialectal sumamente respetable en nuestro Perú, pero muy estigmatizada en el ámbito social.

Veo con claridad que este blog sin duda alguna es interesante,
pienso que es variado con respecto a la temática y eso es el ejemplo que es un análisis bien estructurado.

¿cómo se podría analizar desde la pragmática los dobles posesivos? si esto se da solo por el contacto de lenguas o también en personas monolingües.

"Veo con claridad que este blog sin duda alguna es interesante,
pienso que es variado con respecto a la temática y eso es el ejemplo que es un análisis bien estructurado."

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.