RSS

Castellano Actual

Castellano Actual

Castellano Actual

Esta es una bitácora creada por un grupo de docentes del área de Lengua y Literatura de la Universidad de Piura, expertos en temas relacionados con la gramática, literatura y ortografía castellana.

Buscamos que este espacio permita actualizar continuamente nuestros conocimientos lingüísticos, establecer un diálogo frecuente con nuestros lectores y favorecer el intercambio de información. Para ello, ofrecemos variados artículos, la recomendación del día y estamos dispuestos a resolver cualquier duda que tengan.
Síguenos en las redes sociales y en nuestra web oficial:

Archivos Marzo 2012

¿De repente o derrepente?

Compartir:

La forma correcta es de repente. Se trata de una locución adverbial que equivale a 'súbitamente', 'de forma inesperada': Todos estábamos dándole vueltas al asunto y de repente Cristina nos dio la solución.

Algunos piensan que ha cambiado su escritura y que ahora se escribe en una sola palabra. Eso no ha ocurrido; de ahí que siempre se escriba separada.

Haya y halla

Compartir:

Son formas conjugadas de dos verbos completamente distintos. La primera haya es la forma conjugada del verbo haber y suele aparecer con formas compuestas (haya comido, hayan bebido, hayamos dormido): Nunca he conocido a nadie que haya viajado a Somalia; No creo que se haya ofrecido como voluntario; Ojalá que me haya comprado lo que me prometió. La forma haya es también un tipo de árbol: Sacan muy buena madera de la haya. Existe, asimismo, el nombre propio de La Haya, la tercera ciudad más grande de los Países Bajos, después de Ámsterdam y Róterdam.

Halla, en cambio, es la forma conjugada del verbo hallar que significa 'encontrar': Luisa no halla su maleta [= no encuentra]; No pararé hasta hallar al responsable [= hasta encontrar]; Halla el valor de la hipotenusa [= encuentra el valor].

¡Ah, ya! y allá

Compartir:

Estas dos formas tienen significados completamente distintos. La primera ¡Ah, ya! está formada por dos interjecciones (ah + ya) que se usan para indicar, de manera coloquial, que se recuerda algo o que se cae en la cuenta de ello después de pensarlo: ¡Ah, ya!, nos conocimos en aquella fiesta.

La segunda, en cambio, es un adverbio que se emplea para indicar lugar: Allá está Sofía; Ojalá que allá me espere alguien; Me gustaría estar allá, contigo; Colócate más allá, por favor.

Farándula

Compartir:

Alexis Reto Agurto
Docente de la Universidad de Piura

La palabra farándula se ha vuelto muy popular en los medios televisivos y de prensa escrita. En ellos se muestra no solo la carrera profesional de los personajes famosos, sino también su vida privada. Se crea así un nuevo segmento: el periodismo de espectáculos, en el que su atractivo es el mundo de la farándula que, además, en nuestro país ya ha encontrado un apelativo muy colorido: "choliwodense".

fara.jpg

[...] continuar leyendo

Haber y a ver

Compartir:

Son dos formas que suenan igual; pero que tienen valores muy distintos. Haber es un verbo que tiene muchos valores: Ve preparada porque puede haber problemas; Me parece haber dejado algo de dinero; Tiene que haber alguna solución.

La forma a ver está constituida por la preposición a y el infinitivo ver. Es una expresión fija que puede reemplazarse por veamos: A ver qué te parece esto [= Veamos qué te parece esto]; A ver con qué nueva novia se aparece [= Veamos con qué nueva novia se aparece]. A ver, ¿te quedó clara la diferencia?

Nombres con miga

Compartir:

Karent Urízar González
Docente de la Universidad de Piura

Al pasar por una pastelería, aunque podría decir también panadería porque aquí también venden otras cosas, me ha entrado la curiosidad por saber diferenciar una torta de un queque, de un pastel o de un bizcocho. No es de extrañar que las fronteras entre todas estas palabras sean difusas con los otros términos, ya que los ingredientes son casi los mismos y los hablantes los usan casi indistintamente "por la fuerza de grupo". A los que no sabemos cocinar uno ni otro nos interesará por lo menos paladear los nombres de estas dulces delicias.
torta.jpg

[...] continuar leyendo

¿Se puede decir "al promediar el mediodía"?

Compartir:

Por la misma frecuencia con que se emplea un término asociado a otros puede generarse un error idiomático, por la mera costumbre de emplear una palabra en tales contextos aparece donde no debe. Así ocurre en frases como: "Al promediar las diez y media de la mañana...", "Promediando las ocho de la tarde", o "al promediar el mediodía". Una hora exacta no se puede promediar consigo misma, pero es cierto que aparecen "promedios" por todas partes en esta cultura nuestra tan obsesionada por datos cuantitativos e índices estadísticos. Y así que "promediamos" cantidades numéricas y damos datos "en promedio" tan a menudo para hablar también de cifras aproximadas: "Viajaban en cada vagón sesenta personas en promedio", que no es extraño entonces que los hablantes asocien el concepto de "promedio" a la idea de "aproximación" en un proceso que se suele llamar corrimiento semántico, asociado a una extensión en el uso, pues del restringido ámbito matemático pasa a emplearse en la lengua común, sobre todo por medio del lenguaje periodístico, ese gran divulgador de toda suerte de innovaciones.

mediodía.JPG

De melindroso a dengoso

Compartir:

Nelly M. Trelles Castro
Docente de la Universidad de Piura

El dengue, epidemia que azota la ciudad desde el verano, "no se quiere ir de Piura". Cada vez son más los afectados por esta enfermedad provocada por una especie de zancudo o mosquito. En este artículo veremos el origen de la palabra "dengue" y también de "zancudo", que es como conocemos a este insecto en el Perú. La enfermedad fue identificada y nombrada como 'dengue' en 1779.

dengue.jpg

[...] continuar leyendo

¿Cuestiones a resolver?

Compartir:

Según se recoge en la Nueva gramática de la lengua española (2009), construcciones como tareas a realizar, asignaturas a llevar y otras tan usadas actualmente como asuntos a tratar, política a seguir, cuestiones a resolver..., se propagaron con gran intensidad en el siglo XIX por la gran influencia de la lengua francesa, especialmente con sustantivos abstractos.

Ahora bien, a pesar de su extensión, es preferible evitarlas y usar otras preposiciones (tareas por realizar, asignaturas para/por llevar, asuntos para tratar, cuestiones por resolver) o se puede recurrir a las estructuras formadas con relativas de infinitivo: Son las asignaturas que llevaré; No tenemos más asuntos que tratar; Es la política que debemos seguir...

Chifa y chaufa

Compartir:

Carlos Arrizabalaga Lizarraga
Docente de la Universidad de Piura


Es muy difícil encontrar palabras procedentes del lejano Oriente en el diccionario, lo que refleja la escasa relación que el mundo hispánico mantuvo con toda esa inmensa parte del mundo. Incluso inventos y frutas procedentes de aquellas lejanas tierras, como la pólvora, el papel o los cítricos, recibieron nombres latinos, aunque "naranja" y "limón" se tomaron del sánscrito de la India, a través del persa y del árabe en tiempos medievales. Solamente "mandarina" -cuya derivación adjetiva se aplica a una variedad de naranja, aunque ya funciona como sustantivo pleno- pone de manifiesto su origen chino. Y la frase "naranjas de la China" sirve familiarmente para negar con un énfasis divertido.

chifa.jpg

[...] continuar leyendo

¿Delante de mí o delante mío?

Compartir:

"Siéntate delante mío" es una expresión muy común. Se trata del uso de los pronombres posesivos tónicos (mío, mía, tuyo, tuya, suyo, suya), que en expresiones coloquiales aparecen pospuestos a algunos adverbios de lugar como delante, detrás, cerca, encima, enfrente: Me parece oír música cerca mío.

Sin embargo, la Nueva gramática de la lengua española (2010) considera preferible el uso de estos adverbios antepuestos a pronombres personales y no a posesivos; así, sería correcto decir "cerca de ella",  "enfrente de ti" o "delante de mí". Ahora bien, cabe indicar que el adverbio de lugar "alrededor" admite tanto el posesivo pospuesto como el antepuesto; por lo tanto, son correctas las expresiones "a su alrededor" o "alrededor suyo".

¿Esta gente son estudiantes o esta gente es estudiosa?

Compartir:

"Gente" es un sustantivo colectivo, es decir, aparece en una forma singular, pero tiene significado plural. Cuando se emplee "gente"  en oraciones copulativas con el verbo "ser" y su  atributo sea un sustantivo,  deberá ir en plural al igual que el verbo: «Esta gente son estudiantes». No obstante, si el atributo es un adjetivo, será incorrecta la concordancia en plural tanto del adjetivo como del verbo: *La gente son estudiosos. Lo correcto sería: «Esta gente ES estudiosa». Así que gente lectora de Castellano Actual, a tener en cuenta esta aclaración.

estudios.jpg

¿La chef instructora o la chefa instructor?

Compartir:

Chef es un sustantivo masculino que viene del francés. No podemos alterarlo y decir "la chefa", por lo tanto, el cambio vendría con la siguiente palabra que en este caso sería un adjetivo que admite género femenino: "instructora".

La confusión viene porque hoy en día se han desdoblado en masculinos y femeninos sustantivos referidos a oficios, títulos y profesiones que antes eran comunes en cuanto al género. Actualmente se puede decir juez/jueza; abogado/abogada; ingeniero/ingeniera; presidente/presidenta; ministro/ministra, etc. Antes solo se podía decir en masculino y el cambio de género estaba únicamente determinado por el artículo: el/la juez, el/la abogado, el/la ingeniero, el/la presidente, el/la ministro, etc.


chef.jpg

Cuando me casé, empecé a acilindrarme

Compartir:

Es sabido que los hablantes emplean su lengua de manera distinta, según el contexto y la intención comunicativa; son capaces de crear continuamente nuevas palabras y nuevos significados. Así, son posibles expresiones como "Cuando me casé, empecé a acilindrame", "Te has convertido en un cibernauta", "Se lanzó como candidato para las próximas elecciones", etc., en las que "acilindrarme", "cibernauta" y "lanzó" constituyen creaciones léxicas promovidas por los mismos hablantes.


casrse.jpg

[...] continuar leyendo

¿Fluido con tilde?

Compartir:

Nunca. Si bien  los hablantes sienten una separación silábica (flu.i.do), manteniendo la -i- como sílaba tónica, es decir, como aquella sílaba que recibe la mayor fuerza de voz, para «efectos de la acentuación gráfica, se considerará siempre que se trata de diptongo» (Ortografía de la Lengua Española de 1999 y de 2010); es decir, deberá aparecer en una misma sílaba y sin tilde.

Esta regla también sirve para otras voces como las siguientes: con.clui.do, des.trui.do, ins.trui.do, cir.cui.to, hui.da, bui.tre, je.sui.ta y al.truis.ta. Incluimos también las formas verbales: concluir, destruir, obstruir, construir, disminuir, erguir, excluir, etc.

¿Echose a andar o *echose andar?

Compartir:

La estructura correcta sería echar(se) + a + infinitivo (andar). No se debe omitir la preposición a en dicha perífrasis, que indica el comienzo de la acción expresada por el infinitivo andar: Echose a andar apresuradamente.  Su uso solo es viable con ciertos infinitivos (echar(se) a correr, echar(se) a volar, echar(se) a andar/caminar, echarse a temblar, echarse a reír, echarse a llorar): «Se echa a llorar cada vez que desaprueba un curso; pero cuando lo aprueba se echa a reír descontroladamente» .

andar1.jpg

"Ayer me encontré con su hermano de usted"

Compartir:

Lady Noelia Olivares Mauricio
Docente de la Universidad de Piura

La frase que nos sirve de título en esta oportunidad es bastante común entre los hablantes del español peruano. A partir de ella podemos preguntarnos: ¿por qué añadimos la expresión de usted si con la palabra su ya estamos indicando la posesión? Pues, la respuesta es bastante sencilla; veamos: Si digo "Ayer me encontré con su hermano", no sabría de quién es el hermano, ya que podría ser hermano de ella, de él, de ellas, de ellos, de usted o de ustedes. Como es evidente, el su podría referirse a cualquiera de estos poseedores.

saludo.jpg

[...] continuar leyendo

Dé con tilde

Compartir:
Tilde.gif


La forma conjugada del verbo dar siempre se escribe con tilde: Por favor, este sobre a Rosa; Mamá, gracias porque llegué sano y salvo; la limosna al monaguillo...

Esta forma se distingue de la preposición "de": Vengo de Chiclayo; Se compró una chompa de lana, Llegó en el carro de su papá; Trabaja de vigilante en esa empresa...; y del nombre de la letra (d): Vuelve a escribir la de.

De playas y bungalós

Compartir:

Inés Arteaga Campos

Poder disfrutar en este verano de un día en la playa o de una estadía relajante en algún bungaló se convierte en uno de los regalos más agradables que ofrece nuestro litoral peruano. Pero, por más que este paisaje ocupe nuestra imaginación, seguiremos el enfoque acostumbrado en esta sección, por lo que nos centraremos en los plurales de estas y otras palabras.

En nuestra lengua, el número gramatical presenta dos variaciones: singular y plural. La pluralidad de las palabras, en la mayoría de casos, se expresa con las terminaciones o morfemas flexivos -s y -es. Describiremos a continuación algunos casos de formación del plural con ambas terminaciones.

pla_bu.jpg

[...] continuar leyendo

La coma en los vocativos

Compartir:

El vocativo es aquella palabra (nombre o sustantivo o la que hace sus veces) que suele ir aislada por medio de la coma:  Has de saber, Antonio, que tu padre y yo nos conocemos desde los cinco años; y se emplea de la siguiente manera:

-      Para llamar la atención del receptor e iniciar un diálogo: Carolina, ¿cómo estás?; ¿Está contento, don Anselmo?

-      Para saludar: Hola, Alfonso; Buenos días, Rosalía; Feliz cumpleaños, Marta;

-      Para hacer una petición: Señor, ¿me puede decir la hora?; Lucía, ten cuidado; Mozo, un helado.

-      Para disculparse: Lo siento, señorita.

-      Para ordenar: Niños, vengan pronto a casa; Eh, , haz caso a la profesora.

coma.jpg

¡"Cachimbo", cuidado con la "bica" y la "trica"!

Compartir:

Susana Terrones Juárez
Docente de la Universidad de Piura

Los universitarios regresaron a las aulas. Los recién ingresantes fueron identificados rápidamente, por los de años superiores, como los "cachimbos". Por los pasillos, unos decían a otros: "Me van a 'chotear', aún no me he matriculado", "¡Qué 'roche', llegué tarde!", "Me 'quincié' y entré a otro salón", "¿Qué tal 'brother'?", "No se te ocurra 'biquear' Mate", y un sinnúmero de expresiones similares utilizadas por los jóvenes que vienen a la Universidad.

universitarios1.jpeg

[...] continuar leyendo

¿El azúcar rubio o la azúcar blanca?

Compartir:

Ambas expresiones son correctas. Los adjetivos rubio y blanca concuerdan en género y número con el azúcar y la azúcar, respectivamente. Dado que azúcar es un sustantivo de género ambiguo, se le puede anteponer los artículos el o la sin que esto afecte su significado. Forman parte, también, de este tipo de género los sustantivos mar, calor, tilde, dote, entre otros.

Por lo tanto, no se sorprenda si escucha o lee:

La azúcar rubia/morena está escasa.

El azúcar blanco/moreno es nutritivo.

Y mucho menos, si aparece la forma frecuente: El azúcar rubia/blanca.


azuc.jpg

Puntos suspensivos

Compartir:

Los llamados puntos suspensivos son tres y nada más que tres (...). Reciben precisamente este nombre porque entre sus principales usos está el de dejar en suspenso el discurso: Me gustaría... Pensándolo bien, mejor no lo hago.

Según se recoge en la normativa académica, se escriben siempre pegados a la palabra que los precede, y separados por un espacio de la palabra que los sigue.

Si los puntos suspensivos cierran el enunciado, la palabra siguiente deberá escribirse con mayúscula inicial (No sé si llamarlo o no llamarlo... No sé qué hacer); pero si no lo cierran y continúa, la palabra que sigue deberá aparecer con  minúscula: Pénsandolo bien...: mejor no lo llamo.

puntos.jpg

Es idiosincrasia

Compartir:

La idiosincrasia es la manera de ser propia y distinta de una persona o de una colectividad.

Muchos creen que en esta palabra aparece el sufijo -cracia ('poder') que aparece en democracia, burocracia, aristocracia; de ahí que la escriban *idiosincracia.

Etimológicamente, idiosincrasia es una palabra que procede del griego idiosynkrasía, y este a su vez de ídios ('propio') y sýnkrasis  ('temperamento'). No hay pues, vinculación alguna con 'poder'; y por lo tanto, no hay necesidad de la presencia de esa "c" final.

La magia está en los detalles

Compartir:

Silvia Viera Morán
Docente de la Universidad de Piura


La bebida del Perú. El sabor de la creatividad. Querías más, Claro que tienes más. Renuévate. A más de uno le resultarán familiares estos eslóganes publicitarios y admitirá que en cierta ocasión se ha contagiado con la letra de los estribillos de la publicidad, por eso, de vez en cuando ha tarareado el tema del verano, por citar alguno.

publicidad1.jpg

[...] continuar leyendo

Cónyuge y no cónyugue

Compartir:

A la persona unida a otra en matrimonio se le llama cónyuge, pronunciada [kónyuje]. y no, cónyugue.

El error que se comete suele darse en el plano oral; pues no se pronuncia la "g" como velar fricativa sorda igual al sonido que aparece en general [jenerál], sino como una velar oclusiva sonora igual a guerra [gérra].

La forma plural es cónyuges.

conyuge.jpg

De prontuario a prontuariar y a prontuariado

Compartir:
Carola Tueros
Docente de la Universidad de Piura

"Un hombre elaboró un prontuario legal; no obstante, luego de un tiempo, un funcionario policiaco lo prontuarió y resultó prontuariado". Si le sorprende este enunciado, que parece más un trabalenguas, indudablemente, se preguntará por el significado de las palabras en cursivas. Y si va más allá y recurre al diccionario, se extrañará al encontrar prontuario; pero no prontuarió y, difícilmente,  prontuariado.

delincuente.jpg


[...] continuar leyendo

No está de más aclararlo

Compartir:

De más es una locución adverbial formada por la preposición "de" y el adverbio de cantidad "más", y significa de sobra o en demasía: Has hecho tarjetas de más.

Otra locución adverbial muy parecida a esta es "de lo más", encargada de reforzar la cualidad del adjetivo a que se anteponen: A pesar de lo sucedido, Ana estaba de lo más tranquila.

Esta secuencia no se debe confundir con la palabra "demás", adjetivo o pronombre indefinido invariable que designa siempre la parte restante respecto de un todo: Juan y los demás trabajadores sufrieron un accidente.  

[...] continuar leyendo

La negación: "No vino nadie"

Compartir:

Fabiola Bereche Álvarez
Docente de la Universidad de Piura

Los hablantes hacemos uso de distintos registros lingüísticos dependiendo de las circunstancias. En algunas ocasiones, lejos de ser claros y precisos en el discurso, solemos confundir al oyente, intentando decir poco con muchas palabras. Por ejemplo, en una negación escuchamos expresiones como; "No vino nadie" (tan usada para referirse a una persona que no llegó); "Esta casa es no poco insegura" (para expresar que dicha vivienda no es segura); "Nunca fue nada impredecible" (para decir que era una persona muy predecible), o incluso, expresiones del tipo "La niña no dijo nada a nadie en ningún momento".

negacion.png

[...] continuar leyendo

¿Las avestruces o los avestruces?

Compartir:

Lo correcto es los avestruces. Por influencia del género femenino ave (las aves) solemos cometer el error de decir las avestruces. Según el Diccionario Panhispánico de Dudas (2005),  avestruz es voz  masculina:

En la granja logramos apreciar a los majestuosos avestruces.

avestruces.jpg

[...] continuar leyendo

¿Qué hay en el menú?

Compartir:

Karent Urízar González
Docente de la Universidad de Piura


A veces apetece o no queda otro remedio que comer fuera de casa, y viene la pregunta inevitable: ¿dónde? Quienes no posean ya su lista mental de restaurantes preferidos, es posible que vayan dando vueltas hasta encontrar algo que les abra el apetito, leyendo los carteles que anuncian la comida del día. Aquí viene el motivo del artículo de hoy: esas listas o menús, no siempre tan limpios (ortográficamente hablando) como las comidas o los restaurantes que las ofrecen.

menu.jpg

[...] continuar leyendo