RSS

Apaga la tele

Carlos Carlín

Carlos Carlín

Tengo treinta y siete años. Soy actor y productor. Inicié mi carrera en televisión como asistente de ‘Rulito‘ Pinasco. Estudié actuación con Roberto Ángeles.

He trabajado en teatro, cine, radio y televisión. También coescribí Yo te amo, yo tampoco, un libro con muchas fotos. Formé la productora Raquel en Llamas. Sueño con aprender inglés.

Que Dios los perdone

Compartir:
papaAP.jpg Respeto y admiro a las personas que tienen fe. Cualquier fe. A todos los que creen en Krishna, Jehová, Yahvé, Buda, Cristo o Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Yo, a pesar de haber nacido en una casa Católica Apostólica y Romana, de haber sido bautizado, confirmado, haber asistido a retiros espirituales y también haber paporreteado todas las mañanas de los lunes durante once años el Padre Nuestro y el Ave Maria: ¡no soy católico! Sencillamente porque no respeto a la Iglesia como institución.

Con todo respeto, para mí la Iglesia Católica es como una gran empresa, una enorme empresa transnacional muy similar a la Coca Cola, solo que en lugar de vendernos una bebida gaseosa, nos vende fe. No nos promete sentir de verdad como Coca Cola, sino nos oferta la salvación eterna y su formula secreta es creer, simplemente creer.

Cualquier empresa que se respete es dirigida por hombres, igualmente la Iglesia Católica es una institución dirigida por seres humanos que pueden equivocarse, por personas de carne y hueso como tú que estas leyendo esto y como yo. Personas reales con ambiciones, aspiraciones, obsesiones, trastornos y virtudes. Hombres como el gerente general de la Coca Cola, con la capacidad de decidir qué estrategia es mejor para vender su producto según cómo vayan los tiempos y así seguir liderando el mercado.

Y es que los tiempos cambian, pero la Iglesia parece no haberlo notado. Mientras Coca Cola ha modernizado su imagen cambiando sus slogans, su logotipo y sus tácticas publicitarias, la Iglesia no se ha modernizado. La prueba de esta afirmación es que hoy ha dejado ser líder en muchos países donde antes reinaba con todo su poder y no solo en el plano de la fe, sino también en el escenario político. 

Haciendo una comparación antojadiza, hoy los evangelistas por ejemplo podrían ser a la Iglesia Católica lo que la Inca Kola fue en el Perú para la Coca Cola (antes de que esta la compre, claro).

Craso error de los católicos no modernizarse, pues los mismos que alguna vez fueron sus fieles creyentes, hoy están mas que decepcionados. Y tienen razones para estarlo. Cómo no decepcionarse cuando salen a la luz casos comprobados e inocultables de pedofilia perpetrados por sacerdotes en ejercicio y la Iglesia Católica como institución -lejos de afrontar el problema con la seriedad que este tiene- se calla, la baraja.

Por respeto a las víctimas y a la sincera fe de sus sorprendidos feligreses, deberían aceptar los hechos, encerrar a los implicados y darse públicamente el triple de golpes de pecho que ellos le obligan darse a su rebaño cuando este comete un pecado venial. Pero como en muchos partes del planeta, la Iglesia Católica ha sabido ubicarse para conservar el poder y se comporta con soberbia. No responde, trata de ocultar lo inocultable y encima amenaza con su eterna y terrorífica sentencia: ¡Dios los va a castigar! Sentencia que creen pueden seguir usando per secula seculorum.

Que hay sacerdotes buenos, claro que los hay. Pero también hay pedofilos, o sea curas que abusan sexualmente de niños. Esto ya es una verdad irrefutable. Señores de la Iglesia Católica, Monseñor Cipriani: ¡Por Dios!, un delito como la pedofilia no puede ser apañado por una institución que cuenta con la fidelidad sincera de mucha gente buena y devota, que además confía desde siempre en la virtud y seriedad de sus normas de comportamiento.

Normas que ustedes obligan a cumplir con severidad desde sus púlpitos. Ustedes que deciden quién debe ser castigado y quién no, ustedes que en países como el nuestro todavía quieren imponer lo que para sus intereses es bueno o malo, deben mostrar ahora consecuencia con lo que predican y actuar con mas firmeza. No caben los perdones ni los arrepentimientos esta vez.

La gente no es estúpida y si antes lo era por temor a ser castigada, hoy tiene mas herramientas para dejar de serlo. Si no, cuando llegue el juicio final y ustedes estén frente a Dios, todo el castigo que reciban será su culpa, su culpa y nada más que su gran culpa.

Amén

189 comentarios

Dan ganas de responderte, pero franco q da flojera

Carlín, tocas un tema sumamente controversial y te vas a exponer a que muchos comentarios sean muy agresivos por lo que has escrito. Soy agnóstico y concuerdo con muchas de tus apreciaciones. Este escándalo de los curas pedófilos es un tema escabroso y condenable desde todo punto de vista y es solo la punta del iceberg. La curia romana, como lo ha hecho a través de la historia, va a tratar de tapar el escándalo porque para ellos es un tema de supervivencia. Espero tengas la correa suficiente para todos los adjetivos que vas a recibir, hay mucho fanático e intolerante.

Desde el momento en q la razón es un obstaculo para creer..... es ahi donde muchos abrimos los ojos, yo soy cristiana y si creo en Dios pero no creo q lo q digan "algunos padres" sea estrictamente lo que el quiera..... y ya la manipulación q tenia sobre las masas la Iglesia esta perdiendola o ya la perdio¿? Creo aún que todavia puede haber ecepciones y cambios porque hay gente muy inteligente dentro de la iglesia sobre todo "inspirada" bendecida por asi decirlo cuando deje de actuar como una institucion y realmente acepte q el hombre tiene instintos desos etc... q solamente la divinidad nada mas podria ser ajeno de ellos. Ojala algun dia la castidad o celibato sea ya parte del pasado, algún dia....... no me consta q realmente tenga q ser asi para poder servir al Señor.

Completamente de acuerdo contigo.La Iglesia vende miedo porque solo asi puede manejar a gente que confunde su fe con temor.
Al igual que tu me criaron como catolica,sin embargo ahora me declaro agnostica.
Que importante es la educacion,leer,comprender lo que se lee,informarse,etc.En la medida que la gente tenga acceso a una mejor educacion,sera libre de pensar y decidir si seguir dogmas o no.
Paradojicamente la Iglesia "lucha" contra la pobreza,sin embargo se sostiene porque esta existe.Un gran negocio.
"El habito no hace al monje",y la Iglesia Catolica se ha encargado de corroborarlo durante siglos mediante actos repudiables.

Carlin, siempre he pensado que eres un payaso deplorable y ahora lo he confirmado. Que Dios te perdone por todas las tonterías que dices como comunicador, deberías aprovechar la oportunidad que te brindan para informar y no desinformar. En verdad tengo tu edad y creo firmemente que no eres ni por asomo una persona que refleje los pensamiento de personas que queremos hacer bien al país y no ser un huachafo.

Estoy de acuerdo contigo Carlos. La verdad debería salir a la luz, y sentenciar a quienes se lo merezcan, lleven o no lleven sotanas.

La fe de uno se ve a través de nuestra manera de vivir y definitivamente, esas personas que se dicen siervos de Dios no son hombres de fe, son simples religiosos que viven una filosofía en base a la Biblia, jamás experimentaron el nacimiento espiritual del que tanto habla Jesucristo, en realidad no conocen a Jesucristo, por lo tanto, sus acciones seguirán siendo controladas por sus pasiones y seguirán haciendo daño a la gente.

Si en verdad tienen algo de temor de Dios, deuncien a todos esos curas pedófilos porque es lo justo ante los ojos de Dios.

Nunca mas de acuerdo con ud. mister Carlin. Para la Iglesia mientros menos sepas, menos averigues, menos te preguntes, esta bien y eres mas "fiel" o mejor creyente. La Iglesia no se modernizo porke es anti-progresista y sobre todo machista, no deja ni dejara que una mujer sea igual ke un cura, no pasaran del rango de monjita. Ademas de eso, cuan peor se haria el problema para la iglesia si es ke tambien hubiesen denuncias de monjitas ke fueron violadas o maltratas, facil ke las hay.

Saludos.

La iglesia no se adecúa a los tiempos, precisamente porque no es una gran empresa como Coca Cola, es un instrumento de Dios, y te guste ó no continuárá con su labor apostólica
Los evangelistas son grupos que en un momento dado se apartaron de la fe católica y hoy - en desorden - han fundado cientos ó miles de grupo sin liderazgo definido y muy emocionales, pero poco consistentes en materia de fe
La severidad de los púlpitos es un prejuicio recurrente cuando se quiere caricaturizar a la iglesia, si visitaras al menos una vez al año alguna te darías cuenta que los sacerdotes no andan asustando a los fieles.
Existen casos de pedofilia, de robo, de envidias, etc y esto no excluye a la Iglesia de ser verdadera depositaria de la Fe en Jesucristo y de tener al Papa como su Vicario en la Tierra.
Revisa la historia sagrada en la Biblia y encontrarás casos de diferentes fallas y pecados y no por ello Israel dejó de ser el pueblo santo.
Todo el que atenta contra un niño debe de ser enjuiciado y encarcelado con la mayor severidad, cualquiera que sea su cargo, pero no deberías usar una situación lamentable, para tu propaganda anti-iglesia

Carlin, coincido en buena parte contigo.

Ya es bien sabido que en reacción a las recientes denuncias judiciales relativas a abusos sexuales por parte de sacerdotes católicos (encubiertos por años, por autoridades eclesiásticas superiores) , algunos clérigos y laicos han asumido la peor de las posiciones: refugiarse en una falsa victimización.

Pero por favor, distingamos !!! No está bien que autoridades eclasiásticas pretendan desvirtuar los justos reclamos de sanción, indemnización y enmienda, exigidos por aquellos a los que lastimaron.

Es totalmente falso que estemos frente a una persecusión anti-católica pues no se ataca el dogma de la infalibilidad papal. Se rechaza la involición de inmunidad judicial, que pretende eximir al ciudadano Ratzinger de sus responsabilidades civiles.

Lo que está siendo cuestionado y cada vez con más fuerza, es la hegemonía política de la Iglesia Católica, esencialmente incompatible con las democracias plurales del siglo XXI.

Bienvenido al club...Una cosa es ser Cordero de Dios, y otra muy distinta es ser borrego de la iglesia. Y los políticos, deberían ya de dejar de estar llamando a la iglesia como mediador en cualquier conflicto, como si fuésemos incapaces de hacerlo sin su ayuda. Bravo Carlin.

El día que la gente se libere de las cadenas de creencias basadas únicamente en lo que proclaman unos cuantos. Creencias que se arrastran desde la época del oscurantismo y del "calla y no preguntes". Será un día digno de celebrarse como de liberación de mentes y almas.

Es triste cuando la gente da por sentado que los sucesos de su vida, buenos y malos, no son responsabilidad de personas, sino de ideas abstractas que no tienen forma tangible de intervenir. Es una forma fácil de lavarse las manos de hechos negativos ("¿Por qué Dios lo permite?") y una triste forma de sentirse inútil o incapaz de lograr cosas buenas en nuestras vidas por nosotros mismos ("Gracias a Dios conseguí el trabajo").

Ojalá que todos logremos abrir los ojos pronto, y nos volvamos realmente dueños de nuestro pasado, presente y futuro. Amos de nuestros destinos y caminos.

Que así sea.

totalmente de acuerdo con tu comentario, la iglesia siempre con el cuento del temor y la fé ha estado enquistado en el poder, yo igual que tu pase por todas las ceremonias sacro catolicas apostolicas romanas, como dijo lennon dios es un concepto que el mismo hombre creo para medir nuestro dolor o tener en quien tener miedo sino el mundo fuera un bacanal, el concepto para loque fue creado es ideal pero los jerarcas los guardianes de ese secreto eran los tipos de mas defectos que virtudes, ellos debrian guiar una religión?
solo con el baculo de oro de papa se pagaria el hambre en africa de los niños muriendo de hambre, es una verguenza, y por ser una religion creen que estan en lo alto, papa, cardenales, obispos y curas bajense de su nube.

Qué pena que no seas católico. ¿ Pero qué culpa tiene Dios, que esos hombrecillos, " entiéndase sacerdotes" hagan lo que les da la gana tomando el nombre de Dios??, ellos serán los primeros en irse al infierno.
PD: Feliz Cumpleaños mañana 15 de abril. Qué seas muy feliz y ,que tengas un excelente estreno de " La Mujer del Idiota".
Buenas vibras, Genio.

La iglesia Católica si esta compuesta por personas normales, con errores y virtudes, pero no se puede castigar ni generalizar a todos por delitos cometidos por algunas personas, la iglesia como todo en el mundo ha cambiado y ahora pueden salir algunas cosas que se ocultaron, y se estan castigando como tiene que ser, la fé de las personas es lo principal que la iglesia ayuda a promover. tiene un gran significado y no es como una empresa en la cual solo se buscan utilidades, eso si lo podria decir de otras religiones o "iglesias" que piden dinero o inventan dioses.

La Iglesia no tiene un líder adecuado, y no ha sabido reaccionar y coger el toro por los cuernos con los casos de pederastia. Es un hecho que la Iglesia ha estado preocupada más por su reputación que por las víctimas de los pederastas, a los que ni ha atendido, ni se ha preocupado de ayudar, ni de hacerles justicia. Contrasta enormemente las excomuniones y sanciones contra los fieles que no siguen las normas del Clero, con las condenas suaves y a veces inexistentes a los miembros del clero por actos claramente criminales y moralmente repudiables como este.

La Iglesia debería identificar a todos los pederastas, expulsarlos de su comunidad (excomunión), entregarlos a las autoridades civiles, pedir públicamente perdón, aceptar su responsabilidad y compensar a las víctimas, y establecer los mecanismos necesarios para evitar que pederastas se conviertan en miembros del clero. En pocas palabras, debería demostrar una voluntad clara de hacer frente al problema y resolverlo, reconocer que ha fallado y aceptar las consecuencias. Y no parece que haya voluntad de hacerlo.

Si respetas verdaderamente a quienes tenemos fe, sé mas prudente a la hora de emitir comentarios. No se puede emitir un comentario que falte totalmente el respeto a la Iglesia, y querer "barajarla" (por utilizar una palabra que tú mismo utilizas) antecediendo el "Con todo respeto".
Es bueno que sepas que dentro de la Iglesia, está gente de carne y hueso, como yo también!, pero la ruptura del pecado que ha hecho que tu postees esto y que entró al mundo con el pecado de nuestros primeros padres, crea también las rupturas de hoy en día. Y la Iglesia si se manifiesta, y la Iglesia sí dice que deben ser juzgados por las leyes terrenales, pero la Iglesia no se perturba como tú, porque sabe que estas personas ya han sido condenadas, sus acciones las condenaron, la Iglesia reza por las personas como ellos, y como tú, por su conversión. Qué más puede hacer la Iglesia! nuestra arma es la oración, y predica la misericordia, ya se pidió perón por los muertos en la Santa Inquisición, no vamos a instaurar otra.
Tú también eres consciente de que si se publicita toda la buena obra de la Iglesia no se vende como cuando se publicita lo malo que hay dentro de ella. Hay mucha gente que se separa de la Iglesia, eso es por la ruptura, pero cómo no reconoces todos los anglicanos que estan regresando. Es necesario que se informe, no que se cree más morbo por el hecho de vender.
Termino por decir que este comentario lo hice porque algunos de mis amigos leen tu blog, y me puse a pensar en todo lo que genera en las personas que no conocen lo que yo, o lo que mis amigos (que también rechazaron inmediatamente tus comentarios).

Hola Carlos:
Comparto la mayoría de tus comentarios, se que eres una persona muy sensata y a pesar de tu aparente reveldía, sigues los canones y criterios del sentido común que, como decía SOFOCLETO, es el menos común de los sentidos.

Sobre este comentario, creo que valdría la pena hacer una aclaración, y es que a pesar de que en la Iglesia Católica puedan haber excepciones de abusos o errores, no podemos calificar a toda la organización de ser una tira de delincuentes.

Creo que compartirás conmigo en afirmar que tenemos muchos modelos de curas y religiosas que han aportado mucho al país, desde Bartolomé de Las Casas, hasta el Monseñor Landazuri o el Padre Hubert Lancier, tenemos un sin número de ejemplos de gente que ha hecho bien su labor y lo sigue haciendo, solo que eso no se publicita, pues eso NO VENDE.

Al margen de los buenos religiosos ignorados, esta la FE, en un Cristo resucitado, la cual no se puede, NO SE DEBE AFECTAR, por malos ejemplos de personas que malintencionadas o erradas causan daño, Cristo no debe afectarse o mejor CON LA JUSTIFICACION DE QUE PERSONAS DE LA IGLESIA HACEN MAL, LA FE ES MALA. Es importante salvar el nombre del CRISTIANISMO. Las personas fallan, Cristo no. El tuvo entre sus elegidos a uno que lo vendió, por que podríamos pretender que dentro de la Iglesia, no hayan JUDAS es decir personas que fallen???

Te pido Carlos que con la facilidad que tenemos de encontrar noticias negativas sobre la iglesia, te des la molestia de comentar una, SOLO UNA POSITIVA, y si no la encuentras escribeme y yo te la voy a proporcionar (CUANTOS COMENTARIOS Y VISITAS TENDRA ESA NOTICIA POSITIVA???........Bueno, es que eso NO VENDE !!!!).

Gracias.

Yo solo se qué Dios es amor simple y sencillo, si tienen que recibir un castigos estos sacerdotes qué cometieron pedofilia pues que se los den de una vez por todas.

QUE BUEN POST!!

LA IGLESIA ESTA LLEGANDO A UN PUNTO EN QUE O CAMBIA O DESAPARECE.
Y DESAPARECER TAL VEZ NO SEA MEJOR POR QUE DEJARÍA TERRENO A OTRAS IGLESIAS COMO LA EVANGELISTA QUE ES MAS CERRADA, MACHISTA, Y SIN MENCIONAR SUS PROPIOS CASOS DE ABUSO SEXUAL QUE DEBEN DE HABER.

YA LO DECÍA UN CURA BRAZILERO:
"ALLÍ ESTA NUESTRA IGLESIA Y SI SE FIJAN, AL COSTADO DERECHO, MAS ALLA AL LADO IZQUIERDO Y CRUZANDO LA CALLE ESTAN SUS IGLESIAS, RODEÁNDONOS"

ES EL RESULTADO DE CIENTOS DE AÑOS, QUE A LA GENTE NUNCA SE LES ENSEÑO A CREER EN SI MISMOS A QUE LAS COSAS SE LOGRAN POR LA VOLUNTAD DE UNO MISMO, ENTONCES CUANDO ESTÁN EN CRISIS, DESESPARADOS BUSCAN UNA IGLESIA. CUALQUIERA.

DONDE HAY NECESIDAD HAY NEGOCIO, POR LO TANTO SEGUIR CREANDO NECESIDAD.
ENSEÑAR AMOR Y BONDAD A TRAVEZ DEL MIEDO (COMO DIJO CIPRIANI, SON COSAS DEL DEMONIO)


ME QUEDO CON:
"ENTRE TU Y DIOS(SEA EN LO QUE CREAS) ESTA TU CORAZÓN.
NINGUNA INSTITUCIÓN, JERARQUÍA, O IGLESIA NECESITAS."

SALUDOS
http://biofotografica.blogspot.com


PD: LA IGLESIA ES UN ASUNTO PURAMENTE HUMANO. QUE OTRAS COCHINADAS HABRAN EN LAS "OTRAS" IGLESIAS, RELIGIONES O SECTAS??

Lamentablemente, muchos lìderes espirituales católicos (no sè si de otras religiones) han perdido ese sentir de querer transmitir fè y esperanza y no es por la falta de tecnología, la modernidad o moda, sino que se dejan llevar por el materialismo y la indiferencia, sobre todo en las cúpulas del poder eclesiastico, dando como resultado el ir descubriendo cada atrocidad cometida por un grupo de personas que aprovechàndose de la religiòn someten de alguna manera a las personas para cometer delitos graves en beneficio propio, ya sea por dinero, sexo u otros motivos. Creo tambièn, que estamos entrando en una decadencia de moral y de respeto hacia los demàs (que es algo que nunca pasa de moda)... Pero pienso tambièn que no todos los sacerdotes son insensibles y cometen atropellos... Hay muchas personas que forman parte de la iglesia catòlica dedicadas a la misiòn de querer transmitir esa paz espiritual que anhelamos todos para poder sentirnos mejor, esa paz y tranquilidad que sólo Dios nos puede dar...Dios y Cristo, sobre todo en este tiempo, dònde se ve a cada instante calamidades y desgracias, cómo lo que ha pasado en Haití. Chile y ahora en China... Pero una fè conciente... De pedir perdòn por algunos errores que cometemos a veces inconcientemente y una fè de poder encontrar la felicidad en el compartir con las personas, ya sea con un poquito de nuestro tiempo y nuestra compañia... Espero que pronto la iglesia se pronuncie de manera firme y justa ante los abusos que han cometido alguno de sus miembros, saludos Carlín...

Se acerca un cisma en la Iglesia Católica, amén de su mala política para resolver problemas internos. Sin embargo es la Iglesia Anglicana quien financia estas denuncias a través de documentales y abogados mercenarios.

Las instituciones al final no son seres con una autonomía pensante, son pues, sus representantes quienes la van formando, evolucionando, fortaleciendo o debilitando segun se dé el caso.

De esta manera concluimos en que Ratzinger es un pésimo lider, antipàtico, alcahuete y falto de total feedback con la comunidad a la que representa y esto ha provocado que los golpes que siempre han venido y seguiran viniendo hacia el Catolicismo se vuelvan hoy más contundentes.

Que añoranza hacia el siempre buen rollo que exudaba Juan Pablo II quien reconoció excesos históricos de su Iglesia y tuvo gran acogida entre los jovenes de muchos paises.

Estimado Carlin:

Comparto en cierta forma tus comentarios, yo tambien fui criado en el seno de una Familia Catolica y aun hoy mi Medre es muy Catolica asistiendo de forma regular a Misa y respetando los sacramentos.

Hace mucho tiempo que deje de creer en esa institucion (ojo pero aun sigi respetando los principios enseñados por Cristo), porque comenze a observar que dicha institucion solo buscaba entronizar un poder, desde la epoca del Imperio Romano cuando pacta con Constantino y se vuelve oficial, para permitir ciertas licencias al Emperador, el manejo de las conciencias humanas y el amedrentamiento mediante la excomunion o la quema eterna en los infiernos les funciono mucho tiempo, de ahi surgieron Papas como Alejandro (Borgia), entre otros, curas como Fray Luis de Torquemada y la Santa Inquisicion, se presto a las Cruzadas que tenian mas tintes politicos y economicos que santos.

No es cierto que nuestro Arzobispo se presto al juego de fujimori durante la crisis de la embajada del Japon, si se estaba negociando debio suspenderse por ambas partes acciones militares (que quede claro que no estoy de parte del accionar del terror) y ahora la Pedofilia, avalada y amparada por el Papa actual.

No es cierto que mediante estos oscurantismos y promesas de castigo eterno, se le dice a la poblacion no a los Anticonceptivos y vemos en las calles niños regados y abandonados porque el pueblo no puede controlar sus afanes sexuales.

La iglesia es cuestion de hombres y hemos aprovechado el sacrificio de Jesus en beneficio nuestro, ¿Jesus tendria un palacio adornado de tantas riquezas?, ¿tendria un Castillo para descansar?, ¿recibio alguna vez subsidio de algun estado?, cuan lejos estamos del real vicario de Cristo.

Hola, Carlos.

Luego de tiempo te vuelvo a escribir.

Todo tu discurso está muy bonito, tanto que es imposible no estar de acuerdo. Digamos que es tan políticamente correcto que da ganas de pensar un poquito más.

No soy del Opus Dei ni pretendo defender a la iglesia, pero ¿sabes qué? Me aburre los ataques de cargamontón. Me explico. Como bien dices, no crees en la iglesia como institución, perfecto. Estás en tu derecho. ¿Pero que derecho tiene la gente a querer cambiarla?

Yo estudié en un colegio católico y recuerdo muy bien la frase de un cura aburrido de tanto chiquillo laberintoso: "Hijitos míos, si ustedes no quieren ser cristianos, perfecto. Dios en su gran perfección no va a ser menos o más feliz si ustedes aceptan la fe cristiana. Él les dice 'sigan este camino'. Si ustedes no quieren, ¿para qué tanto problema? No sean cristianos, pues".

A la gente le encanta casarse por la iglesia, el vestidito blanco, el discurso del curita; le encanta bautizar a sus hijitos y luego la reunión familiar de marras; le encanta ver confirmados a sus hijos, o que reciban la eucaristía. Luego, luego, dejamos de ir a misa y ni siquiera intentamos seguir los preceptos buenos que, como toda religión, también la tiene el cristianismo.

Es más fácil decir "la iglesia es una gran trasnacional, un centro de violadores y pedófilos, es un gran complot para lavarnos la cabeza". Bueno, pues, olvídense de la religión y la iglesia cristiana, y a otra cosa.

Estoy seguro que si los peruanos, sin ser cristianos o no, siguiéramos al menos lo poco bueno que tiene la iglesia no seríamos como somos. Es decir, gente traicionera, mal hablada, chismosa, malcriada, abusiva, informal, irresponsable, que se llena de hijos, etc. etc. Basta darse una vueltita por la calle para ver cómos somos.

Y digo la iglesia cristiana, como puedo decir la protestante, la religión judía o musulmana. Siempre es más fácil criticar.

Si tanto les j...e la iglesia cristiana pues déjense de casarse por religioso y demás ceremonias que, eso sí, les encanta tener.

Lo dice un pata que no va a misa ni defiende a los curas pedófilos ni mucho menos, pero que tampoco le echa la culpa a otros de sus problemas.

Antes que la iglesia se modernice debemos modernizar nosotros nuestros cerebros y razonar más allá de lo mediático y superficial.

Saludos.


Vaya Carlín, que tal severidad. Espero que no hayas utilizado la Semana Santa (instituida por la Iglesia Católica) para festejar la Semana Tranca. Que duro, que flajelador inmisericorde. Es impactante verte castigar a la Iglesia Católica con el látigo de tu desprecio desde el albo balcón de tu indiferencia. Si no hubieran esos infámes casos de pedofilia la Iglesia católica tampoco se salvaría de tus críticas fulminantes y hecatómbicas. Menos mal que contamos contigo estimado Carlos Carlín para tener un referente de moral y bienhacer en la vida. Eres un ícono de la justicia y de lo que debemos ser los peruano. Loor a tí estimado y grandioso Carlín. ¡Salve, epítome de lo correcto!

Carlos concuerdo completamente con lo que dices, es mas yo he visto la verdadera cara de los curas, en el colegio donde estudiaba (SAP) habia un padre canadiense que cuando llego recuerdo bien que era un palo, flaco hasta el tuetano, pero pasaron los años y engordo.. pero eso no era lo anecdotico, se engordo no solo en barriga sino en caderas, era doblefilo, "olla", le hacian la prueba del llantero y burbujeaba por donde tu ya sabes, y tomaba como "amiguitos" a alumnos y uno que otro feligres que estaba en el camino.. y era recontra conchudo, que hasta lo denunciaron pero salio invicto, libre de polvo y paja y se fue a canada..de su vida no se nada, pero dejo escuela... curas choborras, jaladores, etc etc... y eso no era solo en el colegio, otras iglesias de lima tenian historias parecidas, que me fueron transmitidas en reuniones amicales y otras mas formales, donde comentaba esta historia para oir justamente historias parecidas o alguno que otro defensor.... yo vi la parte oscura de la iglesia, pero se tambien que hay una parte buena, esa de los Karol Woctila (disculpa si no es asi el apellido Karol, pero lo escribi tal y como me sono) y las Teresas de Calculta, etc etc... si hiciste algo mal, tienes que pagar aunque seas cura o monja, hiciste un daño y mereces un castigo, asi de simple.....

hola estimado carlin...deacuerdo contigo..pero yo naci católico y moriré católico...por que eso no se lleva solo de nombre sino en la piel y el corazón...como el ser peruano...mi país está en caos..pero aún asi lo amo..por que nací en esta hermosa tierra...y no me cambio de camiseta por el simple hecho de que no me gusta..sino que trato de ayudar dando lo mejor de mi.....a mi país. amen.

Estudié en colegio de monjas y tuve problemas con algunas de ellas. Al igual que tú creo que los miembros religiosos del catolicismo o cualquier otra religión son seres humanos como todos, así que pueden cometer los mismos errores que los demás. Esperemos que se demuestre que el error que uno comete se paga porque todos somos iguales.

saludos,

La iglesia católica no se ha modernizado absolutamente nada. Sigue sin permitir que las mujeres ocupen cargos importantes en la iglesia, por ejemplo. Y sigue diciendo que la homosexualidad es un pecado. Y prohibe los métodos anticonceptivos. Eso no creo que sea mandato divino. No creo que Dios no se modernice, con el mundo.

Si, comparto muchos de tus argumentos, dos cosas q puedo agregar, la Fe no te la enseñan, inculcan o te la imponen condicionada por salvacion, la Fe es un Don, como jugar bien futbol, y cuando dices q la iglesia no se modernizo discrepo parcialmente, la iglesia catolica se modernizo de una forma confusa, por ejemplo, por años no aceptaba las procesiones del Señor de los Milagros, de la Virgen de Guadalupe, etc, etc, al darse cuenta q estas se dan en lugares pobres pero con una poblacion numerosa y viendo q esta gran poblacion tenian en comun este Don decidio aceptar estas expresiones de Fe, y antes que cualquier otra Iglesia los capte, fidelizó estas masas aceptando sus tradiciones, claro, se dio cuenta lo q muchos bancos y empresas de servicios percibio, este rebaño es muy numeroso, ademas de q con este segmento de sol en sol llegamos al millon y podemos hacer las veces de tantas ONG'S q reciben donaciones para ayudar a estos pobres diablos, como hacemos? ya esta!! aceptamos a la virgen del chapi, al señor de muruhuay, etc, les hacemos un espacio en la iglesia de esos pueblos y listo. Eso es marketing creo.
Si hablamos de Iglesias q no se han modernizado, tenemos todas las demas, judia, musulmana, protestante, etc. ellos si siguen con sus reglas de la edad media, y eso es en cierta medida bueno, demuestra concecuencia en el tiempo, algo de lo que adolece la Iglesia Catolica q mas me hace recordar a politicos peruanos q a pastores del rebaño, y a esto le sumas un comentario q escuche de algun catolico, no recuerdo si fue en la tele o en alguna conversacion: Si en las otras iglesias tambien hay pedofilos!!!!
Ademas, no es bastante raro ver en el vaticano a un gran numero de hombres haciendo extraños rituales, besando la mano a otro, arrodillandose, no se, a mi me parece raro, no es natural tanto hombres juntos tanto tiempo, degenera creo.
Lo central creo es q esta gente esta matando la Fe q algunos tenemos, ojo q la Fe no es a en la iglesia catolica, ellos osn como los comerciantes de ese Don, vendrian a ser como la Fifa.

Que bueno que yo soy evangelico...

Yo tampcoo creo en la Iglesi catolica como instituciónn, pork siemplemtne no me cabe en la cabeza cómo se preocupan tanto en construir templos , cuando hay tantas personas que no tiene donde vivir

grande Carlín, totalmente de acuerdo con tu punto de vista. al Igual que tu, Yo tb crecí en una familia Católica, en un colegio jesuita; pero hubo un momento en mi vida que me di cuenta de las grandes hipocresías y contradicciones de la iglesia Católica y simpemente me descepcione terriblemente; ahora pretenden esconder a sus propios sacerdotes que cometen semejantes atrocidades y delitos; es más ponen excusas como que la culpa la tiene la homosexualidad, semejantes estupdieces..y tienes razón al decir que es la institución humana que no se ha modernizado, y sigue con sus argumentos y excusas totalmente retrógradas.

Por eso la gente siempre sigue confundida y creyente de la iglesia catolica siendo una mas de las lacras que ya hay en este mundo.

Mi relacion con la iglesia catolica siempre ha sido de amor odio , cuando era niña iba a la parroquia del barrio de mis abuelos , me encantaba pertenecer a la iglesia , era el punto de reunion de la comunidad , donde nos uniamos para ayudar al necesitado o para compartir una chocolatada por navidad,siempre al mando del cura bonachon y muy joven que vestia humildemente y siempre pregonaba el amor al projimo.
Cuando estuve en la secundaria en un colegio catolico , empeze a detestarla , un dia llego un cura de la congregacion majeando su carro del año y le exijio a una de mis compañeras que le limpiara la ventana del carro y con unos folletos que tenian la cara de un santo !! jajaja pero lo peor fue el dia en que una de las chicas del equipo de basquet tuvo un aneurisma , las monjas que tenian 3 carros y un chofer se negaron a llevarla al hospital mas cercano , que porque no tenian gasolina...la chica murio , talvez igual hubiera muerto ,pero la leyenda es que si las monjas no se hubieran negado y la hubieran llevado a tiempo , talvez hubiera sobrevivido. Ese tipo de cosas fueron creando en mi un rechazo a la Iglesia , no a Jesus no a Dios , sino a toda esa gente que cree que los fieles somos parte de un rebaño sin cerebro , a toda esa gerarquia que se siente superior , intocable e inmune ,humildad fue lo que mas prodigo Jesus sin embargo es lo que mas escasea tanto en lo material como en lo moral. Hoy muy lejos de mi casa , la Iglesia vuelve a ser un lugar agradable de visitar , en donde mucha gente como yo busca un refugio de la soledad. Pero definitivamente ya no podre nunca mas ver al cura de la parroquia de la misma forma ,los fieles hemos perdido la inocencia y de la manera mas brusca ,pero nada en comparacion con lo que pasaron esos niños.

La purita verdad mi estimado Carlin, como persona agnóstica que soy concuerdo en todo lo escrito anteriormente, a pesar que respeto todas la religiones por igual (aunque no concuerdo el excesivo machismo y censura que existe contra la mujer entre los musulmanes y cristianos), ahora la iglesia católica culpa a la "homosexualidad" de los delitos innombrables que cometen sus miembros, como si se tratara de una enfermedad o que esta sea la causante directa de estos delitos y poniendo esta opción sexual de muchas personas ligado a las violaciones de niños, como si en las personas heterosexuales no existieran casos de violaciones de niños de ambos sexos. Para mi, los miembros de la iglesia que cubren y cubrieron estos delitos desde hace muchas décadas (tal ves cientos de años) son tan culpables como las personas que los cometieron, y se les debería juzgar con todo el peso de la ley, sea el cargo que tenga, por lo menos estos últimos años se esta tomando conciencia de que los miembros de la iglesia no están sobre de la ley y la integridad de las personas.Saludos.

La Coca Cola busca que le compres su gaseosa y te bombardea de publicidad hasta que le compres y pongas tu dinero en ello. Los evangelistas o mormones o sectas de " el vaso de agua bendita" hacen eso...La iglesia te exije eso??? Acaso cuando pasan limosnas te apuntan con una pistola para que les des??? Acaso los monjes o padres estan por las calles, en las bodegas o en los supermercados bolanteando que "su producto es mejor????

Cuando no se cree en una fe, el ateo simplemente no cree en Dios y el agnostico es aquel que no ve tangible o demostrable la existencia de un Dios. Con lo cual, tu solo eres un irrespetuoso blanquiñosito que hace obras de teatro que llevan tu nombre (como "El Idiota").

Luego, el Papa si se ha pronunciado en contra de este encubrimiento hecho POR LOS OBISPOS ALEMANES y no por la iglesia toda. Pero como el mundo se esta "magalizando" en la noticia, mas les interesa escandalizar. Y si tanto valor tiene ahora la gente de denunciar a los cuatro vientos de que hay padres catolicos pedofilos, ¿dónde estuvo su valor cuando hubo el tio pedofilo o el padrastro pedofilo o el vecino pedofilo? De eso desde los 90 hasta ahora hay, pero solo ahora tienen valor para ello.

Si no crees en ninguna fe, es bueno respetara los que si tienen. Pero si vas a ponerte en el plan de "no respeto a la Iglesia" entonces eres un mentiroso, pues no respetas a los verdaderos catolicos.

La pedofilia es un hecho aberrante...Decir que todos los monjes catolicos son pedofilos es una satanización

Tienes razon en lo que dices que los hombre pueden equivocarse, por eso lo importante en la iglesia es la fe, no en los hombres sino en Dios, la iglesia Catolica lamentablemente esta siendo invadida por una secta retrograda como el Opus que solo busca poder, eso impide que pueda modernizarse, ojo no para ser como otras de permitir todo con tal de tener mas fieles sino en ser mas abierta y dura castigando delitos, que no son exclusivos de los curas, te cuento que es usual en las iglesias evangelicas, solo que esto no se denuncia por que los implicados solucionan su "falta" casandose con la victima, averigua y veras que hay niñas de 15 o 16 casadas con"pastores", cuantos casos conoces de pedofilos que al momento de explicar su delito dicen " el diablo se me metió" eso es aprendido en una iglesia evangelica, es la justicia la que debe castigar y con dureza estos delitos y ser mas drasticos aún pues son cometidos por una persona con autoridad, tambien esto ha servido para los anti-religion de siempre para atacar la fe de la gente.

Comparto mi desilución de las religiones donde cada una y a su manera prometent el "paraíso eterno"...siempre y cuando entregues un diezmo obligatorio cada mes ahhh y cuidado que quieras engañar a Dios...deberás presentar tu boleta de pago para evitar "malinterpretaciones". Conclusión: los llamados "pastores" se hacen ricos y como siempre, los pobres creyentes siguen a una religión que les vende "por partes" una parte del cielo. ¡Sinverguenzas!. Por eso yo SÏ creo en Dios pero no tengo religión.

Asu, Carlín, un montón que decir sobre esto.

LA RELIGIÓN Y LA POLÍTICA

Comenzaré por citar 2 frases.
La primera de tu queridísimo Arjona: "...con el título PROHIBIDO PENSAR ;que ya todo está escrito"
La segunda de DIOS: "...y tuve muchos maestros de que aprender, solo conocían su ciencia y el deber. Nadie se animó a decir una verdad. SIEMPRE EL MIEDO FUE TONTO"

La religión y la política no tienen mucha diferencia, mientras que para el poder político es imprecindible que se conserve una gran masa de gente ignorante, para las religiones todo se basa en meter miedo, miedo a Dios, ¿miedo de qué??

EL LIBIDO Y LA CONCUPISCENCIA

No es tan simple como decir, hay buenos curas, hay malos curas, hay curas pedófilos, etc. Imagínense un penal de varones, hombres que no tienen contacto con una mujer en 10 o 15 años. Imagínense las atrocidades y perversiones que se consuman a diario ahí dentro. Ahora imaginen un claustro de curas (o monjas) que NUNCA han tenido contacto con el sexo opuesto. Imaginen lo que ocurre dentro... Y lo que ocurre fuera.

EN FINNN. AMEN (de Marcelo Motta).

Hey Carlín:
Pienso igual que tú.
Soy gay. Me costó mucho sacarme de la cabeza toda la mierda de la Iglesia Católica para tratar de ser feliz o al menos no complicarme la vida aceptándome tal cual soy.
Fui acólito varios años de mi niñez. Me sentía muy bien ayudando a oficiar misas.
Pero luego aprendí que sí creo en Cristo y siento que es un modelo a seguir, pero la iglesia Católica se puede ir al mismo infierno.
Escribí en mi blog sobre este tema. A los interesados:
http://preguntaleanano.blogspot.com/2009/08/mi-feliz-desencanto-con-la-iglesia.html
Saludos,
Nano

Hola Ramón. primero gracias por escribir. segundo, no he dicho que TODOS los monjes católicos sean pedófilos. y tercero, tal vez no te encañonen para sacarte una limosna pero debes saber que parte de nuestros impuestos, o sea de los impuestos tuyos, míos, del evangélico, del mormón y del ateo se van a las arcas de la iglesia católica. mi pregunta es ¿por que?.¿quien me pregunto?. hay formas mas sútiles en la vida Ramón que apuntar con una pistola. abrazo y gracias

Concuerdo contigo en tu artículo y para ser líderes espirituales, algunos tienen una conducta inadecuada, pero como todo ser humano también deberían poder ser juzgados ante la ley de los hombres ya que estamos en igualdad de derechos.

Hola Carlos, solo una pregunta. Si tu vivieras en un pais islámico y los casos de pedofilia hubiesen ocurido en ese país musulman ¿harías los mismo comentarios en contra de la iglesia musulmana tal como los haces aqui en el Perú contra la Iglesia Católica, sobre todo sabiendo como son los musulmanes que cuando tocan a su iglesia responden no solo con palabras. Hummmm..

El conocimiento es el principal enemigo de la fe

Carlín,

Yo creo que tu pensamiento contra la Iglesia puede ser lógico y entendible. Si vendes fé y pides arrepentimiento (me refiero a la Iglesia), lo LÓGICO es que también practiques lo que dices... eso tú lo explicas mejor en todo tu artículo.

Pero hay un gran vacío que el texto tuyo deja a los lectores, y es que esa rebeldía lógica contra la Iglesia, no tiene por qué dejarnos una sensación de "vacío de fé" ... el ejemplo de Cristo y de su vida, tiene razones de sobra para llenar nuestros corazones, orientar nuestras vidas para con nosotros y para con los demás. La Iglesia no son los templos ni los curas (buenos y pedófilos), sino lo somos nosotros (imperfectos pero racionales) ... no nos salvamos por cuanta limosna demos en la misa, sino por cuanto bien hagamos a los demás y sepamos vivir por un mundo mejor.

Ojalá puedas publicar la parte II de tu artículo, que tape ese vació de fé que explico.

Ya Carlín vas a votar por Jaime
Así no pues won.

carlin me sorprende que hagas un analisis tan simple de la situacion

¿que te hace pensar que no hay ministrso evangelistas pedofilos?
¿que no hay lideres espirituales krhisnas enriquecidos ilegalmente?
¿que no existen rabinos estafadores?
como tu dices la iglesia esta dirigida por hombres sujetos equivocarse en todo nivel.
rescatemos y pongamos en valor lo bueno de cada una de ellas y condemos drasticamente lo probadamente malo.
Estos casos relacionados a la iglesia catolica simplemente reciben mas publicidad por intereses creados, ahora si se demuestra que hubo un encubrimiento real, cosa muy complicada de probar porque siendo un delito lo ocurrido, es la policia quien debe actuar y no un sacerdote de mayor jerarquia que como ser humano puede aplicar el principio de espiritu de cuerpo erradamente claro.
DONDE ESTUVO LA POLICIA PARA COGER A ESTOS CSM y METERLES PALO en todo sentido.
un abrazo carlin

Es cierto que existen buenos y malos curas, como buenos y malos policías, buenos y malos doctores... etc.

Participo en una parroquia desde hace 13 años y doy lo mejor de mi para que otros conozcan a Cristo.

Hace diez años, en una reunión de catequistas, le pregunté a mi parroco (un viejito tirano) sobre cómo resolvía la Iglesia las acusaciones de pedofilia, y sentí asco, cambiar a un cura-pedofilo de iglesia era la mejor de las salidas; ante mi manifestación de rechazo y asco casi me excomulgan... es fácil perdonar a un cura, sin importar su falta, pero si tú, un simple "laico" cometes un error las puertas del infierno se abren para tí, felizmente estas amenazas nunca me han asustado y el viejito tirano al no obtener disculpas mías me jodio la vida... hasta que lo cambiaron.

Puedo sentirme asqueada de estas decisiones... que no serían las mías... pero no puedo asquearme de haber conocido el mensaje de Cristo...

La Iglesia debería excomulgar a estos curas y dejar que enfrenten sus responsabilidades solos, como cualquiera de nosotros y no gastar dinero en protegerlos con la equivocada idea de que protegen a la Iglesia, que absurdo.

Creo que tienes razón, pero lo que has scrito no es nada nuevo, se sabe desde hace años que la religion es un gran negocio.

carlin no habla más q sandeces, blasfemas propias de alguien q ignora , si la iglesia calla es por Humildad , por no meterse en un circo donde todos se burlan, aplauden y dejan de lado su dignidad de hijos de DIOS ... ah carlin ERES MUY BUEN COMEDIANTE...

Primero que nada, no es necesario insultar u ofender sino se está de acuerdo con la nota materia de este comentario.
En mi opinión creo que cualquier persona puede ser pedófilo, no necesariamente tiene que tener determinada opción sexual, ni practicar algún culto religioso específico, ni trabajar en una empresa, grande, pequeña o mediana, modernizada o arcaica.
Y, el hecho que se haya descubierto a sacerdotes católicos pedófilos, no quiere decir que toda la Institución, o sea el Clero (Iglesia es otra cosa) sea igual; porque si asi fuera entonces habría también que generalizar a otras Instituciones por la mala práctica o inconducta de sus miembros,
Que duda cabe que asi como existen buenos sacerdotes, de muy buena conducta y reputación, que merecen todo el respeto y reconocimiento, también los hay que son todo lo contrario; entonces, ¿porqué despotricar de una Institución que tiene muchos seguidores y no sólo juzgar a quienes infringieron sus normas?.
¿Porqué aprovechan de esta coyontura y llevan agua para su molino?
Son lacras que existen desde que el mundo es mundo, - que por cierto no tienen justificación alguna - y, lo que pasa es que en estos tiempos modernos sobre todo de la cibernética, prácticamente ahora si se puede aplicar el dicho "no hay nada oculto bajo el sol"; ya que a manera de anécdota les digo que si un ruso estornuda, a los pocos segundos lo saben en las antípodas ¿o no?
Y, si estoy completamente de acuerdo que sean juzgados y no encubiertos los sacerdotes pedófilos; nada tiene que ver con la fé que muchos profesamos y, si esto les sirve de escudo a "algunos" para disculparse y decir "no soy católico por eso", es una gran hipocresía de su parte.
Ahora si se aplicase el principio que se le quiere aplicar al Cleo en cuanto a que desaparezca; entonces, quiere decir que si se descubren pedófilos que sean altos ejecutivos de una prestigiosa empresa que por cierto se "ha modernizado" como dice Carlin, entonces por culpa de algunos de sus miembros esta empresa ¿es mala, debería desaparecer? ¿ ha estado engañando siempre?. No hay lógica; hay que juzgar a los individuos que delinquen por separado, pertenezcan a donde pertenezcan.
Por último "quien esté libre de pecado: que tire la primera piedra".

Sí, que los pedófilos no importa que sean sacerdotes de cualquier religión sean enjuiciados y encarcelados, que paguen por sus pecados, pero aca en la tierra.

Hola Carlín, interesante post el tuyo, y acomodaticio a la noticia "comercial" del momento, pero en fin, comentario que una vez más nos permite reflexionar sobre nuestras "autoridades" religiosas.
Muchos comentarios rasgándose las vestiduras en defensa del catolicismo y alguno que otro que deja entrever la diferencia entre catolicismo o religiosisdad y cristianismo.
Sabido es que la iglesia, creada y dirigida por humanos a través de su historia solo ha logrado perpetuarse en el poder y perpetrar muchos crímenes contra la humanidad. ahora la noticia es la pederastia, mas adelante saldra la violación de monjas y si no se ha alumbrado sobre la homosexualidad en alto porcentaje de los curas, ya se hará.
Como dicen algunos, tambien se debería resaltar las acciones positivas de algunos (muy pocos) sacerdotes, porque los hay, y claro que esas noticias pueden "vender", depende del marketing que se le dé. Pero, a los sres. que defienden, cual campeones de la iglesia, las acciones del catolicismo en general, no deben enceguecerse de que muy humanamente hay mucho criminal tambien en este gremio y que debe ser castigado en el plano terrenal y no solo conformarse con el castigo que dios les dará.
La creencia es buena siempre y cuando te impulse a ser mejor, te fe en los dioses que desees pero para que seas cada dia una mejor persona.
La fe, cuando sirve solo para resignar nuestras penurias, no vale para nada. La iglesia deberia tener una accion mas eficaz en los problemas sociales, no solo servir de consuelo a los sufrimientos humanos . . . en fin tanto que se podria decir. . . continuará...

?a qué le llamas modernizarse¿ ... completa tu pensamiento.
?la pedofilia solo se da en los sacerdotes o iglesia católicos¿
?en otras creencias o agnósticos no hay homosexualidad, pedofilia, carlinfilia y otras filias¿
?quieres usar a tu fe para que te facilite lo inmoral¿... porque las creencias te dicen que no debes sacar los pies del plato, robar, mentir, engañar, etc... entonces la iglesia debe "modernizarse" o me vuelvo agnóstico para evitar tanto problema.

Si crees en Dios y al final resulta que no existe, al menos habrás vivido tranquilo por tu fe, pero si al final existe y no creíste.... .

Tan difícil que es amar al prójimo como a ti mismo. Parece fácil pero no lo es.

Se que el tema merece un análisis mas profundo, pero creo que la Iglesia Católica se desvió del camino de Cristo hace muchísimo tiempo, no se si empezó con Constantino o cuando el Celibato paso a ser parte de su Fe, en realidad creo que empezó cuando la soberbia se encaramó tras la pantalla de la lujuria que a su vez obscureció y convirtió en "malo" y pecado el sexo, como si el mismo no fuera parte de la creación divina, sin contar que es el medio a través del cual las especies se hacen perpetuas o al menos lo buscan.

Nadie niega que hay curas buenos, dignos de ser escuchados y ser parte de su Fe, pero hay otros, y lo que es peor, de la élite, que de verdad, te quitan la voluntad de seguir siendo católico, pero no de seguir la doctrina de Cristo y vivirla, por que creo que la Fe, como lo dice Arjona no es verbo sino sustantivo; y no como ha devenido el catolicismo, pura hipocresía.

Lo que dice Carlin es cierto. Cuando nos daremos cuenta que nuestro verdedero dios es la naturaleza. Sin agua, luz, aire, tierra moriremos irremediablemente y ni san puta nos salva. Que tan tonto es dios de elegir a su representante en la tierra y que dura solo algunos annos, en todo caso debe elegir uno que guia el negocio por unos mil annos.
Como es que la biblia que relata hechos de no mas de 10,000 annos puede explicar cosas que ocurrieron hace millones de annos. Tan falsa es la biblia que alli no se relatan hechos y situaciones espectaculares , tales como los dinosaurios, las grandes ulturas peridas, las mismas piramides y miles de cosas mas.
Tan certera es la biblia que Galileo demostro que en su principio que estaba equivocada, ya que la realidad es que la tierra no es el centro del universo y solo es una mota de polvo en la inmensidad del espacio.
Alguna vez dije: "sera que los seres vivientes en la tierra somos la molecula del mojon de un perro celestial", a lo mejor quien sabe.

Carlin sin ser zalamero te sigo fielmente en Capital.com

Soy creyente en un Dios y en una Virgen en especial, es más cuando asisto a la Iglesia procuro asistir cuando no haya Misa, preferiria este sin ningún Cura, pues la verdad con todo respeto ellos no me pueden enseñar de q forma querer a mi Dios, además q son sumamente aburridos.
Y como dijiste Carlin, la culpa será de ellos pues el dia de Juicio Final, cuando llegue el Todopoderoso sera juez justo y sentenciara no por la cantidad de veces q rezaste o fuiste a misa, sino por las veces q lo nombraste y lo nombraste para pedir ayuda para otros y agradecer las bendiciones q derramo sobre ti.

DE CUANDO ACÁ, LA IGLESIA ENCIERRA a la gente puede que ALGUNOS AÑOS ATRáS EN EL SANTO MESTER DE LA INQUISICION (QUE SIGNIFICA AVERIGUAR) PERO LUEGO DE ESO PASABA AL FUERO CIVIL.
LOS DELITOS DE PEDERASTIA (PORQUE QUE PEDOFILIA ES AMOR A LOS NIÑOS SIN CONNOTACION SEXUAL, LA MAYORIA DE GENTE ES IGNORANTE SOBRE ESO) SE PAGAN EN LA CÁRCEL, ENTONCES LA PREGUNTA ES DÓNDE CARAJOS ESTA EL PODER JUDICIAL PARA SANCIONAR, LA IGLESIA SOLO TIENE UNA SANCION QUE ES LA EXCOMUNION Y ES DE OFICIO, SI TU COMETES UN ACTO ASÍ DE GRAVE, LISTO YA ESTÁS EXCOMULGADO LATAE SENTENCIAE, QUÉ MÁS PUEDE HACER LA IGLESIA??????
POR OTRO LADO INFLUIR EN LA POLÍTICA???? CREO QUE TODOS TENEMOS EL DERECHO DE OPINAR Y SI CIPRIANI DICE O NO DICE ES SU DERECHO COMO CIUDADANO, DE ALLÁ A QUE LA GENTE LE HAGA CASO O NO, ES SU PROBLEMA. ASIMISMO LA IGLESIA ES EL CUERPO MISTICO DE CRISTO, SANTA Y PECADORA, LO PRIMERO, EN LA MANERA QUE ES INSTAURADA POR DIOS MISMO, PECADORA PORQUE LA CONFORMAN HOMBRES. DESDE LOS INICIOS LA IGLESIA HA SIDO ATACADA, RECORDEMOS A JUDAS (Y ESTANDO TAN FRESQUITO EL ASUNTO) UN TRAIDOR ASÍ COMO ESTOS PEDERASTAS CONDENADOS IGUAL QUE ÉL, QUE SON LO PEOR QUE PUEDE EXISTIR, NADA ENTRISTECE MÁS A LA IGLESIA QUE SUS PROPIOS MIEMBROS COMETAN ATROCIDADES, PERO LAS SANCIONES ESTÁN; TANTO EN EL FUERO ECLESIÁSTICO COMO EN EL CIVIL. POR ESO, REITERO ENFÁTICAMENTE !!!!!DONDE ESTA EL FUERO CIVIL, LLAMESE PODER JUDICIAL, QUE DEBIÓ REFUNDIR EN LA CARCEL A ESTOS SUJETOS!!!!
PORQUE LA IGLESIA YA LOS EXCOMULGÓ QUE ES LO ÚNICO QUE ESTÁ EN SU JURISDICCIÓN.

pero de que se sorprenden, si la iglesia catolica apostolica romana es el infierno mismo.
eso cualquiera con dos dedos de frente se daria cuenta en una.
si quieren saber porque afirmo esto, es muy facil saberlo, solo habre un libro que todos tienen en su casa, uno negrito, rojo o de cualquier color y leelo detenidamente, se llama "biblia"; es muy entretenido ya que rebela muchas cosas que para Dios son pecado, pero que la iglesia catolica apostolica romana ase como si fueran buenas y perfectas.
en fin, se los dejo de tarea, xao.

En realidad Carlin, mierda hay en todos lados. Mierda en la Iglesia Catolica , Evangelista, etc,etc. Hay bosta en el congreso, excremento en las empresas , es decir vivimos rodeado del hedor fetido de la caca. No se puede generalizar. Lo que es ABSOLUTAMENTE REPOCHABLE en este caso es que el lider supremo de la iglesia no quiera aplicar un poco de profilaxis e higiene en el seno de la Iglesia catòlica , porque ????? Yo fui catolico al igual que tu, pero en realidad no quiero ser parte del negocio. Creo en Dios, creo en su poder infinito que guìa nuestros destinos, y tengo temor de èl (algo que muchos han perdido) , pero no creo en sus intermediarios /sponsors/agentes . Son francamente repugnables, estoy seguro que esto serà castigado. Quiero seguir pensando que el vive en mi, y que solo quiero desear hablar con el , para que me escuche.

De hecho, pronto lo hare. Y le pedirè que haga un poco de profilaxis.

YA FALTA MUY POCO PARA QUE LA GRAN RAMERA SE QUEME TODITA

No estoy completamente de acuerdo contigo. Si, si soy catolica...conozco los defectos que tiene la iglesia catolica como institución y no tengo el menor interes en negarlo (actos horribles se han cometido en nombre de Dios y más; pero ello no envilece el mensaje). Pero también hay algo que pareces olvidar...parece (no digo que lo hagas) que trataras de decir que ser parte de una institución (sea cual esta sea) equivale a salvación...y yo francamente creo....que la salvación esta simplemente en seguir lo que Jesús nos dejó como legado a seguir y no es más que "amar a Dios sobre todas las cosas" y "amar al prójimo como a ti mismo"...y también creo firmemente que las religiones simplemente son como una guía y no para que te digan que hacer...pues alguien que se sienta obligado a hacer algo no tiene mérito...y es decir, como ser bueno solo porque otros lo dicen y no porque sientes que es lo correcto, que eso esta bien...
Además culpar a alguien por el solo hecho de nuestros errores, que fácil....así llegaríamos a culpar a nuestros padres por engendrarnos o incluso Dios por haberlo permitido...no olvidemos que Dios nos dejó a nuestro LIBRE ALBEDRIO por tal razón nosotros debemos ser capaces de asumir nuestras culpas.
Hay algo que no se debe olvidar que el lugar donde vamos a orar solo es un montón de piedras y que su valor es solo material...el verdadero valor lo adquiere cuando estan las personas...que precisamente somos la iglesia...
Y la oración no es una frase aprendida de memoria que repetimos sin sentido, sino que es una forma de comunicarnos con Dios y la que usualmente usamos no es la única forma...puedes hacer una con tus propias palabras...y jamás olvidar que pese a los errores que cometemos Dios siempre nos ama...y todas las personas crean o no en él...él los tiene presentes y se puede sentir su presencia...solo necesitas hacer un alto y escuchar...

Desde mi punto de vista el que se cometan actos deprorables dentro de una iglesia sea cual fuere, es más consecuencia de la conciencia personal de la gente que se mete a dicha institución, así como en las barras bravas los delincuentes se disfrazan de hinchas también sucede en las iglesias. No importa en que iglesia estés siempre habrá una oveja negra o quizá solo 1 blanca.

De algún modo puedo considerarme agnóstico en algunos aspectos de la religión, pero se que hay algo superior ahi afuera, no se si sea Dios o no, pero prefiero pensar que sí.

la iglesia católica desde sus inicios con los romanos fue tergiversada en sus preceptos, por cuestiones ajenas a la fé.

En fín si la iglesia católica quiere subsistir deberá cambiar su forma de proceder ante hechos como estos, no modernizarse ese término está prostituido, modernizar implica en este caso cambios de fundamentos y según comprendo la iglesia se debe regir acorde a lo que Dios ha dicho que debe ser, cosas que sin duda no deberían ser dificiles de cumplir pero para el hombre común, pues... y como cambiar lo que Dios ha dicho?

Carlín imagínate que yo dijera ... TU PAPA ES UN CALZONUDO, TU MAMA UNA RUCA, TU FAMILIA ETC, ETC... me dirías con justa razón y tu qué sabes de mi familia, si no sabes cállate o averigua y aprende. De igual manera hablas de los impuestos y no sabes del convenio del Estado con Vaticano; hablas de todo lo humano ( de ahí que corruptible) que tiene la Iglesia y obvias que tiene una dimensión divina.. yo como miembro de esta Iglesia de la que has hablado tan mal no voy a tratar de convencerte de nada porque Ella, la Iglesia, nunca obliga... PEACE Carlín y medita, mira mucha gente te sigue, queriendolo o no eres un modelo de estos tiempos.

Quiero agregar un detalle...muchas personas que antes fueron catolica y ya no lo son más, no culpen a la religión catolica sino asi mismos, ya que se fueron sin conocer...Cuantas veces no han oido a los testigos o evangelistas que te dicen....yo era catolico pero los catolicos son borrachos...y yo me quedó absorta...así que era condición sine qua non serlo...entonces que me boten...jajaja....no pues...lo que pasa es que te dejan más libertad y no sabes como usarla es otra cosa y la conviertes en libertinaje...Otras veces me dicen que adoramos idolos...y no es así es venerar a los santos, que es recordar a las personas que con su vida son un digno ejemplo de lo que se puede alcanzar...Y bueno, valoro muchas cosas de estos hermanitos apartados como dice el cura de mi parroquia....es que van de casa en casa y predican...quizás deberiamos detenernos y pensar en que no somos únicos....y que Dios nos ama...pero también ama a los demás y como seguidores de él deberíamos ayudarnos...ser los instrumentos de Dios...Nunca desearle el mal a nadie pues en el otro puedes siempre ver parte de Dios...Dios esta en el pobre, en el ser que aborreces.
Bien dicen que se tiene que amar a tus enemigos...pues si amas a quien te ama...no tiene merito...pues hasta el hombre más malvado hace lo mismo...demuestra que amas a Dios y valora toda su creación.

buen post carlos!
comparto tus ideas... más aún, pienso que el celibato en la iglesia católica es de una hipocresia absurda. Casos de padres con hijos hay MUCHOS y padres gays tambien.
Ese miedo a Dios que impone la iglesia catolica.. (escuché eso a los 14 años de boca de un padre cuando hacia confesión) me traumó y me originó muchas crisis existenciales.. vivir con miedo, nadie merece.
abrazos y feliz-edades :)

Amén como dices Carlos Carlín. Buena nota.

Por otro lado...

Recuerdas cuando eras pequeño y querías ser grande... pues ya se te cumplió el DESEO.. jijijiji... ploppp... bueno querido Carlos son los dulces 39... ya falta poco para q cumplas tus primeros 40 años... :D

Q este día sea solo el comienzo de un año excelente para ti... muchos más éxitosss, salud y un buen amor...

Besos miles,

Elianna Rosales L.
=)

Recuerdo un capitulo de "Padre de Familia", cuando el niño-viejo le regalan una maquina para visitar mundos paralelos, al primer mundo que visitan es un mundo con muchos avances en tecnologia y medicina y el perro le dice "Es el futuro?" y el niño le dice "no, mismo año, mismo dia, mismo lugar, es una realidad donde no existe el cristianismo" jajaja.
Bueno mientras sigan creyendo en su manzanita pecadora (y en consecuencia culpar a la mujer del pecado) a estas alturas de la vida, estaremos atrasados por años.

Creo que el problema no es Ratzinger como algunos señalan, tampoco es un tema de modernizarse. sino que el problema es a nivel corporativo. La Iglesia está desorientada, en el afán de estar bien con perro, pericote y gato, ha estirado sus contemplaciones a una serie de cosas, sin mantenerse firme. Mas bien distrae recursos y esfuerzos en tareas totalmente materialistas como financiar ONG's de negocios, DD.HH (politizadas) y medio ambiente (extremistas)cuando su rol es espiritual.
La Iglesia Católica se maneja por estatus. Nunca veremos a un cura visitando los hogares de las personas para darles ayuda espiritual, la gente mas bien debe buscarlos a ellos, y luego que reciben? un barato discurso politizado nada espiritual, por eso, ese vacío lo estan llenando otras organizaciones.
Yo dejé de ser católico hace mucho. No soy evangélico, pero asisto a una iglesia.

Hola carlin... yo creo que todas las religiones (catolica, evangelista, etc.) parten del deseo de tener fe y de hacer el bien, el problema esta en algunas personas que representando estas instituciones no hacen otra cosa que desprestigiarlas aprovechandose de sus fieles seguidores. En el caso de pedofilia, es la misma iglesia catolica quien se hace daño al no salir en defensa de los menores que fueron abusados por esos montruos...y decir que es obra de satanas suena a tomadura de pelo.
Yo, como varios de los que estan escribiendo tambien me considero agnostico, y tal parece que estos abusos cometidos lo unico que hacen es alejar a las personas de estas instituciones.
Algo mas...el hecho que sea un sacerdote el que cometa un abuso de esta naturaleza, agrava mucho mas este delito que ya de por si es horrendo...

Carlin concuerdo contigo, pero veo que heriste muchas suseptibilidades. Como a Ramon u otras personas mas arriba que se escandalizan cuando llamas "pedofilo" a sus queridos curas. Lamentablemente los catolicos entraron al Peru a la fuerza, y ahora es una religion muy fanatica, en algunos casos, claro. Parecen yihidistas occidentales, estos que ciegamente atacan a toda persona que ose criticar a la "Santisima" Sede.

Si saben leer en el articulo, Carlin NUNCA dijo pedofilo a TODOS los curas, POR LO MENOS LEAN BIEN Y SAQUENSE ESA VENDA QUE TE DROGA NO? (religion)

Que post para más cierto, felicidades Carlín.

Al igual que tú también crecí en un hogar católico, hice la primera comunión y aún mi madre sigue insistiendo de vez en cuando que me confirme, pero esas cosas no van conmigo.

Lo malo de escribir este tipo de posts es que la mayoría de gente se pica. No puedo creer que siga existiendo gente que cree en la iglesia luego de que su Papa haya dicho "el que esté libre de pecado que tire la primera piedra" con respecto a los curas pedófilos.

Mejor plasmado imposible Carlín.

El hombre creó a su dios a su imagen y semejanza; pero muchas personas como tu y yo tenemos poco tiempo como para pensar en vanalidades (refiriéndome al tema religioso, mas no a los casos de pedofilia)

Saludos y un abrazo grande!

Miren cómo nos hablan
de Libertad
cuando de ella nos privan
en realidad.
Miren cómo pregonan
tranquilidad
cuando nos atormenta
la autoridad.

¿Qué dirá el Santo Padre
que vive en Roma,
que le están degollando
a su paloma?

Miren cómo nos
hablan del paraíso
cuando nos llueven balas
como granizo.
Miren el entusiasmo
con la sentencia
sabiendo que mataban
a la inocencia.

El que ofició la muerte
como un verdugo
tranquilo está tomando
su desayuno.
Con esto se pusieron
la soga al cuello,
el quinto mandamiento
no tiene sello.

Mientras más injusticias,
señor fiscal,
más fuerzas tiene mi alma
para cantar . . .

¿Qué dirá el Santo Padre
que vive en Roma,
que le están degollando
a su paloma?

(Violeta Parra)

La Iglesia Católica se comporta como una ORGANIZACIÓN CRIMINAL, pues OCULTA CRÍMENES tan infames como la pedofilia SERIAL, y eso los convierte en CÓMPLICES de un delito.
Tú lo sabes, ellos lo saben, las pobres víctimas lo saben.
Las cosas como son. Son unos criminales.

Carlín
Se respeta tu posición religiosa agnóstica, pero esta campaña de desprestigio y mentiras en los medios que atacan a la Iglesia y al Papa; si bien han existido casos reales de pedofilia por parte de algunos sacerdotes esto no desmerece a la institución ni a la mayoría de sacerdotes que contribuyen de manera positiva con la sociedad.

Quisiera aclarar algunos puntos de tu post:

- La Iglesia no es una empresa y lo que no va renovar son las enseñanzas dejadas por Dios mismo, se intenta decir que es anticuada o el celibato es el motivo principal de la pedofilia cuando en realidad los casos en porcentaje son siempre menores al 1% (revisar el estudio de John Jay College of Criminal Justice de la Universidad de Nueva York en USA).

- Se intenta decir que la Iglesia Católica es retrograda y se la compara con los evangélicos, cuando el tema de la pedofilia es un pecado, puedes consultar los 838 ministros (casados) que abusaron sexualmente de niños (http://reformation.com/) o de los rabinos judíos (www.theawarenesscenter.org)

- La Iglesia no es soberbia, el papa y el vaticano se ha manifestado en varias oportunidades sobre estos casos y dejame decirte que no ha sido en postura soberbia.

- Un delito como la pedofilia NO puede ser apañado, es verdad Y NO SE HAN apañado, en todos los casos se ha seguido el proceso riguroso que se tiene, revisar el documento http://ir.pe/1yp6; así como cada uno de estos casos ha seguido un proceso por el fuero civil independiente del eclesial.

Bueno por último los católicos no pensamos que la gente sea estúpida, pues la razón es parte del ser humano y no se contrapone con la fe. Mas bien los que si parecen serlo son los que no escuchan a la contraparte o no se informan bien y creen que la VERDAD sola la tiene el New York Times y Associated Press quienes han ejecutado esta campaña difamatoria contra la Iglesia; se ha intentado corroborar los datos?, algún medio ha hecho una investigación seria?, no se trata de creencias se trata de buscar la verdad objetiva.

Yo no sabia o no me habia dado cuenta que en cuando uno va a la iglesia los curas nos amenzan conque nos vamos a ir al infierno, que nos vamos a quemar en el fuego eterno y es por eso vamos todos a la iglesia. Creo al menos que cuando yo voy es a orar, no pensando en el cura o sacerdote que esta adelante sino en algo superior en el que creo correctamente o equivocadamente. Voy tambien quizas porque me siento en paz para orar y pedir por los mios. Yo no se en que iglesia te educaron Carlin o la manera en que tus padres te introdujo a la fe cristiana. Se que como en toda institucion puede haber personas de toda reputacion ( Cipriani, curas violadores, etc) pero no podemos generalizar a la iglesia como tal.

Creo que para escribir en algo tan delicado hay que prepararnos un poco más, averiguar, informarse y no escribir lo que a uno le parece y cree que es verdad. Comparar a la iglesia con Coca Cola es la verdad lamentable. Si tu block lo que pretende es generar polemica lo logras perfectamente pero a costas de quedar como un verdadero imbecil.

''Gracias a Dios que soy ateo''...Oye Carlin, porque hablas con tanto encono?..Alguien de la Iglesia te hizo algun daño?..te ha molestado que el Papado declare la homosexualidad como pecado?..Y te pregunto esto ultimo porque hay un run-run de que ya estas por salir del closet : solteron maduro, no le gusta el futbol, medio nerviosan en el trato personal, etc..Si es falso, disculpame, pero ha sido una forma de explicar tu radicalismo..Hay alguien que te plantea comentar UN SOLO CASO DE ACCION POSITIVA DE LA IGLESIA..Yo tambien te lo sugiero, hay muchos, hay bastante ''material'' para ello. Es cierto que existen personas-curas torcidos, tambien los opus dei Juan Pablo II y Benedicto XVI, reaccionarios de 7 suelas que le hacen mucho dalo a la Iglesia, pero sabes Carlin?..ELLOS NO SON LA IGLESIA, ellos son solo malos lideres. Que como ellos han habido muchos, es cierto, pero te repito :ellos no son la Iglesia. La Fe eclesial es mas trascendente, es superior a las bajezas instintivas de malos pastores. y recuerda tambien que en nombre de la Iglesia han habido y hay humildes y anonimos curas que hacen una invalorable labor social : el venerable padre Serpa, el padre Hubert Lancier, y tantos olvidados sacerdotes que han entregado su vida para servir a quienes muchas veces los olvidan pronto. Por los errores de algunos, que son parte de nuestra imperfeccion humana, generalizan insultos, diatriba y ligereza escrita o verbal..Hay muchos comentarios vacios que son propios de un pata de esquina, de esos que se pasan un ''fallo'' de mano en mano mientras miran y evaluan a las hembritas...estamos?

Benedicto XVI ha pedido por su cumpleaños "pequeñeces"....

Que es esto?, por que le dan tribuna a este payaso de Carlin?, es lider de opinión? de quien de los descerbrados como el... quien sabe

Carlos, con todo lo que te respeto y admiro, esta vez voy a discrepar:

1.- Creo que la comparación con la trasnacional Coca Cola es un poco injusta. La Iglesia Católica realiza labores humanitarias en todo el país que ni el Estado, ni los Rotarios, ni los Leones, ni las ONG´s, ni la Coca Cola, jamás han igualado. En tu comentario no parece haber un poco de respeto por los misioneros que hoy en día entregan sus vidas en lugares a los que las imitaciones de burgueses que aspiramos a ser jamás iríamos. Esos misioneros son Iglesia, y esto no es floro, porque como tú mismo dices, la Iglesia está formada por hombres, por creyentes, sacerdotes, misioneros y monjas.

2.- El aporte del Estado a favor de la Iglesia está expresado no en dinero que se da, sino en exoneraciones de impuestos, como tienen muchísimas personas que no hacen nada por el país (ejemplo: las pensiones a los ex-congresistas), que no mantienen escuelas ni brindan apoyo espiritual a nadie. Esta decisión de apoyar a la Iglesia ha sido tomada desde tiempos fundacionales de la República, y pueden ser perfectamente cambiada cuando democráticamente decidamos hacerlo. Ahora, rajar de nuestros mecanismos de expresión democrática es otra discusión.

3.- Estar en desacuerdo con la política de las autoridades actuales de la Iglesia es una cosa, y estar en contra de la Iglesia es otra cosa. «La Iglesia Católica se comporta con soberbia» es una sentencia dolorosa, Carlos, porque como parte de esa comunidad te estás refiriendo a mí, a mi familia y a mucha gente que no apoyamos el encubrimiento de la pedofilia, que estamos avergonzadísimos con todo esto, que queremos una Iglesia limpia de delincuentes, que esperamos que se juzgue y se condene a los responsables y a los encubridores, pero que no vamos a dejar de ser católicos por esto.

4.- De acuerdo contigo, Cipriani es un líder de discutible autoridad.

5.- El que la Iglesia no se haya “modernizado” es otro tema, es un asunto de decisión, y condenarla por eso es intolerante. El que tú y yo no pensemos igual no es motivo para llamarte soberbio o pecador, ni para ironizar sobre el castigo que te espera a ti o a mí en otra vida. Si no estás de acuerdo, perfecto, ve y haz el bien, pero no rajes, porque nadie raja de ti. Yo puedo estar en desacuerdo con varias interpretaciones de las enseñanzas de Cristo que mi Iglesia hace (sobretodo por el tema de la homosexualidad), pero ése es un asunto entre la Iglesia y yo. Seguramente me replicarás que la Iglesia siempre intenta imponer su punto de vista, que arma un lobby para impedir la pastilla del día siguiente o el aborto, pero ¿acaso no vivimos en una sociedad en que los lobbies son perfectamente tolerados?

Y que yo sepa, la Iglesia nunca ha frenado un cambio constitucional apoyado por una mayoría nacional, ni ha excomulgado a ningún país por dictar una ley a favor del aborto. ¡La Iglesia Católica tiene menos poder efectivo que la FIFA!

6.- Pero después de todo esto seguramente insistirás en que la Iglesia es un ente desacreditado, que pierde fieles todos los días, pero ¿y qué? ¿qué le hacemos? ¿la condenamos y pedimos que desaparezca? (sé que no lo has propuesto, pero tus epítetos son verdaderamente agresivos).

La democracia es una institución mil veces más desacreditada, pero ninguno de nosotros quiere vivir en anarquía, ¿verdad?.

Asi que, resumiendo, raja si quieres de los obispos encubridores, raja si quieres del Papa, cuyo correcto proceder está por demostrarse aún, pero no te metas con la Iglesia Católica, que es algo más grande que tú, que yo, que sus actuales representantes o que un puñado de curas pedófilos.

Saludos :)


Manuel

Mi estimado Carlin,
al decir que parte de nuestros impuestos van a la iglesia Catolica cometes un error a medias. La iglesia Catolica no recibe dinero en efectivo del estado, lo que recibe son beneficios tributarios (por ejemplo, el beneficio de no pagar impuesto predial por los templos que tienen en todo el Peru). Bayly tambien dice, erroneamente, que la iglesia Catolica recibe dinero en efectivo de los impuestos de los contribuyentes peruanos. Te invito a que averigues y nos des el texto de la ley, resolucion, decreto, acuerdo o lo que sea que indique el monto o porcentaje de dinero recaudado que se le da a la iglesia. No hay, porque no reciben dinero en efectivo, pero si recibien beneficios tributarios.

Carlos muy de acuerdo contigo. Soy católica, apostólica y romana (bautizada y confirmada), pero no soy fanática y he leído tu comentario con calma y a los que dicen que no debes generalizar y llamar a toda la Iglesia inmoral, creo que eso no dice el comentario, al contrario, reconoce que como toda institutición, hay gente comprometida realmente y otras que no.
También pienso que la Iglesia ha cometido, por siglos, y sigue cometiendo el mismo error de tapar los delitos del clero con el único fin de parecer "santos". Eso al final les está golpeando en la cara y los está dejando mal parados.
Yo creo que los grandes equivocados (espero que no me condenen por este comentario ni me excomulguen) y los que están llevando a la debacle a la Iglesia como institución, son aquellos que gobiernan la misma desde Roma y aquellos sacerdotes que dirigen sus "rebaños" desde una cómoda oficina y que no se dan cuenta de la realidad y no conviven realmente con el pueblo.
Voy a misa y comulgo cuando puedo, pero con el sacerdote de mi parroquia del pueblo joven donde yo vivo, en donde él vive también desde hace años y nos conoce a todos por nuestros nombres, y sabe de nuestras luchas, angustias, alegrías y esperanzas, para mí esa es la Iglesia y a esa es la que voy a defender siempre.
Cuando se comete un delito éste debe ser castigado tenga sotana o no, es más digno reconocerse pecadores que seguir predicando pureza cuando ellos tienen el alma y la conciencia podrida.

Estoy plenamente de acuerdo contigo carlitos,
A esos pedofilos deberian enviarlos a Lurigancho , pero al lugar donde los violen a ellos diariamente y nunca dejar que dejen de hacerlo, y recordarle cada violacon a uno de los niños sordomudos que no podian contarle a nadie lo que les estaba haciendo
Basuras, sacerdotes lobos cubiertos con piel de cordero.
A Luricancho todos ellos.

No pues, Carlos, no entres en el juego simple de descalificar a toda una Institución por las faltas de unos cuantos; esperaba más de ti. Y eso del encubrimiento es totalmente falso, te lo puedo demostrar. ¡Viva el Papa!

Hay demasiada gente que de verdad opina tonterías y me sorprende que en el siglo XXI la gente sigue siendo morbosamente religiosa y hasta fanática. Comentarios sobre la sexualidad de Carlin, que no vienen al caso en absoluto, porque no tienen nada que ver con el tema, comentarios como: "seguir el ejemplo que jesus nos dejo" o "viva el papa" o "la homosexualidad es un pecado" o "raja de los obispos encubridores pero no rajes de la iglesia" y un largo etc que estaría de mas re enumerar aquí. Me da risa y lastima por mucha gente que aun sigue atada a esas creencias primitivas y retrogradas, homofóbicas, chauvinistas, dictatoriales y FALSAS. Falsa es toda la corporación llamada iglesia Católica porque esta basada en dos premisas presumiblemente falsas que son la presunción de la existencia de un Dios y que Jesus es su único hijo y nuestro salvador. Ninguna de las dos esta comprobada y va ser muy difícil comprobarlo creo yo. Y me jode de sobremanera que gran cantidad de los comentarios (que obviamente estan escritos por gente culta y socialmente activa) sean comentarios llenos de cucufateria e intransigencia. Joder, existe lo que se llama libertad de expresión en la democracia y así como ustedes aman a la iglesia cualquiera puede salir a criticarla y a criticar sus crimenes y desvarios. Donde estuvo la iglesia catolica cuando se ASESINARON seis millones de judios en la segunda guerra mundial. donde estuvo la iglesia catolica en las matanzas de los balcanes y donde mierda esta la iglesia católica en las masacres de hoy en día en Darfur. La iglesia católica es una empresa fundada para ejercer dominio sobre las masas ignorantes y ustedes, gente de hoy, no son pastores de hace dos mil años. Abran los ojos de una bendita vez sino vamos a seguir siendo intransigentes y deplorables culturalmente hablando por los siglos de los siglos amen... ahora me voy a hacer un mea culpa por lo que he escrito.

Yo tambien concuerdo con tu apreciacion de la iglesia, deberia de modernizarse y se acabarian tantos hechos escabrosos que ultimamente salen a la luz, pero parece que la politica de la iglesia es radicalizacion conservadora, para estos tiempos.

Me ha impresionado el testimonio de Junnet. La iglesia la hacen los hombres. Aunque no involucras a todos los sacerdotes da la impresion de que asi fuera. Si hubiera sido testigo de lo que vio Junnet no solo me hubiera alejado de la iglesia sino que hubiera dejado de creer en Dios. Porque hubiera querido estar muy lejos de todo a lo que me acerque a personas asi. Es un hecho que hay sacerdotes pedofilos y que su jerarquia los oculta y en algunos casos los defiende. Que lejos estamos de estos tipos, verdad? Pero alejemonos de estos ejemplos, de estas personas, de estas hipocresias, pero no nos alejemos de algunas enseñanzas de la doctrina catolica. Algunas son muy buenas y tomemos en cuenta lo que la misma iglesia dice " Dios esta en nuestros corazones, y es unico y personal"

Estas gentes!, cuando liberaran su mente! Dios nunca existio, ni existe. Y la iglesia cobra sus dividendos

Bien claro que la Iglesia catolica de hoy dia es una transnacional que solo busca capatar adeptos con fines de lucro. Pero ademas, el actual papa, frio y distante de la feligresia encarna perfectamente en el rol de cualquiera de esos inversionistas modernos que solo piensan en maximixar su renta.

¿Por qué será, que leyendo con calma, los comentarios más prudentes, analíticos, objetivos y conciliadores siempre los escriben personas que no concuerdan con tus puntos de vista?

Lo que reconozco sin duda es que pones todos los comentarios, incluso aquellos que te atacan duramente, aunque estoy sospechando que esa gran virtud es más bien que en el fondo no te da ni fu ni fa este blog. Es decir, no te haces bolas. A ti te pagan por poner tu opinión, y es cierto. Eso es lo que haces.

Lo grave, como siempre te digo, es que hay mucha gente que te sigue, sobre todo jóvenes, y limitar sus puntos de vistas con comentarios tan, digamos, poco objetivos, no ayuda mucho. Es cierto, es cierto, te lee el que quiere y tu misión es entretener. Será que también hay mucho tío o gente de tu generación que te lee, y sí pues, a veces leer comentarios que parecen, como bien escribió Luis Vildosola, de esquina, pues como que amarga un poco.

Ni modo. Eso sí, a las personas que han escrito acá con criterio (como Roberto, ALC, David Tantaleán Calderón, Raphael Palomino, Paul Serrano, Carlos T., Manuel, Francisco y muchos más) ¿por qué no hacen sus propios blogs? Lo digo en serio. Aun cuando no esté de acuerdo con todo lo que digan. Tal vez no tengan la ventaja de ser populares, pero de a pocos, lo que ustedes escriban tal vez sea provechoso para alguien. Basta que ayude a una persona. Ya es bastante.


Saludos,

Hola Carlos:

Luego de leer todos los comentarios y por supuesto tu post "Que dios los perdone" te considero más que nunca UN TIPO BIEN INSTRUIDO y con un SENTIDO REAL de las cosas... mis respetos a ti y a la gente que sabe diferenciar las cosas e ir más allá de lo impuesto.

Para los "HERIDOS" emocionales, la comparación que hizo Carlos Carlín con la Transnacional Coca Cola, no es más que una símil de MARKETING Y ESTRATEGIA, para lo cual me queda decir que LA IGLESIA CATÓLICA NECESITA LEER PRONTO el best seller: QUIEN SE COMIO MI QUESO (y demás secuelas queseras). Fervor y Religión aparte, OBJETIVAMENTE desde el momento que tiene adeptos pasa a ser, incluso, una mezcla entre EMPRESA+PARTIDO POLITICO, cuyo "NEGOCIO" es la fé, como "MISIÓN" dar a conocer el respaldo espiritual, y cuya FILOSOFÍA es El amor de Dios expresado en el libro más impreso del mundo: La Biblia, cuyo "NICHO DE MERCADO" abarca desde la gente humilde, en desgracia hasta los más pudientes que depositan sus espectativas en ella (la iglesia católica) PAGANDO SUS SERVICIOS con participación de manera social, económica e incluso política de manera mutua. La VISIÓN que se ha planteado es captar a todo el globo terraqueo e ingresarlos en ella como única fuente de fé y salvación... Frente a toda esta DISECCIÓN, expongo que la iglesia católica PRECISA leer el denominado libro de los quesos, porque simplemente SE ESTA QUEDANDO DESFASADA, Los preceptos "moralistas" que impartió hace años basados en contextos sociales, en estos tiempos YA NO SIRVEN... SON OBSOLETOS... y si nos enfocamos en BUEN MARKETING.. EL FALLARLE A TU CLIENTE, TE GENERA FUGA... y bien sabido es que si tu empresa pierde clientela, te vas al fracaso, fracaso que se observa y que NO TIENE NADA DE DIVINO... No se pregunten después porque otras religiones estan captando a los EX-CATOLICOS ... y siguiendo la lógica SI ALGO ANDA MAL EN LA EMPRESA, se debe hacer una "AUDITORIA" Y DETERMINAR LOS COMPONENTES ERRONEOS PARA MEJORAR EL SISTEMA:

Conclusión: Ante los casos de Pedofilia y demás "demonios" que manchan al sistema denominado IGLESIA CATOLICA, y que en términos EMPRESARIALES generan daños y perjuicios a sus CLIENTES: feligreses; La iglesia Católica DEBE, NECESITA CON CARACTER DE URGENCIA: REFORMARSE CUANTO ANTES... y eso incluye remover a la cabeza: RATZINGER... y por supuesto ACEPTAR TODOS SUS ERRORES y ofrecer un MEJORAMIENTO CONTINUO.

Si son inteligentes, verán que la intención no es hacer una comparación odiosa y malévola; Mirenle el aspecto positivo... Yo soy agnóstica por MI VOLUNTAD Y FORMACIÓN CIENTÍFICA; pero sería MEZQUINO restarle valor a UNA INSTITUCIÓN que ha tomado parte de NUESTRA CULTURA e HISTORIA... No comparto algunas ideas con la iglesia Católica, pero no por ello dejaré de reconocer a personajes religiosos llenos de CARISMA y EMPATÍA, que supieron darle su LUGAR a esta institución, desde los monjes franciscanos, o las hermanas de la caridad que no obstante los riesgos, están en los lugares más deprimentes, exponiendo sus vidas, hasta Juan Pablo II que conoció las labores de obrero y el horror del exterminio judío y la usurpación política en su amada Polonia...

Por último, si la Iglesia católica es más que el Vaticano; exijan más HONESTIDAD y RESPETO ustedes como CLIENTES... ya que al beber Coca Cola, al menos ellos me detallan su composición y se preocupan de que me sienta satisfecha.

Una vez más Carlos... qué buen Post... A leer más señores, hay un mundo entero allá afuera, abran su mente!!!


gracias por la aclaración.

gracias por escribir Andrès.

gracias por tu comentario Manuel. un abrazo.

Señores, en todos lugares hay pedófilos, que los haya en la Iglesia no descalifica a la institución, ¿acaso no hay casos de pedofilia entre los pastores evangélicos o entre los rabinos judíos, por ejemplo? ¿Eso descalifica a las iglesias evangélicas o al judaísmo acaso? ¿Acaso hay alguna estadistica que demuestre que los caso de pedofilia son mas comunes entre los sacerdotes catolicos que entre otras personas?

Otra cosa es la respuesta de la institución ante dichos casos, es cierto que en el caso de la Iglesia Católica han habido numerosos casos de encubrimiento pero eso ya está cambiando. Todos los casos que han "salido a la luz" últimamente son refritos de noticias antiguas, ¿acaso no se acuerdan de los escándalos de pedofilia en EE UU a comienzos de la década y de la fuerte reacciòn de Ratzinger como cardenal en esa época?

Aparte de presentar refritos antiguos como nuevas noticias se manipulan otras, ocultando datos importantes. Como el caso del padre Murphy. Cuando llego a manos de Ratzinger el tema, el sacerdote ya estaba retirado y al borde de la muerte y su caso ya habia sido archivado por la justicia americana hace años, lamentablemente no se le pudo probar nada. ¿Que podía hacer Ratzinger? ¿Denunciarlo a las autoridades, cuando sus ya la justicia americana lo había declarado inocente y archivado su caso como cosa juzgada? Este dato importantisimo es ocultado por el New York Times.

Otro tema importante, la mayoria de los fieles que pierde la iglesia van a parar a las iglesias evangelicas que tambien ostentan casos de pedofilia y que tienen un mensaje mucho mas retrogrado que la Iglesia Catolica.

hace mucho tiempo tenía ganas de ver el documental "deliver us from evil" (líbranos del mal) y está disponible en internet, lo pasaron por HBO la semana pasada y es una mirada objetiva (y escalofriante) a la realidad de a pedofilia en la iglesia. Vean el trailer http://www.youtube.com/watch?v=scW90Q6Z_OM

Bien por levantar el polvo...siempre es bueno de vez en cuando ...

Excelente Carlin
Bien

Antes de todo deberiamos tener una gran reflexion por los niños victimas de esos abusos, orar por ellos que son los victimarios.
A mi me preocupa que uno teniendo niños pequeños no pueda darles confianza para llevarlos donde personas que te enseñan la fe , te enseñan el respeto a dios , te enseñan el amor al projimo y el sacrificio humano para lograr un mejor lugar para nuestra alma.
De niño me decian que si me perdía, buscara un policia, que el policia era mi amigo, él me ayudaria yo como padre de familia ya no puedo decirle lo mismo a mis hijas , solo me muerdo los labios cuando se me quiere escapar esa frase tan repetida por mi papá.
Ahora tendre que ser mucho mas prudente y tener mas desconfianza cuando mande a mis hijas a algun retiro o a alguna clase parroquial.
Mandarla a la Iglesia significara tener la misma prudencia que mandarla a una discoteca.
Saludos

Hey Carlos,

Gracias por el articulo. Merece para mi cuatro comentarios:

1) Lo que ha sucedido con la iglesia - como institucion - es grave. Espero que ello lleve a sus jerarcas y seguidores a empujar el remo para enrumbarla y reformarla. Ojala. Lo dudo, pero lo espero.

2) Muchas cosas que dices de la iglesia son verdades de perrogrullo. Demasiada obviedades sobre algo que pasa en otras organizaciones tambien ( farsantes y mercantilistas los hay hasta entre los ateos, los comunistas, los judios, los alemanes, los musulmanes, el gremio de actores, y paro de contar). No creo que ese sea el problema a analizar.

3) Mas bien, lo grave aqui ha sido la recurrencia del evento y el encubrimiento del delito. Porque no es que la pederastia simplemente sea un "pecado" sino que, sobre todo, es un delito. Y quien lo encubre, tambien comete el mismo delito. Se ve que muchos pederestas se han estado encubriendo en organizaciones harto "cerradas" porque saben que no seran "descubiertos".

En este sentido, alla ellos. Alla tales religiosos que cometieron tales aptos. Por supuestos, sus vicitmas no solo merecen una explicacion sino justicia y reparaciones concretas.

4) Si no crees en nada, bien, pero hay gente que si cree en algo. Hay algo de malo en eso? Creo que las mofas y burlas hay que dejarlas para los programas comicos de los domingos a las 6 o 7 de la tarde. Esto es mas serio. Muchas personas se han visto afectadas por ello ya sea como victimas o porque eran creyentes convencidos de los preceptos del catolicismo. Es algo que habria que discutir con firmeza pero con seriedad, amigo.

Saludos

Buen post. Más allá de religiones, que sólo son ritos, imágenes y costumbres, hay una base muy fuerte que es la que nos debe sostener: LOS VALORES, Si tu vida la rigen los valores de amor, paz, respeto, etc. estás en el camino correcto. Besito pa Carlín.

Estimado Carlin, admire siempre tu trabajo y tu franqueza, de hecho considero que tienes una gran oportunidad de escribir y comunicar tus ideas. Los pedofilos deben ser castigados, sean quien sean, los que pecaron con sotana deben pasar por lo mismo que un civil cualquiera. Un agravante: ellos nos inculcan la fe ciega en Cristo y luego pasa esto. Deberian castigarlos, encerrarlos y dar una leccion ejemplar para que se piensen bien en la vocacion de seguir a Cristo. Sobretodo por aquellos sacerdotes y religiosas que si profesan esta fe, con sus obras, su comportamiento y su ejemplo (conoci a muchos afortunadamente) que eligieron el camino del Señor. La pasividad con ellos sera el incio del fin de la Iglesia en muchos sitios, lamentablemente.

Carlin dos preguntas:

Por qué criticamos a los miembros de la Iglesia y no miramos lo que hacemos???? No te parece que el problema de la pedofilia es más amplio que solo con los miembros de la iglesia???

Si tus impuestos no van a la iglesia católica, te comprometes a ser la labor social que hacen muchos curas y monjas de forma anónima??? te comprometes a hacer lo que ellos hacen sin marketearte?????

Así como hablas de los casos de pedofilia y la relación con la iglesia, me parece que también puedes tratar el caso de las Hermanas de la Caridad que trabajan en lugares muy pobres del Perú y a falta de dinero, porque muchas Congregaciones son misias, Y NO NEGOCIOS, ven la manera de seguir apoyando su obra.

Sabes, trabajan en caceríos, zonas de asentamientos humanos, albergues, hospitales. Gente como tú y yo, que se entregan totalmente a su carisma y piensan en la persona de al costado como hermano.

Gente que no anda con ironías sino que busca ayudar a los pobres. Y así hay otras Congregaciones. A dando van las donaciones de los colegios más caros???? a los bolsillos de las monjitas???? No pues, a labores sociales.

Así como Rosa María Palacios te invitó a su programa , también deberían dar cobertura a esta gente que hace mejores cosas.

Mientras tu escribes hay gente católica que hace labor más que cualquier político. Es fácil criticar Carlín, pero recuerda, que no hay comparación con tu crítica certera pero a la vez parcializada, con la labor de mucha gente que hace patria.

Sino respetas a la Iglesia es tu decisión pero a la vez existe mucha ignorancia en lo que escribes sobre el tema.

Hola Paty, primero gracias por escribir. Se vería muy mal que uno mismo ande divulgando la ayuda que social que hace. Por eso es que no sabes si las hago o no porque jamás las promocionaría. Efectivamente casos de pedófilia no solo se dan dentro de la iglesia, desgraciadamente pasan en otros ámbitos, pero eso no excusa a la iglesia del tomar cartas en el asunto. y tratándose de una institución religiosa esta más que obligada a dar el ejemplo y poner orden en su interior.
Que la iglesia de la cara y responda con la severidad que el delito merece, sentaría un precedente muy importante para evitar el silencio y la impunidad que existe en otras instituciones. Y que las monjitas y los curitas hagan el bien no es nada digno de aplaudir. todos tenemos que hacer el bien y nadie tiene que aplaudirnos por eso. Gracias de nuevo

Lo que dices es cierto Sandra. Hay gente católica extraordinaria que se dedica anónimamente a los demás y sin buscar recompensas ni aplausos. NADIE A DICHO LO CONTRARIO LEE BIEN POR FAVOR.
Si dejamos el fanatismo de lado entenderemos que a la Iglesia le va a hacer mucho bien tener gente que quiere mejorar su institución con inteligencia. no creo que a un personaje brillante como debe haber sido Jesús le guste estar a la cabeza de un rebaño de seres que bajan la cabeza, que paporretean como zombies sus oraciones y que se solo sirven para darse golpes de pecho. Si estuviese vivo, hace rato que hubiera sacado a las cabezas de las mechas y hubiese hablado con claridad. gracias por escribir

Cinthya: Has pensado como debe sentirse Dios con el humilde comportamiento de sus representantes en la tierra?

claro que no.

Gracias. Estoy de acuerdo con lo de payaso deplorable pero lo de huachafo si me ha dolido y mucho.

AMEN!

Al igual que tu fui educado en un ambiente católico, creo en Dios y la filosifía de Jesús, estudié secundaria en un colegio católico donde vi que el famoso "voto de pobresa" era un simple saludo a la bandera.
Solo dejo unas preguntas:
¿Por qué Ratzinger encubrió las denuncias de pedofilia?
¿Qué hace ahora como Papa visitando a las víctimas? (ofreciendo disculpa$$$$$$ ?!)
Si dicen ser depositarios de la fé y enseñanzas de Jesús:
¿Por qué venden sus sacramentos? (si no pagas no te bautizan, confirman o casan)
¿Por que siguen vendiendo la idea de curas con celibato?
He sido testigo de como un sacedote comenzó a enamorar a una amiga sin el menor reparo de que el resto nos diésemos cuenta de ello.
Por último y algo que todos han olvidado:
¿POR QUE EL ESTADO PERUANO DEBE PAGAR UN SUELDO A LA GERARQUIA CATOLICA?
Un saludo

Buenos días: Carlos soy una fanática tuya desde el teatro, la tele y como columnista, si bien es cierto años atras estabamos en un país católico, cosa que ahora no es así y eso se explica por que personas como la q te escribe no sintió que espiritualmente estaba llena, siempre sentí un vacío espiritual, sentí que la iglesia católica nollenaba mis expectativas de fe, creo en Dios y estoy convencida de que todo lo que tengo es gracias a él todo, desde q abro los ojos y veo otro dia mas al lado de mis hijos y esposo hasta q cierro los ojos y veo lo maravilloso q fue mi dia, con penas y algrias, pero no creo en el hombre, no creo que debamos confesar nuestros pecados a otro ser humano q de intermediario no tiene nada, no creo q repetir las mismas frases y oraciones todos los domingos nos acerque mas a dios, no creo que la iglesia catolica con sus ideas retrogradas, anticuadas y poco practicas siga el ejemplo de dios, es facil interpretar sus enseñanzas y la biblia a su propia conveniencia, en algun momento me pregunte por q dios permitiria q pasen cosas malas a los niños, pedofilia, guerras, abandono, y ahora estoy convencida que no es él el que los permite sino el hombre con sus atrocidades, es el hombre q se alejo de dios, y ahora vemos las consecuencias.....sigue escribiendo como lo haces aunque tengas opiniones en contra......saludos y buena semana

Ya desde puber tambien empece a creer en esto....
Pensaba entonces que la Iglesia era una Organizacion..por Historia y demas temas...
Ahora te leo y concuerdo en algo contigo.
Saludos

PERO ¡¡QUE SARTA DE SERES VENENOSOS ENTRAN A OPINAR ASI!!

SEÑORES ATEOS , AGNOSTICOS, ANTICATOLICOS, ENTRE OTRAS HIERBAS....SI QUIEREN OPINAR OPINEN PERO CON INTELIGENCIA Y SIN HECES VERBALES Y ESCRITAS....CUANTOS SON ATEOS EN LIMA?...CUANTOS LO SON EN EL PERU???......QUE EL AGNOSTICISMO Y EL ATEISMO SEA LA MODA ENTRE LA DIZQUE "GENTITA BIEN" EN LIMA, NO SIGNIFICA QUE MAS DE 28 MILLONES DE PERUANOS LO SEAMOS......DEMUESTREN SU TAN CACAREADA SUPERIORIDAD RACIONAL E INTELECTUAL, Y DEJEN DE DESTILAR VENENO, ACA TODO SER INTELIGENTE Q ENTRA A LEER SUS BARBARIDADES SE DA CUENTA DEL TREMENDO ODIO AL QUE SON CONDICIONADOS EN CONTRA DE DIOS Y HACIA SUS REPRESENTANTES....SINO LES GUSTA LA IGLESIA CATOLICA PUES ABSTENGANSE DE SU VOMITO VERBAL, QUE DE ACUERDO A SU "DEMOCRACIA" , NOSOTROS LOS CATOLICOS SOMOS MAYORIA, ASI QUE EL UNICO HOCICO QUE DEBEN CALLAR ES EL DE USTEDES APOSTATAS........Y TU CARLIN ERES PARTE DEL LAVADO DE CEREBRO DESDE PATACLAUN...QUE DE BUENO NO TENIA NADA...DEFORMANDO LA MENTE DE LOS JOVENES HACIENDO DEL VICIO UNA VIRTUD.....

Roberto, Juancho, Alfieri como me rio al leer sus comentarios, Dios no existe, fue creado por los hombres y Jesus solo tiene 2000 años y la humanidad millones y tambien en esos tiempos tenian sus creencias. Debemos respetarnos los hombres porque vivimos en sociedad pero eso no quiere decir que tenemos que adorar un ser que no vemos y que dirige nuestras vidas por cuestion de "fe".

Saludos:
Toda su verborrea sr. carlin, acusando a una institucion que tiene mas de 2000 años enseñando el evangelio, solo refleja su profunda superfiicialidad, y incapacidad de analisis, si vale el termino, por no usar otros adjetivos. EN PRIMER LUGAR, LA IGLESIA NO SON LOS CURAS, si hubiera escuchado a su profesor de religion, o leido un par de paginas del catecismo, entenderia, que la iglesia es el Pueblo de Dios, los pastores de la iglesia o los sacerdotes, son los que han recibido el encargo VOLUNTARIO de transmitir los sacramentos que CRISTO NOS DEJO, a ver si nos entendemos, si ataca a los pastores con saña, ataca a CRISTO, porque fue EL quien permitio que esos sacerdotes entraran en su iglesia, y sabes porque? por supuesto que no, ni nosotros tenemos la respuesta, y ud. sin embargo ya emitio CONDENA Y JUICIOS SIN CONOCER LO SUCEDIDO, si hubiera leido un poco del evangelio, sabria que CRISTO PREDIJO QUE HABRIA MALOS ELEMENTOS EN SU IGLESIA, existen algo que se llaman parabolas, que son como cuentos que JESUS LES DECIA A LA GENTE SENCILLA PARA QUE ENTIENDAN EL MENSAJE, bueno una parabola decia que el trigo creceria junto a la mala hierba, y que el segador al final de los tiempos separaria el trigo de la mala hierba, haciendo alusion a la imperfeccion de los seres humanos. Nadie quita que politicamente el papa no haya actuado algo mas rapido, o lo que sea, pero el papa no es un politico, su funcion es preservar el evangelio y darlo a conocer, y estos sacerdotes malos deben recibir su castigo, debidamente comprobado, si no son varias de ellas calumnias. Pero en fin, hombres somos y no angeles, y sin embargo CRISTO QUISO QUE PEDRO QUE LO HABIA TRAICIONADO, FALTADO A SU PALABRA, fuera el jefe de una iglesia que debia ser santa. Y no solo eso si se molesta en leer la vida de los santos, se dara cuenta que ninguno nacio siendo un angelito, muchos tuvieron hijos fuera del matrimoni$ como Agustin, eran libertinos como David, cobardes como Moises, etc, y sin embargo Dios los lllamo, porque su misericoridia es eterna, y sus caminos desconocidos para el hombre, AUNQUE CREO QUE TU DUEÑO DE LA VERDAD Y LA MORAL, TE SIENTES SUPERIOR Y FALTAS EL RESPETO A CRISTO, es tu problema, pero da ud. lastima y si antes admiraba su trabajo, recuerde que con esa severidad que lanza la piedra, un dia todos sabremos lo que hizo ud., así como yo, y no creo que ninguno sea capaz de levantar la mirada ante CRISTO, salvo que por su oportunismo intolerante se vaya a DIVERTIR AL ABISMO.

Carlín pertenece a un diario ANTI IGLESIA que siempre la ataca.

Modernizar no es vivir en la inmmoralidad, ni aceptar cualquier tonteria so pretexto de que es "liberal".

Carlin habrá pasado por retiros pero él no paso por ellos, porque es obvio que no apredió nada de la Iglesia.

De todos los datos de pedofilia, el 0.04% ha sido realizado por curas; sin embargo, le dan más fuerza no al problema de la pedofilia, sino a los curas, lo cual demuestra que no les interesa solucionar este problema social y psicológico, sino hablar mal de la Iglesia.

No cree en la Iglesia porque no es perfecta, pero bajo esa premisa no debería trabajar en ningún lado, no tener amigos, y encerrarse en su casa, porque en todos lados habrá gente inmoral, colegas sin ética, ¿o es que con todos los que se rodea son santos?. no pertenece a la Iglesia porque no cree en ella, peros si sigue trabajando con personas sin decencia.

En USA del 100% de casos denunciados por pedofilia contra curas, más del 96% fueron ABSUELTOS, pero nadie comenta eso.

No soy católica..no me pongo ningún titulo..sigo a mi corazón y trato de ir por la vida tratando de no joder a nadie, pero a veces pienso: ¿Qué diría Jesús si pudiera ver todo esto? ¿Qué haría?..pues se me hace que se repetiría aquella escena en cierto templo, en aquellas épocas en las que Jesús era un revolucionario total..sí pues..es escena la de los FARISEOS!!...esa en la que él mismo vota y reniega de esos que se rasgas las vestiduras, de aquellos tramposos, de aquellos que se acercaban al templo solo para comercializar con la fé...ambulantes vendedores de un poco de Fé...que con el correr del tiempo se metieron al templo y crearon una gran coorporación.

Estimado señor, me parece muy tibio su argumento anticatólico. Quiere decir que si no hubiese curas pedofilos, la Iglesia Catolica seria buena, se cabrían las criticas?.
Como toda religion organizada es vertical y dogmatica, ingredientes suficientes para el abuso de todo tipo. Agregue estimado señor que la iglesia tiene licencia para adoctrinar la niñez, tremendo abuso.
Si miramos otras religiones cuya cercania con el poder es mayor que la católica la cosa se ve mas clara, todos los dias vemos las noticias con las atrocidaes que cometen de las otras religiones abrahámicas: el Islam y el Judaismo.
Que mucha gente cree de buena fe, es cierto pero eso no hace buena a las religiones, ni respetables.
Veo que le advierten de comentarios agresivos, creo que ese riesgo ya lo asumió usted hace tiempo, aunque no soy su seguidor lo he notado, y por eso le expreso mis respetos.
Saludos

Hola, sabes, al leer tu comentario me hiciste recordar a algunos de mis ex compañeros de colegio, que muchos hoy en día reaccionan como tu, en este aspecto.... Y me he preguntado innumerables veces, que fue lo que fallo en ellos y que no falló en mi. No lo sabré jamás.

Pero lo único que te digo es que si talvez ellos como tu, hubieran prestado más atención a lo que nos enseñaron, hubieran abierto la puerta de sus corazones -en lugar de fijarse en lo exterior "hay q mal me cae ese cura", "que aburrida la Misa", "ahí viene la monja a fastidiarnos de nuevo"-, y entendido mejor el mensaje universal de: AMAR LOS UNOS A LOS OTROS. (no los unos sobre los otros)

Y amar significa tolerancia, no prejuicios de ninguna clase y respeto al prójimo.! (por más que nos parezca una bestia o el peor ser humano del mundo). Muchas personas no entienden que todos tenemos un espíritu, y es en ese espíritu, que somos semejantez a nuestro Creador. Entonces, hay equivocados seres humanos, susceptibles de mejorarse, pero nadie debe asumir la condición de "tirar la primera piedra" (porque te aseguro que en la tierra no hay nadie libre de pecado).

Si vas a una reunión y algo te molesta, no vas a tirar los vasos al piso o empezar a decir en voz alta, "gente de miercoles...etc", o escupir a la gente, o lo que quieras, si hubieras entendido el mensaje que aprendiste en tu casa primero y luego en el colegio, dirias para tu yo interior "me voy tranquilo, éstas personas pasarán por un problema, ojala se mejoren".

Cuando recitabas el Credo, tampoco ponías atención, en la parte de "creo en el Espiritu Santo, LA SANTA IGLESIA CATÓLICA, ...", el verdadero AMOR no cuestiona, la Fé va mas allá de nuestros prejuicios humanos, materiales. Ellos, tu, yo y todos, tendremos que presentanos ante nuestro Padre algún día, lo quieras o no, y los que actuaron INDEBIDAMENTE tendrán que asumir sus responsabilidades, sean estos ungidos del Señor o no. Ni tu ni yo ni nadie, tenemos el derecho de cuestionar a nadie, por amor, lo que debe primar es el respeto al prójimo y si no nos gusta tal o cual sacerdote, o tal acción, o tal comenario, pués nos vamos donde otro sin patear la puerta o mentar la madre.!

Cuántos se vuelven "ateos o agnósticos" por no haber prestado la debida atención a las verdaderas enseñanzas de Jesús. Ahora a tus 37 años pueda ser que aún te creas inmortal, pero te aseguro que luego, con el paso de los años y cuando la razón te lleve a la búsqueda de tu yo espiritual, podrás lamentarte de tus actitudes de hoy.

Por lo que te recomiendo con mucho cariño que no hagas escarnio de tu rebeldía y si la tienes, llévala con prudencia. Que Dios te bendiga Carlitos.!! Creo que puedes mejorarte.

la iglesia no puede ser comparada con una empresa que vende gaseosas.....no creo q las empresass de gaseosas hagan tanto por los pobres como lo hace la iglesia, y si hay pedofilia en la iglesia catolica como lo hay en todas las otras religiones, ..el que hayan hecho un juramento en frente de Dios no los hace seres sobrenaturales..como cuando alguien se casa por la iglesia , no significa que por ello no le pondran los cuernos a la esposa verdad???....pues es lo mismo...que cubran los casos de pedofilia me parece muy mal y deben ir todos los implicados a la carcel incluso si el Papa estuviera metido en ello...
Lo que no se puede hacer es hablar por hablar..decir ahhh la iglesia es lo peor...porq hace cosas buenas y no solo por los catolicos =)

posdata: y en las misas se pide limosma para mantener la Iglesia en la que estan dando la misa..no creas que luego va a parar el dinero al Vaticano para que el Papa se compre una sotana de alta costura.....

"[...] para mí la Iglesia Católica es como una gran empresa, una enorme empresa transnacional muy similar a la Coca Cola, solo que en lugar de vendernos una bebida gaseosa, nos vende fe. No nos promete sentir de verdad como Coca Cola, sino nos oferta la salvación eterna y su formula secreta es creer, simplemente creer". Totalmente cierto y de acuerdo, yo tengo tu mismo background católico, y siempre me dio que pensar por qué esta religión busca ganar adeptos, vendiendo la idea de la salvación a través del miedo. Sí, porque si no cumples con sus reglas, acumulas pecados mortales o veniales [según las monjitas del colegio] y te vas derechito al infierno. O crees, o Don Sata viene y te lleva.
Ahora, esto de la Iglesia como empresa es fuerte porque viene de no pocos siglos atrás. Desde los Reyes Católicos se fortaleció esa división del Alto Clero y Bajo Clero, siendo sacerdotes de la segunda división, los únicos que verdaderamente hacían labores que correspondían a sus supuestos deberes, predicar, despojarse de toda riqueza, buscar adeptos, educar. Andaban casi en la indigencia y tenían la chamba más dura. En cambio, el Alto Clero, qué hacía? metido siempre en cuestiones políticas, por ahí estaba la plata, y no en las calles y los pueblos más rurales a dónde mandaban a los misioneros. No hay que olvidar que la Iglesia Católica estuvo siempre de la mano de las dictaduras: caso Franco, caso Argentina y Chile. Eso debería ser imperdonable, y creo que acumula muchos pecados mortales, según los cálculos de las monjitas de mi colegio. Y alguien alguna vez los juzgó?

Que triteza comentarios como el tuyo,claro que el Vaticano se a pronunciado sobre este tema que pasó hace más de 50 años,pero como eso "no vende" los medios de comunicación no lo difunden.Por otro lado comparar la Iglesia Católica(institución que existe hace más de 2000 años) con la coca cola u otra empresa dice ya el grado de inteligencia de la persona que escribió este "artículo".Claro que la pedofilia es un crimen abobinable que se da en todas las areas de nuestra sociedad.La falta de información ó la información mal intencionada dice que la Iglesia Católica no a tomado cartas en este penoso asunto.Por favor informemos bien,antes de confundir más a las personas.

Querido Carlos, he de decir que me parece que has acertadoen muchas cosas con tu articulo. Mas alla de cual sea nuestra fe o creencia lo que debemos reflexionar es que nada justifica que se oculte este tipo de denuncias, mas alla si los agresores son de una u otra religion. Esta clase de abuso es de la mas vil, abusar de niños!!! seres inocentes que deberian ser protegidos por las personas que los tienen a cargo.
En cuanto a un comentario anterior en que decia que la fe no es impuesta yo me pregunto ¿acaso a alguno de nosotros se nos pregunto si queriamos ser catolicos-judios-evangelicos-etc? por lo menos yo fui bautizada catolica apostolica y romana, y ahora que tengo la posibilidad de informarme y elegir, se que no necesito estar encasillada dentro de una religion para hacer el bien, que a las personas que yo decida ayudar fisica, monetaria o psicolgicamente no le va a interesar que yo sea agnostica y que la gratitud y el amor al projimo y a todo lo que habita en la tierra no necesita tener un nombre.

Ta ke como me gustaria tener el tiempo de estos webones vayan a trabajar! holgazanes

Tengo que decir que no he ido a misa porque es aburrida y no porque no creo en Dios; cuando voy a misa escucho el evangelio y alguien que me dice que sea mejor persona y no que le de dinero o que abuse del otro. ¿Quien en su casa lee la biblia para que diga que conocer qué hacer para acercarse a Dios? Nadie o muy pocos (yo no lo hago). En Barranco hace poco se retiro el padre Wiesse y es una de las personas que uno puede admirar en su vida...es increíble que haya abandonado su herencia para construir una iglesia y que haya hecho misa hasta los noventaytantos años; nunca quiso ser figuretti ni recibir elogios, además de ser un historiador del distrito....no todo en la iglesia está mal; hay quienes sí marcan la diferencia... la iglesia y la religión son cosas abstractas y sólo se vén presentes a través de la fe...en esas circunstancias cuando tu o uno de tus seres queridos estan hasta las patas, cuando estas desempleado y recién te acuerdas de ir a la iglesia para que Dios te haga "el milagrito". Saludos Carlin

Me da realmente vergüenza ajena que te refieras de un modo tan irrespetuoso hacia Laura Bozzo diciéndole cosas tan pero tan ofensivas. Pareciera que no tienes madre ni hermana o que nunca has recibido educación. Sé que no esta bien que Laura haya denigrado a los peruanos en su programa, pero de ahi a ecirle que su trasero parece un huevo revuelto es realmente inaudito. Pareciera que te han dado tu programita de radio solo para que insultes a las personas y tú, feliz. Después no te quejes de lo q haya dicho en Enemigos Públicos sobre ti.

porque tantos cometarios?
como si Carlin leyera da uno de ellos!!!!
q risa q me dan!

Estimado Carlos :

Coincidencia, hoy dia leia en el dentista una larga entrevista que te hicieron para una revista y ahora veo tu blog, es tu opinión en un teclado, pero yo no siento que tu seas o pienses asi.

Mucho se puede hablar de este tema, uff¡¡ pero para conocer mejor a Ratzinger y su pensar como cabeza de la Iglesia, nada mejor que leer con calma lo que escribe, te recomiendo su obra "Orar", te sorprenderan mucho varias cosas.

Saludos desde AQP

Carlos,

Disculpame, pero tu analogia, comparacion o como quieras llamarla ha sido muy tirada de los pelos. Inka Kola Cocacola Evangelistas y Catolicos. Realmente deplorable, falta de argumentos, una vez mas decepcionas como comunicador. Todo lo que has escrito es simplemente lo que todos oimos todos los dias. Una vez mas, que feo escribes. Tan es asi, que no sabes maniobrar un discurso diplomatico e ironico a la vez, sin hacer que gente catolica o seguidores NO se sientan incomodos. Por favor toca temas de farandula, que esos si me dan ganas de leer (no lo digo con malos animos).

Gracias

La Iglesia se fortalece durante las crisis.

Viva la Iglesia Católica!

no creo que la iglesia catolica se convierta o sea un nido de depravados sexuales de que exista este tipo de elementos es cierto pero fueron encubiertos muy bien por los que "conforman" la iglesia, ya que este tipo de actos opaca la funcion principal de la iglesia LA FE naci creci como muchos dentro de una familia catolica, siempre compare la vida de un sacerdote con la vida de un pobre tercermundista muriendo de hambre y es vergonzoso saber las diferencias existentes entre estos por ahi va mi comentario. Creo en dios es cierto... pero soy un catolico pasivo por llamarlo asi y repudio todo acto de de abuso sexual peor si viene de un hombre de fe

Cuando una persona reza y hace "servicio" pasa algo energeticamente, ahora hablo de chakras, el chakra sexual se sobreactiva y da unos "deseos locos", como no pueden imaginarselo, por eso los santos recurrian a la flagelacion. Es facil criticar, no justifico la pedofilia, sino quiero entender porque le pasa eso a ese tipo de personas.

Para comprender el tema tendrian que ver como funciona el cuerpo energetico, ahi hay respuestas que la logica y la emocion no entienden. Bendiciones para todos.

Hola Carlos, bueno el motivo de este comment es para comunicarnos contigo ya que tenemos el afán de iniciar un nuevo proyecto, especifícamente una sitcom. Somos 2 jóvenes universitarios de 22 y 24 años y desde el año pasado en nuestro ratos libres estamos elaborando los guiones de dicha sitcom, esta se enfocaría a ser una serie de verdad, es decir con un inicio y un fin marcados en un mismo capítulo, sin utilizar exageraciones o chistes fáciles que abundan en las series-novelas que se ven actualmente y hace mucho tiempo en nuestro país.

En líneas generales, el argumento de la sitcom, de la cual ya tenemos escritos 6 capítulos, consiste en 3 amigos (2 hombres y una mujer) que viven cada día con los problemas cotidianos que todos los jóvenes tenemos y cuya mala suerte genera las situaciones de comedia.

Nosotros creemos que el mundo es un gran chiste de humor negro y la idea es reírnos de ese mundo y de las situaciones que ocurren en este.

Espero que te guste la idea, quería saber si nos podías ayudar diciéndonos si conoces a alguna persona aparte de ti que le pueda intersar escuchar más a detalle el proyecto.

Saludos

LUIS

Yo veo por que te ensañas con la iglesia, sal del closet rosquetón!!!! jajajaj

Yo creo que lo peor que le pudo haber pasado a la humanidad es la religion en general, no sirve para nada.

He leido mucho sobre este tema es deplorable de verdad y no solo ha sido en Alemania como en algunos comentarios he leido los casos mas grandes han sido en Irlanda, Alemania, Estados Unidos, Chile y Brasil porque lamentablemente la Iglesia al enterarse los ha protegido y han seguido trabajando estos curas hasta su muerte simplemente con decir perdonenme y han recaido con los niños ! ESO A MI ME PARECE IMPERDONABLE, Y otros comentarios en donde dicen porque no denunciaron porque eran NIÑOS!!! que ellos sabian que podian malearlos eran miños buenos ahora de grande viven con esos traumas! hay personas en donde nunca se pudieron curar , hay un articulo de un niño que les dijo a sus padres y estos no les creyeron porque eran creyentes muy fuertes de la inglesia. NO TODOS CLARO ESTA que no son pedofilos, pero la iglesia al colocar CURAS deberian entrar a ver si psicologicamente estan aptos no cualquiera porque la PEDOFILIA YA SE MANIFIESTA EN LA ADOLESCENCIA!
y tambien otro punto una persona callada, timida que no tiene pareja.. ( lo que dice la iglesia) como mier... va ha ayudar a todas las personas a las familias no entendiendo se debe de colocar personas que han tenido experiencia de familia para que se pueda entender.. pero ese es tema.. de otro costa.

Yo estoy de acuerdo con Carlin la Iglesia tiene que responder y debe ser el PAPA y tiene que salir a hablar al mundo y ver como castigar a estos enfermos en Alemania estan esperando que hablen.. no con una simple carta que mandaron a IRLANDA con algo de mea culpa
LEAN UN POCO MAS SEÑORES.. hay mas noticias.. les invito a que entren a otras paginas internacionales... no solo los nacionales..

SALUDOS

La iglesia solo debe hacer su mision: evangelizar. Dos, la iglesia aun debe muchas disculpas, deben dejar la vida de reyes en europa. Tres: nadie sabe si Jesus dijo "hagan una iglesia", si fuera asi, no refleja el pensamiento de Jesus. Y finalmente, el hombre por naturaleza busca explicaciones sobrenaturales, asi que, por mas gente que "piense" y sea "racional", habra un 80% que recurrira a la fe, o sea creyentes. Ateos, siempre seran pocos.

Definitvamente este es un tema polemico, lastima que los "buenos" catolicos hablen mas con el higado que con la razon, creo que la metafora de Coca Cola con la Iglesia no es mas que una manera de explicar que tanto la iglesia como las empresas buscan un fin, no necesariamente iguales ni con los mismos metodos.

Creo que el Post -que me gusto mucho- habla de la poca capacidad de la iglesia de no darse cuenta que los tiempos han cambiado y que ahora no estamos en los tiempos medievales para encubrir las malas acciones de algunos miembros de la iglesia, no se habla de que todos los curas sean malos, se habla que ante inminentes denuncias de Pedofilia la iglesia no ha sido capaz de tomar acción, si esto representa el 1% o el 34% o el numero que sea, detrás de eso hay una vida arruinada de un niño o una niña, eso no se puede discutir con estadísticas por el contrario hay que ser consecuentes con la palabra de Dios y no hacer sentido de cuerpo para encubrir o rolar a los curas en cuestión
Creo que aquí no se pone en tela de juicio la Fe, creo que cada uno de nosotros los católicos debemos ser sólidos con nuestras creencias, hace algunos años cuando salió el libro el Código Da Vinci, fui testigo de una encuesta en donde preguntaron a varios representantes de la iglesia que opinaban de la obra, fue triste ver que el único defensor recalcitrante y poco solido al defender su posición fue el cura católico, para mi fe en Cristo y en Dios es solida creo en ellos porque lo siento, no porque nadie me lo dice y si Cristo fue hombre y tuvo descendencia no cambiara mi fe, porque creo en el y su obra, sé que es el hijo de Dios y punto.
La iglesia católica no se da cuenta que con actos como esto lo único que hace es perder adeptos y fieles que dudan en la iglesia como institución, no en la fe ni en los pilares de la iglesia. Como se ha previsto la iglesia musulmana en los próximos años será la predominante en el mundo, la iglesia católica tiene la palabra, creo que es una religión hermosa que merece un cambio por el bien de ella y de los católicos que creen en ella.

Hola. Mira, soy el comentario #140, así que te responderé sin mirar los anteriores.

Como católico, a mí también me indigna que la Iglesia haya querido tapar algunas veces más los hechos escandalosos de algunos sacerdotes; pero voy a decir algo a su favor: La sociedad nos bombardea tanto con el tema del sexo, que no me sorprende que incluso unos cuantos curas también hayan caído.

Lo que ha estado pasando en estos últimos días es que el Papa ha reaccionado y ha comenzado a pedir a los obispos que empiecen a denunciar a los sacerdotes que delinquen. Claro, Inglaterra tuvo que amenazar con acusarle a él de obstruir la justicia y que comenzar a preparar una posición legal que pudiera hacer posible arrestar a Benedicto XVI legalmente para que esto ocurra; pero ya, al fin ocurrió. Creo que podemos esperar cambios en la Iglesia para los años que vienen.

Sobre lo de atacar a los católicos de la forma en que lo has hecho, normal, no nos resentimos. Es más, diría que estamos en cierto modo acostumbrados. A la Iglesia la han atacado siempre, al fin y al cabo. Lo que sí fastidia es la doble moral con la que se ataca: La misma sociedad que promueve a TODOS tener relaciones sexuales se sorprende cuando le hacen caso miembros del clero de la Iglesia. ¡Qué tal raza!

Lo sé, en teoría los ministros de Dios hacen la promesa de tener una vida célibe. Correcto, es cierto. Pero imagina que primero te pido tener una vida célibe y que luego te pongo mujeres calatas en los diarios todos los días, alusiones sexuales en una gran cantidad de libros, porno gratis en la Internet, sexo casual en casi todas las películas... Tú no aguantarías ni medio año en ese plan, te lo aseguro. Los sacerdotes, en cambio, aguantan toda su vida y solo unos pocos caen. Y por esos pocos quieren aprovechar para tirarse a toda una organización al suelo. Así no es. Cuando caiga la mayoría, conversamos.

El clero no es la Iglesia, por si acaso. Los sacerdotes son solo personas con un sacramento especial que les permite y obliga a administrar y proteger los sacramentos que Dios nos dio. El delito es execrable, por supuesto. Si quieres que se juzgue a esos curas, que se les juzgue, normal. Y que vayan presos y que tengan la bondad de darles una biblia y un misal y suficiente vino y pan mientras dura su carcelería; y verás el cambio que podría comenzar a verse en algunas de las prisiones del mundo. Solo mantente en los culpables y no pretendas tirarte toda una religión al piso por esos zonzos.

Sobre lo de las otras religiones y tu concepto del "producto", te cuento también que la Iglesia no hace "proselitismo". Es por eso quizá que no parece "moderna". La Iglesia está estructurada de tal manera que los ministros mantengan las cosas y los laicos promuevan el avance de la organización. Si la Iglesia está como está ahora, es culpa de los laicos, no de los curas.

Pero me pregunto a qué te refieres con "moderna". Espero que no estés imaginando que en futuro habrán hostales parroquiales, porque eso no va a pasar.

Saludos.
Tedel

si leo

Y si leíste mi comentario (Por Jaime 45 el 19 de Abril 2010 a las 08:05 PM ) porque no me contestas algo coherente....

Te atacan pero tu atacaste primero. El que se pica pierde.

Apelo a tu inteligencia y terminemos con este asunto de una vez, y te sugiero que saques algunos comentarios que son verdaderamente estúpidos, cómo el del guachiman, que la verdad, pobre hombre, que no se da cuenta que el mundo es mas grande de lo que ve x sus ojos.

Carlin te reto a responder. Si quieres en privado (ya tienes mi email) o por aqui, me interesa saber que argumentos puedes exponer coherentemente con lo dicho.

Yo no te he atacado pero si te he dicho verdades que sé que te deben haber puesto las barbas en remojo.

Saludos.

las razones por las que deje de creer no tienen que ver con que los curas me caían mal. tampoco por no haber profundizado lo suficiente los credos y oraciones. No creas, he pensado y bastante. Tengo todo el derecho a no creer en la Iglesia Católica, igual como tu tienes todo el derecho a creer en ella.
Cometería un error de adolescente si por fidelidad a mi posición atacara sin argumentos las creencias de otros. Te rogaría que revises el texto y veras que ahí digo que respeto a todos los quienes tienen fe en cualquier religión.
Si ese es tu caso, te admiro y felicito. Agradezco de verdad tus deseos pero no puedes pedirme ni obligarme que comparta tus creencias. Tampoco tomes como un acto de rebeldía al libre ejercicio de opinar. También se puede opinar sobre la institución religiosa que tiene mayor influencia en la vida política de todos nosotros, incluso de los que no pertenecemos al mismo redil. Tengo 39 años no 37 por eso estoy bien seguro que no me convence tu iglesia y por varias razones más que van mas allá de lo aburrida que pueda parecerme la misa. un abrazo y gracias por tu respetuoso comentario. podremos discrepar pero sin insultar. gracias de nuevo,

ya te respondí. abrazo de nuevo.

Gracias a ti por tu clara y educada respuesta también. Mi intención ni la de cualquier católico que se aprecie de serlo, es obligar a nadie a que profesen nuestra creencia y religión. Respeto tus razones, porque respeto a tu persona. El día que dejemos de opinar libremente habremos perdido mucho como sociedad. Estoy totalmente de acuerdo contigo en que podemos discrepar, pero adecuadamente, como lo hemos hecho. Gracias por ello y un abrazo. J

se nota, por los comentarios que veo acá y en muchos otros blogs, que los peruanos no sabemos leer, no tenemos comprensión de lectura. Uno escribe una cosa y entienden otra cosa.

Te dire algo, la iglesia catolica como las demas iglesias son congregaciones de personas, humanas todas que siguiendo preceptos de sus fundadores intentan ser los especialistas en la fe, en acercarse a la verdad de la existencia, para dar respuestas a las preguntas basicas de los hombres, porque estamos aqui, quienes somos, de donde venimos, adonde vamos, entonces es un camino que se te ofrece y lo tomas o lo dejas, nadie te obliga, mas alla de eso si alguien delinque al margen de la creencia que tenga merece un castigo y aun asi lo encubra su papa o su mama igual merece castigo, entonces ¿porque mezclan papas con camotes? ZOPENCOS

Hola que tal? nunca habia visto este blog pero me llamo la atencion que trataras un tema tan delicado como las denuncias por abusos sexuales en la Iglesia Catolica.

En primer lugar siempre es triste que un hermano bautizado y confirmado haya dejado su fe, personalmente he tenido mis epocas alejado de la Iglesia... pero el Señor Jesús siempre ha encontrado la forma de ayudarme a encontrar el camino de vuelta a casa..y en los ultimos 15 años..he sido acolito..catequista...profesor de teología y demas cosas.

Cuando dices que no respetas a la Iglesia como Institución.. supongo que te refieres a la jerarquia que gobierna a la iglesia? ahora bien..hay que diferenciar entre la IGLESIA CATOLICA como cuerpo de Cristo y la IGLESIA CATOLICA como jerarquia, en ese punto comparto tu frustración por la manera en que se ha gobernado la Iglesia desde hace muchos siglos, primando muchas veces intereses terranales...pero es que la Iglesia la componen humanos y los hombres somos pecadores, el problema efectivamente es que quienes gobiernan...deberian ser fieles al evangelio y muchas veces no lo son...pero incluso si todos los obispos del mundo fuesen los peores criminales ello no me haria dudar ni un segundo de la Fe..del amor del Señor Jesús por nosotros...no me haria dudar que a través de los sacramentos de la Iglesia... Jesús puede entrar en mi vida.

Ahora bien, yo te animo que replantees tu relacion con la Iglesia...te doy un ejemplo.. que puede ser extraño, uno puede oponerse a como se gobierna el Perú...pero el hecho que nuestros gobernantes sean los peores del mundo, nos llevaria a renunciar a nuestra nacionalidad? a dejar de ser peruanos? como que dicha medida seria producto mas de la ira que de una reflexión mas profunda no?

Por otro lado, dices que la Iglesia ha tenido poder y lo esta perdiendo ahora...pero sabes eso me parece lo mejor que nos puede ocurrir, una de las peores cosas que nos paso como institución fue adquirir tal poder...no lo necesitamos..el unico poder que debemos tener es el de la fuerza de la verdad...nada mas.

Dices que la Iglesia debería modernizarse.. en que sentido? si hablas del gobierno de la Iglesia..estamos totalmemte de acuerdo, se necesita una profunda reforma, replantearnos la naturaleza de las funciones del episcopado monarquico e incluso el ejercicio de la misión del Papa, hay muchos teologos progresistas como Hans Kung que nos pueden dar algunas ideas. Pero si hablas de la fe y la moral..yo no creo que debamos modernizarnos..al reves...debemos volver a los origenes..al mensaje de amor que nos dejo el Señor Jesús cuando estuvo con nosotros..vivir de verdad el evangelio..solo asi podremos ser fieles al Señor...como decia el profesor Kung...el fundamento de nuestra fe es la fidelidad a Cristo no al Obispo de Roma.

Por otro lado, dices que la Iglesia oculta casos de Pedofilia...te equivocas la Iglesia somos todos...querras decir que cierta parte de la jerarquia lo oculto..lo que es verdad...a pesar que nos duela mucho....los que somos parte activa de la Iglesia sabemos como desde comienzos de la decada pasada se han venido tomando acciones concretas para prevenir casos de abusos sexuales contra menores..y que muchos clerigos han recibido las condenas eclesiasticas que se merecian..pero hay q entender algo..la jerarquica no puede encacelarlos como tu pides ..dicha labor corresponde a la justicia civil.

Ahora bien hay que reconocer que el ocultamiento fue una practica muy extendida ...pero no hay que sacarla de contexto...la gran mayoría de denuncias sobre abusos sexuales provienen de los años 60, 70 u 80 del sigo pasado...en dicha epoca...los hombres que gobernaban la Iglesia pensaban de otra manera..tenian una sensibilidad distinta....muchos habian nacido...a finales del siglo XiX...hay q entender que para ellos los sacerdotes que cometian dichos execrables crimenes eran sus hijos..acaso en esa epoca..un padre denunciaba a su hijo por abusar de una prima o una empleada? es terrible..lo se....pero esa era la realidad en muchos paises...solo en las ultimas decadas hemos crecido como sociedad y nuestra sensibilidad es mas intensa sobre el respeto a la libertad sexual. NADA justifica los crimenes y el posterior ocultamiento y dichas personas deben ser castigados en los tribunales civiles, pero hay que entender lo siguiente... la jerarquia de la glesia la componen hombres de su tiempo..tal iguales como los hombres y mujeres de la sociedad en su conjunto no se les puede exigir una sensibilidad distinta a su epoca.

La Iglesia no dice el dia de Hoy...que Dios castiga..porque el Señor no castiga a nadie..esa es una vieja idea que no tiene verdadero sustento teologico...Dios es amor no un policia q esta a la espera de los infractores para imponerles una multa. La Iglesia tampoco determina a quien se castiga y a quien no...propone una moral pero no condena al infierno a nadie...porque finalmente solo Dios conoce la intimidad del corazón del hombre..ojala que pronto podamos tener un concilio que emprenda las reformas que se necesitan en el gobierno de la Iglesia.

Termino con esto...como catolico creo q hay q ser fieles al Papa y a los Obispos pero eso no me impide entender que se requieren importante reformas en el gobierno de la IGlesia y que nuestra fe y moral deben sustentarse en la verdad del evangelio y no en teorias filosoficas trasnochadas...hermanos seamos fieles por sobre todo a CRISTO Y SU EVANGELIO. Bendiciones.

!Viva Arjona!....

Muchachos, lo paja sería que todas las personas no sigan a todas las iglesias (incluyendo a la católica) , solo crean en Dios y nos ayudemos entre todos.
Las personas que componen las iglesias son humanas y distorsionan el mensaje de Dios. Por eso les digo, hablar con Dios todas las noches es chévere. Yo lo hago y hace un año no he pisado ninguna iglesia, pero me siento bien conmigo mismo porque hablo con el.
No es necesario que des un Diezmo o le hagas caso a la gente que vive con la Religión, artificialmente hablando.
Un abrazo!

Hola Carlín, en lo personal tuve una formación religiosa, colegio religioso, bautizo, primera comunión, confirmación,etc. Y como algunos de los que escribieron, mantengo mi fe en Cristo y creo en sus enseñanzas, pero no por eso voy a estar dispuesta a defender a la Iglesia a prueba de todo, Iglesia somos todos, pero lamentablemente quienes la dirigen no han tomado las mejores decisiones en temas como los casos de pederastia. Como vas a apañar a un cura que tiene relaciones en una posiciòn de poder con un menor de edad, relaciones homosexuales con un menor del mismo sexo. Las cosas por su nombre, esos curas estàn cometiendo delitos y como tal deben ser juzgados, si cualquiera de nuestros conocidos hiciera algo asi, minimo le dan una paliza y lo linchan, porque la Iglesia protege a sus sacerdotes, los reubica y simplemente expone a más niños a ser sometidos a prácticas de violación homosexual?

No me siento ofendida, cuando despotricas de la Iglesia, porque lo que dices tiene mucho de cierto.

Carlín
Todos tenemos derecho de opinar, y creo, que si uno tiene la posibilidad de ser un referente por tener el respaldo de un blog y de un diario está en la obligación de saber sobre el tema.

Es cierto que las cosas se hacen de forma anónima, pero cuántas veces se agradece a esta gente anónima que hace cosas buenas. Mira, cómo la gente habla con el hígado, pero alguno de tus post se ha dedicado a rescatar a peruanos anónimos, curas o no, que trabajan por la gente que necesita.

Seamos francos, nuestra ayuda no se compara ni en la décima parte. Por respeto, conozcamos sobre el tema. La gente que menos habla es la que no conoce.

Es evidente que el fanatismo y la intolerancia estan tan vigentes hoy como hace 2000 mil años en esos palidenes de una institucion tan desprestigiada como la iglesia catolica, si por lo menos defendieran sus puntos de vista con mas inteligencia podriamos tener en cuenta sus opiniones y no pasariamos de sus insultos.

el sábado antepasado te vi en bravo, estabas con unos amigos farandulescos.. cuando fui al baño pase y te me quedaste mirando, al regresar a mi mesa me senté (a dos mesas de la tuya) y tambien me miraste.. yo bonita no soy.. so.. no entendí...jajaj

La iglesia tiene que reconocer y tiene q pagar sus errores, la pedofilia es repugnante . Y los comentarios estúpidos de pseudo creyentes se basan en NADA, la iglesia es y será, fue y ha sido uno de los grupos de poder y de corrupción a lo largo de la historia y el que dfiga que no es un bruto o de plano un animal irracional. Completamente de acuerdo contigo Carlin.

Carlitos:
¿Cuàndo posteas otro tema?
Dios ya nos perdonò.

SOY ATEO, SOY AGNÓSTICO ¡ALUCINA!!!

HOLA CARLÍN, después de varios dias chequeo tu blog y veo que sigue igual. Bueno.

Además rescato que muchos de los comentaristas son agnósticos, ateos o perdieron la religión o la van perdiendo o no la encuentran o algo asi.

Todo bien, pero para muchos la razón es que esta de moda y se ve mostro. Osea BAYLY, ORTIZ, CARLÍN, full líderes de opinión, contestatarios y yo también tengo que ser asi, ves??

Algunos mas osados (que conozco), se dicen seguidores de la CIENCIOLOGIA (sí, la de Tom Cruise), o la KABALHA de Madonna, O sea Madonna, FULL NICE!!! ALUCINA!! ....aunque la unica cábala que conocen es la prima menor de la TINKA.

EN FINNN

El profesor Cipriani

Una clase con el cardenal Juan Luis Cipriani como profesor podría estar signada por el silencio sepulcral. Los brazos cruzados y la mirada en el vacío, sus discípulos sometidos a una seguidilla de sermones político-religiosos sobre el desenfreno del mundo contemporáneo y las fuerzas del mal que empujan a todo convicto defensor de los derechos humanos. “Lo primero que haríamos al entrar al aula sería una ‘reflexión matutina’, un espacio para comentar las razones para oponerse a los matrimonios homosexuales, los medios de comunicación azuzadores y las píldoras del día siguiente”, imagina Renato Constantino, estudiante de Derecho y presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica.

Si alguien alzara la mano para mostrarse disconforme con alguno de los dogmas ventilados, su pretensión rebotaría en las cuatro paredes del salón. Así lo sospecha Renato: “Cipriani evitaría discutir con frases como ‘Es una revelación divina’, ‘El Señor lo ha querido así’ o ‘Esto excede tu entendimiento’”. La bibliografía escrita por el cardenal docente en la pizarra tendría una serie de omisiones. Tratados socialistas de Karl Marx, perturbadoras novelas existencialistas de Jean Paul Sartre y manifiestos católicos alternativos de Gustavo Gutiérrez, formarían parte de una lista negra de obras cuya lectura se buscaría desincentivar. Esto no se buscaría ejecutar a través de prohibiciones expresas, algo escandaloso en tiempos liberales, sino a partir de sutiles hostigamientos en clase dirigidos a aquellos que pecan de excesiva curiosidad intelectual, como ocurre en los centros educativos conservadores.

- Extracto de "La intolerancia asoma en la PUCP" publicado en semanario DOMINGO. LA REPUBLICA. 02/05/10 -

Carlin actualiza tu blogggggggg.........!!!!!!!

Hola Carlos. Sólo quiero hacer un par de comentarios. Primero, no sé por qué siempre que se tocan temas antireligión (o anticatolicismo) como el de tu blog, aparecen tantas personas diciendo que en la Iglesia Católica te manipulan con el miedo. Yo estudié en un colegio católico y pese a que vi cosas como las que he leído en comentarios anteriores (innegable la falta al voto de humildad), una de las cosas que más me sorprendió fue que me enseñaron a NO temerle a Dios. Las madres nos decían que Dios no castiga, que es uno mismo quien se castiga con sus actos. Tampoco he escuchado nada de castigos en los sermones de la Misa dominical.

Segundo, no voy a emitir opinión sobre tu posición religiosa o la de otros comentaristas, porque estoy consciente de que mi fe actual es resultado de mi propia búsqueda a través de años, durante los cuales incluso llegué a llamarme atea. Tampoco voy a negar que soy católica y a propósito de eso quiero resaltar lo que menciona Andrés V. en su comentario: la mayor parte de gente reniega de la fe y de la Iglesia Católica como institución, hasta el momento en que llega su matrimonio, el bautizo de sus hijos o algo más frecuente aún como es la Semana Santa (cuyos días incluso son feriados nacionales y no he visto que nadie haya protestado por eso); y entonces esa misma gente sí se integra a las tradiciones católicas. Y eso en mi opinión, muestra una falta de concordancia entre lo que predican y lo que practican, que es justo lo que critican de la Iglesia.

Sorry por lo extenso del comentario, pero creo que más allá de los ejemplos que has tocado, que son muy reales, hay una cuestión de comportamiento de sociedad que es necesario analizar cuando se habla de religión.

Creo, considero, que a pesar que la gente PUEDE y DEBE ver las cosas con total claridad, NO QUIERE ni ADMITE que la llamada iglesia catolica ha dejado de ser el ideal de fe que Jesucristo hubieran deseado....
Quien escribe, neofito en el presente blog del estimado "tocayo" Carlin, no puede menos que adherirme al respaldo de muchos compañeros que, como yo, perdio desde hace mucho tiempo el horizonte de la catolicidad por obvias razones.....
Que debemos esperar de la iglesia catolica... ¡nada!!... creen todavia algunos que detras de ese gran imperio llamado Vaticano, esta la representacion de Cristo aqui en la tierra, y que la cara de buena gente del "santo pontifice" lo exhime de dar explicaciones referentes a un delito perpetrado detras de sus santos faldones por gente maldita en todo sentido que dañó y abusó de niños....... NIÑOS !!! oiganme bien, aquellos que se dicen fieles a papas u obispos, marionetas que se escandalizan y decepcionan de los comentarios y opiniones de alguien que no profesa su creencia, gente absurda que "cree" que la iglesia se vuelve mas fuerte cada vez que es atacada.... Dios mio !!!! en que lugar de su vida quedo la consideracion por el dolor ajeno y la comprension hacia el ser humano ?? es que acaso alguno imagino siquiera estar en el pellejo de aquel niño o niña violado, aquel pequeño ser lleno de inocencia y bondad desvirgado con crueldad por manos que se decian dignas y santas, y que solo dejaron dolor, trauma y humillacion en las mentes y corazones de pequeñas criaturas limpias y puras......???
Que pena que aun haya gentes que se sientan tocadas cuando se les habla la verdad de manera directa y sin hipocresias.... y que mal que se adornen las palabras y diseñen los escritos cuando hablamos de lo mal que el catolicismo nos hizo sentir como miembros de una religion.... que mal que las palabras de los mas cultos o versados en el tema, se expresen a favor de las bondades del catolicismo, y no disparen ni un solo argumento en contra de las acusaciones contra estos curas pedofilos (que deben haber no pocos, y benditos aquellos pocos que si tienen en su corazon bien arraigado el mensaje de Cristo)
Sin llegar a ser un fanatico de cual o tal religion, ni tiro la primera piedra, ni escondo la mano..... solo dejo constancia que lo que mas deberiamos tener para tratar estos temas sin cucufaterias ni empachos de ningun tipo, es franqueza y respeto por la condicion humana.... aquel respeto y amor por los debiles e indefensos que Jesus siempre trato de sembrar en nuestros corazones.

A estas alturas ya estarás abrumado con los comentarios que me preceden, así que seré breve.
Estoy de acuerdo con tus comentarios, las instituciones sea cual fuere no son sagradas todos están sujetas a fiscalización, si hacen algo malo se tienen que castigarles. Siempre estuve de acuerdo que se censurara a la organización Nazi por ser esta muy delictiva a lo largo de sus casi trece años de existencia, pero lo que no me explico como es que existe aún la iglesia católica con casi 2000 años de accionar "terrorista" por no decirlo menos. Se nota el poder que tiene esta transnacional.

Saludos

Cabeza de membrillo¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡


Aprende a no ofender y despues decir........... con todo respeto¡¡¡

Tu voz la escuchan muchos, no ofiendas las cosas de Dios, mira tu tronco y no la paja ajena.

Da tu opinión, ..........perfecto, pero no ofendas.¡¡¡

Martha.

Hola a todos!
La verdad que coincido con muchos de los comentarios tuyos Carlos, son muy objetivos y en realidad tocan uno de los temas mas sensibles de ahora: La religion

Para empezar me gustaria recalcar para los fieles, que la Iglesia Catolica no fue la que Jesucristo fundo. Jesucristo fundo la iglesia Christiana que fue perseguida por Roma por 300 anos.

Luego la madre del Emperador romano Constantine se convirtio al cristianismo y luego siguio el emperador.

Se discutieron como deberia seguir la iglesia adelante, puesto que muchas otras religiones estaban popularisandose en Roma, el solucion fue la siguiente: Tomar muchas de las costumbres de esas religiones paganas y adaptarlas bajo el nombre de religion catolica.

Investiguen y lo veran, la navidad, la pascua, la virgen con el nino, la ostia, las estatuas, los santos, las procesiones, todas ellas costumbres religiosas paganas mas antiguas que el cristianismo, y si tienen un poco mas de vision, lean la biblia y veran que claramente estas cosas estan proibidas.

No se dejen enganar la religion catolica no fue la que enseno Jesucristo.

Saquen sus propias conclusiones!

Soy Ateo y me siento muy bien de hacerlo, solo te falto aclarar eso, yo no respeto a nadie que crea en alguna religion o un Dios y te dire por que:
Leyendo tus comentarios veras que la gente creyente se rasga las vestiduras y practicamente te han condenado a su fuego eterno, todo muy de acuerdo a sus valores morales " si crees son tus amigos, si no crees, pudrete en el infierno, asi seas su hermano"

Lei por ahi que los Ateos o Agnosicos debemos de usar nuestra inteligencia, Osea que no creer ciegamente en un libro que tiene el mismo valor moral que Harry potter, y consultar sus origenes, nos hace minusvalidos mentales?

Gracias por tocar el tema asi no hayas sido directo, pero ayudaste mucho, debemos de combatir la religion, es el SIDA de la humanidad, te recomiendo a Christopher Hitchens, Richard Dawkins, Daniel Dennett. o buscalos en Youtube, too Nova y busca "intelligent design on Trial" donde por un pelo nos salvamos de que se ensenhe creacionismo por evolucion en el curso de Biologia en las escuelas. Se imaginan volver a la edad media?
Y a los demas, vivan sus vidas tranquilos Dios NO existe!
NIKUR

Ya es tiempo de cambios radicales , Una extincion del 80% de la Raza Humana estaria Bien , No nos damos cuenta acaso que estamos Graves....

wow, por lo visto, la gran mayoria no sabe leer o no comprende lo que lee.

Yo estoy de acuerdo contigo, que la iglesia apañe a sus padres pedofilos es lo peor que pueden hacer. Que demuestre la "igualdad" que tanto se profesa, y que estos padres sean llevados a un tribunal civil y sean encarcelados. Si lo hacen, los casos de pedofilia en el clero puede ser que bajen, ya que sabran que sus acciones no seran apañadas por sus superiores.

Ahora, yo creo que los medios no sólo deben centrarse en la religion catolica, sino tambien en las barbaridares que hacen los evangelicos, como lavar dinero con sus seudas iglesias, llenarse los bolsillos de plata engañando a la gente (bueno, la gente tambien es idiota por creesles) "les vendemos el agua del rio jordan donde dios se bautizo" XD. escanlados tan grandes como el de pedofilia que tienen, con violaciones en nombre de la fe, los robos escondidos en el diezmo, etc, etc. no digo que todos sean asi, pero la gran mayoria lo es.

lo mismo pasa con los catos, hay exelentes padres, pero hay quienes no meceren vivir. como dice el dicho, justos pagan por pecadores.

estoy de acuerdo con la critica a la iglesia catolica , yo naci catolico pero hoy por voluntad propia soy cristiano evangelico y no soy religioso , por que aceptar a Dios es tener una relacion personal con èl .

La gente no es estupida ? pues si lo es, la iglesia catolica sigue llenando las iglesias, sigue manteniendo en la ociosidad a los curas, sigue al costado del poder politico, simgue engañando, difamando, y tyergiversando la verdad a travès de su maximo representante el cardenal. la gente sigue saiendo estupida, el dia que deje de serlo la iglesia y todos sus mitos despareceran.

SALUDOS
ningun filosofo moderno medianamente leido, ni fisico duda de la existencia de una inteligencia superior que llamamos Dios, ya que l naturaleza misma habla del orden, el cuerpo humano mismo es un maquina imbricada, y tuvo que tener un diseño, sin Dios, solo hay vacio, desesperanza, sin sentido, y permisivismo, POR ESO TANTO AGNOSTICO, ATEO que prefiere ignorar los mandamientos para hacer sus perradas, pretendiendo justificar su forma de vida negando la existencia de Dios. Hay una realidad que no podran eludir y es el sufrimiento, y es alli donde Dios adquiere mayor significado, pues de que sirve el sufrimiento si el hombre no ha nacido para ser eterno?, pero e fin, yo respeto a los agnosticos RESPETUOSOS, PERO A LOS ANTICRISTIANOS, VENDE DIARREA MENTAL Y SOFISMAS PRODUCTOS DE LA LEYENDA NEGRA DE LA IGLESIA, olvidando los portes culturales y centrandose en casos emblematicos, se parecen a los que reniegan de la castidad mientras siguen infectandose de HIV.

Sinceramente yo pienso igual, soy ateo, y la iglesia me parece una GRAN EMPRESA.
Respeto a los creyentes, pero pienso qe no deben dejarse "guiar" por la iglesia, qe crean ellos solos, porque la iglesia solo es una sanguijuela, remora, o como se quiera llamar, qe sobrevive gracias a los demas, cuando deberia ser INDEPENDIENTE.

por lo que veo en todo los comentarios que estoy leyendo, todavía veo
que no están bien informado sobre el lado oscuro del vaticano, no solo es los casos de pedo filia que se ha dado, es también que por muchas décadas que el vaticano esta involucrado en las conspiraciones que se han dado en el mundo, el vaticano es el aliado de la élite, sociedad secreta que gobierna el mundo y que nos esta llevando a un nuevo orden mundial. recomiendo que apaguen sus televisores, dejen de estar viendo televisión basura y hagan el esfuerzo de tener internet en casa, pues es donde te vas a enterar de la mentira mas grande que se ha conocido por mucho tiempo, por la culpa de iglesia católica, el vaticano y la élite de la sociedad secreta que gobierna el mundo con la corporatocracia estamos viviendo un mundo irreallll, es hora de tomar concienciaaaaaaaa. Recomiendo vean en youtube cristianismo es una farsa, zeit geist, Alberto canosa y las conspiraciones, blue beam, september clues, club Bildirberg, los masones, salfate tv chilena con sus temas de conspiración mundial, etccccccccc. graciasssss y arriba el PERU y dejemos de estar viviendo con temoresssssss. desde ESPAÑA.

Carlos, con este post demuestras que eres un: HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON HUEVON... ya me aburri compare, a ver si mejoras tus post; saludosXD

Como les duele a los catolicos cuando les dicen su verdad, yo concuerdo contigo carlin, la religion es una empresa, estos tipos viven de eso, pero el que no quiera creerlo alla el, y la verdad que a estos pedofilos debemos matarlos, ojo el papa actual y el que se murio lo ocultaron y por lo tanto son culpables, que tal si los violados hubieran sido ellos.

Asi es mi buen amigo Carlin...
La palabra del Señor dice: NADA HAY OCULTO ANTELOS OJOS DEL SEÑOR....EL LO SABE TODO, EL LO VE TODO

A muchos les duele xq defienden un sistema religioso.
El Señor Jesus dijo: un ciego no puede guiar a otro ciego, un enfermo no puede ayudar a otro enfermo.
¿En q parte de la biblia dice q Dios es religion?
¿En q parte de la biblia dice q la " religion cambia el corazon del hombre?
"La religion es el medio de esfuerzo del hombre x alcanzar a Dios."
Pero para llegar a Dios NO ES x medio de religion o religiones ni x obras, sino es x la fe, viviendo en la fe, viviendo conforme a la voluntad de Dios.
Dios no qiere religiosos, el religioso es el hipocrita el q vive en apariencia, tiene doble personalidad.

JESUS NO ES RELIGION
JESUS ES VIDA Y VIDA ETERNA.

Las iglesias (todas) son los negocios mas exitosos de la historia y es que se aprovechan de la fe de las personas y como sabemos la fe es un sentimiento muy fuerte. Solo quisiera saber como es que la Biblia que narra hechos de no mas de 5,000 annos, puede explicar cosas que sucedieron hace cientos de millones de annos?. Es un negocio y todos los que lucran de ella son unas ratas. Nuestro verdadero Dios es la naturaleza y a falta de ella (luz, agua, aire) ni SAN PUTA nos salva.

Estimado Carlín, más respeto para hablar de la Iglesia. El mismo respecto que sentimos por ti y tu por tu audiencia.

Por más defectos que haya entre los hombres, la religión es un camino para llegar a Dios y su palabra tiene un mensaje que nos nos guía.

A los que no creen, perfecto, hay libertad de opinión.

Carlín si tu no eres católico A TI QUÉ SI LA IGLESIA NO ES MODERNA,

Como en todas las familias siempre hay una manzana podrida, no por eso toda la familia es una basura, estoy segura que en tu familia tambien hay una manzana podrida Carlin, quizas esa manzana podrida seas tu (ojo que me caes muy bien, no es nada contra ti) pero no por eso toda tu familia es una basura, generalizar es de tontos, toda familia tiene sus reglas, y eso es la Iglesia Catolica, la que pone las reglas, es facil , ser comodin y decir" yo creo en Dios pero con mis propias reglas", Dios dio los 10 mandamientos, que son reglas, que siempre hay un elemento podrido, si lo hay. La Iglesia siguiendo el ejemplo de Cristo tiene que perdonar, o no perdono Dios a los que le arrojaron piedras y lo crucificaron?. Todo tiene su razon, a toda regla siempre hay una excepcion, en toda familia hay una manzana podrida y no por eso todos le dan la espalda. Si la manzana podrida esta en tu familia , como actuarias tu?.

Mucha razon... y lo peor de todo es que a muchos católicos les duele leer eso y lo único que saben hacer es insultarte. Eso demuestra, una vez más, que la verdad duele... y mucho...

buen post ..am...es en parte lo ke yo pienso ....yo lo diria similar ..sin las palabras de respeto XD .La vida te da tiempo para poder analizar cosas ..una de esas fue la fe.. algo que nunk senti ... algunos piensan ke de viejos buscaremos una salida para la muerte y buscaremos a Dios ... yo no creo que lo haga .

Hola Carlos, lo último que vi de ti es un capítulo de Pataclaun por youtube hace unos días (Tony cantante), muy gracioso, y ahora esto que leo, es un cambio bastante radical, sinceramente decir esto en un país de católicos es duro, porque vas a ser duramente criticado, ciertamente aleatoreamente he estado leyendo un par de comentarios y veo que les duele que les digas la verdad, porque eso es, verdad, le duela a quien le duela, casos hay montones; pero lo curioso de esto es que en lugar de argumentar solo atinan a insultar, que pena por ellos.
La iglesia católica comete actos aberrantes desde tiempos pasados, y los sigue haciendo y defendiendo (llamese como este caso, el de los curas pedófilos o ir en contra de los anticonceptivos, o los casos de sida en Africa), lo cual es alarmante.
Ahora Carlos, discrepo en una de tus opiniones, dices que la iglesia se debe modernizar, eso es un error, las religiones en general no se modernizan, se adaptan, es diferente; se adaptan porque se ven desfasadas conforme avanza el conocimiento, por ejemplo, se han tenido que adaptar a la evolución, a la cosmología, a la geología, etc, no todas claro, hay religiones que estan en contra de la ciencia, y que crean un rebaño de ignorantes fundamentalistas.
Las religiones se adaptan a la modernidad y el conocimiento actual por un motivo de supervivencia, de lo contrario estan predestinadas a morir, ciertamente ya murieron muchas, si repasas un poco de historia, el hombre ha creado unos diez mil dioses, y si te pones a pensar no se sienten muy mal por olvidar a tantos dioses juntos.
Y con respecto al mandamaz de la iglesia católica, es un sínico que oculta a tanto pederasta, que se ocupe este hombre de purgar a su iglesia y después que nos hable de moral (logicamente no lo hará).
Saludos desde Trujillo Carlos, un abrazo.

Muchos ya tienen lavado el cerebro con esas ideologías religiosas extremistas, ciegas y por demás...absurdas. Yo creo en dios pero no en la religión y no me vengan a decir que la religión es el camino para hallar a Dios que eso se lo admito a un niño de 5 años, nada más.

La relación con Dios es directa, no deberían haber "aduanas" ni filtros. A cuántos he visto "rezando" (u orando como le quieran llamar) en las puertas de las iglesias (¿o templos?) y al terminar la ceremonia...vuelven a ser las mismas basuras de siempre.

Demasiada hipocrecía.

Me gustó esta parte: "La gente no es estúpida y si antes lo era por temor a ser castigada, hoy tiene mas herramientas para dejar de serlo. Si no, cuando llegue el juicio final y ustedes estén frente a Dios, todo el castigo que reciban será su culpa, su culpa y nada más que su gran culpa".

Chevere lo que dijiste concuerdo contigo, una cosa es seguir a la Iglesis Católica y todo lo que dicen y otra muy diferente es seguir a Dios (en este caso yo creo en él).

éxitos!

YA NO DEN PLATA A LA IGLESIA CATOLICA. EL PAPA ES UN HOMBRE NORMAL...TAMBIÉN HACE CACA EN WATER DE ORO POR TODO EL CHUPO DE PLATA QUE LE DAN, SACERDOTES ASQUEROSOS VIOLADORES. SU FIN ESTA MUY CERCA

COMPLETAMENTE DE ACUERDO CON LAS COSAS QUE DICES.. Y TODA LA GENTE QUE ES ESTÚPIDA POR QUE LO SON AL CREER QUE LO QUE HACE LA IGLESIA ESTA BIEN Y CREEN CIEGAMENTE DE QUE UN DÍA TODO VA A SER PERDONADO ... TODA LA GENTE QUE VA A LA IGLESIA SI A TODOS CUANDO TERMINA LA MISA Y SALEN DE LA IGLESIA SIEMPRE PERO SIEMPRE ENCUENTRAN UNA PERSONA TIRADA EN LA PUERTA CON HAMBRE Y SED Y LO VEN Y SABEN LO QUE SIENTEN ASCO NO SIENTEN PENA ESO YO LO HE VISTO NO SE POR QUE MIERDA SE GOLPEAN TANTO EL PECHO Y CUANDO SALEN NO SON CAPASES DE AYUDAR A OTRAS PERSONAS O ME EQUIVOCO???? A TODA ESTA GENTE QUE CREE QUE LA IGLESIA ES LO MAS SAGRADO NO SEÑORES YA ABRAN LOS OJOS TALVEZ EXISTE DIOS ESO NO LO VOY A NEGAR PERO NO POR LA IGLESIA .. LA IGLESIA EL PADRE , SACERDOTE O EL PAPA , ELLOS NO SON SECRETARIOS DE DIOS .. LA MISMA HISTORIA PRUEBA TODO ESTO ... ELLOS TENÍAN MUJERES HIJOS VIOLABAN MUJERES .. Y NADIE HACIA NADA POR EL MIEDO ... ELLOS VENDEN ESE MIEDO PARA QUE LA GENTE ESTÚPIDA LES CREA ELLOS NO SON NADA DE DIOS ... TODO ESO ES POLÍTICA NADA MAS!!! ENTIENDAN DE UNA PUTA VEZ.

Completamente de acuedo contigo, es más habría que agregar que la Iglesia Católica es "romana", pues a un emperador romano se le ocurrió nombrar a Cristo como hijo de Dios ( o Dios que viene a ser lo mismo) por "decreto" en un concilio allá por el año 300 o 400 para ganar popularidad pues los cristianos eran cada vez más.
Como todas las religiones se usaron para dominar al pueblo, en este caso el romano. Fue alli donde se creó eso de la "santisima trinidad" ,
En fin la iglesia catolica ha traido muchas guerras y millones de muertos en nombre de Dios. Hasta en la conquista de nuestro Peru los españoles junto con los curas con el pretexto de evangelizar mataron sistematicamente a millones de indigenas (descendientes directos de ,los incas y habitantes de lo que fue el imperio que tuvo como centro la Ciudad del Cuzco) a lo largo de casi 300 años en lo que sin duda ha sido una de los mas grandes genocidios de la historia del mundo.

La gente cree que porque haces comedia no puedes opinar sobre temas serios. Pobres, solitos maltratan su hígado insultando y sintiendo rabia por ti que hoy los lees y mañana los olvidas. Bueno, te digo que yo recién descubro este blog y me estoy dando tiempo para leerlo poco a poco (en forma desordenada), créeme que la sorpresa que me estoy llevando es gratísima. Adelante, Carlín, eres una persona inteligente y valiosa, continúa opinando, que las opiniones que deben salir a la luz son precisamente las de personas como tú.

Escribir un comentario


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.